La Buena Parte del día - Proverbios 16:1-7

La Buena Parte del día - Proverbios 16:1-7Proverbios 16:1-7. Los planes son del hombre; la palabra final la tiene el Señor. Al hombre le parece bueno todo lo que hace,pero el Señor es quien juzga las intenciones. Pon tus actos en las manos del Señor y tus planes se realizarán. El Señor lo ha creado todo con un propósito: aun al hombre malvado para el día del castigo. El Señor no soporta a los orgullosos; tarde o temprano tendrán su castigo. Con amor y verdad se perdona el pecado; honrando al Señor se aleja uno del mal. Cuando al Señor le agrada la conducta de un hombre, hasta a sus enemigos los pone en paz con él.

Nos acercamos al comienzo de un "Nuevo año", un comienzo relativo, porque no hay un fin de nuestro caminar, este comienzo es algo figurado en el calendario, ya que nuestra vida va en un proceso que no se detiene sino que es la continuación de un plan trazado por Dios. Pero el hecho de que exista un calendario que nos mide el tiempo terrenal, y nos da una alerta del tiempo que vamos dejando atrás y de lo que hemos hecho en ese tiempo, nos lleva a reflexionar en ello.
 
 

Este proverbio nos muestra claramente que quienes decidimos caminar con Dios debemos reconocer su soberania en nuestros planes. Pero hay algo que hace parte de nuestra naturaleza humana y es el deseo de cuidar que nuestra vida marche conforme queremos que sucedan las cosas, pero en nuestra humanidad desconocemos lo que ha de venir, y se nos olvida que el control de nuestro futuro próximo es perfecto en las manos de Dios mas que en las nuestras. No está mal el planear porque hace parte de un orden que nos ayuda a ser diligentes y Dios es un Dios de orden, solo que aunque hagamos planes y propósitos la última palabra la tiene Dios, así comienza este proverbio, recordándonos su soberanía que no es arbitraria, ni para El contradecir nuestros planes, por el contrario tiene una razón de ser para nuestro bien.

Al trazar nuestros planes o proyectos para un nuevo año, examinemos a la luz de este proverbio, si nuestros deseos están acordes al deseo de Dios, ya que en este fragmento de la palabra encontramos parámetros que se pueden transformar en preguntas para examinarnos:

1. Tus planes tienen las intenciones correctas? El versículo 1 nos dice "Al hombre le parece bueno todo lo que hace, pero el Señor es quien juzga las intenciones", El Señor antes de darnos un aval a nuestros planes examina las intenciones de nuestro corazón por el cual planeamos aquello que queremos llevar a cabo, entonces determina si son intenciones correctas y acordes a lo que El nos enseña, y si estas producirán frutos en nuestro camino, por lo tanto es necesario examinarnos, si lo que hemos propuesto tiene intenciones sanas para nuestra vida, si estos planes lo incluyen a El, si produciran bendiciones que añaden tristeza o por el contrario añadiran bendición. Muchas veces nuestros planes se verán frustrados porque sencillamente no pasaron airosos por el juicio de nuestras intenciones.

2. Colocas tus actos en las manos de Dios? El versículo 3 nos dice: "Pon tus actos en las manos del Señor y tus planes se realizarán. Esto quiere decir que planear es parte de nuestra vida terrenal, y que nuestros planes podrán verse realizados pero el parámetro principal es éste "Pon tus actos en las manos del Señor". Los planes son intenciones que se convertirán en actos para que se cumpla dicho plan, los actos son cada hecho, cada paso que damos para llevar a cabo un propósito, es decir nuestras acciones definen nuestros planes, si actuamos de manera incorrecta nuestros planes se frustraran y tendran consecuencias negativas, pero si actuamos guiados por Dios, estos se realizaran. Colocar nuestros actos en las manos de Dios quiere decir que caminemos en obediencia guiados por El. Sin dar este gran paso es imposible que nuestros planes se realicen para bien de nuestra vida, este paso es necesario porque Dios es nuestra brújula y su palabra nuestro mapa, solo Dios conoce el camino, por lo tanto es el único que sabrá si aquello que planeamos es lo mejor y lo más beneficioso para nuestras vidas aqui es donde opera su soberania.

3. Piensas que todo lo que pasa en tu vida tiene un propósito?. El vers. 4 nos dice: "El Señor lo ha creado todo con un propósito: aun al hombre malvado para el día del castigo. Debemos tener conciencia absoluta que todo lo que sucede en el transcurso de nuestras acciones, nos parezca agradable o desagradable, triste o feliz, angustioso o tranquilo, todo tiene un propósito, aun si no entendemos en el momento, siempre todo lo que nos sucede tiene un propósito para ver cumplido el plan de Dios para nuestra vida y para la eternidad.

4. Hay algún asomo de orgullo en las motivaciones de tus planeas?. "El Señor no soporta a los orgullosos; tarde o temprano tendrán su castigo". El orgullo no puede ser parte de nuestro carácter, porque si hace parte nuestras acciones serán motivadas por el orgullo. El orgullo es un enemigo silencioso de nuestros planes, porque es difícil de identificar por nosotros mismos, examinemos cada día que aquello que deseamos esté libre de orgullo, porque Dios no lo soporta, por lo tanto si El encuentra orgullo en nuestros corazones el plan se detendrá hasta que éste desaparezca de nuestras motivaciones.

5. Agradas a Dios con tu conducta?. "Cuando al Señor le agrada la conducta de un hombre, hasta a sus enemigos los pone en paz con él." Agradar a Dios con nuestra conducta está también ligado a nuestras acciones las que determinan nuestro plan, agradar a Dios no solo significa no hacer el mal, significa que en cada acción que llevemos a cabo se refleje el carácter de Cristo en ella, es actuar conforme Él nos lo pide, es ponerlo a El por encima de nuestras circunstancias, y confiar plenamente en El, ya que su palabra nos dice "que sin fe es imposible agradar a Dios", por lo tanto nuestra conducta debe estar caracterizada por la fe.

Si nuestros planes tienen las intenciones correctas, si los colocamos en las manos de nuestro Dios, con la convicción que éstos hacen parte del propósito suyo en nuestra vida, que no existe orgullo en medio de ellos, y además estamos dispuestos a agradarle teniendo fe en que El lo hará, entonces veremos realizado los planes propuestos cada año, cada mes, cada día de nuestra vida y más aún estos serán también el camino para nuestra eternidad.

Oración.

Señor gracias por este año que termina en el calendario, pero que continua en tu tiempo y en tu plan divino, guíanos y toma nuestros actos en tus manos, para ver realizados nuestros planes, y estos se amolden a los tuyos porque solo tu sabes lo que es mejor para nosotros.


Bendiciones.

Por: Rosana Quevedo Angel.

​ 

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.