La Buena Parte del día - Salmo 119:105

La Buena Parte del día - Salmos 119:105Salmos 119:105. Tu palabra es una lámpara que guía mis pies, y una luz para mi camino.

Nuestra vida en esta tierra es un camino que nos conduce a un solo destino, el que escogemos, El propósito de Dios está enmarcado en que escojamos el camino que conduce hacia El. Mientras transitamos por este camino encontraremos en él puertas que se abrirán para avanzar y otras se cerraran quedando atrás, continuando el trayecto hasta su propósito final. Estas puertas serán pequeñas y grandes decisiones, y sea para abrirlas o cerrarlas necesitaremos que en el camino haya luz, porque sin luz no podríamos ver cada paso que debemos dar.

Si el salmista nos habla de una similitud entre la palabra y la lámpara que guía nuestros pies, es porque este elemento tiene una connotación aplicable a nuestra vida y mas aun a la manera como nos conducimos en ella. La lámpara es un implemento de un uso esencial, alumbrar desde un punto donde está puesta hacia afuera, esto hará que su luz sea una influencia que se irradia desde su centro hasta una gran distancia desde donde se encuentra.
 
 

Si tomamos el prototipo de la época en la que no existía la luz eléctrica. En si ésta era un recipiente que portaba un aceite y sumergido en el, un extremo de una mecha de lino torcido que salia hasta llegar a la superficie produciendo una llama que alumbraba en la oscuridad. Esta luz o llama genera una claridad total en el entorno que afecta. Así mismo es la palabra de Dios en nuestra vida, ella es ese recipiente que contiene el aceite de la unción que produce en nosotros luz y nos hace encender la llama de nuestro corazón al estar sumergidos en ella. Su efecto de luz alumbra nuestros pensamientos, para conducirnos a acciones asertivas.

En la antigua palestina, la lámpara se consideraba un lujo necesario, el dormir sin luz era considerado entre ellos como signo de extrema pobreza. Así mismo cuando carecemos de la palabra de Dios, es un signo de pobreza espiritual y de poco discernimiento.

Nuestras buenas decisiones dependen de la luz que tengamos para tomarlas, no busques esa luz en quien no tienen la lámpara encendida en su vida, se tú mismo esa lámpara que produce aceite para encender la luz que necesitas en tu propio camino. Pero solo puedes ser luz bajo el conocimiento de la palabra de Dios.

Proverbios 6:23 dice, Porque el mandamiento es lámpara, y la enseñanza es luz..." La palabra de Dios siempre será su mandato, y su ordenanza, y lo que ella nos enseña será la luz que nos puede guiar. Así mismo Mateo 5:16 también dice: "Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo". La luz que puede brillar en nuestro ser es aquella palabra que se hace vida en nosotros. Por lo tanto estamos llamados a tener luz propia a ser la luz del mundo, y no podremos brillar con luz ajena, la única manera de tener luz propia es siendo sumergidos en la palabra, y la única manera de sumergirse es profundizando en ella, amándola porque amar su palabra es amar a Dios mismo, pues El es el centro de su palabra.

La luz de la palabra de Dios en nuestro camino nos ayudara a percibir a distancia los obstáculos que se encuentren en este viaje hacia la meta final. Una lámpara que se usa para transitar en un camino oscuro ayudará a visualizar mejor por donde vamos y nos guardará de caer en decisiones equivocadas.

No hay otra luz que ilumine más que el conocimiento de la palabra en nuestro corazon y entendimiento, es la manera en la que tendremos respuesta a cualquier paso a seguir.

Oración

Señor enséñanos a profundizar más en tu palabra, a entender que ella no está escrita para permanecer cerrada, sino para llevarla al centro de nuestro corazón y entendimiento, para que de esta manera se encienda la luz que necesitamos en nuestro caminar.
 
 
 
 


Bendiciones.

Por: Rosana Quevedo Angel.

​ 

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.