La Buena Parte del Día - Deuteronomio 30:19-20

La Buena Parte del Día - Deuteronomio 30:19-20Deuteronomio 30:19-20. Hoy te he dado a elegir entre la vida y la muerte, entre bendiciones y maldiciones. Ahora pongo al cielo y a la tierra como testigos de la decisión que tomes. ¡Ay, si eligieras la vida, para que tú y tus descendientes puedan vivir! Puedes elegir esa opción al amar, al obedecer y al comprometerte firmemente con el Señor tu Dios. Esa es la clave para tu vida.

Este fragmento de la palabra además de mostrarnos la culminación del llamamiento de Moisés a una nueva generación que entraría a la tierra prometida, y a la manera como enfrentarían su futuro; era también lo que mostraría a través de la palabra de Dios, principios de vida para nosotros.

Dios en su amor y siendo soberano sobre su creación nos ha dado condiciones en nuestra libertad de elección. Y nos presenta la manera de vivir conforme a nuestras elecciones. Mostrando la "vida y la muerte" como estados a los que podemos llegar por una buena o mala elección. Teniendo en cuenta que la palabra vida encierra "bendiciones" o buen vivir y la palabra muerte encierra maldiciones" o mal vivir. Muchos analizan este pasaje en el contexto de la salvación y la condenación eterna, pero más allá de esto que viene a ser un consecuente, esta enseñanza se relaciona a nuestra manera de vivir en esta tierra.

El pueblo de Israel está a punto de entrar a poseer una nueva tierra a entrar a una nueva vida, y para esto era necesario que tuvieran conciencia de la manera cómo podrían vivir plenamente en este lugar. La manera como decidieran conducir sus vidas los llevaría al éxito o al fracaso, a la alegría o la desdicha. En pocas palabras se les decía: "vivir en bendición es una decisión".

Dios no les entregaría una tierra que fluía leche y miel para que no la disfrutaran, Dios no nos coloca en el lugar donde estamos para que vivamos en desdicha y angustias, nos coloca en esta tierra con un propósito claro y coherente a su amor por nosotros, nos coloca para bendecir y ser bendecidos. Jesús dijo "en el mundo tendréis aflicciones, pero confiad yo he vencido al mundo"(Juan 16:33), no eres tu ni soy yo quien vencerá al mundo, las aflicciones también son producto las decisiones de otros o nuestras, y Jesús los sabía muy bien, pero es El quien las ha vencido por nosotros para darnos una vida abundante, nuestra tarea es "confiar", "creer", "elegir bien", decidir vivir en bendición" y de qué manera podemos elegir "vivir en bendición"?. Deut. 30:20 dice: "Puedes elegir esa opción al amar, al obedecer y al comprometerte firmemente con el Señor tu Dios. Esa es la clave para tu vida.

Son tres principios implícitos en esta expresión:

1. Amor

2. Obediencia

3. Compromiso

1. Amor. Este primer principio radica en amar a Dios sobre todas las cosas, amar a nuestro prójimo como a nosotros mismo, lo cual implica que debemos tener un amor propio sano y con identidad en Cristo, el amor también es una elección, por esta razón hace parte de aquello que nos conduce a una vida en bendición, cuando amamos podemos creer, podemos confiar, podemos permanecer firmes ante las circunstancias, el amor verdadero nos ayuda a elegir bien. Las motivaciones que provienen de la falta de amor, de la falta de perdón, de corazones endurecidos con certeza elegirán el camino de la muerte. Sin amor nunca podremos elegir vida.

2. Obediencia. La obediencia es un acto de fe, en el que reconocemos la bondad de Dios al dejarnos guiar por su Espíritu Santo. La obediencia es la mejor manera de glorificar a Dios, y de tener certeza que hacemos elecciones asertivas, cuando no existe obediencia a Dios difícilmente obedeceremos a las autoridades puestas por Dios en esta tierra y por ende iremos en contra de hacer las cosas bien. La desobediencia conduce a la muerte así como la obediencia conduce a la vida.

3. Compromiso. El compromiso también es un principio clave para saber elegir, el compromiso es lo único que produce autoridad para enfrentarnos a todo obstáculo que impide las bendiciones, nos da la valentía de permanecer a pesar de las circunstancias, reafirma nuestro amor por Dios y nuestra fe. Sin compromiso toda elección será una duda, un camino incierto.

No recibimos un regalo tan grande como la salvación para vivir vidas frustradas en esta tierra, recibimos un regalo tan grande y maravilloso para que produzca en nosotros gozo y bendición, para ver frutos dignos de arrepentimiento y una vida abundante.

Ama, obedece y comprométete en todo lo que hagas, y veras la gloria de Dios en aquí en tu presente y por ende estarás preparado para una vida eterna.

Oración.

Señor gracias por enseñarnos que vivir en bendición es una elección, esto nos lleva a vivir una vida que refleje el amor de Cristo.

Bendiciones.

Por: Rosana Quevedo Angel.​  

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.