La Buena Parte del Día - Salmos 37:34

La Buena Parte del Día - Salmos 37:34Salmos 37:34. Tú espera en el Señor, y sigue su camino, y él te exaltará, y heredarás la tierra; y cuando los pecadores sean destruidos, tú estarás allí para verlo.

Ningún ser humano tiene la capacidad de llegar a obtener resultados sin la virtud de saber esperar, y no tendrá la capacidad de esperar si en su carácter no desarrolla la virtud de perseverar con fe.

Hay una gran diferencia entre la fe real y la fe ficticia, la fe real es creer situados en una esfera espiritual e invisible, donde saber esperar es la clave de todo. La fe ficticia es "creer que creemos", situados una esfera de lo natural y visible, la mayoría de personas suelen creer en lo que conocen, es decir en todo conocimiento adquirido, inclusive en el conocimiento de la palabra simplemente memorizada pero no revelada en sus espíritus.

Pero cuando sabemos si nuestra fe es real?. Cuando nuestro carácter tiene la facultad de esperar confiadamente aunque no podamos ver de manera inmediata. De esta manera podremos tener la seguridad que nuestra fe será espiritual, y tendrá la virtud de saber esperar de acuerdo a los propósitos de Dios. Esta porción del salmo 37, expresa la importancia del saber esperar ya que lo ubica en primera instancia para obtener una victoria:

1. Esperar en el Señor.

2. Seguir su Camino.

3. Ver la gloria de Dios siendo exaltados por El.

1. ESPERAR EN EL SEÑOR. El saber esperar es un acto valorado en gran manera por Dios, el salmo 40:12 dice, pacientemente espere a Jehová, y se inclinó a mi y oyó mi clamor", la acción de Dios procede luego de ver en nosotros la capacidad de saber esperar. La espera en Dios NO nos inmoviliza, sino que nos enseña a caminar despojándonos verdaderamente nuestras ansiedades para que sea El quien las pueda llevar y dejamos que El actúe para bien de nuestras vidas.

2. SEGUIR SU CAMINO. Debemos aprovechar el tiempo de espera en seguir el camino que Dios nos ha trazado, vivir cada día haciendo lo que nos corresponde siendo diligentes. (2 timoteo 2:15). Tanto en lo natural como en lo espiritual, el saber esperar NO nos exime de actuar en aquello que Dios espera que hagamos. Debemos hacer las cosas a la manera de Dios porque es El quien conoce el Plan. Cuando seguimos el mapa de Dios a través de su palabra es cuando avanzamos a nuevos niveles y solo cuando caminamos en ella descubrimos un nuevo nivel.

3. VER LA GLORIA DE DIOS SIENDO EXALTADOS POR EL. Esta última instancia es el resultado de todo lo anterior, es el consecuente de haber sabido esperar en El y haber caminado en obediencia. Dios no exalta al que no espera, porque el no saber esperar nos lleva a buscar una gloria propia y no la de Dios. La exaltación que proviene de Dios es la puerta de entrada a nuestras bendiciones.

El labrador espera el precioso fruto de lo que ha sembrado, el sigue el camino trazado cuidando la semilla, haciendo lo que le corresponde sin dejar de tener fe, al final en el tiempo preciso recoge un hermoso fruto.

Oración.

Señor gracias por enseñarnos la importancia de saber esperar, caminando contigo y dejando que tu nos concedas lo que realmente al final es mejor para nosotros. Amen!

Bendiciones.

Por: Rosana Quevedo Angel.​ 

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.