La Buena Parte del Día - 2 Timoteo 3:16-17

La Buena Parte del Día - 2 Timoteo 3:16-172 Timoteo 3:16-17. Nueva Traducción Viviente (NTV). Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto. Dios la usa para preparar y capacitar a su pueblo para que haga toda buena obra.

La Palabra de Dios es el único libro que nutre más nuestro corazón que nuestra mente, porque no es una palabra entendida con la razón sino revelada a nuestro espíritu. En ocasiones buscamos diferentes traducciones de ella para "entenderla", pero no se trata de entenderla sino de interiorizarla y vivirla por fe. La mejor traducción de la Biblia es aquella que se traduce en nuestra vida. Si la palabra de Dios no se traduce en nuestra vida, no habrá cumplido el propósito para lo cual fue enviada. (Isaías 55:11)

Dios nos entregó este tesoro para transformar nuestras vidas, no solo para leer grandes historias, ella cambia corazones endurecidos por corazones sensibles, transforma caracteres débiles por dominio propio y templanza, cambia pensamientos de mal por pensamientos de bien, baja autoestima por amor propio, egoísmo y envidias por amor a los demás.

Esto solo es posible cuando seguimos las instrucciones del Apóstol Santiago que nos dice en Santiago 1:22 "No sólo escuchen la palabra de Dios, tienen que ponerla en práctica. De lo contrario, solamente se engañan a sí mismos."

El propósito de la Biblia va más allá que sólo mostrarnos lo que está mal en nuestras vidas o como deberíamos vivir. Dios nos dio su Palabra para que veamos cambios trascendentales para bien en nuestras vidas. Por eso en muchos ejemplos de la escritura se utiliza comparativos con la palabra tales como martillo, espada, cincel. Herramientas que moldean y transforman.

La Palabra de Dios es esencial para nuestras vidas porque en ella está la esencia de Jesús. Juan 1:14 dice, "Entonces la Palabra se hizo hombre y vino a vivir entre nosotros. Estaba lleno de fidelidad y amor inagotable. Y hemos visto su gloria, la gloria del único Hijo del Padre." Dios nos dio la Palabra Viva –que es Jesús el autor y consumador de nuestra fe.

La Biblia es más que un depósito de historias, nos recuerda siempre que nuestra relación con Dios solo puede crecer a través de su Palabra y entre más la conocemos y la hacemos vida más estrecha será nuestra intimidad con Jesús.

No fuimos creados para vivir sin la palabra, ella es la única que nos volverá al diseño inicial que Dios creó para adorarle. Solo hay una manera de vivirla y es yendo diariamente a alimentarnos de ella.

Oración.

Gracias Señor por dejarnos conocerte a través de tu palabra y transformarnos por medio de ella.

Bendiciones.

Por: Rosana Quevedo Angel. 

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.