La Buena Parte del Día - Isaías 41:10

La Buena Parte del Día - Isaías 41:10Isaías 41:10. Nueva Traducción Viviente (NTV). No tengas miedo, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te daré fuerzas y te ayudaré; te sostendré con mi mano derecha victoriosa.

En su Palabra Dios siempre nos recuerda quien es El y cuanto nos ama y cuida de nosotros, No solo nos cuida en aquellas cosas tangibles o visibles, sino que también cuida nuestras emociones.

Como seres humanos con debilidades en nuestro carácter que día a día Dios nos ayuda a forjar, en algunos momentos sentimos temor y un miedo latente a cometer errores, y a enfrentar retos que Dios de antemano conoce que los podremos vencer,(1 Cor 10:13). Sumado a ello muchas veces tenemos expectativas tan elevadas en nuestro caminar impuestas por nosotros mismos, que estas nos alejan de la realidad de los propósitos de Dios, y logran paralizarnos por el miedo al fracaso. Todo esto puede traducirse en una negación a recibir el favor de Dios.

En medio de esta cadena de sucesos provocados por el temor y por la falta de conocimiento del Dios que realmente tenemos se hace necesario recordar las promesas de Dios escritas en Isaías 41:10. El señor nos da tres consejos cada uno de ellos soportados con una promesa y por una sola razón "El nos ama inmensamente!!":

1. NO TENGAS MIEDO, YO ESTOY CONTIGO!

2. NO TE DESALIENTES, YO SOY TU DIOS TE DARÉ FUERZAS!...

3. NO ESTAS SOLO, TE SOSTENDRÉ CON MI MANO VICTORIOSA!

Son tres maravillosas promesas que solo debemos grabarlas en nuestro espíritu, mente y corazón y recordarlas porque ellas nos hacen retornar hacia los propósitos de Dios establecidos para nuestra vida, nos hacen consientes del Dios que permanece día y noche respaldándonos aun cuando nuestras ansiedades no nos permiten ver su fidelidad.

Mientras tomemos la elección de vivir bajo el temor, y olvidemos estas promesas, nos rodeará todo ambiente de desesperación, pero cuando nuestro espíritu, nuestra mente, y nuestro corazón abren sus oídos a estas maravillosas promesas de Dios daremos el primer paso hacia una vida victoriosa.

Se hace necesario entonces para grabarnos estas verdades en nuestro corazón y pensar en ellas, estar conectados a la palabra de Dios permanentemente y cumplir lo dicho por El en (Josué 1:8): "Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien".

Oración.

Señor gracias por tu gran amor y cuidado, por dejarnos escritas tus promesas para recurrir a ellas cada día, recordando tu fidelidad en todo tiempo. Amen!

Bendiciones.

Por: Rosana Quevedo Angel. 

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.