La Buena Parte del Día - Filipenses 4:4-7

La Buena Parte del Día  - Filipenses 4:4-7Filipenses 4: 4-7 (TLA) ¡Vivan con alegría su vida cristiana! Lo he dicho y lo repito: ¡Vivan con alegría su vida cristiana! Que todo el mundo se dé cuenta de que ustedes son buenos y amables. El Señor Jesús viene pronto. No se preocupen por nada. Más bien, oren y pídanle a Dios todo lo que necesiten, y sean agradecidos. Así Dios les dará su paz, esa paz que la gente de este mundo no alcanza a comprender, pero que protege el corazón y el entendimiento de los que ya son de Cristo.

La vida Cristiana contiene 4 ingredientes que no deberían faltar en nuestro caminar con Dios, quien no los puede vivir realmente no ha encontrado la verdad plena del evangelio de Cristo en su vida. Estos ingredientes están presentes en medio de toda circunstancia y cuando los vivimos, obtenemos la paz de Dios que protege nuestro corazón y nuestra mente.

1. Alegria, o gozo: Esta alegría proviene de una raíz profunda que brota de una relación con Cristo, y entendido de esta forma no depende de las circunstancias favorables, sino de la fe y el amor depositado en quien hemos creído. Por eso el apóstol Pablo hace énfasis reiterativo en esta expresión: ¡Vivan con alegría su vida cristiana! Lo he dicho y lo repito: ¡Vivan con alegría su vida cristiana!. (Fil 4:4). Este interés en recalcar que el gozo es necesario en la vida cristiana, es porque éste no proviene de las emociones, ni de los momentos, sino de la seguridad que tenemos en Dios, que nos proporciona tranquilidad en nuestro diario vivir. Tener esta clase de alegría o gozo solo es posible cuando existe una comunión creciente con Dios. (Juan 15:11)

2. Bondad / Amabilidad: Esta bondad se refiere a ser imitadores de Cristo, es decir que las personas puedan ver reflejado a Cristo en nuestra manera de ser y en nuestras acciones como cristianos. En este pasaje la palabra "Amabilidad", traduce "epieikés". Una palabra que se utiliza en el idioma original para hablar de: Ternura, paciencia, comprensión y misericordia!. Esta Amabilidad a la que se refiere el Apóstol Pablo no era simplemente la que debía existir entre creyentes o hermanos en la fe, sino en todo contexto relacional dentro y fuera de la congregación, con creyentes o no creyentes, debe ser el fruto de nuestra relación con el Señor, para que brote de nuestro ser aun hacia aquellos que no sean justos con nosotros, o produzcan sufrimiento a nuestra vida.

3. Oración permanente: Esta oración permanente es aquella comunicación con Dios, pese a lo que no entendemos humanamente en medio de las circunstancias, pero sabemos que esta bajo el control de Dios. No es una parálisis de nuestra disposición para seguir esforzándonos, sino una comunicación intensa con el Señor que disipa toda ansiedad humana. Mas cuando la oración cumple la promesa de que recibiremos la paz de Dios. Una paz que se experimenta aunque no entendamos como toca simultáneamente la mente y el corazón. Cuando oramos, recordamos tres cosas. El amor de Dios, porque es su deseo el bien para nosotros. La sabiduría de Dios, porque solo EL sabe lo que es mejor para nosotros. El poder de Dios, porque es el único que puede hacer que suceda lo que es mejor para nosotros. Quien ore con una confianza absoluta en el amor, la sabiduría y el poder de Dios encontrará su paz.

4. Agradecimiento: El Apóstol Pablo establece en estos ingredientes que la "Acción de Gracias" es el acompañamiento universal de la oración. Todo cristiano en su oración debe tener el convencimiento que toda su vida está suspendida en las manos de Dios por lo tanto, estamos agradecidos del privilegio de estar en manos de quien hace todo perfecto en nuestras vidas. Aun en medio del dolor, o la alegría la gratitud es la perfecta sumisión a la voluntad de Dios. Solo cuando esto es una verdad en nuestra vida podemos sentir realmente gratitud hacia EL.

Oración:

Gracias Señor por la alegría de tenerte, por producir en nuestro ser bondad, por tener el acceso directo a tu presencia en oración y la paz que esta nos produce.

Por: Rosana Quevedo Angel. 

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.