La Buena Parte del Día - Salmos 37:5-6

La Buena Parte del Día  - Salmos 37:5–6Salmos 37:5-6. Entrega al Señor todo lo que haces; confía en él, y él te ayudará. Él hará resplandecer tu inocencia como el amanecer, y la justicia de tu causa brillará como el sol de mediodía.

Este Salmo es un desafío para mirar a Dios, confiar y obedecer a Él en lugar de colocar la mirada en las acciones que nos parecen injustas.

En medio de las preocupaciones podemos perder el norte de aquellas cosas que con anterioridad Dios nos ha revelado. El puede estar mostrándonos el camino pero nuestros ojos estar velados para seguirlo, por aquellas circunstancias que logran robarnos la sensatez para actuar con sabiduría. En esta situación corremos el riesgo de llegar a poner distancia en nuestra comunión con Dios.

Aquellos sueños no cumplidos, el afán de nuestros compromisos, y el peso de un exceso de responsabilidades, nos llevan a debilitar nuestra comunicación con Dios. Cualquiera que sea la causa el resultado será un corazón abatido.

Por esta razón Dios envía a través de su palabra aquellas voces que nos recuerdan que El solo tiene planes de bien y no de mal para nuestras vidas (Jeremias 29:11). Que El Tiene el control de todas las cosas.

Los versículos 5 y 6 del salmo 37 nos enseñan 3 recomendaciones a tener en cuenta cuando olvidamos las cualidades del carácter maravilloso del Dios que tenemos:

- No enojarse ni abatirse en medio de las circunstancias, porque Dios es nuestro ayudador y es un Dios Justo. (Jonás 4:4)

- Recurrir a un énfasis positivo de pensar en Dios antes de enfocarnos en las dificultades. En este pasaje se utiliza el imperativo "CONFÍA". Lo que invita a ejercitar nuestra fe depositado toda ansiedad sobre Dios y como resultado de esta confianza Él hace. (Salm 37:5)

- Perseverar en una tranquilidad de pensamientos acorde a la palabra de Dios en medio de las inminentes ansiedades por los problemas. Sabiendo que Dios cambia toda situación en respuesta a una oración de fe. .( 1 Pedro 5: 7).

Los propósitos de Dios no siempre se aprecian a primera vista, muchas veces son manifiestos cuando hemos aprendido a reposar plenamente en EL, y tenemos la claridad de poder ver lo que Él ha hecho. Es únicamente cuando confiamos en los planes de Dios que encontraremos alivio a cualquier carga.

Oración.

Señor gracias por recordarnos en tu palabra que todo lo que has colocado en nuestras manos tu lo entregaste en ellas porque de antemano tenías el control, ayúdanos a confiar en todo tiempo. Amen.

Por: Rosana Quevedo Angel. 

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.