La Buena Parte del Día - Efesios 6:13-18

La Buena Parte Octubre 3 - Efesios 6:13-18Efesios 6:13–18. Por lo tanto, pónganse todas las piezas de la armadura de Dios para poder resistir al enemigo en el tiempo del mal. Así, después de la batalla, todavía seguirán de pie, firmes. Defiendan su posición, poniéndose el cinturón de la verdad y la coraza de la justicia de Dios. Pónganse como calzado la paz que proviene de la Buena Noticia a fin de estar completamente preparados. Además de todo eso, levanten el escudo de la fe para detener las flechas encendidas del diablo. Pónganse la salvación como casco y tomen la espada del Espíritu, la cual es la palabra de Dios. Oren en el Espíritu en todo momento y en toda ocasión. Manténganse alerta y sean persistentes en sus oraciones por todos los creyentes en todas partes.

Cuando el apóstol Pablo escribe esta carta, lo hace pensando en la difícil situación que les espera al seguir llevando el evangelio a más personas. En este momento para los primeros cristianos era muy difícil predicar la palabra sin ser atacados y juzgados. El principal atacante contra las buenas noticias de salvación es satanás. Y la manera de atacar el plan de Dios, es procurando que las personas desconozcan la verdad de su propósito en esta tierra, teniéndolos cautivos en un mundo sin Dios.

En nuestro medio se libra una batalla en la dimensión sobrenatural y está advertida en la palabra en (Efesios 6:12), donde dice: "Pues no luchamos contra enemigos de carne y hueso, sino contra gobernadores malignos y autoridades del mundo invisible". Es una confrontación permanente, porque aunque satanás fue vencido en la cruz por nuestro Señor Jesucristo, el no descansa en procurar que hoy menos personas conozcan la verdad del evangelio. Por esta razón el apóstol Pablo recomienda hacer uso de nuestra armadura espiritual. (Efesios 6:13) "Por lo tanto, pónganse todas las piezas de la armadura de Dios para poder resistir al enemigo en el tiempo del mal". Y describe cada una alegóricamente con respecto a la armadura de un soldado:

1. El cinturón de la verdad: La túnica del soldado se sujetaba con un cinto del que colgaba la espada, y le daba libertad de movimientos; el cristiano únicamente se mueve con libertad y agilidad ante el enemigo, cuando conoce la verdad del evangelio. Nuestra mente, corazón, y boca debe permanecer llenos de la palabra de Dios contrarrestando las mentiras del enemigo en contra de lo que Dios ya determinó para nuestras vidas.

2. La coraza de la justicia de Dios: Cuando el enemigo trae pensamientos de desesperanza, acusaciones por el pecado, dudas sobre nuestra identidad en Dios, debemos estar aprovisionados de esta arma: "La convicción clara y firme de que somos declarados justos por el sacrificio que Cristo hizo por nosotros".

3. El calzado: Un soldado romano usaba sandalias que estaban reforzadas con clavos, esto le ayudaba a tener mayor seguridad en las batallas en diferentes tipos de terreno. Este calzado como arma espiritual nos ayuda a tener firmeza en el terreno que caminamos con Dios. Este calzado no solo es señal de firmeza, sino también de disposición de emprender la gran comisión, compartir el Evangelio con otros que no lo han recibido, sin importar cuánta resistencia recibamos.

4. El escudo de la fe: La fe es arma de defensa y protección para el creyente, por esto se representa como un escudo. Una de las armas más peligrosas en las guerras antiguas eran las flechas incendiarias. Se mojaba la punta en brea, se le prendía fuego y se lanzaba. El escudo grande tenía dos capas de madera pegadas entre sí, cuando se le incrustaba un dardo incendiario, se hundía en la madera y se le apagaba la llama. Este es el mismo efecto espiritual que tiene el escudo de la fe cuando satanás envía dardos de destrucción hacia nuestra confianza en Dios.

5. El Casco de la salvación: El yelmo o casco cubre la cabeza. Pablo le está hablando a los creyentes para que no dejen que el enemigo ponga dudas en su cabeza acerca de su salvación o que cuiden su mente de pensamientos distorsionados que los alejen de Dios, ya que muchas de las batallas del cristiano son libradas en la mente.

6. La espada del Espíritu: Si la fe es el arma de defensa, la espada es el arma ofensiva del cristiano. Es necesario que el cristiano conozca la palabra de Dios para atacar al enemigo cuando trae la tentación, o el pecado, y de esta manera derribar sus fortalezas.

7. La Oración: "Oren en el Espíritu en todo momento". Esta arma es poderosa cuando se utiliza de dos maneras: 1.Debe ser constante, 2. Intensa o perseverante.

Oracion: Señor gracias por que no solo venciste en la cruz, sino que nos dejastes aprovisionados de armas espirituales para contrarrestar el mal que aun esta presente en este mundo.

Por: Rosana Quevedo Angel. 

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.