La Buena Parte del Día - Mateo 11:28-30

La Buena Parte del Día - Mateo 11:28-30Mateo 11:28-30 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.

Estas palabras de Jesús eran dirigidas a personas que estaban desesperadamente tratando de encontrar a Dios, y ser buenas, pero que veían una medida muy inalcanzable en lograrlo, ya que se hallaban sumidas en el agotamiento y la desesperación de normas. Para un judío ortodoxo la religión terminaba siendo una carga difícil de llevar. Por eso vemos que en el capítulo 23 de Mateo, versículo 4 Jesús se dirige también a escribas y fariseos diciéndoles "Atan cargas insoportables y las colocan a los demás sobre sus hombros", refiriéndose a reglas interminables que era imposible cumplir. Jesús quería únicamente poner sobre la mesa la responsabilidad del hombre de responder a la iniciativa de Dios por convicción propia a través de la obediencia y por amor, no por imposición.

La Palabra Yugo era muy usada en el léxico judío, figurando la manera de someterse a algo, y además en sus labores agrícolas. Por esto Jesús usa esta misma palabra, para confrontar su sentido, ahora lo utiliza como una invitación de hacia una unidad con El:

1. Llevad mi yugo

2. Aprendan de mi mansedumbre y humildad de corazón.

3. Mi Yugo es fácil y ligera mi carga.

1. Llevad mi yugo Vers 28 "Llevad mi yugo sobre vosotros"

El Yugo era una pieza de madera pesada hecha a la medida de la cabeza de dos bueyes para unir sus fuerzas, esta pieza debía encajar perfectamente en la medida del cabeza de cada buey, así entre ambos repartían la carga y trazaban un arado en una misma dirección. De esta palabra "yugo" proviene la palabra "conyugue". Lo que Jesús está diciendo es Lleven mi Yugo porque "Mi yugo encaja bien" en sus vidas. La vida que Yo te puedo dar no es una carga que te desgaste; por el contrario yo la hago liviana sobre tus hombros porque también descansa sobre mi todo lo que en ti sucede. La misión de cada uno está diseñada a nuestra medida para que en todo nos vaya bien, para que vivir la vida Cristiana no sea una carga sino un deleite. Todo lo que vivimos de la mano del Señor sea fácil o difícil encajará exactamente con nuestro propósito.

2. Mansedumbre y humildad de corazón. Ver 29 "aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón"

Estas son dos cualidades hermosas del Señor: (Mansedumbre y Humildad de corazón) y están implícitas en su invitación, no habría forma de llevar su yugo si no aprendemos estas dos cualidades suyas, porque será aquello que permitirá que nuestra alma no sea cargada con la culpa, la desesperanza, la depresión, la inseguridad, la angustia, que nos producen nuestras cargas; sino que estas dos cualidades nos enseñan a vivir dependiendo de la mano de Dios y no de nuestras propias fuerzas, nos ayudan a desarrollar la fe a través de la obediencia y a recordar la palabra que debe estar sembrada en nuestro corazón en donde nos dice que Jesús ya llevó nuestras cargas en la cruz del calvario. Jesús nos enseña también que sin estas dos cualidades seria difícil apreciar lo que él ya hizo en la cruz por nosotros. Por esta razón para el Señor era sencillo decir esta tercera expresión:

3. Mi Yugo es fácil y ligera mi carga. Ver 30 "porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga."

Cuando aprendemos del Señor la mansedumbre y la humildad de corazón, lo cual El modeló en toda su humanidad y existencia terrenal, entonces nos proporciona la fortaleza espiritual por medio de nuestro ayudador el Espíritu Santo. El Yugo de Jesús el cual llama: "fácil" y "ligero" es su direccionamiento por medio de sus mandamientos, expresados en su palabra. El sentido de la liviandad que Jesús nos invita a vivir con Él, se refiere a la analogía del yugo que llevan dos bueyes y el que podemos llevar a su lado con El. El yugo de madera de bueyes, tiene lugar para dos, así a mi lado se encuentra Jesús en un mismo yugo pero donde el ofrece llevar la mayor parte de la carga. Que hermoso y liberador es saber que nuestras carga se hacen ligeras porque Jesús lleva lo que ni siquiera en nuestras fuerzas podríamos llevar.

Oración.

Gracias Señor por ser nuestro conyugue, nuestra fortaleza, nuestra dirección. Sin ti nada podemos hacer. Amen.

Bendiciones.

Por: Rosana Quevedo Angel. 

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.