La Buena Parte del Día - 2 Crónicas 20:13-17

La Buena Parte del Día - 2 Crónicas 20:13-172 Crónicas 20:13-17. Mientras todos los hombres de Judá estaban de pie ante el Señor junto con sus esposas, sus hijos y aun los niños pequeños, el Espíritu del Señor vino sobre uno de los hombres allí presentes. Se llamaba Jahaziel, hijo de Zacarías, hijo de Benaía, hijo de Jeiel, hijo de Matanías, un levita, quien era un descendiente de Asaf. Dijo: «¡Escuchen habitantes de Judá y de Jerusalén! ¡Escuche, rey Josafat! Esto dice el Señor: "¡No tengan miedo! No se desalienten por este poderoso ejército, porque la batalla no es de ustedes sino de Dios. Mañana, marchen contra ellos. Los encontrarán subiendo por la cuesta de Sis al extremo del valle que da al desierto de Jeruel. Sin embargo, ustedes ni siquiera tendrán que luchar. Tomen sus posiciones; luego quédense quietos y observen la victoria del Señor. Él está con ustedes, pueblo de Judá y de Jerusalén. No tengan miedo ni se desalienten. ¡Salgan mañana contra ellos, porque el Señor está con ustedes!"».

En nuestro caminar estamos enfrentando retos constantemente, ya sean espirituales, físicos, personales, materiales, siempre los habrá porque hace parte de la dinámica del cumplimiento del propósito de nuestra vida en esta tierra. Pero lo grandioso en medio de estos retos es que Dios está permanentemente interesado en que logremos obtener la victoria sobre ellos.

El Rey Josafat enfrentaba un reto demasiado grande, que hacia parte de su propósito en las manos de Dios, y aunque pareciera algo aterrador en su momento lo que estaba viviendo, no era más sino la manera en que Dios le mostraría su poder y respaldo. Estaría enfrentado no solo a una tribu sino a tres! (Moabitas, Amonitas y Meunitas), Tribus que se creían merecedoras de sus tierras y Dios quitaría su arrogancia por medio de una victoria para Josafat y su pueblo. Esta palabra nos muestra que cuando la incertidumbre amenaza, la oración, la búsqueda de la presencia de Dios es el primer paso para hallar una solución. Y en respuesta Dios habló a través de un profeta que daría las indicaciones a seguir y les daría la confianza y tranquilidad que necesitaban.

Hoy tenemos la voz de Dios en su palabra que en medio de una búsqueda se nos revela, nos da paz y nos guía. La actitud de Josafat fue humilde, no actuó aturdidamente en medio de su problema ni actuó según su parecer frente al enemigo, sino que actuó como un líder sabio que aun en medio de su temor fue en búsqueda de la dirección de Dios e influenció a quienes estaban con él a hacer lo mismo. (Cron. 20 : 3 - 4) "Josafat quedó aterrado con la noticia y le suplicó al Señor que lo guiara. También ordenó a todos en Judá que ayunaran. De modo que los habitantes de todas las ciudades de Judá fueron a Jerusalén para buscar la ayuda del Señor".

Esta victoria podemos verla enmarcada por la oración de un hombre y su pueblo, y una respuesta de Dios en medio de sus promesas que siempre cumple. Esta es la manera como Dios actúa en medio de nuestras dificultades también. La oración de Josafat hecha en los versículos anteriores (Vr. 5 – 13), es la que provoca una respuesta de Dios enviada a través del profeta y en esta oración podemos ver tres aspectos importantes que Josafat tuvo al dirigirse a Dios:

GLORIFICÓ A DIOS. (Vr. 5 - 6) "Josafat se puso de pie ante la comunidad de Judá en Jerusalén, frente al nuevo atrio del templo del Señor, y oró diciendo: «Oh Señor, Dios de nuestros antepasados, solo tú eres el Dios que está en el cielo. Tú eres el gobernante de todos los reinos de la tierra. Tú eres fuerte y poderoso. 

RECONOCIÓ DEPENDENCIA ABSOLUTA DE DIOS. (Vr. 12) "Oh Dios nuestro, ¿no los vas a detener? Somos impotentes ante este ejército poderoso que está a punto de atacarnos. No sabemos qué hacer, pero en ti buscamos ayuda".

SE MANTUVIERON EN UNIDAD BAJO UN MISMO ESPIRITU. (Vr. 13) "Mientras todos los hombres de Judá estaban de pie ante el Señor junto con sus esposas, sus hijos y aun los niños pequeños, el Espíritu del Señor vino sobre uno de los hombres allí presentes"...

La respuesta de Dios vendrá a nuestras vidas cuando buscamos de su dirección inmediatamente que la necesitemos, cuando asumimos los retos de su mano y no en nuestras fuerzas, cuando glorificamos su nombre recordando todo lo que ha hecho por nosotros y confiando en lo que hará de nuevo, cuando nos postramos ante el reconociendo una dependencia absoluta de El, y nos mantenemos en unidad de espíritu con quienes comparten la misma visión, y unidos también a su Espíritu Santo.

No subestimemos la mirada de Dios hacia nuestros asuntos, porque su interés siempre será actuar a nuestro favor cuando le buscamos. Y no hay nada más hermoso en esta palabra que la instrucción que le dio a su pueblo después de esta oración en el vr. 15 "Sin embargo, ustedes ni siquiera tendrán que luchar. Tomen sus posiciones; luego quédense quietos y observen la victoria del Señor". Si al igual que Josafat vamos rendidos ante El y proclamamos su poder, El hará lo que ha prometido a nuestro favor. No importa lo que enfrentamos porque Él es más poderoso que cualquier situación.

Oración.

Dios gracias por tu amor y favor hacia nosotros, queremos buscarte siempre en oración y escuchar tu voz a través de tu palabra. Guíanos y danos la paz necesaria para mantener nuestra posición correcta y observar la victoria. Amen!.

Bendiciones.

Por: Rosana Quevedo Angel. 

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.