La Buena Parte del Día - 1 Juan 5:14-15

La Buena Parte del Día - 1 Juan 5:14-151 Juan 5:14-15. Ésta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que Dios oye todas nuestras oraciones, podemos estar seguros de que ya tenemos lo que le hemos pedido.

Para el Apóstol Juan quien escribe esta porción de una de sus cartas, es fundamental dejar claro que solo a través del conocimiento de Dios y la obediencia llegamos a una relación verdadera con El, y de hecho estas son la base de una oración efectiva.

Recibimos lo que pedimos porque hemos obedecido su palabra y nuestros pensamientos se han alienado a ella, por ende estaremos confiados que todo lo que ponemos delante de El como petición, conforme a su palabra, será concedido.
La confianza es un factor clave en nuestras oraciones, porque la confianza es la base de nuestra relación con El, y esto produce una fe efectiva, es decir creemos en nuestro Señor pero así mismo confiamos en El plenamente. Dios mismo genera esta confianza en nosotros cuando en medio de nuestras oraciones sabemos que Él nos escucha. La Palabra confianza que utiliza el apóstol Juan en esta carta, en su origen quería decir "Libertad para hablar", es decir tenemos la suficiente "Libertad para hablar" con Dios y Él está presto a escucharnos aún más de lo que nosotros hemos estado dispuestos a orar.

Existen dos condiciones para que tengamos la certeza que nuestras oraciones son oídas y respondidas ("Y si sabemos que Dios oye todas nuestras oraciones, podemos estar seguros de que ya tenemos lo que le hemos pedido") .

1. Guardar sus mandamientos

2. Hacer lo que es agradable a El.

(1 Juan 3:21-22) "y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él."

Y estas dos condiciones sencillamente lo son porque Dios por medio de sus mandamientos que son su medida de protección hacia nosotros y de su omnisciencia sabe lo que nos conviene. Y la rendición de nuestra voluntad a la suya es la única garantía de acertar en nuestras peticiones, ya que estas las ponemos delante de El en nuestras oraciones de la forma correcta en la que el mismo Señor Jesús nos las enseñó en el modelo de oración al Padre, cuando expresó "Hágase tu voluntad"!.

Somos dados a creer que la oración es pedirle a Dios lo que queramos sin pensar si aquello que pedimos está alineado a su pensamiento. La manera correcta de hacer una petición a Dios es pedirle que nos revele lo que es mejor para nosotros y si nuestros sueños hacen parte de su propósito que nos permita alcanzarlos.

Oración.

Gracias Dios porque tu palabra nos enseña a acercarnos a ti con confianza y fe, teniendo la seguridad que lo que pidamos conforme a tu voluntad ya está dado. Amen.

Por: Rosana Quevedo Angel. 

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.