La Buena Parte del Día - Santiago 1:17-18

La Buena Parte del Día - Santiago 1:17-18Santiago 1:17-18. Todo lo que es bueno y perfecto es un regalo que desciende a nosotros de parte de Dios nuestro Padre, quien creó todas las luces de los cielos. Él nunca cambia ni varía como una sombra en movimiento. Él, por su propia voluntad, nos hizo nacer de nuevo por medio de la palabra de verdad que nos dio y, de toda la creación, nosotros llegamos a ser su valiosa posesión.

Esta porción de la palabra nos recuerda atributos de Dios, nos expresa su infinita bondad, porque todas las dadivas o regalos provienen de Él y con propósitos perfectos, y cuando reconocemos estas bondades nuestra oración será un continuo agradecimiento más que un desbordarnos en peticiones. Así mismo esta palabra nos posiciona en la identidad correcta de nuevas criaturas cuando hemos aceptado a Cristo como Señor de nuestra vida, reconociendo su gracia como esa única fuente de bien que ahora permanece en nosotros.
El Apóstol Santiago nos habla aquí no solo de los atributos de Dios sino también quienes somos para El, pero solo podemos llegar a este entendimiento reconociendo 3 de sus atributos presentes en este pasaje que son necesarios recordar sobretodo en momentos donde el temor desvía nuestra mirada de Dios hacia las circunstancias:

- Dios es Inmutable

- Dios es Fiel a su palabra

- Dios es Soberano

Inmutable: (Él nunca cambia ni varía como una sombra en movimiento.Vr.17).

Dios es siempre el mismo, ama la virtud y aborrece el pecado. Cuando nos perdona lo hace por su amor incomparable, ama a quien toma la decisión de tener un cambio que procure una vida guiada por El, por eso en quienes siempre habrá necesidad de un cambio será en nosotros. Dios sigue siendo Santo y fiel e incambiable. Él es inmutable en sus promesas y en sus planes, ya que su sabiduría es infinita, no puede haber errores en su planeación, su poder es ilimitado, no puede haber fallas en su implementación. (Num. 23:19). Esta es una maravillosa garantía que pase lo que pase en nuestra vida, mientras vivamos conociendo su palabra y siendo guiados por su Espíritu, todas las cosas obraran para nuestro bien.

Fiel : (Nos hizo nacer de nuevo por medio de la palabra de verdad que nos dio. Vr18a.).

En todas las relaciones de Dios con su pueblo expuestas en la biblia, Dios ha permanecido fiel de principio a fin. La más hermosa promesa hecha desde el comienzo de la humanidad fue cumplida en la persona de Cristo, cuando vino y pagó por nuestros pecados en la Cruz y en su resurrección nos dio el camino a la vida eterna. Esta es una de las razones por las que en El podemos confiar plenamente al ver el cumplimiento de su promesa sin importar que no lo mereciéramos. Ésta es una verdad preciosa que nos ayuda a entender que su fidelidad es una parte esencial de su carácter divino, entonces en ella debemos reposar con absoluta confianza. Pero no es solo aceptarla como una verdad bíblica sino también es actuar de acuerdo a ella, creyendo firmemente a pesar de las circunstancias. (1 Cor: 1:9)

Soberano : (...Nosotros llegamos a ser su valiosa posesión. Vr18b.)

El derecho de Dios a gobernar el universo y nuestra vida es absoluto ya que El mismo lo creó para su propia gloria; esto nunca lo debemos olvidar, la soberanía de Dios representa la capacidad de sí mismo de ejercer su santa voluntad en su creación, nos mantiene conscientes de que somos su más valiosa posesión, por lo tanto tiene el control absoluto de todas las cosas. (Efesios 1:11). Por su soberanía tenemos libre elección para tomar decisiones que lleven a nuestro espíritu, emociones y pensamientos a concordar con su voluntad. De esta manera podemos tener la seguridad que quien sustenta todas las cosas sustentará nuestra vida mucho mejor que nosotros por cuenta propia. (Colosenses 1:16-17).

Atributos como Inmutabilidad, fidelidad y soberanía, definen la manera como Dios cuida de nosotros, y son la certeza de que en El estamos completos y seguros.

Oración.

Gracias Señor por que nos has dado la oportunidad de conocerte de manera personal y a través de tu palabra cada día nos conduces a maravillosas promesas en las cuales caminamos hasta verlas cumplidas. Amen!.

Por: Rosana Quevedo Angel. 

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.