Solo hay un Camino; La Obediencia

Solo hay un camino la obediencia - mateo 28:19
Pastor: David Bayuelo
Cita Biblica:Mateo 28:19
Fecha: Mayo 27 de 2018
Escuchar audio de esta predica

Mateo 28:19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 28:20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

En lo que encierra la gran comisión hay tres aspectos trascendentes, los dos primeros que hallamos en este texto son; "id y haced discípulos", estos son de fácil entendimiento y aceptación, pero hay un tercero al que se le presta poca atención y se halla presente entre las Palabras dichas por el Señor Jesús: "Enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado"

La obediencia es algo que se enseña, los discípulos no se hacen o aprenden por osmosis, los valores malos se van adhiriendo en la vida de manera espontánea, de forma natural, no necesitamos tener un maestro para adquirirlos, pero contrario a esto los buenos necesitan ser enseñados una y otra vez.

Desde el antiguo testamento Dios animo a su pueblo que su voluntad se estableciera de esta manera. Deuteronomio 6:6 - 7 Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.

La corrección de lo que está mal hecho hace parte del discipulado, pero no es el discipulado, porque realmente en lo que hay trascendencia es enseñar lo que es correcto mientras se crece, para que cuando la persona se halle haciendo lo incorrecto cobre sentido la corrección.

La calidad del discipulado, depende en gran manera de algunos factores: número uno; De la calidad de lo que se comparta, nosotros debemos ser extremadamente cuidadosos con la palabra que enseñamos, ya que no se trata de un mensaje personal, sino de un mensaje encargado, con la capacidad de producir vida o muerte, esta es una responsabilidad que no podemos obviar a la hora de abrir nuestra boca. No es nuestro mensaje, no es la impartición de nuestro pensamiento, nuestra doctrina o nuestra experiencia, es el pensamiento de Dios que se debe expresarse sin impurezas, sin desavenencias o motivaciones personales. No se le añade ni se le quita nada a la Palabra.

Numero dos; de cuanto el maestro se parece a lo que ha estado compartiendo (Coherencia a través de su vida) y número tres: La cantidad del tiempo que dedica el maestro a su discípulo viceversa.

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.