Registrate para asistir a nuestras reuniones presenciales

Llegó el tiempo de reencontrarnos como Iglesia, por tal movito te invitamos a inscribirte a nuestros servicios presenciales los domingos a las 8:00 a.m. y 10:00 a.m, es un nuevo tiempo que Dios ha dispuesto para seguir alabando su nombre y siendo enseñados a través de su palabra congregados nuevamente como familia. INSCRIBETE AQUÍ.

Ha Resucitado

ha resucitado
Lucas 24: 1-7: Pero el primer día de la semana, al rayar el alba, las mujeres vinieron al sepulcro trayendo las especias aromáticas que habían preparado. 2 Y encontraron que la piedra había sido removida del sepulcro, 3 y cuando entraron, no hallaron el cuerpo del Señor Jesús. 4 Y aconteció que estando ellas perplejas por esto, de pronto[a] se pusieron junto a ellas dos varones en vestiduras resplandecientes; 5 y estando ellas aterrorizadas e inclinados sus rostros a tierra, ellos les dijeron: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? 6 No está aquí, sino que ha resucitado. Acordaos cómo os habló cuando estaba aún en Galilea, 7 diciendo que el Hijo del Hombre debía ser entregado en manos de hombres pecadores, y ser crucificado, y al tercer día resucitar.
Si hay un hecho que ha conmocionado a la humanidad de todos los tiempos es la Resurrección, por ser único e irrepetible pone al oyente en la posición de creerla o dudarla, ya que el único hombre al que se le atribuye y lo dijo con sus palabras: "Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá", es el Señor Jesús, incluso la religión, el viejo odre trato desde ese momento silenciarla con un rumor acallando la voz de los soldados romanos con soborno monetario diciendo que sus discípulos habían robado el cuerpo mientras dormían, de esta manera tratando de encubrir su resurrección y aunque sea inverosímil, pues si los soldados estaban dormidos como se iban a dar cuenta de que los discípulos estaban robando el cuerpo era la manera de hacer callar una verdad evidente, pues no les preocupaba la verdad de lo ocurrido sino el impacto del rumor sobre la gente.

Cierta vez un estudiante preguntó al célebre físico Isaac Newton como podría el cuerpo humano reducido al polvo después de la muerte, ser reconstituido en el momento de la resurrección. Silenciosamente, el científico mezcló un puñado de limaduras de hierro con arena y pidió a su alumno que separara los dos componentes. Como éste no supo que hacer, Newton pasó un imán sobre la mezcla, el cual atrajo las partículas de hierro. Entonces el físico dijo: -El que da la fuerza a este hierro, ¿no tendrá también el poder sobre nuestros cuerpos?

La cruz quedo clavada en el Gólgota, la tumba está vacía y los lienzos que le cubrían quedaron enrollados a un lado, sentado al lado de esto, un ángel le dice a las mujeres ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive?, no está aquí, sino que ha resucitado.

Su Resurrección tiene múltiples implicaciones:

1. Ha resucitado, porque era una promesa que nos había dado.



Lc.24:7 diciendo que el Hijo del Hombre debía ser entregado en manos de hombres pecadores, y ser crucificado, y al tercer día resucitar.

Hay dos cosas que observamos en este pasaje: la primera es que Jesús debía ser entregado en manos de hombres, para que esto se diera era necesario su muerte y la segunda es que resucite al tercer día, esto fue lo que el ángel dijo a las mujeres que habían ido al sepulcro a buscar su cuerpo. Si esto no hubiese pasado entonces

hubiese habido un fallo de la Palabra de Dios, un fracaso y, por tanto, Dios no pudiese haber sido confiable porque prometió algo que no pudo cumplir.

Por otro lado, si bien es cierto que el sacrificio de Cristo en la cruz es lo que permite que mis pecados puedan ser perdonados, no es menos cierto que la cruz todavía estaba incompleta. De hecho, el apóstol Pablo nos dice en 1 de Corintios 15:13, "Y si no hay resurrección de muertos, entonces ni siquiera Cristo ha resucitado; y si Cristo no ha resucitado, vana es entonces nuestra predicación, y vana también vuestra fe". ¿Por qué dice Pablo que vana es nuestra predicación? Por un lado, ellos estaban predicando que Cristo había resucitado, pero por otro lado ellos estaban predicando que las promesas que Cristo había hecho se habían cumplido. La evidencia de esto es que Él tuvo el poder de volver de la muerte a la vida y dejar la tumba vacía.

Los ángeles les aseguran que ha resucitado de entre los muertos; ha resucitado por su propio poder. Estos ángeles del cielo no traen ningún nuevo evangelio, sino recordar a las mujeres de las palabras de Cristo, y enseñarles la forma de aplicarlos v.8 Entonces ellas se acordaron de sus palabras: Las primeras señales de esperanza sonaron en los corazones de las mujeres cuando se acordaron de las palabras de Jesús. La tumba vacía, la presencia de ángeles, las palabras de los ángeles por si mismas no podían cambiar sus corazones, pero sus palabras podían cambiar y alegrar sus corazones.

¿Qué traes a memoria cuando pasas un momento difícil, cuando vez que estas llegando al final de mes y hay cuentas por pagar, la alacena tiene pocos vivieres, cuando las noticias no son tan buenas? ¿Qué traes a tu mente? Estas mujeres nos dan la respuesta: v.8 Entonces ellas se acordaron de sus palabras...

La resurrección es la garantía a cada una de las promesas que Cristo nos hizo, por eso decimos que es el amén del Padre.
 

2. Ha resucitado, porque testifica del inmenso poder de Dios mismo.

 


Creer en la resurrección es creer en Dios. Si Dios existe, y si Él creó el universo y tiene poder sobre él, entonces Él tiene el poder de levantar a los muertos. Si Él no tiene tal poder, Él no es un Dios digno de nuestra fe y adoración. Sólo Él, quien creó la vida, puede resucitar después de la muerte. Sólo Él puede revertir la atrocidad que es la muerte misma, y sólo Él puede quitar el aguijón que es la muerte y dar la victoria sobre la tumba (1 Corintios 15:54-57: Pero cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: DEVORADA HA SIDO LA MUERTE en victoria. 55 ¿DÓNDE ESTÁ, OH MUERTE, TU VICTORIA? ¿DÓNDE, OH SEPULCRO, TU AGUIJÓN? 56 El aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado es la ley; 57 pero a Dios gracias, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.). Al resucitar a Jesús de la tumba, Dios nos recuerda Su absoluta soberanía sobre la vida y la muerte.

El Apóstol Pablo estaba tan convencido de la resurrección que su pensamiento giraba en torno a esta verdad, porque es imposible ser salvos sino tenemos convicción de este asunto en Ro.10:9: que si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo; esta es la lección más relevante que hombre alguno puede asimilar es por esta razón que Pablo elabora de manera enfática que negar la resurrección de Cristo es negar toda la fe al punto que uno de esos encuentros por predicar de acerca del Cristo resucitado fue apedreado y arrastrado fuera de la ciudad de Iconio pensando que estaba muerto, pero rodeándole sus discípulos se levantó y entro a la ciudad de Derbe a fortalecer a los creyentes dándoles animo en la fe. Solo un hombre así con tal convencimiento en lo que decía pudo soportar cualquier circunstancia por muy difícil que fuese, incluyendo hasta la misma muerte.

¿Está usted convencido de que Jesús murió en la cruz y resucitó? ¿Qué siente al pensar en la muerte? ¿Está convencido de que Jesucristo es su Salvador personal? Hoy no tenemos por qué temer a la muerte, cuando Pablo predico a los griegos acerca de la resurrección ellos se burlaron, porque esta idea era algo ridículo ya que creían que la muerte era la liberación del alma de la cárcel del cuerpo, más para los que hemos creído en Cristo tan solo es el paso a un estado mejor, porque como dijo Pablo: "porque para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia", la muerte murió cuando Cristo resucitó, no tiene más poder, hemos abrazado una fe donde la tumba del quien hemos creído esta vacía, las demás tumbas están llenas de huesos muertos . Su Resurrección es evidencia de que es el Hijo de Dios, quien venció a la muerte. Porque Él vive, nosotros también seremos resucitados algún día y viviremos eternamente con Él.

3. Ha resucitado, porque es victoria triunfante y gloriosa en la vida del creyente.

 


El Señor Jesús les da una promesa a sus discípulos antes de ser arrestado en Jn.16:7 Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré ya que él no iba estar con ellos, le verían otra vez después de su resurrección, pero sólo temporalmente, este otro Consolador nos ha sido dado para seguir, encontrar, consolar, instruirnos y recordarnos todas las palabras que Jesús ha dicho. Tener al Espíritu Santo es tener a Jesús mismo.

Es este Espíritu quien lo levanto de los muertos y la palabra nos dice en Ro.8:11 ahora vive en ustedes; y así como Dios levantó a Cristo Jesús de los muertos, él dará vida a sus cuerpos mortales mediante el mismo Espíritu, quien vive en ustedes.

Ahora por el poder de su Espíritu que vive en el creyente tenemos una nueva vida conforme al Espíritu significa vivir una nueva calidad de vida en Cristo permitiendo que la vivamos donde estemos. Dentro del contexto de este capítulo palabras vida y muerte son la clave, Pablo entiende el "pecado", la "muerte" y la "carne" como fuerzas espirituales en el mundo, que llevan a las personas a actuar de formas contrarias a la voluntad de Dios y que producen caos, desespero, conflicto y destrucción en sus vidas y en sus comunidades. En contraste, vivir conforme al Espíritu significa hacer todo lo que traiga vida en vez de muerte. "Porque la mente puesta en la carne [nuestra costumbre antigua de juzgar] es muerte, pero la mente puesta en el Espíritu es vida y paz" (Ro 8:6). Poner la mente en el Espíritu significa buscar lo que puede traer más vida a cada situación. Y aún hay más ¡Él vendrá nuevamente! Los muertos en Cristo resucitarán primero, luego nosotros, los que hayamos quedados y vivamos para Su venida, seremos transformados y recibiremos nuevos cuerpos glorificados (1 Tesalonicenses 4:13-18).

-Un ejemplo excelente de esta realidad es la electricidad aunque se haya instalada en un edificio la red eléctrica, la corriente de electricidad puede ser interrumpida. Cristo, el Espíritu vivificante, se instaló en nuestro ser como electricidad celestial. No obstante, sólo una pequeña parte de nuestro ser le permite fluir libremente; la mayor parte no está abierto a Él, sino que lo estorba como puede ser en caso nuestras emociones constituyan un gran estorbo para Cristo. Por eso, le es difícil a Cristo impartirse como vida en nuestras emociones. Debemos orar: "Señor, toca mis emociones. Penetra mis emociones para que puedas impartirte como vida en ellas". Necesitamos esta clase de experiencia. No debemos tomar esto como una simple enseñanza o una mera doctrina; más bien, debemos ponerlo en práctica. Si lo practicamos, descubriremos que Cristo como vida está ahora en nuestro espíritu esperando la oportunidad para extenderse a cada área y rincón de nuestro ser. Él desea penetrar hasta las partes más recónditas de nuestro ser. Si nos abrimos a Cristo, Él se impartirá como vida aun a nuestros cuerpos mortales y hará de nosotros personas llenas de las riquezas de Su vida. Él llegará a ser en nosotros una vida cuádruple, logrando así que nuestro espíritu, nuestra mente y nuestro cuerpo sean vivientes.

En Juan 17:15 Jesús oró por nosotros: "No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal." El Espíritu Santo es la respuesta de Dios a la oración de Jesús. Esta es la victoria que como creyentes hemos obtenido debido a su resurrección.

Conclusión:

Son pocas las personas que ponen en duda la existencia de Jesús, pero muchas ponen por duda la evidencia de su resurrección porque desafía el entendimiento debido a que nunca se ha dado por hecho el que una persona haya regresado de entre los muertos, la resurrección de Cristo o la anástasis significa literalmente "acción de levantar o poner en pie", restauración de la vida, ¡ha resucitado! para ser transformados de manera radical. ¿Desea creer en Él hoy, arrepentirse de sus pecados y pedirle que le perdone?
 
 
Pastora: Myriam Vargas
Abril 12 de 2020

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.