Registrate para asistir a nuestras reuniones presenciales

Llegó el tiempo de reencontrarnos como Iglesia, por tal movito te invitamos a inscribirte a nuestros servicios presenciales los domingos a las 8:00 a.m. y 10:00 a.m, es un nuevo tiempo que Dios ha dispuesto para seguir alabando su nombre y siendo enseñados a través de su palabra congregados nuevamente como familia. INSCRIBETE AQUÍ.

No Se Trata De Sobrevivir, Sino De Prosperar

new log
Números: 14: 6 Y Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone, que eran de los que habían reconocido la tierra, rompieron sus vestidos, 7 y hablaron a toda la congregación de los hijos de Israel, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra en gran manera buena. 8 Si Jehová se agradare de nosotros, él nos llevará a esta tierra, y nos la entregará; tierra que fluye leche y miel. 9 Por tanto, no seáis rebeldes contra Jehová, ni temáis al pueblo de esta tierra; porque nosotros los comeremos como pan; su amparo se ha apartado de ellos, y con nosotros está Jehová; no los temáis. 10 Entonces toda la multitud habló de apedrearlos.
Estos son tiempos en que el ruido del pesimismo y la incredulidad son el común denominador, los medios de comunicación y las redes sociales solo hacen eco de todo lo que es negativo, incierto y poco alentador hacia el futuro, por no decir, que nadie dentro de las voces de respeto para el mundo, tiene un pensamiento diferente a vaticinar que lo que se acerca es una debacle universal. Lo cierto es que hay una voz que ha sido poco escuchada, aunque esta suena como un trueno en medio del ensordecedor aguacero de dificultades, muy pocos son los que notan su presencia, ella es la única que posee la autoridad para decir con absoluta certeza lo que vendrá, y definitivamente es la voz oficial a la que hay que prestar atención.

Números: 14: 6 Y Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone, que eran de los que habían reconocido la tierra, rompieron sus vestidos, 7 y hablaron a toda la congregación de los hijos de Israel, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra en gran manera buena. 8 Si Jehová se agradare de nosotros, él nos llevará a esta tierra, y nos la entregará; tierra que fluye leche y miel. 9 Por tanto, no seáis rebeldes contra Jehová, ni temáis al pueblo de esta tierra; porque nosotros los comeremos como pan; su amparo se ha apartado de ellos, y con nosotros está Jehová; no los temáis. 10 Entonces toda la multitud habló de apedrearlos. (Dios es el que mantiene en pie una nación)

Este pasaje nos muestra a dos hombres que intentaban levantar la voz de Dios en medio del caos que había surgido por el reporte que 10 espías habían traído sobre la tierra que el Señor les dijo que les entregaría. Este era un informe sesgado en el que hablaban de cosas negativas que aún no habían sucedido y que hasta ahora solo estaban en su mente, y que habían sido interpretadas desde una realidad distinta a la que se les había profetizado, no desde lo que Dios les había prometido, sino desde la carnalidad que les caracterizaba.

Josué y Caleb hicieron una lectura diferente que por poco les cuesta la vida. ¿Pero quién tenía la razón, los que más alto levantaban la voz, la multitud ensordecedora y aterrada o los que habían atesorado en su corazón las promesas Divinas? Hoy podríamos decir que la situación que se vive es muy similar y lo que está en juego es poder probarnos a nosotros mismos porque hemos vivido hasta ahora y porque seguiremos viviendo, si por la voz de muchos que solo saben comunicar incredulidad y producen desaliento o por la fe puesta en quien siempre nos ha mostrado un carácter inmutable.

Tenga cuidado a quien escucha

 

1. Frente a la adversidad hay que hacer una lectura a través de la fe y no a través del miedo.



Hace unos días atrás Dios me reafirmaba una convicción presente en mi corazón y es que no podemos dejarnos intimidar por un enemigo tan minúsculo, tal vez gigante frente a los ojos de nuestra humanidad, pero muy inferior, derrotado y despreciable frente a los ojos de Dios, sin la capacidad de infringirnos algún tipo de daño estando bajo la protección Divina.

Números 13: 31 Más los varones que subieron con Caleb, dijeron: No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros. 32 Y hablaron mal entre los hijos de Israel, de la tierra que habían reconocido, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra que traga a sus moradores; y todo el pueblo que vimos en medio de ella son hombres de grande estatura. 33También vimos allí gigantes, hijos de Anac, raza de los gigantes, y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos.

Este pasaje deja al descubierto un miedo generalizado en medio del pueblo, producto de las voces que se levantaron. El ruido de los diez espías les produjo un sentido de inferioridad ante lo que les representaba dificultad. Ellos se olvidaron del Dios que les abrió paso en medio del mar y borro de la fax de la tierra en un instante a faraón y su ejército.

Ahora, la escritura nos dice que: "Ellos hablaron mal de la tierra que habían reconocido", ósea que no hablaron la palabra de Dios, ellos no hablaron fe, hablaron miedo. Es por esto que hay que tener cuidado a quien escuchamos, de que nos alimentamos.

En los últimos días se ha dicho por parte de los analistas a través de los medios de comunicación, que lo peor está por venir, la pregunta que debemos hacernos es: ¿Para quién? Porque los hijos de Dios estamos cubiertos por su gracia. Nosotros solo estamos llamados a creer y obedecer a quien nos ha demostrado que sus Palabras están por encima de cualquier adversidad o dificultad, así que lo que debemos hablar en estos días es fe. Números 13:30 Entonces Caleb hizo callar al pueblo delante de Moisés, y dijo: Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos.

1 Samuel 17: 23 Mientras David hablaba con ellos, Goliat, el campeón filisteo de Gat, salió de entre las tropas filisteas. En ese momento, David lo escuchó gritar sus ya acostumbradas burlas al ejército de Israel. 24 Tan pronto como las tropas israelitas lo vieron, comenzaron a huir espantadas. 25 — ¿Ya vieron al gigante? —preguntaban los hombres—. Sale cada día a desafiar a Israel. El rey ha ofrecido una enorme recompensa a cualquiera que lo mate. ¡A ese hombre le dará una de sus hijas como esposa y toda su familia quedará exonerada de pagar impuestos! 26 David les preguntó a los soldados que estaban cerca de él: — ¿Qué recibirá el hombre que mate al filisteo y ponga fin a su desafío contra Israel? Y a fin de cuentas, ¿quién es este filisteo pagano, al que se le permite desafiar a los ejércitos del Dios viviente? 27 Estos hombres le dieron a David la misma respuesta. Le dijeron: —Efectivamente, esa es la recompensa por matarlo. 28 Pero cuando Eliab, el hermano mayor de David, lo oyó hablar con los hombres, se enojó. — ¿Qué estás haciendo aquí? —le reclamó—. ¿Qué pasó con esas pocas ovejas que se supone que deberías estar cuidando? Conozco tu orgullo y tu engaño. ¡Solo quieres ver la batalla! NTV

De ninguna manera podríamos decir que David era superior en su humanidad a su adversario, pero él no estaba viendo a través del temor, sino a través de la fe y es por esto que él pudo hacer una confesión desafiante y muy diferente a la del rey Saúl y su ejército.

¿Qué confesión sale por tu boca hoy? Esta siempre será producto de aquello a través de lo que estás haciendo una lectura de lo que acontece: si por el temor o por la fe.

Proverbios 10: 24 Lo que el impío teme, eso le vendrá; Pero a los justos les será dado lo que desean.
 

2. El ruido de la adversidad no puede ser la que condiciona nuestras decisiones y mucho menos nuestras acciones.

 

¿Qué es el ruido? Sonido inarticulado, sin ritmo ni armonía y confuso. Alboroto o mezcla confusa de sonidos.

Siempre se ha dicho que el peor momento para tomar decisiones es en medio de la crisis, pero esto se encuentra condicionado a la voz que estemos escuchando, porque si es la de los hombres, siempre será un alboroto, confusa, sin ritmo ni armonía, con sonidos que no se entienden bien y que procuran desajustar la visión y la fe de los hijos de Dios, generándoles temor. Pero si es la voz de Dios la que escuchamos, veremos con claridad el camino que debemos tomar, nuestras decisiones nos llevaran a avanzar, incluso prosperaremos en medio de la dificultad.

Números 14: 1 Entonces toda la congregación gritó, y dio voces; y el pueblo lloró aquella noche. 2 Y se quejaron contra Moisés y contra Aarón todos los hijos de Israel; y les dijo toda la multitud: ¡Ojalá muriéramos en la tierra de Egipto; o en este desierto ojalá muriéramos! 3 ¿Y por qué nos trae Jehová a esta tierra para caer a espada, y que nuestras mujeres y nuestros niños sean por presa? ¿No nos sería mejor volvernos a Egipto? 4 Y decían el uno al otro: Designemos un capitán, y volvámonos a Egipto.

Que alboroto el que causo el informe que trajeron 10 de los 12 espías, el ruido en ese momento debió ser infernal, unos gritaban, otros lloraban, se lamentaban de haber escuchado la voz de Dios, otros seguro corrieron a recoger sus cosas para volver a Egipto (Esto representa regresar a todas nuestras formas viejas de vida, abandonar la prudencia en Dios, para darle paso a la nuestra), se echaron a morir sin que nada aun hubiese sucedido, este momento fue crucial, este fue el día en que esta generación de Israelitas tomaron la peor decisión de toda su vida: No caminar en las Palabras de Dios y por tanto Jamás entrarían a la tierra prometida.

Solo el leer la realidad con los ojos de la fe y no a través de la boca de los demás, nos garantiza que tomaremos buenas decisiones, veremos oportunidades y no crisis. ¿Qué vieron Josué y Caleb, que no vieron los otros, todos habían pasado por la misma experiencia, estaban subidos en el mismo barco, pero estaban tomando decisiones muy diferentes?

Nuestras decisiones tienen que están amparadas en lo establecido por Dios en su Palabra, el miedo no puede ser el que condiciona nuestros siguiente movimiento, hay que pararse sobre la roca que no se mueve, no bajo los erráticos y bruscos movimientos que hace este mundo.

Génesis 12: 9 Y Abram partió de allí, caminando y yendo hacia el Neguev. 10 Hubo entonces hambre en la tierra, y descendió Abram a Egipto para morar allá; porque era grande el hambre en la tierra. Génesis 13: 1 Subió, pues, Abram de Egipto hacia el Neguev, él y su mujer, con todo lo que tenía, y con él Lot. La crisis hizo mover a Abraham, la hambruna, no la dirección de Dios y finalmente le todo retornar al mismo punto. Para poder avanzar y prosperar en la adversidad debemos atender exclusivamente la voz de Dios, hay que excluir por completo nuestra prudencia.
 

3. Lo que nos puede conducir a la derrota en medio de la adversidad es: la rebeldía hacia Dios producto del temor.

 


Debemos tomar en cuenta que si Dios dijo que era por allí, es porque es el único camino, cualquier otra decisión de nuestra parte, es rebeldía alentada por el temor. Dios siempre deja un solo camino a la vista, cualquier otro que tomemos será una manera de rebelarnos contra su Palabra.

Números 14:9 Por tanto, no seáis rebeldes contra Jehová, ni temáis al pueblo de esta tierra; porque nosotros los comeremos como pan; su amparo se ha apartado de ellos, y con nosotros está Jehová; no los temáis.

Caleb y Josué contrarío a sus otros diez acompañantes, animaron al pueblo a seguir adelante, a que abandonaran todo temor, y prosiguieran firmes con el plan que Dios había determinado. Él ya podía sentir en su paladar la leche y miel que fluía en esa tierra y que los haría prosperar grandemente. Hoy por lo hecho por Cristo en la cruz podemos probar la dulce Palabra de Dios que llenará nuestro corazón de la absoluta seguridad, que en la adversidad veremos la prosperidad.

Estas Palabras dichas por Caleb suenan a la voz Dios, como cuando Josué estuvo listo para introducir a la siguiente generación de los israelitas que salieron de Egipto a la tierra prometida: "Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas." (Josué 1: 9)

El amor de Dios tiene que echar fuera ahora todo temor, porque si no seremos erráticos en nuestras decisiones, empezaremos a dar vueltas en un desierto de dificultades y solo nos dedicaremos al igual que le pueblo de Israel a sobrevivir, no habrá ganancias en medio de este tiempo de adversidad.

Conclusión

Números 14: 6 Y Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone, que eran de los que habían reconocido la tierra, rompieron sus vestidos, 7 y hablaron a toda la congregación de los hijos de Israel, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra en gran manera buena. 8 Si Jehová se agradare de nosotros, él nos llevará a esta tierra, y nos la entregará; tierra que fluye leche y miel.

Aquí está la importancia de confesar creyendo lo mismo que Dios dice, porque es increíble pensar que de una multitud de seiscientos mil hombres, sin contar mujeres y niños que salieron de Egipto, solo dos lograron pasar al siguiente nivel de prosperar en el plan Divino, esto nos habla que el vencer la adversidad y usarla para avanzar en el propósito Dios es una decisión personal, los demás murieron en el desierto, tal cual sus bocas lo confesaron, pero Josué y Caleb prosperaron y vivieron para disfrutarlo. Este es un tiempo para hablar fe y para eso tienes que escuchar exclusivamente la Palabra de Dios.
 
 
Pastor: David Bayuelo 
Mayo 3 de 2020

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.