No hay crimen perfecto

No hay crimen perfecto - Gálatas 6:7-9Gálatas 6:7-9 No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. 6:8 Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.

Introducción

Una de las cosas a la que el apóstol Pablo le apuntaba al hablar a los Gálatas de las obras de la carne era el que no mal interpretaran y mal administraran la gracia que Dios había dispuesto para sus vidas, es por esta razón que el capitulo empieza diciéndoles que se mantengan firmes en la libertad con que Cristo los hizo libres, así que una recopilación detallada de las obras que no debía estar en ellos procuraba mantenerlos alejados de todo pecado que los condujera a sus inminentes consecuentes.

Estos tiempos no son diferentes a los que hacían que el apóstol Pablo mostrara su celo por aquellos que habían sido salvados por la palabra de vida, ya que al igual que hoy se levantaron doctrinas erradas que procuraban confundir y poner a recoger malas cosechas después de vivir la vida cristiana sin ningún tipo de responsabilidad.

A veces cuando a las personas se les predica de la gracia llegan a la conclusión errada que ya no hay nada que hacer, que Cristo lo hizo todo en la cruz del calvario y esto no es mentira, pero si lo recibimos de manera incompleta terminaremos viviendo bajo el libertinaje de las obras de la carne y no bajo el fruto incorruptible del Espíritu. Es cierto que Jesús ya pago por nuestros pecados pasados, presentes y futuros, pero el que aun no ha renovado su entender y consiente algún tipo de obra de la carne en él, es indiscutible que recibirá el perdón de Dios cuando se arrepienta, pero tendrá que recoger su cosecha de consecuentes. Esto lo advierte el apóstol Pablo cuando nos dice en: Gálatas 6:7 No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. 6:8 Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.

Hoy veremos en la escritura la vida de un hombre llamado David quien es el único que la palabra registra como quien poseía el corazón conforme al de Dios, pero que a pesar de ello tuvo que vivir la plenitud de su consecuente.

El creer que podemos vivir con liberalidad y que no habrá consecuentes en nuestras vidas es el peor error que podemos cometer.

Samuel 12:13 Entonces dijo David a Natán: Pequé contra Jehová. Y Natán dijo a David: También Jehová ha remitido tu pecado; no morirás. David tenía la idea equivoca de que no había dejado cabo suelto en el delito cometido, todo se había cumplido como lo había planeado y no habría manera aparente de que nadie se enterara de su falta, con lo que no contaba eran con los ojos del que todo lo ve. Ahora Dios en su infinita misericordia antes de aplicar su juicio dejaría al descubierta a través del profeta Natán la falta de este hombre. David en medio de la confrontación del profeta terminaría expresando un verdadero arrepentimiento al reconocer su pecado y esto le salvaría la vida, pero toda la cosecha de sus obras tendría que recogerlas a partir de ese día.

2 Samuel 12:5 Entonces se encendió el furor de David en gran manera contra aquel hombre, y dijo a Natán: Vive Jehová, que el que tal hizo es digno de muerte. 12:6 Y debe pagar la cordera con cuatro tantos, porque hizo tal cosa, y no tuvo misericordia. En este pasaje notamos la dureza de las palabras de David y el juicio claro y contundente que determina para el hombre que hizo lo que el profeta le había narrado, con lo que no contaba era que la confrontación que recibiría lo colocaría en los zapatos de este hombre malvado. Esto nos deja ver que muchas veces cuando tratamos con dureza a alguien por su pecado y nos olvidamos que antes de juzgarlo debemos restaurarlo, lo más seguro es que nos identifiquemos con la falta que estamos señalando. (Muchas veces nos vemos en nuestro propio espejo)

David establecería el orden de su propio consecuente, Dios lo libraría por su arrepentimiento de la muerte, pero tendría que pagar con cuatro tantos. Jesús nos dijo: Mateo 7:1 No juzguéis, para que no seáis juzgados. 7:2 Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido.

Consecuencias del pecado de David:
A. Blasfemaron en contra del nombre de Jehová. 12:14 Más por cuanto con este asunto hiciste blasfemar a los enemigos de Jehová, el hijo que te ha nacido ciertamente morirá.

B. El fruto se perdió. El niño murió. 1 Samuel 12:19 Mas David, viendo a sus siervos hablar entre sí, entendió que el niño había muerto; por lo que dijo David a sus siervos: ¿Ha muerto el niño? Y ellos respondieron: Ha muerto.

C. Ammón violo a su hermana Tamar después de engañarla. (Cuidado con el concejo de los amigos que nos muestran el camino al pecado "Jonadab era hombre muy astuto") 2 Samuel 13:10 Entonces Amnón dijo a Tamar: Trae la comida a la alcoba, para que yo coma de tu mano. Y tomando Tamar las hojuelas que había preparado, las llevó a su hermano Amnón a la alcoba. 13:11 Y cuando ella se las puso delante para que comiese, asió de ella, y le dijo: Ven, hermana mía, acuéstate conmigo. 13:12 Ella entonces le respondió: No, hermano mío, no me hagas violencia; porque no se debe hacer así en Israel. No hagas tal vileza. 13:13 Porque ¿adónde iría yo con mi deshonra? Y aun tú serías estimado como uno de los perversos en Israel. Te ruego pues, ahora, que hables al rey, que él no me negará a ti. 13:14 Mas él no la quiso oír, sino que pudiendo más que ella, la forzó, y se acostó con ella.

D. La espada siempre estuvo presente en su casa. Absalón mato a Amón. 2 Samuel 13:29 Y los criados de Absalón hicieron con Amnón como Absalón les había mandado. Entonces se levantaron todos los hijos del rey, y montaron cada uno en su mula, y huyeron.

E. Su hijo Absalón se acostó en el terrado del palacio y a la vista de todo el pueblo con las concubinas de su padre. 2 Samuel 16:21 Y Ahitofel dijo a Absalón: Llégate a las concubinas de tu padre, que él dejó para guardar la casa; y todo el pueblo de Israel oirá que te has hecho aborrecible a tu padre, y así se fortalecerán las manos de todos los que están contigo.

F. Su hijo Absalón lo persigue para darle muerte. 2 Samuel 17:1 Entonces Ahitofel dijo a Absalón: Yo escogeré ahora doce mil hombres, y me levantaré y seguiré a David esta noche, 17:2 y caeré sobre él mientras está cansado y débil de manos; lo atemorizaré, y todo el pueblo que está con él huirá, y mataré al rey solo.

G. Su hijo Absalón fue muerto por uno de sus oficiales quien contradijo su orden. 2 Samuel 18:5 Y el rey mandó a Joab, a Abisai y a Itai, diciendo: Tratad benignamente por amor de mí al joven Absalón. Y todo el pueblo oyó cuando dio el rey orden acerca de Absalón a todos los capitanes. 2 Samuel 18:14 Y respondió Joab: No malgastaré mi tiempo contigo. Y tomando tres dardos en su mano, los clavó en el corazón de Absalón, quien estaba aún vivo en medio de la encina.

Esto no nos deja ninguna duda que toda obra de la carne trae consigo una enorme cosecha de consecuentes. Una sola noche de pasión conduciría a David a una terrible cadena de sucesos desafortunados.

Proverbios 6:27 ¿Tomará el hombre fuego en su seno Sin que sus vestidos ardan? 6:28 ¿Andará el hombre sobre brasas Sin que sus pies se quemen?

El arrepentirnos lo más pronto posible de nuestras faltas nos permitirá el cortar con el recoger una cosecha abundante.

2 Samuel 11:4 Y envió David mensajeros, y la tomó; y vino a él, y él durmió con ella. Luego ella se purificó de su inmundicia, y se volvió a su casa. Samuel 11:13 Y David lo convidó a comer y a beber con él, hasta embriagarlo. Y él salió a la tarde a dormir en su cama con los siervos de su señor; mas no descendió a su casa. Samuel 11:15 Y escribió en la carta, diciendo: Poned a Urias al frente, en lo más recio de la batalla, y retiraos de él, para que sea herido y muera.

Si le damos al pecado un centímetro el se tomara un kilometro. Se dice que David estuvo en pecado entre 12 y 14 meses, pero veamos lo que fue produciendo el que no se arrepintiera de su pecado. Primero paso por la lujuria, luego se sentó en la mentira y el engaño, para terminar convirtiéndose en un homicida. Cuando no nos arrepentimos de nuestro pecado con prontitud terminaremos sembrando más y más una terrible cosecha que nos producirá un incontable número de consecuentes.
Si hay cosas ocultas en nuestro corazón no nos olvidemos que Dios todo lo ve y una carrera a su presencia para expresar arrepentimiento con toda seguridad nos librara de cosechar terribles consecuentes.

Hay que tener cuidado con esa idea de que como Jesús nos dio el perdón por nuestros pecados pasados, presentes y futuros no tenemos por qué ir a pedir perdón a Dios. La biblia nos dice en 1 Juan 1:9 que Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. Hay que ir con Dios y confesar nuestras faltas para poder recibir su perdón.

Cuidado con el orgullo. No sé si ha pensado que la historia del la humanidad hubiese sido otra sino Adán y Eva no se hubieran presentado delante del Señor con orgullo, ya que contario a David ellos procuraron justificarse al punto que Dios termino siendo el culpable de la equivocación que habían cometido. Hay que abandonar el orgullo que nos lleva a continuar justificando nuestras faltas, por que le garantizo que si esta es nuestra actitud nunca podremos recoger una cosecha diferente a la que hasta ahora hemos cosechado.

Hay quienes decimos pero yo no he visto los consecuentes de mi falta; Bueno pregúntese que tan maravilloso es vivir recordando que hay una mancha en su vida, o la falta de paz, o su enemigo con una acusación constante, o el no sentirse enteramente libre para acercarse a Dios.

Job 4:8 Como yo he visto, los que aran iniquidad y siembran injuria, la siegan. Proverbios 22:8 El que sembrare iniquidad, iniquidad segará, Y la vara de su insolencia se quebrará. Oseas 8:7 Porque sembraron viento, y torbellino segarán. Debemos saber que las leyes funcionan para todos, así creamos en ellas o no, lo que le puedo decir con seguridad es que Dios no será jamás burlado y lo que sembramos finalmente lo cosecharemos.

El que Dios no nos libre del consecuente es un recordatorio para no volver a caer en lo mismo.

2 Samuel 14:21 Entonces el rey dijo a Joab: He aquí yo hago esto; ve, y haz volver al joven Absalón. 14:22 Y Joab se postró en tierra sobre su rostro e hizo reverencia, y después que bendijo al rey, dijo: Hoy ha entendido tu siervo que he hallado gracia en tus ojos, rey señor mío, pues ha hecho el rey lo que su siervo ha dicho. 14:23 Se levantó luego Joab y fue a Gesur, y trajo a Absalón a Jerusalén. David mando a traer a su hijo Absalón del exilio pero nunca lo sometió a represaría por lo que había hecho, solo se mantuvo alejado de él por tres años, esto llevaría a Absalón a no tener conciencia de su pecado llevándolo a degenerar incluso en hacer las cosas más bajas y sucias en contra de su propio padre.

Hay quienes vivimos consintiendo las cosas que nuestros hijos hacen hiendo en contra de la misma naturaleza de Dios como Padre, el problema es que tarde o temprano ellos cosecharan cada cosa que han sembrado y nosotros no tendremos nada que hacer.

1 Samuel 3:12 Aquel día yo cumpliré contra Elí todas las cosas que he dicho sobre su casa, desde el principio hasta el fin. 3:13 Y le mostraré que yo juzgaré su casa para siempre, por la iniquidad que él sabe; porque sus hijos han blasfemado a Dios, y él no los ha estorbado. Los hijos de Eli morirían y tras ellos él como consecuencia de todo el pecado que hicieron delante de Jehová creyendo que podría ser burlado. Su padre, el profeta no les pondría a vivir los consecuentes de sus acciones así que a Dios le correspondería el permitir que recogieran su cosecha.

Hebreos 12:5 y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo: Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, Ni desmayes cuando eres reprendido por él; 12:6 Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo. Todo lo que paso antes de conocer a Dios quedo atrás, pero todo lo que usted hace conociéndole a Él siempre, pero siempre dará cosecha y ojala esta sea de bendiciones y no maldiciones para nuestras vidas.

Nosotros como iglesia necesitamos el temor de Dios para no pecar.

Conclusión

Un ladrón entro en una casa a robar, la policía llegó a tiempo y lograron apresarlo, cuando llegaron a la comisaria los policías le dijeron que tenían dos noticias para darle, una buena y una mala, el pidió que le dijeran la buena y esta era que sería liberado por qué no quisieron levantar cargos contra él y luego pidió la mala y esta era que la casa a la que había entrado era la de la mamá del mafioso más peligroso de todo el país.

Toda acción tendrá una reacción, Toda siembra tendrá una cosecha, Todo pecado tendrá un consecuente. Así que no se nos olvide que el que duerme con perro amanece con pulgas.
 
Pastor: David Bayuelo
3 de Marzo de 2013

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.