Agarrados de nuestro bordón

Agarrados de nuestro bordón - Marcos 6:8-9Marcos 6:8-9 Y les mandó que no llevasen nada para el camino, sino solamente bordón; ni alforja, ni pan, ni dinero en el cinto, sino que calzasen sandalias, y no vistiesen dos túnicas.

Jesús establecería una condición para sus discípulos y es que no llevaran nada al viaje misionero que ahora emprenderían, lo increíble de ello es que esto no respondía a ninguna lógica, ya que lo mínimo que podría darles seguridad de que cumplirían su propósito serian las provisiones que pudieran llevar.

En este pasaje hay un detalle en medio de la indicación que Jesús les da y es que ellos podrían llevar un solo elemento y este era el bordón, lo que perseguiremos hoy es entender porque este si estaba como una provisión necesaria, ¿Qué representaba?

Cuando leemos el libro de Hechos descubrimos a los apóstoles efectuando la misión encomendada por el Señor Jesús, nunca los encontramos afanados o ansiosos por ningún tipo de bien o el suplir de sus necesidades, esto es muy contrario a lo que vemos que ocurrió en distintas ocasiones; como cuando Jesús les pregunto que le darían de comer a las multitudes o la ocasión cuando hallaron que habían olvidado el pan, ¿qué paso en su vidas que los llevo a tener tal convicción al perseguir cumplir el mandato de Jesús? (Marcos 8: 4 y 16) Sin ninguna duda lo más relevante fue el recibir al Espíritu Santo y vivir persiguiendo la constante llenura de Él, a partir de allí expresarían una total y completa dependencia de Dios.

Solo el vivir llenos de su Espíritu nos hará concentrarnos en su propósito olvidando por completo de las añadiduras.

Hechos 3:5 Entonces él les estuvo atento, esperando recibir de ellos algo. 3:6 Mas Pedro dijo: No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda. Cuando leemos esta frase creemos que la respuesta del apóstol fue una manera de traer el milagro sobre la vida de este hombre, pero lo cierto es que ellos cumpliendo al pie de la letra lo encomendado por su Maestro no poseían más que la llenura del Espíritu Santo para poder tener toda la provisión que pudieran necesitar, de hecho no solo para ellos, sino para repartir como Jesús lo hizo el día que multiplico los panes y los peces. Su firme determinación solo probaba la confianza y dependencia que tenían en el Dios que los había llamado a cumplir con una misión.

2 Reyes 4:38 Eliseo volvió a Gilgal cuando había una grande hambre en la tierra. Y los hijos de los profetas estaban con él, por lo que dijo a su criado: Pon una olla grande, y haz potaje para los hijos de los profetas. 4:39 Y salió uno al campo a recoger hierbas, y halló una como parra montés, y de ella llenó su falda de calabazas silvestres; y volvió, y las cortó en la olla del potaje, pues no sabía lo que era. 4:40 Después sirvió para que comieran los hombres; pero sucedió que comiendo ellos de aquel guisado, gritaron diciendo: ¡Varón de Dios, hay muerte en esa olla! Y no lo pudieron comer. 4:41 El entonces dijo: Traed harina. Y la esparció en la olla, y dijo: Da de comer a la gente. Y no hubo más mal en la olla. 4:42 Vino entonces un hombre de Baal - salisa, el cual trajo al varón de Dios panes de primicias, veinte panes de cebada, y trigo nuevo en su espiga. Y él dijo: Da a la gente para que coma. 4:43 Y respondió su sirviente: ¿Cómo pondré esto delante de cien hombres? Pero él volvió a decir: Da a la gente para que coma, porque así ha dicho Jehová: Comerán, y sobrará. 4:44 Entonces lo puso delante de ellos, y comieron, y les sobró, conforme a la palabra de Jehová. Eliseo conocía el valor que tenía el que el Espíritu de Dios estuviera sobre él, porque en cada dificultad o necesidad de provisión el podría tener acceso a los recursos ilimitados de Dios a través de su Espíritu.

De igual manera cuando nosotros le otorgamos el valor a la llenura del Espíritu Santo estaremos seguros que nada nos faltara y mucho menos nos detendremos ante ningún obstáculo mientras perseguimos cumplir el propósito de Dios.

Las añadiduras siempre deberán ser el consecuente de una vida llena con el Espíritu Santo y no el producto escaso de nuestro arduo trabajo.

Añadidura desde el Hebreo es la palabra Loyá que significa Adorno, guirnalda. Y desde el Griego es: protídsemi cuyo significado es Colocar adicionalmente, anexar.

Mateo 6:27 ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo? 6:33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Lo que el Señor Jesús nos quiere decir es: que si hemos escogido servir a Dios y ponemos en Él toda nuestra confianza, lo que sigue como consecuente natural es el desechar toda ansiedad acerca de las cosas añadidas para la vida. Jesús nos prohíbe esa ansiedad perturbadora, que nos quita el gozo del Señor, la paz del Espíritu, el sueño reparador y el disfrute de las constantes bendiciones que recibimos de Dios. Toda su enseñanza lo que persigue descubrir es el verdadero fondo del afán y la ansiedad y este es la falta de fe. Estar ansioso equivale a dudar de la fidelidad de Dios, de sus promesas, o de la bondad y sabiduría de la Divina providencia. Aquí hallamos la demanda de un gran deber, "buscar primeramente el Reino de Dios y su Justicia" Esta sin lugar a dudas es la prioridad establecida por Dios que nos quitara la ansiedad y el afán atormentadores por las cosas temporales y que fue la ruta encontrada por todos los discípulos de Cristo para vivir en una constante paz a pesar de la crudeza de las circunstancias.

Hageo 1:5 Pues así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad bien sobre vuestros caminos. 1:6 Sembráis mucho, y recogéis poco; coméis, y no os saciáis; bebéis, y no quedáis satisfechos; os vestís, y no os calentáis; y el que trabaja a jornal recibe su jornal en saco roto. Israel había vuelto del exilio y Dios les había encomendado como primera tarea el que reedificaran su casa, ellos la comenzarían para luego abandonarla, ya que empezaron a concentrarse en el esfuerzo que podían hacer por sí mismo para alcanzar las añadiduras, así que el Señor les mostraría a través del profeta lo estéril que sería su esfuerzo.

Solo en el reposo que produce la llenura del Espíritu Santo encontraremos la respuesta abundante que representa la santa provisión de Dios para nuestras vidas. Dios no dispuso el dejarnos en esta tierra cumpliendo una misión pasando angustia y necesidad, definitivamente hay que pensar menos y orar más.

Entre más consientes nos hacemos de nuestra naturaleza espiritual menos perseguiremos las añadiduras, sintiendo una profunda necesidad por ser llenos del Espíritus Santo.

Juan 4:31 Entre tanto, los discípulos le rogaban, diciendo: Rabí, come. 4:32 El les dijo: Yo tengo una comida que comer, que vosotros no sabéis. 4:33 Entonces los discípulos decían unos a otros: ¿Le habrá traído alguien de comer? 4:34 Jesús les dijo: Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra. El Señor Jesús tenía plena conciencia de quien era Él y la misión que había venido a cumplir de parte de su Padre, es por esta razón que mientras los discípulos le daban la mayor relevancia a ciertas cosas terrenales, Él no perdía la perspectiva correcta del orden de sus prioridades. Al igual que Jesús nosotros hemos sido llamados a dos cosas que solo alcanzaremos a través de la llenura del Espíritu Santo: Hacer la voluntad de nuestro Padre y cumplir la comisión que se nos ha encomendado.

Lucas 12:15 Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia; (este es el Afán desordenado de poseer riquezas para atesorarlas) porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee. 12:16 También les refirió una parábola, diciendo: La heredad de un hombre rico había producido mucho. 12:17 Y él pensaba dentro de sí, diciendo: ¿Qué haré, porque no tengo dónde guardar mis frutos? 12:18 Y dijo: Esto haré: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes; 12:19 y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, egocíjate. 12:20 Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? 12:21 Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios.

Este hombre estaba tan consciente de esta vida terrenal y de sus deleites, pero tan alejado de lo que realmente tenía valor. Esta es la mejor trampa de nuestro enemigo, alejarnos de todo aquello que nos brinda dependencia de nuestro Padre, en este caso específico la constante llenura de su Espíritu para meternos en una carrera desesperada de afanes y ansiedades. Meditemos por un momento en aquello en lo que invertimos nuestro tiempo, talentos y tesoros, porque sin ninguna duda tendremos que saber ese se ha convertido en nuestro Dios.

En una ocasión un hombre muy rico que vivía en los Estados Unidos había escuchado de un francés que caminaba la cuerda floja. Este hombre tenía la fama de caminar la cuerda floja a grandes alturas con los ojos vendados empujando una carretilla; pero esto era algo que el americano no podía creer. El americano entonces le escribió y le dijo: no creo para nada que tu fama sea verdad; no creo que exista una persona que pueda hacer lo que se te acredita. Sin embargo; te ofrezco un millón de dólares para que vengas a los Estados Unidos, y realices tu acto por encima de las cataratas del Niágara desde el Canadá hasta Nueva York. El francés inmediatamente respondió que sí.

Llego el día de la actuación, y muchos se reunieron para ver este acto tan peligroso. El francés subió a la cuerda floja, le vendaron los ojos, y comenzó a caminar empujando la carretilla, mientras que el americano observaba todo y le esperaba en la otra punta de la cuerda. Todos se quedaron fascinados al ver con la agilidad que este hombre caminaba, y pronto atravesó de un lado al otro sin problema alguno.

Al llegar al otro lado se dirigió al americano y le dijo: ¿crees que puedo hacer esto? A lo que el americano le respondió. Te acabo de ver con mis propios ojos, esto fue algo impresionante. A lo que el francés contesto: no, no, ¿crees que puedo hacer esto? A lo que el americano contesto: todos aquí vimos lo que hiciste, fue algo genuinamente digno de apreciar. A lo que el francés le contesto: ¿pero crees que puedo hacer esto? Y el americano contesto, lo acabo de presenciar con mis ojos, claro que lo creo. A lo que el francés le contesto: entonces súbete a la caretilla para que regreses con migo al otro lado.

Dios hoy nos dice súbete que yo te pasare al otro lado, pero a pesar de las grandes maravillas vistas en nuestras vidas a través de su Espíritu aun no tememos el valor de reposar y ser guiados enteramente por Él.

Recordemos que nuestra pregunta a responder es; ¿porque lo único que Dios les permitió llevar era un bordón? Y la respuesta es; porque cada vez que ellos lo vieran recordarían que su dependencia absoluta debía ser completamente de Dios. Bordón es la palabra hebrea Mishénet, que significa respaldo, sostén. El diccionario la define como: Persona que guía y sostiene a otra. Y en nuestro caso esta labor solo y exclusivamente la hace Dios a través de su Espíritu Santo.
 
Pastor: David Bayuelo
24 de Marzo de 2013

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.