Descubriendo nuestra identidad

Descubriendo nuestra identidad - San Juan 14:8-9Escuchar audio de esta predica Génesis 1:26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Juan 14:8-9 Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta. Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?

La palabra identidad procede del latín identitas, y esta es el conjunto de los rasgos propios de un individuo o de una comunidad. Estos rasgos caracterizan al sujeto o a la colectividad frente a los demás. La identidad también es la conciencia que una persona tiene respecto de sí misma y que la convierte en alguien distinto a los demás. Aunque muchos de los rasgos que forman la identidad son hereditarios o innatos, el entorno ejerce una gran influencia en la conformación de la especificidad de cada sujeto; por esta razón tienen validez expresiones tales como "estoy buscando mi propia identidad".

Cuando leemos los evangelios si hay algo que Jesús procuro a través de su interacción con los discípulos fue el otorgarles una identidad, queda claro que a pesar de sus múltiples equivocaciones ellos lograron alcanzar una excelente identificación al punto que las personas los reconocían con facilidad como sus seguidores y así quedó evidenciado en Mateo 26:73 cuando nos dice que: Un poco después, acercándose los que por allí estaban, dijeron a Pedro: Verdaderamente también tú eres de ellos, porque aun tu manera de hablar te descubre.

Cuando llegamos al Señor lo que en ese momento debemos emprender es un claro proceso en el que nuestro objetivo es alcanzar una clara identificación como discípulos de Jesús, nosotros venimos de caracterizar muy bien al mundo y por desgracia a aquel que era nuestro padre, pero a hora todos nuestros rasgos, aquellos que nos distinguirán de los demás y que hablaran de la cimiente que procedemos, deberán ser iguales al que nos levanto de los muertos para darnos vida juntamente con él. Desde lo primordial que es nuestra fe, hasta lo más simple como lo puede ser nuestra manera de hablar nos deberán identificar como discípulos de Cristo.

Si leemos con detenimiento el Señor Jesús cuando nos deja la gran comisión Él nos entrega un objetivo específico: "Id y haced discípulos", el claramente nos estaba encomendado el que fuéramos por los perdidos, pero más allá el que ellos terminaran alienados enteramente con lo que Él es, primero: con la expresión viva de su palabra a través de nuestro ejemplo y segundo: enseñando cada principio establecido en la escritura que describe a nuestro Padre.

Cuando llegamos al Señor nuestra entera búsqueda debe estar ceñida a alcanzar una clara identificación con Él.

Mateo 11:29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; 11:30 porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.

Jesús en este pasaje está pidiendo que aprendamos de Él y nos deja un mensaje claro; el jamás nos dijo que ser su seguidor sería difícil, contrarió a ello descubrimos a través de su invitación que su yugo es fácil y ligera su carga. En otras palabras el contrasta la pesada carga que produce el identificarse con el mundo y el legalismo de la religión y nos llama a una relación abierta, libre y leal que representa su yugo y por otro lado el cumplimiento de la ley a través de él, que representa su carga. Ahora, la palabra Fácil proviene del griego Chestos: ella denota lo que es útil, agradable, bueno, confortable, cómodo y servible. El identificarse con el mundo y el sistema religioso era una carga severa, pero contario a esto el hacerlo con Jesús, no enfada, por que se construye sobre una relación personal con Dios a través del Espíritu Santo que mora en nosotros.

Así que desde esta perspectiva el alcanzar una correcta identificación con nuestro Padre en el orden de nuestra nueva naturaleza está enmarcado en una relación personal con él, entre más nos acercamos a la luz más nos pareceremos a ella.

Dios no dejo nada al azar en la persona de Cristo, así que hasta nuestra identidad sería definida a través de su sacrificio.

Romanos 6:10 Porque en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas; mas en cuanto vive, para Dios vive. 6:11 Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.

El apóstol Pablo nos muestra como a través de la muerte del Señor Jesús abandonamos nuestra identificación con el pecado al morir juntamente con él en la cruz del calvario para darle paso a identificarnos ahora con Dios.

Dios nos dio la capacidad a través de su sacrificio de no ser meros oidores sino hacedores de su palabra, esto será lo que nos otorga una identificación clara de que somos sus hijos. Jesús dijo en Mateo 12:50 Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, y hermana, y madre. Esto nos da una verdadera muestra de consanguinidad.

El identificarnos con Dios a través de su palabra nos dará la madurez necesaria que caracteriza a un discípulo de Cristo.

Hebreos 5:12 Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido. Nótese que el apóstol describe que ellos deberían ser ya maestros y esto solo se logra a través del alimento sólido, recordemos que Romanos nos dice que la fe viene por el oír y el oír por la palabra de Dios y la exhortación de Pablo va dirigida a que ellos han sido negligentes para oír la palabra, retrasándose en la aspiración que debe tener todo discípulo de Cristo; convertirse en maestro.

Hoy encontramos en la iglesia de Dios mucha inmadurez, personas que a pesar del tiempo que ha transcurrido en su vidas, aun continúan con actitudes que solo muestran un carácter infantil y esto lo que deja al descubierto es la falta de intimidad a través de la palabra que es la única que a través del renovar de nuestro entendimiento nos transforma y nos alinea con las características claras que identifican a nuestro Maestro. El comportarnos como niños nos aleja del anhelo que debe tener todo cristiano: convertirse en un maestro para otros comenzando con acciones que expresen madurez y que a través de ellas describen la palabra. Hoy lamentablemente hay más personas deseando no acercarse al evangelio por las pésimas enseñanzas que reflejan nuestras vidas que las que quieren hacerlo por nuestro buen ejemplo. (Charla con el español)

Nuestro enemigo buscara desvirtuar nuestra identidad a través de verdades a medias, el conocer la palabra de Dios es fundamental.

Recuerde que las verdades a medias no existen todas son mentira.

Mateo 4:3 Y vino a él el tentador, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan. Lo que le otorgo identidad a Jesús como hijo de Dios fue su palabra, así que lo que nos otorga identidad como hijos de Dios es entera y completamente su palabra.

Efesios 4:14 para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, 4:15 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo,

1 Pedro 2:1 Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.
Nuestro enemigo siempre procurara el atacar nuestra identidad eso nos hace vulnerable a su pensamiento.

Dios no es relativo Él es absoluto

No podemos vernos a través de la fe imperfecta sino a través de la perfección de Dios.

El cristiano que descubre su identidad y vive conforme a ella sabe de qué cosas tiene necesidad.

Necesidad de orar en todo tiempo: Efesios 6:18 orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos.
Necesidad de leer y meditar en la palabra: Josué 1:8 Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.
Necesidad de congregarse: Hebreos 10:25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

Necesidad de dar: Malaquías 3:10 Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.

Necesidad de cumplir los estatutos de Dios: Juan 14:21 El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él.

Para nosotros estas acciones deben ser tan naturales y deben representar tal necesidad como lo es el agua a los peces.

Aunque usted o yo tengamos algunos limitantes aun en nuestro carácter la verdad de Dios está por encima de eso y esta es la única ruta para que las personas puedan tener y forjarse en ellas la imagen correcta. (David y su gente Joab no se sujeto a su orden) Recuerde nosotros no somos lo que decimos sino lo que hacemos y esto nos otorga de principio a fin una responsabilidad más alta.
 
Pastor: David Bayuelo
5 de Mayo de 2013

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.