Un destino claro

Escuchar predica en línea: Un destino claro - Génesis 1:12Escuchar audio de esta predica Génesis 1:12 Produjo, pues, la tierra hierba verde, hierba que da semilla según su naturaleza, y árbol que da fruto, cuya semilla está en él, según su género. Y vio Dios que era bueno.

El rey Saúl con desespero quiso saber por sueños, por Urim, o por profeta lo que Dios había determinado para él en su próxima batalla y al ver que no llegaba la respuesta, su agonía termino vulnerando una vez más un edicto establecido por Dios y que incluso había sido decretado por el entre el pueblo ya que finalmente correría a una adivina dado el vacío en el que se encontraba su futuro.

El más grande problema que poseía Saúl era su desconocimiento entero de la palabra de Dios, ya que si él hubiese escuchado con atención hubiera vivido con la seguridad de lo que el Señor había decretado para él. Solo siete días después de haber recibido su llamado como rey, ya estaba cometiendo el error que le daría fin al trono que apenas comenzaba, ósea un error que nos solo lo perjudicaría a él sino a las generaciones por venir. 

En estos días leí una frase en las redes sociales que expresaba inseguridad en el perfil de alguien que conozco, esta dejaba ver como si las cosas de su vida estuviesen ligadas al azar de las circunstancias. Y es triste pensar que Dios nos haya montado en una embarcación sin carta de navegación, como si las olas determinaran nuestro destino y así todos los días respondieran a un porvenir no determinado.

El pasaje de nuestro estudio habla de hierba, árboles y semillas, los tres según lo que la palabra nos muestra por este pasaje parece que responden a un futuro y en ellos no hay ninguna duda que se cumplirá, la hierba dará semilla según su naturaleza, el árbol dará fruto según su género y la semilla preservara el sentido del propósito de este árbol. De ninguna manera ninguno de ellos mostrara duda e indecisión en vivir por aquello para lo que fueron creados ya que la vida de Dios su palabra está impreso en ellos desde la creación.

La madurez nos lleva a no vivir una vida improvisada sino dirigida conforme al propósito dispuesto por Dios.

1 Corintios 14:20 Hermanos, no seáis niños en el modo de pensar, sino sed niños en la malicia, pero maduros en el modo de pensar.

El diccionario de la Real Academia Española señala tres usos del término madurez: un cierto estado de las frutas; el juicio prudente o sensato; y la edad de un individuo que disfruta plenamente de sus capacidades y que todavía no alcanzó la ancianidad y desde el griego: es la palabra Téleios que significa: completo, perfecto.

En días pasados hablábamos que la madurez solo se puede obtener a través del conocimiento de la palabra, ya que ella es la que determina los pasos en nuestras vidas y el tomarla como el concejo activo de Dios nos sacara de la inseguridad de lo porvenir, para vivir en la fe segura de lo que Dios tiene para nosotros, quien no conoce el pensamiento de Dios siempre claudicara entre dos aguas y poseerá una idea nada clara de su futuro. Como veíamos en nuestra introducción el rey Saúl fue un ejemplo claro de esto.

¿Sabía que la mayaría de las personas que se suicidan lo hacen porque responden a la agonía de la incertidumbre de lo que depara su futuro? 1 Samuel 31:4 Entonces dijo Saúl a su escudero: Saca tu espada, y traspásame con ella, para que no vengan estos incircuncisos y me traspasen, y me escarnezcan. Mas su escudero no quería, porque tenía gran temor. Entonces tomó Saúl su propia espada y se echó sobre ella.

Nosotros debemos tener la seguridad que la intención de Dios está en cada semilla, y si tan solo nos exponemos a los designios continuos de su palabra el producto final de nuestras vidas será el pleno cumplimiento de su propósito. No perseguimos el descubrir nuestro futuro, sino responder al sentido que Dios coloco en nosotros al crearnos y esto nos llevara con toda seguridad a ser completos y perfectos.

La madurez nos mantiene parados en lo que creemos sin movernos no importando las dificultades o circunstancias.

Efesios 4:13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; 4:14 para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error,

Note este detalle, una característica que tienen los niños son sus fluctuaciones; en un momento desea una cosa pero a otro ya la desecha, o por un instante tiene una idea de si mimo y al otro momento ya esa idea ha desaparecido, incluso cuando se le pregunta que desea ser; por lo regular son muchas cosas al tiempo.

Hay malos y buenos ejemplos en las escrituras. Génesis 12:9 Y Abram partió de allí, caminando y yendo hacia el Neguev. 12:10 Hubo entonces hambre en la tierra, y descendió Abram a Egipto para morar allá; porque era grande el hambre en la tierra. 13:1 Subió, pues, Abram de Egipto hacia el Neguev, él y su mujer, con todo lo que tenía, y con él Lot.

Génesis 26:1 Después hubo hambre en la tierra, además de la primera hambre que hubo en los días de Abraham; y se fue Isaac a Abimelec rey de los filisteos, en Gerar. 26:2 Y se le apareció Jehová, y le dijo: No desciendas a Egipto; habita en la tierra que yo te diré. 26:3 Habita como forastero en esta tierra, y estaré contigo, y te bendeciré; porque a ti y a tu descendencia daré todas estas tierras, y confirmaré el juramento que hice a Abraham tu padre.

Hechos 26:21 Por causa de esto los judíos, prendiéndome en el templo, intentaron matarme. 26:22 Pero habiendo obtenido auxilio de Dios, persevero hasta el día de hoy, dando testimonio a pequeños y a grandes, no diciendo nada fuera de las cosas que los profetas y Moisés dijeron que habían de suceder. Pablo en este pasaje esta frente al rey Agripa, ya que ha apelado ver al Cesar, hasta ese momento han sido muchas las dificultades que ha afrontado y el solo retractarse de su apelación lo llevaría a alejarse de su sufrimiento, pero finalmente a él no le importa porque había entendido la intención de Dios puesta en él cuando lo llamo como su apóstol.

Pedro termino negando a Jesús ante la adversidad y el resto de sus discípulos se dispersaron, ninguno de ellos tenía claro el sentido impreso por Dios para sus vidas.

Es increíble hoy como los que nos llamamos cristianos podemos cambiar a nuestro antojo las cartas de navegación en nuestras vidas de acuerdo a las circunstancias, eso solo prueba una cosa y es la poca importancia que estas tienen para nosotros.

Solo el madurar a través de la palabra nos brinda la seguridad de lo que Dios ha establecido para nosotros.

Lucas 1:30 Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios. 1:31 Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. 1:32 Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; 1:33 y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin. 1:34 Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? pues no conozco varón. 1:35 Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios. 1:36 Y he aquí tu parienta Elisabet, ella también ha concebido hijo en su vejez; y este es el sexto mes para ella, la que llamaban estéril; 1:37 porque nada hay imposible para Dios. 1:38 Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de su presencia.

Hay quienes nos preguntamos cómo María ¿y cómo puede ser esto?, y Dios siempre tendrá una respuesta en medio de su palabra.

Nuestra fe comienza, en donde empieza el conocimiento de la palabra de Dios. Debemos ponernos de acuerdo con Dios a través de su palabra para tener claridad en el destino que él ha deparado para nosotros.

Nuestro gran problema está en no ponernos de acuerdo por desconocimiento de la palabra en el objetivo concreto que Dios determino para nuestras vidas. Es esta la razón por la cual andamos con la inmadurez de andar del timbo al tambo.

Mateo 25:24 Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; 25:25 por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo. Hay quienes creemos que Dios puede ser malo y bueno a la vez con nosotros. Tenemos ideas distorsionadas como el hombre de la parábola de los talentos.

Cuenta un relato popular africano que en las orillas del río Níger, vivía una rana muy generosa. Cuando llegaba la época de las lluvias ella ayudaba a todos los animales que se encontraban en problemas ante la crecida del rio. Cruzaba sobre su espalda a los ratones, e incluso a alguna nutritiva mosca a la que se le mojaban las alas impidiéndole volar. Pues su generosidad y nobleza no le permitían aprovecharse de ellas en circunstancias tan desiguales. También vivía por allí un escorpión, que cierto día le suplicó a la rana: "Deseo atravesar el río, pero no estoy preparado para nadar. Por favor, hermana rana, llévame a la otra orilla sobre tu espalda". La rana, que había aprendido mucho durante su larga vida llena de privaciones y desencantos, respondió enseguida: "¿Que te lleve sobre mi espalda? ¡Ni pensarlo! ¡Te conozco lo suficiente para saber que si estoy cerca de tí, me inyectarás un veneno letal y moriré!"
El escorpión le replicó: "No digas estupideces. Ten por seguro que no te picaré. Porque si así lo hiciera, tú te hundirías en las aguas y yo, que no sé nadar, perecería ahogado."
La rana se negó al principio, pero la incuestionable lógica del escorpión fueron convenciéndola... y finalmente aceptó. Lo cargó sobre su resbaladiza espalda, donde él se agarró, y comenzaron la travesía del río Níger.
Todo iba bien. La rana nadaba con soltura a pesar de sostener sobre su espalda al escorpión. Poco a poco fue perdiendo el miedo a aquel animal que llevaba sobre su espalda.
Llegaron a mitad del río. Atrás había quedado una orilla. Frente a ellos se divisaba la orilla a la que debían llegar. La rana, hábilmente sorteó un remolino...
Fue aquí, y de repente, cuando el escorpión picó a la rana. Ella sintió un dolor agudo y percibió cómo el veneno se extendía por todo su cuerpo. Comenzaron a fallarle las fuerzas y su vista se nubló. Mientras se ahogaba, le quedaron fuerzas para gritarle al escorpión:
"¡Lo sabía!. Pero... ¿Por qué lo has hecho?"
El escorpión respondió: "No puedo evitarlo. Es mi naturaleza".
El escorpión sabe para que nació cúal es su esencia y el sapo en su inmadurez no reconoció esto. Efesios 4:14 para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error.

Si maduramos a través de la palabra con toda seguridad cada decisión que tomemos será acertada, dejaremos de vivir en el orden emocional y en las mentiras que nos echamos nosotros mismos y viviremos con certeza sobre el destino que Dios trazo para nosotros.
 
Pastor: David Bayuelo
19 de Mayo de 2013

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.