Cuídate de ti mismo

Cuídate de ti mismo - 1 Timoteo 4:16Escuchar audio de esta predica 1 Timoteo 4:16 Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren.

Cuando leemos cartas como Gálatas o Corintios descubrimos al apóstol Pablo con una idea clara: sacar de la mente de sus lectores la falsa concepción de creer que el estado en el que se encontraban era correcto. Para los Corintios ocultos tras la manifestación de los dones del Espíritu se hallarían profundas falencias en su carácter y para los Gálatas una fascinación por doctrinas de hombres que el apóstol definiría como hechizos.


Ambas cartas eran como un golpe de mazo en sus mentes que procuraba el volverlos en sí, pero lo que más preocupaba a aquel que Dios había enviado a colocar fundamento era la idea que ellas tenían de sí mismos al considerar que lo que ahora vivían era correcto. Estos ejemplos deben dejarnos una clara impresión, lo cerca que podemos estar de tener una idea equivoca de nosotros mismos arrastrando nuestra vida a una desventura segura.

Estoy convencido que a muchos nos ha pasado que luchamos con obstinación por una concepción que poseemos creyendo que estamos en lo correcto y cuando vamos a revisar los resultados terminamos muy avergonzados y si esto fuera poco terminamos escuchando de quien procuraba sacarnos de nuestro error "Te lo dije".

Pablo dijo: "El que este firme vea que no caiga" esta fue una advertencia similar a la que hizo el Señor Jesús a sus discípulos; "velad para que no caigáis en tentación" Esto debe llevarnos a una pregunta ineludible: ¿Estaré hoy en lo correcto?

La pereza espiritual es determinante para perder el rumbo.

Gálatas 3:1 ¡Oh gálatas insensatos! ¿quién os fascinó para no obedecer a la verdad, a vosotros ante cuyos ojos Jesucristo fue ya presentado claramente entre vosotros como crucificado? Esta insensatez a la que el apóstol apunto es a la causada por su falta de comprobación de todo aquello que se les enseñaba, su pereza espiritual los llevo solo a tragarse entero todos los falsos conceptos que se habían estado levantando contra el conocimiento de Cristo, olvidando la regla oro de llevarlos cautivos a la obediencia a Cristo. Después de esto él los conducirá de manera puntual a revisar con detalle cada uno de los aspectos doctrinales que habían abandonado y así de esta manera pudieran descubrirse en su error.

1 Samuel 8:4 Entonces todos los ancianos de Israel se juntaron, y vinieron a Ramá para ver a Samuel, 8:5 y le dijeron: He aquí tú has envejecido, y tus hijos no andan en tus caminos; por tanto, constitúyenos ahora un rey que nos juzgue, como tienen todas las naciones. 8:6 Pero no agradó a Samuel esta palabra que dijeron: Danos un rey que nos juzgue. Y Samuel oró a Jehová. 8:7 Y dijo Jehová a Samuel: Oye la voz del pueblo en todo lo que te digan; porque no te han desechado a ti, sino a mí me han desechado, para que no reine sobre ellos. 8:8 Conforme a todas las obras que han hecho desde el día que los saqué de Egipto hasta hoy, dejándome a mí y sirviendo a dioses ajenos, así hacen también contigo. 8:9 Ahora, pues, oye su voz; mas protesta solemnemente contra ellos, y muéstrales cómo les tratará el rey que reinará sobre ellos.

Esta circunstancia fue muy similar a la acontecida entre el apóstol Pablo y las iglesias de Galacia, ellos colocarían los ojos en lo que los demás pueblos hacían para abandonar una vez más la doctrina correcta entregada por Dios, convencidos que estaban en lo correcto llevarían casi a empujones al profeta a hablar con Dios para que dejase de gobernarles y fuese un hombre el que rigiese sus destinos.

De la misma manera cuando perdemos por pereza la comunión con Dios que es la que nos guarda de nuestras propias apreciaciones, terminaremos abandonando la doctrina correcta y nos hallaremos navegando en aguas muy peligrosas como luego lo advierte Samuel. ¿Lo que hoy hago guarda el riguroso recelo de ser comprobado como la voluntad de Dios?

Hay que tener mucho cuidado con nuestra obstinación ya que ella nos conducirá a la destrucción.

Gálatas 5:16 Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Los judaizantes procuraban nuevamente llevar a las iglesias de Galacia a la esclavitud de la religión y el apóstol sabía que esto de manera ligera los terminaría llevando a una vida que buscara en el esfuerzo propio la manera de mantenerse en santidad. Siendo esto imposible sus vidas nuevamente sucumbirían ante la hipocresía retornando a las obras de la carne. Pablo les recordaría que el sacrificio de Jesús había abierto la celda que los mantenía esclavos, pero era fundamental el que se mantuvieran siendo guiados por el Espíritu para no perder su preciada libertad.

Cuando el pueblo de Israel decide con obstinación cambiar su forma de gobierno en los tiempos del profeta Samuel lo que estaban procurando era el abandonar su relación directa con Dios para darle paso a una religión. De igual manera lo hicieron en el Éxodo cuando por su terquedad se hicieron un becerro para adorar dejando de lado la viva relación que Dios les había propuesto. Éxodo 32:7 Entonces Jehová dijo a Moisés: Anda, desciende, porque tu pueblo que sacaste de la tierra de Egipto se ha corrompido. 32:8 Pronto se han apartado del camino que yo les mandé; se han hecho un becerro de fundición, y lo han adorado, y le han ofrecido sacrificios, y han dicho: Israel, estos son tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto. La gran tentación del hombre

Los hombres por lo regular tenemos esta tentación ya que es más fácil sostener una religión que una relación, el problema es que la religión no descubre nada y nos lleva a un proceso de estancamiento y retroceso, a dejar de vivir por la guía del Espíritu, para empezar a vivir bajo la dirección de la carne.

No nos engañemos lo seguro es que si hemos abandonado el mapa que nos guía no andamos por la ruta adecuada

Cuidado con el auto engaño.

Gálatas 6:3 Porque el que se cree ser algo, no siendo nada, a sí mismo se engaña. El apóstol Pablo estaba señalando la falsa medida que ellos mismos se habían establecido por su espíritu religioso y que no los dejaba ver su verdadera imagen, en el capitulo cuatro incluso él les pregunta: (Gálatas 4:16) ¿Me he hecho, pues, vuestro enemigo, por deciros la verdad?

En el libro de 1 Reyes capitulo 22 encontramos una historia similar, el Rey de Israel se ha juntado con el de Judá para ir contra los sirios así que Acab pediría a sus profetas que le profeticen sobre la batalla a lo que ellos responderían que todo lo irá bien, mientras tanto Josafat rey de Judá pide el que le traigan un profeta de Dios idea que no le gusta mucho a Acab porque Micaías es alguien que siempre le desmiente su auto engaño. (1 Reyes 22:7 Y dijo Josafat: ¿Hay aún aquí algún profeta de Jehová, por el cual consultemos? 22:8 El rey de Israel respondió a Josafat: Aún hay un varón por el cual podríamos consultar a Jehová, Micaías hijo de Imla; mas yo le aborrezco, porque nunca me profetiza bien, sino solamente mal. Y Josafat dijo: No hable el rey así.)

Lucas 6:39 Y les decía una parábola: ¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán ambos en el hoyo?

No podemos creer solo lo que queremos creer o escuchar solo lo que queremos escuchar, debemos dejar que Dios nos desnude a través de su palabra por el Espíritu Santo para tener la seguridad que todo aquello que hoy vivimos nos sostiene el la libertad otorgada por Cristo. ¿Usted está seguro hoy que es alguien completamente libre?

No podemos perseguir escuchar solo lo que a nosotros nos parece. Hay quienes tenemos que recibir un mazazo en la cabeza para descubrir nuestra verdadera condición. El hijo prodigo, Dios utilizo una cuerda bien larga, pero no se nos olvide que Dios no pude ser burlado.

En la palabra esta la fuente que nos mantiene alerta.

2 Timoteo 3:10 Pero tú has seguido mi doctrina, conducta, propósito, fe, longanimidad, amor, paciencia, 3:11 persecuciones, padecimientos, como los que me sobrevinieron en Antioquía, en Iconio, en Listra; persecuciones que he sufrido, y de todas me ha librado el Señor. 3:14 Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; 3:15 y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. 3:16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 3:17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra. "Persiste en lo que has aprendido" Este es el reconocimiento que el apóstol Pablo hace a las escrituras como la única fuente que podía mantener a Timoteo en la verdad para no ser engañado o auto engañarse.

Lucas 22:60 Y Pedro dijo: Hombre, no sé lo que dices. Y en seguida, mientras él todavía hablaba, el gallo cantó. 22:61 Entonces, vuelto el Señor, miró a Pedro; y Pedro se acordó de la palabra del Señor, que le había dicho: Antes que el gallo cante, me negarás tres veces. 22:62 Y Pedro, saliendo fuera, lloró amargamente. Pedro estaba seguro de la posición de absoluta fidelidad que le ostentaba a Jesús pero Dios descubriría la verdad de su corazón a través de la palabra que le había dado.

Dios en medio de su amor producirá el que quedemos desnudos por su palabra y que podamos que tan cierto es eso de que aun estamos parados con firmeza en su verdad.

Romanos 12:3 Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.

Si hay algo a lo que el hombre debe temer es al auto engaño, por que dicho por la boca del Señor Jesús: Mateo 7:20 Así que, por sus frutos los conoceréis.7:21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 7:22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 7:23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.


Pastor: David Bayuelo Espitia
Agosto 25 de 2013 

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.