Ajustando nuestra visión

Ajustando nuestra visiónEscuchar audio de esta predica  Isaías 6:1 En el año que murió el rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo. Por encima de él había serafines; cada uno tenía seis alas; con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies, y con dos volaban. Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria. Y los quiciales de las puertas se estremecieron con la voz del que clamaba, y la casa se llenó de humo. Entonces dije: ¡Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos. Y voló hacia mí uno de los serafines, teniendo en su mano un carbón encendido, tomado del altar con unas tenazas; y tocando con él sobre mi boca, dijo: He aquí que esto tocó tus labios, y es quitada tu culpa, y limpio tu pecado. Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí.

Cuando enfrentamos cambios o circunstancias que afectan nuestra vida, como lo es el paro que ha vivido nuestro país o nivel mundial, por lo general, respondemos con un dejo de incertidumbre, preocupación, confusión haciendo que nuestra visión se desenfoque o se distorsione y vivamos más por nuestra realidad que por la verdad expresada en la Palabra de Dios.

La experiencia cristiana tiene que ver con ajustar nuestra visión a la visión de Dios. Es ampliar la vida. Requiere estar abiertos cuando somos desafiados y ser valientes cuando se nos llama a la acción. La tendencia natural es ocuparnos de lo conocido, lo que solemos hacer y controlar.

Seguir a Dios con el corazón es renovar la mente por su Palabra y por el Espíritu Santo. Es creer que todo se hace posible en las manos de Dios. Es la Fe opuesta a la fatalidad, resignación y egoísmo. Es dar lugar a la constancia, a la generosidad. Cuando le seguimos con todo el corazón las promesas y bendiciones que Dios tiene son hechas realidad.

LA UNICA MANERA QUE NUESTRA VISION SE AJUSTE ES ENFOCANDOLA EN DIOS

v1 En el año que murió el rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo.

En la época del pasaje de hoy, El capítulo 6 del libro de Isaías narra una experiencia notable que cambió la vida del profeta. El encuentro con Dios que transformó su vida ocurrió en el año en que murió el rey Uzías (6:1) Este detalle nos ayuda a ubicar la experiencia de Isaías en el año 740A.C., pero más que eso, la muerte del rey nos proporciona el contexto de la extraordinaria experiencia de Isaías. ¿Cuál es el significado de la muerte del rey Uzías?

-Imaginemos el efecto social de 52 años de paz, estabilidad y prosperidad. Ninguno de los moradores de Judá con una edad menor de los 55 años conocía una vida sin el rey Uzías. Pero estos felices años de normalidad terminaron. El rey Uzías pecó, fue castigado con lepra y luego murió (2Cr.26:16-23). La muerte del rey Uzías inicia un período de incertidumbre y temor. ¿Qué sucederá ahora? ¿Quién dirigirá la nación? ¿Nos invadirán los enemigos? Este fue un año nacional de crisis. Y en este año de crisis, en "el año que murió el rey Uzías", el Señor decide manifestarse al profeta Isaías. Nosotros también enfrentamos temporadas de crisis. Puede ser una crisis familiar, donde nos corresponde hacerle frente a las consecuencias de una enfermedad, de un divorcio o la muerte de un ser querido. Puede ser una crisis nacional o global que nos afecta personalmente, donde nos corresponde vivir las tristes consecuencias del terrorismo, del desempleo o de la inestabilidad de los mercados financieros. Podemos experimentar crisis de fe al luchar con nuestras dudas, al considerar algunas oraciones que Dios no ha contestado o cuando vivimos algún conflicto con los hermanos.

Un tiempo de relativa calma llegó a su fin y ahora el futuro lucía muy incierto. En las manos de Dios los tiempos de crisis proporcionan una oportunidad para el crecimiento personal.

- Los Uzías en nuestras vidas son aquellos que representan seguridad, dependencia pero impiden que veamos la gloria de Dios. Para Isaías Uzías era su apoyo, su muerte produjo tal incertidumbre que marca el comienzo de un nuevo tiempo en su relación con Dios. La única manera de pasar de la tradición a la revelación es que Dios mismo te de conciencia de ello a través de su Espíritu Santo.

- Los discípulos enfrentaron crisis al decirle Jesús que Él iba a partir pero la gran diferencia estaba en que no los iba a dejar solos porque Él les enviaría otro Consolador Juan.16:7 "Pero yo os digo la Verdad: Os conviene Que Yo Me Vaya, PORQUE si no me FUERA, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré."

- Hoy como hijos de Dios podemos enfrentar crisis porque no estamos exentos de ellas, su Palabra nos recuerda en quién debemos tener nuestra mirada Heb.12:2: "Puestos los ojos, el autor y consumador de la fe, el Cual Por el gozo Puesto Delante de El sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y sí sentó a la diestra del Trono de Dios." Puesto los ojos: significa: atención no dividida, alejar la mirada de todas las distracciones, con el fin de contemplar un objeto, en este caso a Jesús. La visión está ligada a la fe, porque sin ella es imposible agradarle.

NUESTRA VISION SE DESENFOCA CUANDO DEJAMOS DE LADO LA VERDADERA ADORACION

V1b -4: vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo. Por encima de él había serafines; cada uno tenía seis alas; con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies, y con dos volaban.3 Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria.4 Y los quiciales de las puertas se estremecieron con la voz del que clamaba, y la casa se llenó de humo.

Cada experiencia que vivieron los hombres en el Antiguo Testamento en su encuentro con Dios, fue de manera sobrenatural y diferente por ejemplo: Moisés fue elegido por Dios desde una Zarza (ex.3:1-4:17); Samuel siendo un niño fue llamado mientras dormía (1Sa.3.1-18); Isaías ve al Señor sentado sobre un trono alto y sublime:

Voy a comenzar por el trono que en este contexto Isaías cuando lo ve exclama con desesperación ¡Ay de mí! Y se considera un hombre muerto a causa de la visión tan terrible: ¡Un hombre pecador se ve enfrentado intempestivamente al Dios único y verdadero tres veces santo!... puesto que para este tiempo Jesús no había muerto, no existía la redención sólo a través de los sacrificios de expiación los pecados quedaban cubiertos es por esto que el exclama ¡AY de mí! Isaías finalmente se salva gracias a que la solución vino de Dios mismo a través de un serafín.
Apocalipsis (Revelación) nos habla de "un trono establecido en el cielo". ¡El trono que vio Isaías es el mismo que vio Juan! Sólo que hay un contraste muy grande entre la reacción del profeta y la del apóstol.

Mientras el primero cae en un estado de desesperación, el segundo se ve tan sereno, tan seguro y confiado, como si fuese lo más normal que un hombre vea, oiga, admire y alabe a su Dios sentado en su glorioso trono. Comprendamos la situación del profeta Isaías. Lejano aún en el tiempo del desarrollo del propósito de Dios en cuanto a la redención, viene a ser, por un instante, figura de un pecador sin arrepentimiento, asociado además a una generación inmunda ante los ojos de Dios.

Juan en su evangelio afirma que ningún ser humano ha visto jamás a Dios (Jn.1:18) A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer; pero de acuerdo con lo que dice Jn.12:41: Isaías lo que vio fue la gloria de Cristo. Isaías dijo esto cuando vio su gloria y habló acerca de él. La palabra escrita para Señor es Adonai que significa Supremo Señor y Maestro. En otras palabras vio la revelación de Cristo.

En un tiempo cuando vuelva el Señor tenemos una grandiosa esperanza es que Apo.22:1-5 dice: "Que sus siervos le sirvieran y verán su rostro", sin espanto, sin juicio, sino con un gozo grandioso.

Cada hombre del Antiguo Testamento en su caminar con Dios comenzó con una visión de la gloria de Dios.

Dios se le reveló a Abraham como El-Shadday, el Dios Todopoderoso, el que todo lo provee.

A Moisés Dios se le reveló por su nombre «Yo soy el que soy» –Jehová o Yahvé.

Hoy no necesitamos de manifestaciones, ni de ese tipo de señales porque todas ellas se dan en Jesús.

En Efesios 1:17-18: para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos.

Necesitamos ser renovados en el entendimiento de nuestra mente, para que podamos comprobar cuál sea la voluntad de Dios agradable y perfecta, para que podamos tener una completa comprensión de la visión de Dios.

El Señor quiere que nosotros andemos gobernados por la visión que él nos ha mostrado. Y si nos ha mostrado la visión de un Cristo glorioso, santo, justo y verdadero que habita por la fe en nuestros corazones, entonces Dios quiere que nosotros también descendamos del plano celestial a nuestra realidad, y vivamos como el Señor Jesucristo vivió en la tierra.

En Hageo 2:6-9: Porque así dice Jehová de los ejércitos: De aquí a poco yo haré temblar los cielos y la tierra, el mar y la tierra seca;7 y haré temblar a todas las naciones, y vendrá el Deseado de todas las naciones; y llenaré de gloria esta casa, ha dicho Jehová de los ejércitos.8 Mía es la plata, y mío es el oro, dice Jehová de los ejércitos.9 La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera, ha dicho Jehová de los ejércitos; y daré paz en este lugar, dice Jehová de los ejércitos.

La gloria primera hace referencia a la construcción del templo dirigida por salomón. Le edificó casa a Jehová en el monte Moriah, el mismo lugar en donde Abraham sacrificó a su hijo Isaac.
Salomón edificó el templo más hermoso que ha habido en el mundo. Lleno de esplendor, oro, madera preciada (I Reyes 6:21-22).

Se cree que al precio de hoy sería aproximadamente 35 mil Billones de dólares. Siete años se demoró la construcción del templo (I Reyes 6:38). Y cuando se terminó el templo, se hizo fiesta solemne.

2 Crónicas 5:13-14 dice que "Cuando sonaban pues, las trompetas y cantaban todos a una, para alabar y dar gracias a Jehová, y a medida que alzaban la voz con trompetas y címbalos y otros instrumentos de música y alababan a Jehová diciendo: Porque Jehová es bueno, porque su misericordia es para siempre, entonces la casa se llenó de una nube, la casa de Jehová. Y no podían los sacerdotes estar allí para ministrar por causa de la nube; porque la gloria de jehová había llenado la casa de Dios.

Salomón se arrodillo y oró y con él todo el pueblo, entonces la casa se llenó de humo. Esa era la Shekina de Jehová ó el Kabot de Jehová. La Gloria Primera tiene que ver con la casa que se llena de humo. La Gloria Postrera que venía, es Jesús. Sin embargo, él no vino ni con pompa, ni con gloria, ni con fama, ni con nada de eso, ni con señales. Vino desde el Monte de los Olivos sentado en un pollino y no desde el Monte Moriah. Y allí entró al templo. Esa es la Gloria Postrera. (Isaías 53:1-3)

La Gloria Postrera era la manifestación de la persona de Cristo que entra al santuario y se demuestra dentro de ese santuario con una gloria mayor. Que era la Shekina de Jehová, entró a la casa y no la reconocieron.

Al igual que Isaías encontramos en el evangelio de Lucas en 1 la historia del nacimiento de Juan en el v9: conforme a la costumbre del sacerdocio; le tocó en suerte ofrecer el incienso, entrando en el santuario del Señor. Costumbre, rito: Manera de actuar que se repite con frecuencia o con regularidad. Al enfocar nuestra visión nuestra vida es transformada por causa de la adoración en espíritu y en verdad carente de todo matiz religioso.

Es por esto que nuestra adoración hoy tiene un voz diferente es el cantico de los redimidos que adoran a Cristo le glorificamos, porque representa la redención, el gozo, la victoria sobre la prueba y sobre el enemigo.

Nuestra adoración se une a la voz de ángeles y declaramos: Santo, Santo, Santo

NUESTRA VISION ES CORRECTA CUANDO SOMOS TRANSFORMADOS

Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí. Y dijo: Anda, y di a este pueblo: Oíd bien, y no entendáis; ved por cierto, mas no comprendáis.

DEFINICION DE VISION: a la capacidad de interpretar nuestro entorno gracias a los rayos de luz que alcanzan el ojo. También se entiende por visión toda acción de ver. Tiene que ver con lo sensorial.

Habacuc.2:2,3: 2 Y Jehová me respondió, y dijo: Escribe la visión, y declárala en tablas, para que corra el que leyere en ella. 3 Aunque la visión tardará aún por tiempo, más al fin hablará, y no mentirá: aunque se tardare, espéralo, que sin duda vendrá; no tardará.

Jeremías 20:9 Y dije: No me acordaré más de él, ni hablaré más en su nombre; no obstante, había en mi corazón como un fuego ardiente metido en mis huesos; traté de sufrirlo, y no pude.

Salmos 27:14 Aguarda a Jehová; Esfuérzate, y aliéntese tu corazón; Sí, espera a Jehová.

Isaías 55:11 así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.

Hebreos 10:3 Porque aún un poquito, Y el que ha de venir vendrá, y no tardará.

Jeremías 29:11 Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.

Visión inspira al pueblo del Señor a responder al llamado de Dios y comprometerse a ella porque es nuestra fuerza que nos mueve hacia nuestro futuro. Creemos en la gente, que cada uno tiene un potencial y amor por Dios.

Nuestra fe no ha de mirar solo a los acontecimientos y promesas de los tiempos antiguos como algo que ya no ha de ocurrir, todo aquello que fue es sombra de lo venidero. EL Señor Jesús prometió cosas mayores, aún a las que él había hecho, nosotros somos partícipes de tales promesas, la Iglesia de hoy, cada uno de los hijos en una nueva comunión. El señorío y poder del Espíritu de Dios cumpliendo en este tiempo esa obra en el pueblo del Señor, llevándolos a través de una jornada gloriosa, a una Iglesia reformada y restaurada en un nuevo mover de Dios. Sino a un pueblo guiado por el Espíritu de Dios, gozando de la provisión de Dios, no como en el pasado un pueblo que caminaba por el desierto con "Egipto" en su mente. Por el contrario teniendo las promesas de Dios en los corazones, cumpliendo un destino, llamados a ser entrenados y equipados con diferentes gracias y dones, reflejando las bondades de Dios, con un depósito de fe en los corazones para este entendimiento, el Espíritu Santo haciendo una obra para mostrar a cada uno su destino y que nunca más sean los mismos de antes, atraídos a un valle de decisiones para cumplir con su propósito, para demostrarle al mundo que Dios tiene una representación aquí en la tierra, de Dominio, Poder y Gobierno, una nueva generación levantada para guiar, señalizadores apuntando al Gran Maestro.

La Iglesia de Dios hoy esperando el cumplimiento de la palabra profética. Las palabras proféticas del ayer cumpliéndose hoy.

En Hechos capítulo 9 se registra la conversión de un hombre llamado Saulo v4: Saulo Cayó al Suelo y Oyó UNA VOZ Que le decía: ¡Saulo, Saulo! ¿Por Qué me persigues? V5: ¿Quién eres, señor? -Pregunto Saulo.-Yo soy Jesús, ¡a Quien tú persigues! -contesto La Voz-. A Isaías la trinidad le pregunta: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí. Ambos recibieron un llamado a Isaías de profetizar la venida del Mesías Isaías es conocido como el profeta evangélico del AT a Pablo v15: la misión de ser instrumento para llevar su nombre en presencia de los gentiles, reyes y de los hijos de Israel.

Nosotros somos llamados a la tarea más loable que cualquier hombre puede hacer el de predicar el mensaje del Reino predicar las buenas nuevas que consiste en justica paz y gozo Ro.14:17. Jesús dijo sobre esta roca edificaré mi iglesia y las puertas del hades no prevalecerán contra ellas Mt.16:18. Iglesia viene de la palabra EKKLESIA llamados afuera.

1P.2:9: Mas vosotros sois linaje Escogido, Sacerdocio real Nación santa, pueblo Adquirido Por Dios, Para Qué anunciéis las virtudes de Aquel Que os llamo de las tinieblas a Su luz admirable;

2co3:18 DHH Así que, todos nosotros, a quienes nos ha sido quitado el velo, podemos ver y reflejar la gloria del Señor. El Señor, quien es el Espíritu, nos hace más y más parecidos a él a medida que somos transformados a su gloriosa imagen.

Con la cara descubierta, todos nos quedamos mirando fijamente la gloria del Señor, y así somos transformados en su imagen cada vez con más gloria. Este cambio viene del Señor, es decir, del Espíritu. PDT

Juan.1:17,18De su abundancia, todos hemos recibido una bendición inmerecida tras otra. Pues la ley fue dada por medio de Moisés, pero el amor inagotable de Dios y su fidelidad vinieron por medio de Jesucristo. NTV

Proverbios 29:18 Sin profecía, el pueblo se desenfrena; más el que guarda la ley es bienaventurado. "Sin visión". Sin revelación profética, el pueblo arroja de sí mismo el Gobierno. Es decir: pierde Gobierno, pierde enfoque. Se subdividen los recursos humanos en diferentes direcciones. Las fuerzas se subdividen.

VISION es la revelación del desarrollo perpetuo que Dios quiere cumplir a través del llamado de la persona enviada.

Hoy es buen día para ajustar nuestra visión a la de Dios.

Juan.1:16 porque de su plenitud tomamos todos y gracia sobre gracia

Porque de su plenitud (abundancia) todos hemos recibido una gracia tras otra y bendición espiritual sobre bendición espiritual y aun favor sobre favor y regalo.

Ef.3:19 y de CONOCER el amor de Cristo, Que EXCEDE A Todo Conocimiento, Para Qué Seáis llenos de Toda la Plenitud de Dios

Plenitud=pleroma completo, medida plena. Describe a un barco con su tripulación y cargamentos completos. El conocer el amor de Cristo es la esencia de la más completa plenitud. Apunta hacia una profunda espiritualidad que de forma balanceada participamos de todas las bendiciones, recursos y sabiduría de Dios, más que un aspecto de Él.

Pastora: Myriam Vargas
Septiembre 8 de 2013 

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.