¿Me siento satisfecho?

¿Me siento satisfecho?Escuchar audio de esta predica Lucas 15: 11-32. Jesús a través del relato de la parábola del hijo prodigo nos lleva a descubrir la insatisfacción que existía en los dos hijos del Padre misericordioso, ellos a pesar de que habitaban bajo el seno de un hombre que les proveía todo cuanto pudieran necesitar, su visión equivoca se haría evidente en él uno; por creer que había algo más fuera de la casa de su padre que lo pudiese satisfacer y el otro; porque a pesar de tenerlo todo bajo su disposición no había aprendido a disfrutarlo.

Cabe aclarar que estos dos personajes representan a todos aquellos que a través de la gracia Divina nos hemos constituido como hijos de Dios, pero que a pesar de haber venido a habitar en el reino de nuestro Padre nos sigue asaltando una insatisfacción profunda que se hace visible a través de nuestras acciones.

El gran error en estos dos personajes estuvo en la idea que tenían de su padre y de sí mismos, ya que esta los conduciría a no experimentar el ser plenos a pesar de tenerlo todo.

Hoy en día hay quienes somos poseedores de un lugar en la casa de Dios y de la gran herencia a la que tuvimos derecho a través del sacrificio de Cristo, pero vivimos la triste realidad de no poder experimentar la vida abundante propuesta por Dios en su palabra.

LA SENSACIÓN CORRECTA QUE DEBE ASALTARNOS Y PERMANECER EN NOSOTROS CUANDO DIOS NOS HACE SUS HIJOS ES QUE ÉL ES SUFICIENTE.

Mateo 13:44 Además, el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo. Este hombre sin dudarlo cambio todo lo que poseía por la certeza de que lo que había hallado era incomparable.

Cuando Dios nos encuentra la idea que se debe eliminar de nuestro corazón es que hay algo fuera de Él y su reino que pueda producirnos mayor satisfacción y plenitud. Cuando revisamos la historia del pueblo judío encontramos que este fue uno de sus grandes problemas, sus corazones siguieron añorando lo que quedó atrás.

Cuando el Señor Jesús nos dice en su palabra: Mateo 6:33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas, es precisamente porque lo único que puede producirnos una plena satisfacción es hallarnos con Él y permanecer en su reino. Según la parábola que estamos estudiando los hijos de este hombre creyeron que lo que les producía satisfacción eran los bienes materiales, debemos notar como los dos hacen alusión de ello, pero el padre les comprobaría que su felicidad no estaba en las añadiduras, si no en él y el lugar en donde habitaban. Ambos hijos probarían esta realidad al ver la respuesta de su padre a pesar de sus acciones, al primero lo recibió por su misericordia a pesar de sus errores y al segundo le rogaba que entrase a disfrutar de su propio gozo.
Hay quienes Dios nos ruega para que aprendamos a disfrutar la vida que él nos ha dado, ya que aunque estamos en Él seguimos con la misma pobreza de pensamiento que no nos permite ser felices.

Hay que vivir con la plena seguridad que no hay un mejor Padre con el que se puede estar y un lugar en el que habitar. En esta historia los dos muchachos no se sentían satisfechos ni con el Padre que tenían, ni con el lugar donde vivían.

DIOS NOS PERMITIRÁ COMPROBAR POR NOSOTROS MISMOS QUE FUERA DE SU AMOR Y GRACIA NO HAY NADA QUE NOS PUEDA SATISFACER.

Lucas 15:12 y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes. Un detalle que no notamos con facilidad en este relato es el que nos muestra este verso y es que el padre concedió a los dos hijos la parte de la herencia que les correspondía, en él no hubo ningún tipo de resistencia ya que deseaba que cada uno pudiera comprobar por sí mismo que fuera de él y la casa donde habitaban no habían absolutamente nada que pudiera brindarles una plena satisfacción.

El Señor Jesús en Juan 6:35 lo que hace es poner a disposición de sus discípulos su herencia cuando les dice: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás. Ellos se encontrarían frente a la elección entre el pan físico y el espiritual, El Señor de ninguna manera los obligaría a escoger, pero solo a ellos pertenecía la elección. De hecho nos encontramos que en Juan 6:68 Simón Pedro respondió: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. Él eligió.

Hay quienes queremos empujar a que otros vivan la experiencia de la satisfacción en Dios y la cruda realidad esto final mente es algo de cada quien. El padre de ninguna manera obligo a los hijos que reconocieran la satisfacción que solo hallaría en él y en su casa, ellos tuvieron que comprobarlo por sí mismos. No se puede obligar a nadie de ninguna manera a que llegue a lo conclusión de que Dios es lo mejor para su vida.
Dios todo el tiempo nos está mostrando lo que es ideal para nuestra vida a través de su palabra, pero la mejor prueba que nuestra capacidad elección está vigente es la manera como vivimos.

CUANDO POSEEMOS UNA VISIÓN EQUIVOCADA DE DIOS TERMINAREMOS SINTIÉNDONOS INSATISFECHOS.

Lucas 15:19 Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros. 15:29 Más él, respondiendo, dijo al padre: He aquí, tantos años te sirvo, no habiéndote desobedecido jamás, y nunca me has dado ni un cabrito para gozarme con mis amigos. El hijo menor creyó que al volver a su casa su padre lo convertiría en un esclavo y el mayor que este era injusto por sus acciones. Sin ninguna duda estas eran dos ideas concebidas en las mentes de los judíos que escuchaban esta historia.

Mateo 25:24 Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; 25:25 por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo. Que idea tan retorcida tenia este hombre de su señor, ya que todo lo que él había hecho por él era totalmente contrario a su afirmación.

Hay quienes no hemos alcanzado la plena satisfacción en la casa de nuestro Padre por la visión consciente o inconsciente de que él no es suficiente. Lucas 15:13 No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente.

Hay quienes no hemos alcanzado la plena satisfacción en la casa de nuestro Padre por la visión consciente o inconsciente de que él tiene algunas cosas reservadas que no nos dará. Lucas 15:31 El entonces le dijo: Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas.

Hay quienes vivimos con privaciones debido a que hay cosas que no decimos pero que sentimos y las ocultamos como si Dios no las pudiera ver, el hijo mayor sentía que su padre no estaba dispuesto ni siquiera a darle un cabrito para comerlo con sus amigos y el no decirlo lo tenía condicionado a perderse de esta bendición. Hay quienes queremos mostrarnos de una manera delante del Señor como si pudiéramos impresionarle no expresando lo que verdadera mente sentimos y Dios nos colocara frente a circunstancias que nos desnudan y así de esta manera se quitara de en medio lo que impide que podamos obtener sus bendiciones.

Hay que dejar de conocer a Dios por lo que otros nos dicen o por lo que nuestra prudencia nos dice de Él, para darle paso a una experiencia personal a través de su palabra.

CUANDO POSEEMOS UNA VISIÓN EQUIVOCADA DE NOSOTROS MISMOS NO PODREMOS EXPERIMENTAR LA SATISFACCIÓN EN DIOS.

Lucas 15:19 Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros. Y el otro dijo al padre: He aquí, tantos años te sirvo, no habiéndote desobedecido jamás, y nunca me has dado ni un cabrito para gozarme con mis amigos. Juan 15: 29 El uno tenía una idea muy pobre de sí mismo y el otro una medida mayor de sí mismo de la que debía tener.

Él padre no se opuso a darles su herencia porque si había algo que debía cumplirse es el que sus hijos se descubrieran por sí mismos.

Dios hay cosas que nos permitirá como hijos que lo que procuran es dejar que se descubra la verdad que hay en nuestro corazón. Uno esperaría que la actitud incorrecta de los hijos tuviera castigo de parte del Padre, ambos vivieron el consecuente de sus decisiones, pero el amor de este hombre jamás dejo de estar presente.

La verdad de que Dios es la plenitud de nuestra vida está suscrita a ser una experiencia única y personal, nadie más puede vivirlo por nosotros, así que está en nosotros el descubrir que solo existe un pan que nos brindara entera satisfacción y una fuente de agua que quitara nuestra sed para siempre.

Pastor: David Bayuelo
Octubre 13 de 2013

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.