No creas todo lo que piensas

No creas todo lo que piensas - 1 Corintios 3:12-15Escuchar audio de esta predica 1 Corintios 3:12 Y si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca, 3:13 la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará. 3:14 Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. 3:15 Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego.

Si un labrador ejercita todo su arte sobre su tierra fértil, utilizando lo que su experiencia dicta que son las más modernas técnicas de la agricultura y sin embargo, todo ha sido inútil, no obteniendo ni el más pequeño fruto ¿qué deberá preguntarse?

NTV 1 Corintios 3: 12 El que edifique sobre este fundamento podrá usar una variedad de materiales: oro, plata, joyas, madera, heno u hojarasca; 13 pero el día del juicio, el fuego revelará la clase de obra que cada constructor ha hecho. El fuego mostrará si la obra de alguien tiene algún valor.14 Si la obra perma-nece, ese constructor recibirá una recompensa, 15 pero si la obra se consume, el constructor sufrirá una gran pérdida. El constructor se salvará, pero como quien apenas se escapa atravesando un muro de llamas.

Cuando un grupo de hombres se reúnen para construir un puente sobre un río, siendo este construido sobre el lecho de roca más firme que puede existir y con lo que se supone son los materiales más fuertes y las técnicas más excelentes que ellos conocen, pero sin embargo este termina en el suelo. ¿Qué deberían preguntarse?

La pregunta clave para nosotros frente a la lista interminable de fracasos que nos anteceden en la vida a pesar de estar parados en la piedra angular que es Cristo debe ser: ¿Cómo y con qué materiales estoy construyendo?

En nuestro caso el terreno ya está listo, un valle fértil preparado para ser cultivado pero con la responsabilidad de sembrar exclusivamente la semilla correcta o también podríamos verlo como una gran roca lista para construir encima de ella, pero con la responsabilidad como la del perito que coloco el fundamento, de escoger los materiales adecuados para sobre edificar correctamente.

Algo imprescindible en la vida de todo hijo de Dios es la necesidad de desaprender lo aprendido para sobre edificar de manera correcta.

Desaprender: Olvidar lo que se aprendió.

Efesios 4:23 y renovaos en el espíritu de vuestra mente,

El apóstol Pablo exhorta a los creyentes a explorar en la necesidad inminente y presurosa de desaprender todo concepto con el que hasta ahora han construido sus vidas para luego vestirse con todo aquello que expresa la perfecta voluntad de Dios, esta será sin lugar a dudas lo que garantice que sus acciones sean eficaces y logren sobre edificar de manera correcta.

Lucas 9:51 Cuando se cumplió el tiempo en que él había de ser recibido arriba, afirmó su rostro para ir a Jerusalén. 9:52 Y envió mensajeros delante de él, los cuales fueron y entraron en una aldea de los samaritanos para hacerle preparativos. 9:53 Mas no le recibieron, porque su aspecto era como de ir a Jerusalén. 9:54 Viendo esto sus discípulos Jacobo y Juan, dijeron: Señor, ¿quieres que mandemos que descienda fuego del cielo, como hizo Elías, y los consuma? 9:55 Entonces volviéndose él, los reprendió, diciendo: Vosotros no sabéis de qué espíritu sois; 9:56 porque el Hijo del Hombre no ha venido para perder las almas de los hombres, sino para salvarlas. Y se fueron a otra aldea.

Jesús les da una lección en este pasaje a sus discípulos que procura el que ellos desaprendan lo que desde su tradición les había sido enseñado, ellos veían a Dios como un dios castigador listo a que los seres humanos fallaran para desaparecerlos de la faz de la tierra y no como aquel que en su corazón existía un solo deseo y era que todos ellos pudieran ser salvados. El leer el sermón del monte es una clara muestra de que Jesús deseaba que su pueblo pudieran tener y aplicar una idea correcta de lo que era la perfecta voluntad de Dios.

En la vida cristiana hay fijaciones tan fuertes de lo aprendido en el pasado como si esto fuera algo eterno e inmutable, siendo muy difícil avanzar sin antes desaprender. De hecho hay quienes a pesar del resultado al que final mente llegamos decidimos hacer usanza de los mismos conceptos como si esto nos fuera dar un resultado diferente. Hay que empezar a sacrificar las vacas sagradas concebidas en nuestro pensamiento.

El principio para poder sobre edificar de manera correcta es no creer todo lo que pensamos y así de esta manera darle la oportunidad a Dios que coloque en el lugar de nuestras ideas incorrectas su perfecta voluntad.

Algo imprescindible en la vida de todo hijo de Dios es la necesidad de no darle crédito a todo lo que pensamos.

Proverbios 16:25 Hay camino que parece derecho al hombre, pero su fin es camino de muerte.

Hay quienes cuando construimos nuestra propia casa podemos llegar a tener la seguridad que este será un refugio seguro, pero contrario esto puede terminar siendo una trampa mortal.

No se usted, pero si yo voy de camino siendo guiado por un amigo que una y otra vez me hace caer en cuanto hueco se nos atraviesa la primera pregunta que debo hacerme es: ¿Cuan buen guía es? Bueno este buen amigo pueden ser mis pensamientos y la pregunta para hacerse es: ¿Hasta cuándo les dará crédito? Lucas 6:39 Y les decía una parábola: ¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán ambos en el hoyo? 6:40 El discípulo no es superior a su maestro; mas todo el que fuere perfeccionado, será como su maestro.

Proverbios 3:5 Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. 3:6 Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas. Aquí hallamos una recomendación clave para poder sobreedificar de la manera correcta y esta es dejar de darle crédito a nuestros pensamientos para colocar toda nuestra credulidad en los pensamientos de Dios. Desaprender o desprendernos de nuestros pensamientos no es un privilegio de muchos, sino solo de aquellos que expresan una verdadera humildad. La soberbia siempre nos conducirá a creer que nuestros pensamientos son más altos que los de Dios llevándonos a perdernos de la magnífica oportunidad de sobre edificar correctamente.

NTV Salmo 32 El SEÑOR dice: «Te guiaré por el mejor sendero para tu vida; te aconsejaré y velaré por ti. 9 No seas como el mulo o el caballo, que no tienen entendimiento, que necesitan un freno y una brida para mantenerse controlados».

Algo imprescindible en la vida de todo hijo de Dios es la necesidad de darle crédito a todo lo que piensa Él.

2 Timoteo 3:16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 3:17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

El apóstol Pablo hace una descripción clara en 1 Corintios 3: 12 de distintos elementos que serán usados para la correcta sobre edificación de nuestras vidas no sin antes resaltar que la elección nos fue concedida a cada uno de nosotros, en otras palabra todo aquello que representa lo imperecedero y suficiente se encuentra concebido en la palabra de Dios y nosotros decidiremos si la elegimos o no.

Juan 5:30 No puedo yo hacer nada por mí mismo; según oigo, así juzgo; y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió, la del Padre.

El mismo Señor Jesús le dio crédito a saber que el ser eficaz en el cumplimiento de su propósito estaba en seguir el designio de su Padre, si el siendo Dios lo determino así quién de nosotros podrá creer que en nuestra prudencia hallaremos mayor sabiduría.

Juan 16:13 Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.

Romanos 8:14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos maduros de Dios. Un hijo maduro sobre edifica de forma correcta y eficaz, el será como el perito arquitecto que tiene la experiencia para realizar bien su obra, y no solo como hacer su trabajo sino como direccionar el de los demás, el reconocerá las mejores maneras para hacer el trabajo, sabrá como utilizar los materiales y el tiempo de manera eficaz sin permitir que estos se pierdan, produciendo finalmente un producto superior sin tener gastos extras.

Siempre nos será imposible el poder expresar una verdadera fe si nuestra mente se encuentra encausada en la fragilidad de nuestros propios pensamientos y la necesidad de esta es imprescindible si queremos sobre edificar con los materiales dispuestos por Dios. De hecho si observas con cuidado esto es lo que hace que muchos de nosotros nos perdamos la oportunidad de poder ver mayores proezas de parte de Dios. Y lo más importante no se nos debe olvidar y que al final nuestra edificación será probada y solo las que permanezcan tendrán recompensa.

Pastor: David Bayuelo E.
Abril 13 de 2014 

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.