Totalmente desnudos

Totalmente desnudos - Hebreos 4:12-13Escuchar audio de esta predica Hebreos 4:12 Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. 4:13 Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.

12 Pues la palabra de Dios es viva y poderosa. Es más cortante que cualquier espada de dos filos; penetra entre el alma y el espíritu, entre la articulación y la médula del hueso. Deja al descubierto nuestros pensamientos y deseos más íntimos. 13 No hay nada en toda la creación que esté oculto a Dios. Todo está desnudo y expuesto ante sus ojos; y es a él a quien rendimos cuentas.

Estos versículos hablan de la penetrante Palabra de Dios. No se refiere a las páginas de la Biblia, sino al poder de la Palabra de Dios escrita en esas páginas. Por eso creer que se puede jugar con la Palabra de Dios trae consecuencias devastadoras y lamentables.

El escritor de Hebreos enfatiza objetivamente que los lectores, a quienes les escribe, estaban jugando con la Palabra de Dios siendo este el punto de su urgente exhortación.

Esta Palabra es tan viva y eficaz y más cortante que espada de dos filos que puede separar el alma del espíritu. Esta es una figura en la que el evangelio no se encuentra no sólo en el nivel de nuestra personalidad vi-sible, sino en el ámbito de nuestros egos invisibles.

La Palabra de Dios discierne los pensamientos y las intenciones del cora-zón. Nosotros sólo conocemos los hechos de una persona; pero la Palabra discierne, juzga, investiga sus motivos, secretos e imaginaciones. Al ha-cerlo emite un juicio. Así que la conclusión del verso 12 es que en reali-dad no existe nada creado que pueda ocultarse a los ojos de Dios. Todas las cosas están desnudas y abiertas ante Aquél a quien tenemos que dar cuentas.

Si nos mantenemos en nuestro orgullo, nos será imposible poder salir ade-lante. No podemos disfrazarnos o aparentar que somos hijo de Dios, y a la vez vivir deseando practicar los pecados del mundo, no podemos seguir viviendo como los israelitas que después de ser sacados de Egipto se-guían apeteciendo las cebollas y los ajos de Egipto. Si deseamos conocer la verdad de nuestro corazón tan solo expongámonos a la palabra de Dios que tiene el poder para sacar a la luz todo lo oculto.

El exponernos a la palabra de Dios nos propiciara una experiencia genuina y eficaz.

Hebreos 4:12 Porque la palabra de Dios es viva y eficaz

El autor de Hebreos da cuenta aquí de dos características que posee la palabra de Dios, la primera; que es viva, por que hace parte de la misma vida de Dios, siendo Él quien la inspira, quien la sopla, convirtiéndose en algo vital o esencial para todos los seres humanos. Juan 6:63 El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. Y la segunda es eficaz; esto quiere decir que ella siempre cumple su objetivo, sea para transformación del ser humano o para juicio por cuanto ya ha sido develada. De igual forma habla del carácter eficiente de Dios, que todo lo que Él Hace siempre cumplirá un objetivo, nada es al azar o siempre le apunta a algo. Isaías 55:11 nos dice: así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.

2 Timoteo 3:16 nos refuerza esta idea; Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 3:17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

Hay quienes podemos haber estado intentando que algo cambie en nosotros por mucho tiempo, sea esto una realidad física o espiritual, pero a pesar de nuestros deseos e intentos finalmente mente terminamos comprobando la ineficacia del remedio aplicado. El escritor de hebreos al atribuirle estas dos características a la escritura lo que nos está diciendo es que solo en las palabras de Dios poseemos lo necesario no solo para venir de un estado de muerte a vida espiritual, sino también para ser transformados en todo aquello que nuestra alma necesite renovación.

El pueblo de Dios por mucho tiempo intentaron hacer para cambiar su conducta, lo que nunca entendieron es que la palabra de Dios no procuraba el que ellos hicieran, sino el que fueran (No es un vestido externo sino mi esencia interna). Así que lo que era vivo se convirtió en una tradición ineficaz obligándolos a vivir hipócritamente. Cuando usted y yo comprendemos lo que realmente es la Palabra y su poder entonces no solo tendremos su vida sino también su eficacia operando en nosotros. Aquí está la diferencia entre ser un religioso y poseer una nueva vida en Cristo Jesús.

El exponernos a la palabra de Dios nos propiciara el que lo más profundo de nuestro ser quede expuesto.

Y más cortante que toda espada de dos filos; El vocablo que aquí usa el autor sagrado para espada es mákhaira, que era un cuchillo corto usada para el combate cuerpo a cuerpo y que poseía el poder para propiciar una herida que dejara todo lo que había en el interior del cuerpo humano expuesto, pero dentro de este contexto es comparada con el bisturí que utiliza el cirujano no con la intención de dañar sino por el contrario de sanar algo que no anda bien.

El vocablo dístomos, de dos filos, significa literalmente: "de dos bocas" con lo que se pone de relieve el poder que posee este bisturí para llegar hasta los lugares más profundos del cuerpo humano, así que por más oculto que se encuentre aquello que está produciendo aflicción podrá ser descubierto para ser sanado.

Romanos 12:1 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.

Es muy probable que el escritor de estos versos tuviera en mente las victimas destinadas al sacrificio, las cuales eran desolladas y colgadas del cuello para luego ser abiertas por la mitad, de forma que los sacerdotes pudieran observar si la víctima tenía algún defecto interior.

Lo que todo esto nos descubre es que el bisturí de la Palabra de nos deja expuestos ante la mirada de Dios y aun ante nuestra propia conciencia todo lo que hay en realidad en nuestro interior. No sé si ha notado que muchas veces cuando la palabra es lanzada usted siente una punzada que lo hace saber que lo que se está diciendo es para usted, bueno lo que está experimentando es el ser abierto por la espada de dos filos y que está dejando todo su interior expuesto a la luz.

Hay quienes a pesar de que nuestro interior quede expuesto nos resistiremos a que los defectos nos sean quitados, el asunto aquí es que el paso siguiente es que las experiencias de la vida serán las encargadas de desnudarnos y si estas apoyadas por la palabra no nos llevan a decidir deshacernos de todo aquello que es incorrecto, solo nos quedara finalmente el recoger la cosecha de lo sembrado en esta tierra, para luego terminar siendo juzgados ante el tribunal de Cristo. A Pedro las palabras de Jesús no le fueron suficientes pero la experiencia le dejo ver la verdad de su corazón.

La sumisión a la palabra de Dios es del espíritu, la obediencia es del alma.
La sumisión a la palabra de Dios se manifiesta en obediencia.
La obediencia no se manifiesta necesariamente en sumisión.

El exponernos a la palabra de Dios nos propiciara el que no solo nuestras acciones sino también nuestras intenciones queden desnudas.

Y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. La mención del alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos nos solo tiene por objeto describir las partes de las que se compone el ser humano, sino el poder que la palabra posee de penetrar en nosotros descubriéndonos la verdad que hay detrás de todo aquello que hacemos y que se encuentra oculta en nuestros pensamientos y nuestras intenciones.

Coyunturas: en el cuerpo humano, es lo que une dos huesos; algunas coyunturas son las rodillas, los codos y las caderas.

Tuétanos: es la sustancia blanca contenida dentro de los huesos.

El escritor hacer referencia a las coyunturas y los tuétanos porque en ellos es donde las enfermedades de la sangre se incuban antes que el meca-nismo corporal sea visiblemente afectado. La persona se puede ver bien, pero sus huesos pueden estar enfermos. Esto es igual a un árbol que puede estar bien erecto y frondoso, hasta que un viento fuerte lo derriba, entonces manifiesta su médula carcomida.

El termino discernimiento aquí presente le atribuye en este contexto a la Palabra la capacidad de juzgar lo que se encuentra en los más profundos recovecos del ser, lo que hace que el creyente quede totalmente desnudo y descubierto ante los ojos de Dios.

2 Samuel 12:1 Jehová envió a Natán a David; y viniendo a él, le dijo: Había dos hombres en una ciudad, el uno rico, y el otro pobre. 12:2 El rico tenía numerosas ovejas y vacas; 12:3 pero el pobre no tenía más que una sola corderita, que él había comprado y criado, y que había crecido con él y con sus hijos juntamente, comiendo de su bocado y bebiendo de su vaso, y durmiendo en su seno; y la tenía como a una hija. 12:4 Y vino uno de camino al hombre rico; y éste no quiso tomar de sus ovejas y de sus vacas, para guisar para el caminante que había venido a él, sino que tomó la oveja de aquel hombre pobre, y la preparó para aquel que había venido a él. 12:5 Entonces se encendió el furor de David en gran manera contra aquel hombre, y dijo a Natán: Vive Jehová, que el que tal hizo es digno de muerte. 12:6 Y debe pagar la cordera con cuatro tantos, porque hizo tal cosa, y no tuvo misericordia. 12:7 Entonces dijo Natán a David: Tú eres aquel hombre. Así ha dicho Jehová, Dios de Israel: Yo te ungí por rey sobre Israel, y te libré de la mano de Saúl, 12:8 y te di la casa de tu señor, y las mujeres de tu señor en tu seno; además te di la casa de Israel y de Judá; y si esto fuera poco, te habría añadido mucho más. 12:9 ¿Por qué, pues, tuviste en poco la palabra de Jehová, haciendo lo malo delante de sus ojos? A Urías heteo heriste a espada, y tomaste por mujer a su mujer, y a él lo mataste con la espada de los hijos de Amón.

Hay quienes creemos o vivimos convencidos que hay algo que pueda mantenerse oculto delante de los ojos de Dios, como si Él solo pudiera ver nuestras acciones dejando de lado las motivaciones o la intención verdadera que reina en nuestro corazón.

Hay que tener cuidado porque hay quienes nos escondemos detrás de una falsa humildad cuando lo que realmente hay en nuestro corazón es un absoluto orgullo que nos carcome y enferma y que tarde o temprano se dejara ver en nuestro exterior.

Todo esto debe llevarnos a la conclusión a la que llega el escritor de Hebreos: No hay nada en toda la creación que esté oculto a Dios. Todo está desnudo y expuesto ante sus ojos; y es a él a quien rendimos cuentas. (Hebreos 4: 13)

Pastor: David Bayuelo
Junio 8 de 2014 

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.