Una gracia completa

Una gracia completa - Deuteronomio 19:1-10Escuchar audio de esta predica Deuteronomio 19:1 Cuando Jehová tu Dios destruya a las naciones cuya tierra Jehová tu Dios te da a ti, y tú las heredes, y habites en sus ciudades, y en sus casas; 19:2 te apartarás tres ciudades en medio de la tierra que Jehová tu Dios te da para que la poseas. 19:3 Arreglarás los caminos, y dividirás en tres partes la tierra que Jehová tu Dios te dará en heredad, y será para que todo homicida huya allí. 19:4 Y este es el caso del homicida que huirá allí, y vivirá: aquel que hiriere a su prójimo sin intención y sin haber tenido enemistad con él anteriormente; 19:5 como el que fuere con su prójimo al monte a cortar leña, y al dar su mano el golpe con el hacha para cortar algún leño, saltare el hierro del cabo, y diere contra su prójimo y éste muriere; aquél huirá a una de estas ciudades, y vivirá.

19:6 no sea que el vengador de la sangre, enfurecido, persiga al homicida, y le alcance por ser largo el camino, y le hiera de muerte, no debiendo ser condenado a muerte por cuanto no tenía enemistad con su prójimo anteriormente. 19:7 Por tanto yo te mando, diciendo: Separarás tres ciudades. 19:8 Y si Jehová tu Dios ensanchare tu territorio, como lo juró a tus padres, y te diere toda la tierra que prometió dar a tus padres, 19:9 siempre y cuando guardares todos estos mandamientos que yo te prescribo hoy, para ponerlos por obra; que ames a Jehová tu Dios y andes en sus caminos todos los días; entonces añadirás tres ciudades más a estas tres, 19:10 para que no sea derramada sangre inocente en medio de la tierra que Jehová tu Dios te da por heredad, y no seas culpado de derramamiento de sangre.

Algo que nos debe quedar claro a todos aquellos que procuramos la comprensión correcta de las escrituras, es que todo pasaje suscrito al antiguo testamento deberá ser pasado por la cruz del calvario para que podamos obtener de él la revelación que tiene el poder para transformar nuestras vidas. Si no lo hacemos de esta forma este actuara como el alimento vencido que ha perdido todo su capacidad nutricional y que tal vez nos haga sentir llenos pero sin ningún valor para ser aprovechado a nuestro favor, si deseamos que este sea repontensializado el pasarlo por el sacrificio de Cristo Jesús será suficiente.

El pasaje de nuestro estudio no es la excepción y lo que descubrimos a través de él son ciertas características en el orden de la gracia que nos ilustran el amor de Dios, que no solo proveyó ampliamente para nuestra salvación, sino también para cualquier equivocación que pudiéramos cometer después de haberle aceptado como nuestro salvador.

Esta escritura nos dice que la ley que proveía un lugar de refugio a los que cometieran un homicidio accidental debía ser instaurada en el momento en que el Señor después de destruir sus enemigos les entregara la tierra donde ellos habitaran, esto refleja claramente la obra hecha por Cristo Jesús en la cruz del calvario, quien después de haber vencido a nuestro enemigo nos entregó a cada uno de nosotros por heredad la parte de su reino en el que viviríamos.

El fallar a Dios ahora es un accidente y no una práctica en nuestras vidas.

Deuteronomio 19:4 Y este es el caso del homicida que huirá allí, y vivirá: aquel que hiriere a su prójimo sin intención y sin haber tenido enemistad con él anteriormente; 19:5 como el que fuere con su prójimo al monte a cortar leña, y al dar su mano el golpe con el hacha para cortar algún leño, saltare el hierro del cabo, y diere contra su prójimo y éste muriere; aquél huirá a una de estas ciudades, y vivirá; 19:11 Pero si hubiere alguno que aborreciere a su prójimo y lo acechare, y se levantare contra él y lo hiriere de muerte, y muriere; si huyere a alguna de estas ciudades, 19:12 entonces los ancianos de su ciudad enviarán y lo sacarán de allí, y lo entregarán en mano del vengador de la sangre para que muera.

La ley del antiguo testamento delimitaba con claridad quienes tenían acceso a este derecho siendo solo para aquellos que fallaran accidentalmente y no de manera intencional.

1 Juan 3:9 Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios.

Cuando el apóstol Juan escribe este mensaje está contrarrestando la secta Gnóstica que desea llevar a los creyentes a la idea falsa de que el pecado no existe, proporcionándoles un libertinaje que jamás les permitirá descubrir en ellos la obra hecha a través de la persona de Cristo Jesús y de paso quitarles toda certidumbre de salvación, así que el escritor sagrado como una forma de probar la autenticidad de lo ocurrido en la vida de cada persona les muestra que la mejor manera de saber si su simiente es contraria a la del diablo es poseyendo la capacidad de no vivir pecando sino por el contrario deleitándose en el cumplimiento de la voluntad de Dios, siendo este cundo ocurre un mero accidente.

Una clara comprobación de que Dios se ha convertido en nuestro Padre es la aceptación de su Señorío, si nosotros somos de los que todo el tiempo le hacemos resistencia a su voluntad y nos cuesta efectuarla a pesar del transcurrir del tiempo debemos poner en duda lo que hemos creído de nosotros mismos.

La infinita gracia de Dios siempre es suficiente.

Deuteronomio 19:2 te apartarás tres ciudades en medio de la tierra que Jehová tu Dios te da para que la poseas. 19:9 siempre y cuando guardares todos estos mandamientos que yo te prescribo hoy, para ponerlos por obra; que ames a Jehová tu Dios y andes en sus caminos todos los días; entonces añadirás tres ciudades más a estas tres,

Dios había determinado un lugar amplio y aun lo aumentaría con la firme intención de que su pueblo comprendiera que su mayor deseo era que los hombres se salvasen y no que fuesen condenados, e este terreno no había ningún tipo de estrechez. En el orden de este pacto su mensaje seria claro él nos proporcionaría en Cristo Jesús lo suficiente no solo para que las faltas del pasado fueran perdonadas, sino de igual manera la del presente y futuro. Hebreos 8:12 Porque seré propicio a sus injusticias, Y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades.

Hay que renovar nuestro entender ya que hay quienes tenemos una consideración de Dios que resulta estar fuera de toda realidad, Jesús dijo claramente que su deseo era salvar y no condenar (Juan 3:17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él). Dios no está esperando que la puerta se cierre y tú en medio de las equivocaciones que cometes te quedes por fuera, sino por el contrario la ha mantenido abierta más tiempo con tal de que muchas más personas entren por ella. (2 Pedro 3:9 El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.)

Predica todo lo que puedas de esta gracia porque en ella hay suficiente espacio para toda la humanidad.

Los brazos extensores del amor de Dios llegan a cualquier lugar. No creas que has llegado tan lejos con tu falta y tu enfriamiento espiritual que Dios no podrá llegar hasta allí, Su gracia siempre será suficiente.

La infinita gracia de Dios siempre es oportuna.

Deuteronomio 19:6 no sea que el vengador de la sangre, enfurecido, persiga al homicida, y le alcance por ser largo el camino, y le hiera de muerte, no debiendo ser condenado a muerte por cuanto no tenía enemistad con su prójimo anteriormente.

Estas ciudades debían estar muy cerca del lugar donde las personas por lo regular efectuaban sus actividades cotidianas de tal manera que si acontecía un accidente ellas pudieran rápidamente acudir a ellas y no ser alcanzados por su adversario.

Hebreos 4:15 Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. 4:16 Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

Hay personas que permiten que satanás les envuelva en sus mentiras y maquinaciones, haciéndolos creer que la gracia de Dios no es suficiente ni oportuna. El libro de Hebreos nos registra a un Señor Jesús que se compadece de nosotros ya que el camino nuestros pasos y fue tentado en un estado semejante al que nosotros nos encontramos, así que nos hace una invitación para no permitir que las maquinaciones de satanás nos lleven a abrir una brecha en nuestra comunión con Él, sino que corramos al lugar oportuno donde hallaremos misericordia y gracia.

No hay porque lacerarse recuerde que sobre el cuerpo de Cristo ya se infringió toda laceración que justificaba cada falta cometida en el pasado, presente y futuro en nuestras vidas.

Una confesión será suficiente para hallar lo oportuno de su gracia. (1 Juan 1:9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.)

La infinita gracia de Dios es Segura.

Deuteronomio 19:5 como el que fuere con su prójimo al monte a cortar leña, y al dar su mano el golpe con el hacha para cortar algún leño, saltare el hierro del cabo, y diere contra su prójimo y éste muriere; aquél huirá a una de estas ciudades, y vivirá;

No había nada que pudieran hacer contra el que accidentalmente infringiera la ley y llegara a uno de estos lugares de refugio. Esto es exactamente lo que Cristo hizo con nosotros al mostrarnos su sacrificio, quito de nuestro corazón el temor a ser condenados y sentirnos seguros en su gracia.

Romanos 8:1 Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.

El apóstol Pablo no pudo establecer con mayor claridad el que debía ser quitada de nosotros toda sensación de persecución, como si la gracia que ahora nos cobijara no fuera suficiente. Hay cristianos que a pesar de haber sufrido un nuevo renacer viven siendo perseguidos por los fantasmas del pasado y lo que debemos entender es que ellos al igual que los adversarios en el antiguo testamento no podían entrar a los terrenos seguros. Viva cada día con la seguridad de la salvación que le proporciono la gracia de Dios y no con el temor de no saber si la posee por las acusaciones hechas por su enemigo. Debemos recordar que el que no halla condenación es para siempre. (2 Corintios 5:10 Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.) y (Apocalipsis 20:11 Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. 20:12 Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.)

Hay quienes creen que no se merecen nada, que lo que pasa es castigo de lo que antes hicieron, hay quienes no disfrutamos de la suficiencia de la gracia, todo aquello que vino como herencia al entrar al reino de los cielos.

No permita de ninguna manera que su enemigo lo acuse. Apocalipsis 12:10 Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche.

La gracia que nos cobija para aquellos que hemos aceptado su señorío siempre será sufriente, oportuna y segura (SOS).

Pastor: David Bayuelo
Junio 15 de 2014

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.