Redimidos

Redimidos - Tito 2:14Escuchar audio de esta predica Tito 2:14 quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.

Entre los años de 1778 y 1785 Benjamín Franklin fue embajador de los Estados Unidos en Francia, asistiendo ocasionalmente a un Club llamado los Infieles, este era un grupo de hombres que se pasaba la mayor parte del tiempo buscando y leyendo obras maestras literarias. En una ocasión Franklin leyó la historia de Rut al club cuando se reunió, cambiándole los nombres para que no lo reconociesen como un libro de la Biblia.

Cuando acabó, se mostraron unánimes en su alabanza, diciendo que era uno de los más hermosos relatos breves que jamás habían oído y le exigieron que les dijese dónde se había encontrado una obra maestra literaria tan asombrosa. Él se mostró encantado de decirles que la había sacado de la Biblia, el libro que ellos habían considerado con desprecio y burla y en la que pensaban que no había nada bueno.

Aunque la historia misma es maravillosa, lo que se ocultaba tras ella, es decir, su significado e importancia, es lo que es simplemente fascinante. El libro de Rut es una de esas preciosas imágenes del Antiguo Testamento que ha sido diseñada por Dios mismo para servir de ejemplo sobre las verdades dramáticas de la fe cristiana en este caso en particular la que ilustra con sus pinceladas la redención obtenida a través del sacrificio de Cristo. Esta es una historia puesta en palabras de tal manera que podemos llegar a afirmar que el Antiguo Testamento procuraba guiarnos a una verdad con la que nos encontraríamos en el Nuevo, como nos dice el apóstol Pablo en I de Corintios 10: 11 "Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos."

La palabra nos describe en las líneas de este libro una historia trágica en sus comienzos, pero a medida que traspasa el cuerpo para llegar a su desenlace nos deja ver un final feliz. Booz el pariente lejano del fallecido esposo de Nohemí terminaría redimiéndola a ella y a su nuera Rut, llevándolas a que les fuera restituido todo aquello que les pertenecía y se hallaba perdido.

Dándole paso a todo lo que de manera relevante expresa este pasaje nos encontramos con un término que partió definitivamente nuestra historia en dos, en este hay tanta riqueza encerrada para los que hemos aceptado a Cristo como Señor, que arrancando de él podremos comprender la magnitud de la posición en la que estábamos y la que hoy ostentamos a través de: "la redención".

El lugar en donde estábamos.

Génesis 2:15 Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. 2:16 Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; 2:17 más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.

Adán comería del árbol y moriría espiritualmente. Hasta ese instante Adán tenía una muy buena posición, la biblia registra que el caminaba con Dios en el huerto. A partir de allí la ruptura de la comunión con Dios lo confinaría a vivir lejos de la posición y autoridad que se le había otorgado.

Génesis 1:26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. 1:27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. 1:28 Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.

El estado de Nohemí y Rut
Rut 1:20 Y ella les respondía: No me llaméis Noemí, sino llamadme Mara; porque en grande amargura me ha puesto el Todopoderoso. 1:21 Yo me fui llena, pero Jehová me ha vuelto con las manos vacías. ¿Por qué me llamaréis Noemí, ya que Jehová ha dado testimonio contra mí, y el Todopoderoso me ha afligido? 1:22 Así volvió Noemí, y Rut la moabita su nuera con ella; volvió de los campos de Moab, y llegaron a Belén al comienzo de la siega de la cebada.

Esta era el estado en que nosotros nos hallábamos antes de conocer a Cristo.

Lo que hizo Cristo para sacarnos de allí.

Jesús nos trajo a través de su redención de una posición de esclavos a convertirnos en hombres libres.

Juan 19:30 Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu.

La redención era un término usado dentro del contexto de la ley en el antiguo testamento y su significado estaba relacionado con el pago del rescate de propiedades o esclavos y con ello lo que Dios procuraba ilustrar era la manera como un día su Hijo nos compraría con su sangre para librarnos de la esclavitud del pecado. Algunas traducciones bíblicas se atreven a afirmar que las últimas palabras pronunciadas por Jesús en la cruz del calvario fueron originalmente: "pagado fue" (Juan 19: 30), haciendo referencia al sacrificio que nos devolvería la libertad y la posición que el hombre había perdido desde el huerto del Edén y que se había mantenido así por causa de continuar en sus delitos y pecados.

¿Por qué Jesús tuvo que morir por nosotros? Por la posición de esclavitud en la que Dios nos encontró, esta posición no nos permitía tener comunión ni relación con Él, por tanto estábamos confinados a la muerte eterna.

La importancia de reconocer todas estas verdades en la palabra es que ellas son las que nos permiten el abandonar una vida en derrota para empezar a vivir conforme a la posición obtenida en Cristo, hay quienes a pesar del costoso precio que se pagó, seguimos estando confinados a mantenernos conformes en el estado de pobreza espiritual en el que fuimos hallados.

Rut 4:6 Y respondió el pariente: No puedo redimir para mí, no sea que dañe mi heredad. Redime tú, usando de mi derecho, porque yo no podré redimir. En la introducción de este mensaje hice alusión al libro de Rut, y lo maravilloso de esta historia es que la vida de esta mujer desesperanzada es comparable con la nuestra en que así como Booz la redimió acabando con su pobreza y otorgándole una posición de reinado al hacerla su esposa, esto es exactamente lo que Cristo hizo por nosotros, aquellos que hoy somos su iglesia.

Hay quienes a pesar de lo que Cristo hizo, el pecado y satanás siguen enseñoreándose de nosotros, si poseemos la revelación de lo hecho por el Señor esto no puede seguir pasando. Romanos 6:11 Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.

El lugar donde hoy estamos a través del sacrificio de la cruz.

Con la libertad vendría la restitución de la posición Espiritual que se había perdido en el huerto del Edén.

Efesios 2:4 Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, 2:5 aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), 2:6 y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús.

Frecuentemente vivimos en la ignorancia de esta posición que ocupamos en Cristo, y el diablo nos ayuda en esto. Él nos dice que Dios no está con nosotros. ¡Pero la verdad es que nosotros estamos con Dios!, ¡Estamos sentados con Él en lugares celestiales!, ¡Nosotros tenemos con Él un lugar de autoridad! ¡Este lugar esta sobre todo principado, poder, potestad, y dominio! Debemos de renovar nuestro pensamiento sobre el lugar donde nosotros estamos sentados. ¡Nosotros estamos sentados en los lugares celestiales con Cristo! ¡A su mano derecha!

En el pensamiento judío la mano derecha es la mano de poder. Es el brazo fuerte de los dos. ¡Este es el mismo brazo que levantó a Cristo de los muertos! La mano derecha es la mano de favor, y ¡Dios dice que estamos sentados a su mano derecha!

Cristo está sentado a mano derecha del Padre sobre todo principado, poder, potestad y dominio. Pero Él no está allí solo, ¡nosotros estamos sentados con Él! y ¡nosotros estamos sentados allí por la eternidad!

Marcos 10:9 Por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.

Romanos 8:37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. 8:38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, 8:39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

Rut 4:13 Booz, pues, tomó a Rut, y ella fue su mujer; y se llegó a ella, y Jehová le dio que concibiese y diese a luz un hijo.

4:14 Y las mujeres decían a Noemí: Loado sea Jehová, que hizo que no te faltase hoy pariente, cuyo nombre será celebrado en Israel; 4:15 el cual será restaurador de tu alma, y sustentará tu vejez; pues tu nuera, que te ama, lo ha dado a luz; y ella es de más valor para ti que siete hijos.

Efesios 1:3 ¿dice que el Padre nos bendijo con algunas bendiciones espirituales en los lugares celestiales? ¡¡¡NO!!!¡Dice que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales!

Pastor: David Bayuelo
Julio 27 de 2014
 

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.