Escogidos, santos y sin mancha

Escogidos, santos y sin mancha - Efesios 4:1Escuchar audio de esta predica Efesios 1:4 Según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él.

Errores en el diagnóstico de una enfermedad, siempre traerán consigo fallas en la administración del remedio. Igualmente, conceptos equivocados acerca de la corrupción de la naturaleza humana sin Cristo, traerán siempre equivocaciones acerca del gran antídoto y cura de tal corrupción.

Debemos comprender partiendo de aquí que si los hombres estábamos muertos, cautivos en el pecado, ciegos, sordos, sin entendimiento espiritual e inclinados naturalmente al pecado, entonces, el remedio para solucionar toda esta condición, debía encontrase fuera de nosotros mismos, en este caso claramente en Dios, ¿Podríamos como hombres resucitarnos a nosotros mismos? Y la respuesta es: Por supuesto que no. Así que si fuimos resucitados de nuestra muerte espiritual, ósea nacidos de nuevo, y puesto que no éramos capaces de llevar a cabo esta obra por nosotros mismos, entonces debemos atribuirle a Dios que Él fue quien nos resucitó espiritualmente para vivir eterna.

Dios nos escogió como sus hijos deseados.

Efesios 1: 4 según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él Efesios 1: 4 Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos. (NTV)

La Santa Trinidad trabajó unida para nuestra salvación. Dios el Padre la pensó, Dios Espíritu Santo la formó, y Dios el hijo la compró. Los creyentes cristianos debemos estar convencidos que somos hijos deseados. Nuestra salvación no es algo que solo sucedió ya que según nuestro texto de estudio antes de que el Señor suspendiera las estrellas en el espacio, antes de que creara las semillas, antes de que edificara las montañas, antes de todo esto nosotros estuvimos en su corazón y en su mente. Esto nos debe hacer saber cuan especiales somos para Dios, de tal manera que Él envió a su Espíritu al mundo para que a través de producir en nosotros un nuevo nacimiento nos otorgara una naturaleza absolutamente santa y de esta manera pudiéramos cumplir el propósito de Dios como hijos suyos.

Génesis 2 Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo. 3 Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación.

Jesús dijo en Marcos 2:27 claramente que el día de reposo fue hecho por causa del hombre, así que esto nos debe llevar a preguntarnos: ¿será que Dios necesitaba descansar? Lo que el Señor quería mostrarnos con el día de reposo sería la gran salvación que el traería a la humanidad a través de un Salvador y con ello el descanso eterno.

Esto nos muestra claramente su gran amor por la humanidad ya que el Señor establecería un plan delineado a la perfección para traernos a Él y que pudiéramos vivir en Él por la eternidad, cuando el determino el día de reposo a un el hombre no había pecado pero su gran deseo de tener una gran familia no sería detenido por su archienemigo el diablo.

La palabra escogió puede producir confusión, llevándonos a creer que Dios estableció una elección que determina que unos están llamados a ser salvados mientras otros condenados. Pero lo que realmente las escrituras reafirman una y otra vez es que el escogió o predestino toda la humanidad para que fuera salva, pero los hombres tendrían que decidir.

Romanos 29 Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.

Predestinar del griego Proorízo: Determinar antes.

Juan 3: 16 16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. 17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.

2 Pedro 3: 9 El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.

Dios nos escogió para que fuéramos santos.

Efesios 1: 4 según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él.

Santos: Es la palabra griega "Jagos" que significa: sin culpa.

Isaías 53: 11 Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos.

1 Pedro 2: 24 quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.

En estos dos pasaje uno dentro de las profecías mesiánicas de Isaías y el otro en el orden de la dispensación de la gracia nos dejan ver como Dios a través del sacrifico de su hijo concibió el que nuestra deuda fuera pagada, otorgándonos una posición de justos delante del Él, ósea sin deuda o sin culpa.

Hechos 9 Entonces la voz me respondió del cielo por segunda vez: Lo que Dios limpió, no lo llames tú común. El Señor estaba exhortando a Pedro a que abandonara la descalificación que estaba haciendo del pueblo por el cual Cristo había pagado tan alto precio.

Usted y yo debemos tener una concepción clara de lo que Dios hizo a través de la persona de Cristo, porque si no es así no le estaremos otorgando el carácter de suficiencia que tuvo su sacrificio en la cruz del calvario. Hay cristianos que aún no nos vemos parados en la verdad posicional otorgada por Jesús, descalificándonos cuando ya el Señor nos otorgó una calificación y que de ninguna manera fue por nuestro mérito.

Mateo 15: 11 No lo que entra en la boca contamina al hombre; mas lo que sale de la boca, esto contamina al hombre. Los fariseos estaban señalando a los discípulos de Jesús porque estaban comiendo con las manos sucias quebrantando la tradición que ellos habían aprendido. Y el Señor les aclararía que la santidad no es un acto externo y mucho menos algo que este ceñido a nuestra capacidad, hoy nosotros los hombres podemos ser santos por que la fuente de nuestras acciones que es nuestro corazón fue transformado por el sacrificio de Cristo. 2 Pedro 2:22 Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.

Debemos recordar que la vida en Dios se trata de ser y no de hacer.

Dios nos escogió para que fuéramos sin mancha.

Efesios 1:4 según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él.

Sin mancha proviene de la palabra griega "ámomos" que significa: sin defecto.

Efesios 5:26 para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, 27 a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.

2 Corintios 6:14 No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? 15 ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo?

1 Pedro 1:19 sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación,

Dios tendría que cambiar la esencia misma de aquellos que ahora nos convertiríamos en la esposa de su Hijo por tal motivo seriamos convertidos en personas sin defectos en nuestro espíritu, él cambiaria nuestra naturaleza corrupta en una que correspondiera a la de Jesús y de esta manera pudiera colocarnos en unidad con Él. Dios no podía unir a su hijo en un yugo desigual.

Dios cambió la esencia de nuestro ser haciéndonos nacer de una de su simiente incorruptible. 1 Pedro 1: 23 siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre.

En Génesis encontramos a Dios afirmando: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él. (Génesis 2: 18) Como Adán necesito una ayuda idónea para gobernar Cristo la necesitaría para que reinara y gobernara con Él. Dios ha determinado que estemos unidos a Jesús por la eternidad, así como cuando el esposo se une a su esposa y pasan a ser una sola carne.

Dios nos ha otorgado una nueva posición en Cristo ya que Él nos deseó para hacer parte de su familia antes de su creación, nos hizo justos al borrar nuestra culpa por la sangre de Cristo y nos quitó toda mancha haciéndonos aceptos para convertirnos por la eternidad en la esposa de su amado Hijo.

Pastor: David Bayuelo
Agosto 10 de 2014 

 

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.