Amados, Adoptados y Aceptados

Amados, Adoptados y Aceptados - Efesios 1:5-6Escuchar audio de esta predica Efesios 1:5-6: en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, 6 para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado.

En nuestra secuencia de enseñanza en la carta a los Efesios acerca de la identidad que tenemos como hijos; Pablo inicia el cuerpo de una oración que se tiene que ver como unida desde los versículos 3 al 14, en donde dice que la fuente de toda bendición espiritual es Dios y el Padre de nuestro Señor Jesucristo.

Así que estos domingos hemos venido explicando las bendiciones espirituales que vienen del Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo.

Todas las bendiciones espirituales son una bendición triple, por decirlo de alguna manera. En primer lugar se nos dice: toda bendición espiritual. Esto es como un paquete que se ha envuelto en los lugares celestiales. Y finalmente, son colocados en una esfera más grande, esto es en Cristo, fuimos escogidos en Él.

Y el pensamiento completo es que uno debe abrir este regalo para ver lo que Dios ha hecho por usted, para poder entonces, vivir por la fe, y asirse de ello, y vivir en el día de hoy en los lugares elevados a los cuales Dios lo ha llevado a usted. Él le ha hecho a usted un hijo; lo ha bendecido con toda clase de bendiciones espirituales. Y nosotros necesitamos vivir de esa manera en el mundo del presente.

El primer aspecto es un Motivo: el Amor vr.5: en amor habiéndonos predestinados

Pablo hace una descripción del ser escogidos v.4, indicando que esta se hizo en amor. Dios tomó la decisión de amarnos antes que el mundo fuera hecho

Jeremías 1:5 Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones.

Salmos 139:13: Porque tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre.

Isaías 43:1 Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú.

Su amor es tan fuerte hacia nosotros que ha dado a Su Hijo Unigénito entregándole en la Cruz para morir en nuestro lugar, por nuestro pecado,

Romanos 8:32: El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?

Jeremías 31:3 Hace mucho tiempo se me apareció el SEÑOR y me dijo: «Con amor eterno te he amado; por eso te sigo con fidelidad, NVI

Esta afirmación es una bendición que no tiene precio, El muestra su voluntad hacia nosotros, el saber que le pertenecemos, que somos su pueblo que ahora somos objetos de su amor, que su pacto de gracia fue hecho a favor de nosotros, por nosotros la sangre de Cristo fue derramada en el calvario. Su dádiva es inestimable, en otras palabras su AMOR no tiene precio.

Así como escogió a Israel para ser su pueblo especial, solo a causa de su amor (Deuteronomio 7:8) también nos escogió como su Iglesia, la familia de los redimidos.

Su Amor Ágape no es una emoción sino fue su decisión para procurar el bienestar de los demás y suplir sus necesidades. Jesús dijo: "nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos" Juan 15:13. Eso es exactamente lo que Jesús hizo por nosotros

Efesios 2:4-5: Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), Él nos amó y nos seguirá amando por el puro afecto de su voluntad.

- Habiéndonos predestinados...
Este texto ha tenido interpretaciones desde diferentes corrientes de pensamientos como la calvinista que dice que algunos hombres han sido pre ordenado para vida eterna y otros han sido pre ordenado para salvación y se apoya solamente en la decisión (voluntad) de Dios, pero este punto dista de lo que el Apóstol Pablo nos dice en el texto: La salvación es algo que ya Dios estableció de antemano para toda la humanidad de todos los tiempos Juan 3:16: Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna.

La palabra "predestinación" significa que aun antes de nuestro nacimiento, Dios tuvo un propósito para nuestras vidas. Nuestras vidas no son el simple producto de las circunstancias de la vida; menos de la "suerte". La Biblia enseña que Dios nos ha creado según los planes que Él tuvo desde la eternidad.

El propósito de Dios fue destinarnos a ser sus hijos: para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo. Aunque Dios ha creado a todo ser humano, todos no son sus hijos. Todos somos por naturaleza hijos de Satanás: Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Él ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira. Juan 8:44.

El segundo aspecto un resultado: Adopción como hijos v.5 para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad

Definición: La adopción es la relación paterno filial entre personas extrañas por medio de un acto condición, en el cual se hace de un hijo biológicamente ajeno, un hijo propio, estableciendo un fuerte vínculo afectivo y legal con el adoptado. Esta relación una vez establecida es irrevocable, donde el adoptado asume una actitud pasiva.

Pablo nos dice que Dios en su amor nos predestino para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo nosotros al igual que el de condición de adoptado no hicimos nada, ni menos elegimos a nuestro Padre, él lo hizo todo en la Cruz y como resultado de esa justificación, ahora somos adoptados como "hijos de Dios" con todos los privilegios y responsabilidades. Eso es la bendición espiritual de ser adoptados.

Al igual que los padres que adoptan, Dios actuó en amor; es decir en su eterna disposición de buscar el bienestar de los demás y satisfacer sus necesidades.

Dentro del amor de Dios ya estaba diseñada toda bendición, y, en ese amor ilimitado es la que nos concede toda bendición. Esto quiere decir aparte del amor de Dios y de Él mismo no existía otra causa para ser bendecidos. "En esto consiste el amor, no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su hijo en propiciación por nuestros pecados" 1 Juan 4:10.

La palabra Adoptado es Juiothesian que viene de juíos: hijo- thesis: colocación. Así que la traducción correcta es "colocados como hijos" o "Adoptados como hijos" Esto implica que el ser humano que cree en la efectividad de la obra de la Cruz, y acepta a Jesús como su Señor y Salvador personal, es colocado al lugar de hijo, colocado a la condición de hijo sin que le perteneciéramos de manera natural.

Tito 2:14: quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.

Gálatas 1:4: El cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre.

Se cuenta la historia de un joven que se presentó ante las autoridades de una Iglesia y dijo que quería pertenecer a esa congregación. Los diáconos lo examinaron y le hicieron las siguientes preguntas: "¿Cómo es que llegaste a ser salvo?" "Bien", dijo el joven, "Yo hice mi parte y Dios hizo la Suya". Y esos diáconos pensaron que este joven estaba equivocado. Y le dijeron: "¿Cuál fue tu parte y cuál la parte de Dios?" Y el respondió sin titubear, respondió: "Mi parte fue la de pecar, huí de Dios tan rápido como me pudieron llevar estas piernas rebeldes que yo tengo, y donde mi corazón pecaminoso me llevara. Me escapé de Él. Y, ¿saben una cosa? Él corrió detrás de mí y me alcanzó."

El tercer aspecto: La meta: Ser Aceptos v.6 para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado

Aceptos: significa agraciados por la gracia "Hechos perfectos"

En Juan 17. Jesús enfoca claramente la razón por la cual sus apóstoles eran aceptos, porque ellos eran uno con Él y Él era uno con su Padre

En la posición en la cual la obra de Cristo nos puso no se halla ninguna impureza, ninguna traza de lo que caracteriza al hombre en la carne, ninguna imperfección. El enemigo puede desplegar todos sus esfuerzos, intentar hacernos tropezar en el camino, y desgraciadamente a veces lo logra, pero es impotente frente a la posición perfecta en la cual nos colocó la obra de la cruz: nos "hizo perfectos para siempre".

Eres acepto "en el Amado". Por su pura gracia Dios te acepta por completo... y lo hace por Jesús. No por ti, ni por tus buenas actitudes, tus maravillosos talentos, tus increíbles fuerzas, tu loable espíritu de sacrificio... no por algo que hagas o que ya no hagas... no por lo que deseas, sientes, piensas o incluso eres. Dios nos acepta por su gracia. Y lo hizo para la alabanza de su gloria.

Isaías 43:7-21: 7 todos los llamados de mi nombre; para gloria mía los he creado, los formé y los hice. 21 Este pueblo he creado para mí; mis alabanzas publicará.

Lucas 12:32: No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino. Cuando Jesús dijo esto, estaba afirmando el deleite que el Padre tiene al desplegar toda su gloria.

El Apóstol Pablo oró por los tesalonicenses y oró diciendo: Por lo cual asimismo oramos siempre por vosotros, para que nuestro Dios os tenga por dignos de su llamamiento, y cumpla todo propósito de bondad y toda obra de fe con su poder, para que el nombre de nuestro Señor Jesucristo sea glorificado en vosotros, y vosotros en él, por la gracia de nuestro Dios y del Señor Jesucristo. 2Tesalonicense 1:11-12

La razón de ser de todas las cosas que hagamos incluso las comunes como comer y beber sea para la gloria de Dios. Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios. 1 Corintios 10:31

Hoy en día la gente está habida por encontrar respuestas que satisfagan sus inquietudes relacionadas con su identidad, su propósito en la vida, la dignidad personal y auto aceptación invirtiendo mucho de su dinero y tiempo leyendo libros, seminarios y técnicas que satisfagan sus deseos. La única manera de encontrar respuestas a sus inquietudes es establecer una relación con Dios a través de Cristo.

Como creyentes tenemos claro que el único bendito es Dios quien nos bendice con toda bendición en lugares espirituales porque fuimos escogido con el propósito de ser santos, sin mancha, amados y aceptados para la alabanza de su gloria satisfaciendo todo aquello que los otros buscan porque en Él estamos completos.

Pastora: Myriam Vargas
Agosto 24 de 2014 

 

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.