Una ceguera que me imposibilita

Una ceguera que me imposibilita - Efesios 1:17-18Escuchar audio de esta predica Efesios 1:17-18. Para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos,

Todos en algún momento de la vida hemos experimentado incapacidad frente a cierta circunstancias y con toda seguridad en esos momentos nos encantaría poder tener una visión súper desarrollada que nos permitiera descubrir el meollo del asunto y por tanto la posible salida o solución.

Cuando leemos la oración que el apóstol Pablo efectúa en el primer capítulo del libro de efesios esta nos revela una incalculable riqueza pero también hallamos que uno de sus más grandes deseos en medio de ella y es que los hijos de Dios vivamos con una capacidad sobrenatural al ser quitadas las tinieblas que se hallen en los ojos de nuestro entendimiento.

Hace unos días atrás en casa teníamos una fuga de agua en un sanitario una y otra vez lo había desarmado, cambie varias piezas de manera reiterativa, sin embargo el asunto persistía, así que después de tanta frustración, he imposibilidad busque una persona especialista en el tema, ella solo destapo la tapa del sanitario, tomo uno de las piezas le retiro un sello de seguridad que esta poseía y el problema instantáneamente se acabó. La pregunta obligada fue ¿Cómo no lo vi antes? Y lo cierto es que nunca lo hubiese visto ya que mis ojos no habían sido alumbrados con ese simple conocimiento. Muchas veces La solución puede ser muy simple, pero el no poseer el conocimiento nos incapacita para poder desarrollar una solución.

Ahora el apóstol Pablo hace una oración ferviente que hoy en nuestros días cobra más vigencia que nunca "Que sean alumbrados los ojos de vuestro entendimiento", ¿Que nos está queriendo decir? El hace un reconocimiento de la profunda necesidad que todos aquellos que hemos recibido a Cristo poseemos en nuestra alma después de nacer de nuevo, y es poder eliminar toda tiniebla u oscuridad que no nos permita trascender en un mundo de imposibilidades.

La falta de conocimiento nos propicia una ceguera que nos conduce a experimentar la incapacidad.

Oseas 4:6 Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos. Este pasaje nos muestra tres tipos de personas que viven en el orden de la frustración y la derrota por su incapacidad.

a. Quienes no poseen el conocimiento.

Reyes 7:14 Tomaron, pues, dos caballos de un carro, y envió el rey al campamento de los sirios, diciendo: Id y ved. Que experiencia tan desalentadora es tratar de ver y no alcanzar el observar más allá de nuestras propias narices, el rey de Israel estaba experimentando el ser sitiado por parte de los sirios, el solo trataba de resistir pero se hallaba imposibilitado para ver más halla y por tal motivo se encontraba en una absoluta incertidumbre, el profeta Eliseo contaba con una visión absolutamente sobrenatural, su conocimiento de Dios le permitía ver lo que nadie más veía.

2 Reyes 7:1 Dijo entonces Eliseo: Oíd palabra de Jehová: Así dijo Jehová: Mañana a estas horas valdrá el seah de flor de harina un siclo, y dos seahs de cebada un siclo, a la puerta de Samaria.

b. Quienes desechan el conocimiento.

Lucas 11:24 Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo; y no hallándolo, dice: Volveré a mi casa de donde salí. 11:25 Y cuando llega, la halla barrida y adornada. 11:26 Entonces va, y toma otros siete espíritus peores que él; y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero.

Si de manera inmediata no sembramos en el terreno de nuestras vidas la semilla correcta después de haber sido limpiado por Dios nuestro enemigo procurara colocar en su lugar una maleza mucho más fuerte para que sea una tarea más difícil el desalojarla.

Proverbios 3:5 Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. 3:6 Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas. 3:7 No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal; 3:8 Porque será medicina a tu cuerpo, Y refrigerio para tus huesos.

c. Quienes se olvidan del conocimiento.

Santiago 1:23 Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. 1:24 Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era. 1:25 Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.

Si Dios le enseña algo póngalo por obra de inmediato, corrija lo que está equivocado y persevere en ello hasta el final.

2 Reyes 6:16 El le dijo: No tengas miedo, porque más son los que están con nosotros que los que están con ellos. 6:17 Y oró Eliseo, y dijo: Te ruego, oh Jehová, que abras sus ojos para que vea. Entonces Jehová abrió los ojos del criado, y miró; y he aquí que el monte estaba lleno de gente de a caballo, y de carros de fuego alrededor de Eliseo.

Que hermoso es el Señor que le coloca a Pablo el orar como lo hizo Eliseo con su siervo, para que todo aquello que le causaba incapacidad y temor desapareciera.

Pastor: David Bayuelo
Septiembre 21 de 2014 

 

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.