Empoderados con su autoridad

Empoderados con su autoridad - Mateo 28:18-20Escuchar audio de esta predica Mateo 28:18-20: Jesús se acercó entonces a ellos y les dijo: se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del padre y del hijo y del espíritu santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo.

Una de las muchas bendiciones que podemos recibir de la salvación es el privilegio de saber que tenemos un poder que nos ha sido delegado por pertenecer al Cuerpo de Cristo –su Iglesia-. Pablo ora por los hermanos de Éfeso para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, alumbrando los ojos de vuestro entendimiento.

El conocimiento de la palabra de Dios es muy importante para nuestras vidas, nos ayuda, nos guía, nos muestra el camino que debemos seguir como ciudadanos del Reino de los Cielos. La vida en este reino se trata de la autoridad, de cómo desarrollarla y de cómo usarla. La biblia nos muestra que Dios creó al hombre y le entregó autoridad sobre un territorio Génesis 1:26: Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra, en este caso era la tierra, pero producto de su desobediencia, esta autoridad fue pasada a un tercero llamado Satanás. Dios restauro esta autoridad por medio de Cristo, así que el hombre ahora en condición de hijo, debe aprenda a vivir empoderado con su autoridad.

Pertenecemos a un reino celestial.

Cuando Jesús irrumpió en el escenario de este mundo para inaugurar su ministerio, el tema central fue El Reino de Dios. Declaró como misión y visión el establecimiento del reino de Dios.

Marcos 1:15: diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio.

Los evangelios sinópticos (San Mateo, San Marcos y San Lucas) concuerdan en que el tema primario de la predicación de Nuestro Señor Jesucristo era «el Reino de Dios» «Enseñaba en las sinagogas y proclamaba el evangelio del reino» (Mt. 4, 23; 9, 35) y lo hace con urgencia: «también en las otras ciudades tengo que anunciar el reino de Dios, porque para esto he venido» (Lc.4:43).

"Reino" es traducido de la palabra griega: 'Basileia' y habla del 'Poder', 'autoridad real', 'Realeza', 'dignidad real' y por supuesto de un Reino. Un 'rey' es una persona que tiene soberano y supremo poder. 'real' habla de lo que es propio de un rey. La 'realeza' habla de la dignidad o de la función de un rey. Un 'reino' es el territorio sumiso a la autoridad de un rey.

Denota el carácter CELESTIAL del reino, vale decir, que proviene de ARRIBA, como un DON DE DIOS y no como una creación meramente humana y perecible. Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí. Jn.18:36

En una ocasión los judíos quisieron hacer Rey de la nación a Jesús, pero Él no quiso asumir ese papel (Juan 6:15). Como después le diría a Pilatos, cuando le preguntó si era Él el rey de los judíos, dejó claro que su Reino no es de este mundo (Juan 18:36).

-Daniel y sus tres amigos propusieron en su corazón no contaminarse con lo que el rey les ofrecía y vemos como Dios lo puso en gracia y de estima.

Cuando tenemos clara a que reino pertenecemos lo que este reino terrenal decreta no puede prevalecer sobre nosotros.

Cuando nos naturalizamos como ciudadanos del reino, adquirimos todos los derechos, beneficios y privilegios que vienen con la ciudadanía.

Nuestra autoridad es espiritual, no carnal.

2 Corintios 10:4: porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas,

Toda autoridad viene de Dios y la base de la autoridad es la Palabra de Dios. Jesucristo es la Palabra de Dios hecho carne y nosotros debemos aprender a permanecer en El al ejercitar la autoridad. Las Santas Escritu-ras nos dan la base escrita para esta autoridad, pero aún ellos deben ser abiertos a nosotros por el Espíritu Santo. Esto es el resultado de perma-necer en Jesucristo. Aún El Mismo dijo que Él no podría ejercitar su auto-ridad a menos que se mantuviera en una posición duradera en Su Padre. Juan 5:30, "No puedo yo hacer nada por mí mismo, según oigo, así juzgo; y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió, la del Padre."

La semilla de la Palabra se engendra en fe para creer que las cosas que decimos vendrán a pasar. En Marcos 11:23, "Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho." Jesús dijo que podríamos hablar a la montaña y será quitada si nosotros no dudamos en nuestro hombre interior.

Por la meditación en las escrituras, ellos son interiorizados en nuestro es-píritu y nuestra fe llega a ser operativo. Aunque toda la información ya fue escribida en nuestro espíritu por regeneración, ellos llegan a ser acti-vados por interiorizarlos en nuestra alma, entonces el alma y el espíritu concuerdan, y hay una liberación de poder que trabaja dentro de noso-tros. Efesios 3:20, "Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de los que pedimos o enten-demos, según el poder que actúa en nosotros."

Esto es como en una corte de justicia, si uno no conoce y entiende sus derechos, nos sentiremos intimidados de tal manera que terminaran derrotándonos al fallar en contra nuestra. De igual manera sucede en el reino espiritual, si uno no conoce y entiende sus derechos, careceremos de confianza espiritual o de fe sobrenatural. Por lo tanto es imprescindible que desarrollemos este conocimiento espiritual a través de discernir la Palabra de Dios correctamente, con lo cual desarrolla la confianza y fe.

Romanos 8:1 Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús. (Discernir esta parte de las escrituras es fundamental para mantenernos en la libertad y victoria otorgadas por Cristo)

Empoderados con su autoridad

La autoridad de Cristo ahora nos pertenece a causa de nuestra identificación con Él "con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, más vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí".Gálatas 2.20

Por esta razón hemos sido en lugares celestiales junto con Él y todo lo sometió bajo sus pies sean principados, autoridad, poder, señorío y la Iglesia que es su cuerpo.

El creyente tiene ahora una posición por encima de Satanás Jesús lo dijo en Lucas 10:19: He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpio-nes, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará.

Fuerza: dunamis (fuerza o poder) que significa: "la capacidad para obrar y llevar algo a cabo". Es una fuerza que tiene poder de acción.

Ejem: hay un jefe muy delgado y de aspecto debilucho, que le ordena a un empleado grandote y fortachón que cargue una caja de 30 kilos sobre un camión.

Mateo 10:1 Entonces llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad sobre los espíritus inmundos, para que los echasen fuera, y para sanar toda enfermedad y toda dolencia.

EXOUSIA, y significa: "el derecho de actuar sin ninguna restric-ción".

La autoridad es siempre superior a la fuerza física "os doy potestad", está referido a la autoridad delegada por Dios a los creyentes.

Mateo 8:28 Cuando llegó a la otra orilla, a la tierra de los gadare-nos, vinieron a su encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros, feroces en gran manera, tanto que nadie podía pasar por aquel camino. 8:29 Y clamaron diciendo: ¿Qué tienes con no-sotros, Jesús, Hijo de Dios? ¿Has venido acá para atormentarnos antes de tiempo? 8:30 Estaba paciendo lejos de ellos un hato de muchos cerdos. 8:31 Y los demonios le rogaron diciendo: Si nos echas fuera, permítenos ir a aquel hato de cerdos. 8:32 Él les di-jo: Id. Y ellos salieron, y se fueron a aquel hato de cerdos; y he aquí, todo el hato de cerdos se precipitó en el mar por un despe-ñadero, y perecieron en las aguas.

1 Corintios 2:4 y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espí-ritu y de poder, 2:5 para que vuestra fe no esté fundada en la sa-biduría de los hombres, sino en el poder de Dios.

Conclusión
La gran comisión fue el mandato que Jesús nos dejó para llevarlo a cabo, Por esta razón si le hemos entregado a El PODER LEGAL a Dios sobre nuestras vidas por la sangre que derramo en la cruz, solo debemos hacer uso de este PODER. El enemigo ha perdido PODER sobre los hijos de Dios.

Pastora: Myriam Vargas
Septiembre 28 de 2014
 

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.