Él cuida de mí

Él cuida de mí - Mateo 6:27Escuchar audio de esta predica Mateo 6:27 ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo?

¿Usted ha experimentado que después de colocar todo el empeño y esfuerzo en algo el resultado obtenido es muy inferior e incluso nulo frente a todo el desgaste sufrido? Desde nuestra consideración podremos creer que hicimos lo mejor, revisaremos una y otra vez el plan que decidimos seguir y no hallamos un aparente error, incluso nos compararemos con otros y veremos que lo hicimos exactamente como ellos lo hicieron o de mejor manera, pero el resultado finalmente no es el que esperábamos.

El Señor Jesús dijo en Mateo 6: 27 ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo? En este relato Él se halla describiendo como nos es imposible alcanzar nuestros objetivos sino dependemos de Dios a través de un plan concreto escrito por Él y especialmente diseñado para nuestras vidas.

La biblia nos registra una y otra vez como hombres que habían entregado su vida a Dios intentaron seguir su propio plan, este es el caso de; Abraham, Jacob, Moisés, Jonás, Elías entre otros, pero que al final descubrieron que solo viviendo en una dependencia absoluta del Señor, que se probaba andando en sus planes podrían alcanzar el propósito propuesto.

Es evidente que muchas personas logran cosas dejando de lado el plan de Dios y su dirección, pero la pregunta para hacernos es: ¿A costa de qué? De nuestra relación con Dios, nuestro matrimonio, nuestros hijos, nuestro servicio a Dios, nuestra salud. Él Señor nos dio a través de Jesucristo una vida abundante y esto nos debe llevar a concluir que el sacrificar algunas de sus bendiciones por obtener otras no está dentro de sus consideraciones y por el contrario lo que Él espera es que alcancemos una vida dentro de un equilibrio perfecto.

¿Se ha preguntado de qué se trata esta vida? ¿Y si la suya realmente responde a la idea que Dios tiene?

Una absoluta incapacidad.

Y quién de vosotros podrá: La palabra podrá en su sentido más literal significa: "Seré capaz de hacer algo", o "Tendré el poder para hacer algo".

Jesús lo que le estaba diciendo a sus discípulos en medio del sermón del monte es que debían vivir con la consideración de que el poder o la capacidad para llegar a donde Dios les había dicho que irían solo podría llegar a ser a través de su poder. Todo esfuerzo en sí mismos sería nulo y a lo que los conducirá era perder la dependencia y con ello la fuente de quien provenía realmente todo lo que necesitaban.

Jesús reafirma esta idea en Lucas 10:4 cuando les da la orden de no llevar bolsa con dinero, ni alforja con alimentos, ni calzado; y que no saludaran a nadie por el camino en el que ellos pudieran depositar su confianza. Lo interesante de este ejercicio propuesto por el Señor es que en su plan todas las circunstancias estaban previstas. Por más que nosotros nos esforcemos por construir un plan seguro siempre viviremos con el limitentante de no poder contemplar completamente los imprevistos y mucho menos poseer una respuesta para ellos.

En Dios ni siquiera la enfermedad o la muerte son un imprevisto, porque hasta para ellas el Señor ya estableció una solución. Nunca debemos olvidar que para Dios no hay nada que pueda estar fuera de su alcance, así que si hemos estado tratando de ayudarlo, ¿cómo podremos tener la certeza que estamos actuando conforme a su plan?

El peor error es vivir con la insensatez de creer que las cosas que poseemos es por nuestro esfuerzo y estamos dispuestos a seguir construyendo nuestra vida bajo el ejemplo de hombres igual a nosotros y no bajo el ejemplo claro de quien representa el verdadero andar con sensatez; "el Señor Jesús".

En Lucas 12:16 Jesús También les refirió una parábola a sus discípulos, diciendo: La heredad de un hombre rico había producido mucho. 12:17 Y él pensaba dentro de sí, diciendo: ¿Qué haré, porque no tengo dónde guardar mis frutos? 12:18 Y dijo: Esto haré: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes; 12:19 y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. 12:20 Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? 12:21 Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios. El no ser rico para con Dios está representado por la insensatez de creer que nosotros podemos controlar nuestras vidas.

Jesús dijo: Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. (Juan 15:5) Todo el poder necesario para que nuestra vida vea el fruto abundante esta ceñido a mantenernos reconociendo a través de nuestra dependencia que todo proviene de Él.

Cuando el pueblo de Israel marcho por el desierto Dios determino que les daría del pan que caería del cielo, pero para ello habrían condiciones claras y una de las más importantes era que cada día se recogiera solo la porción que iban a consumir y la razón para esto era que aprendieran a vivir en una absoluta dependencia de Él.

Un esfuerzo limitado.

Por mucho que se afane. Afanarse: Hacer todo lo posible por conseguir una cosa. (Según el diccionario). La biblia en su sentido más literal define el afán como preocupación. La palabra que en español se traduce como afán en el Nuevo Testamento es la palabra griega "merimnao", que significa "estar ansioso, estar distraído" o "tener una mente dividida".

Sea cual sea el punto al que los discípulos deseaban llegar jamás podrían ir más lejos de la medida establecida por Dios, así que el confiar en Él era fundamental para marchar cada día conforme a su plan.

Todos hemos experimentado en alguna momento situaciones que nos hacen sentir impotentes y esta es la muestra clara del porque Jesús nos exhorta a vivir una vida sin afanes y de plena confianza en Dios, no podemos permitir que nada divida nuestro pensamiento entre los planes específicos de Dios y los planes que nosotros consideramos mejor. (Hay que tener mucho cuidado porque esto propiciara un desorden en nuestras prioridades)

Lucas 10:38 Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. 10:39 Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. 10:40 Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude. 10:41 Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. 10:42 Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada. En lo que el Señor Jesús enfatiza en este relato es que Martha se estaba perdiendo de lo realmente valioso y hay quienes dejamos que nuestra vida se divida entre dos pensamientos de tal manera que perdemos el orden de nuestras prioridades.

Si hay una cosa que a mí me cause angustia existencial es tener un auto detrás mío rugiendo para pasar cuando voy en la carretera, así que por lo regular yo me aparto un poco y lo dejo pasar, lo increíble es que sin muchos afanes unos cuantos kilómetros más adelante lo hallo detenido detrás de alguien más. Y lo más cómico del asunto es que muchas veces me encuentro llegando a mi destino primero que él. Hay quienes corren y corren con todo el afán, no importando dejar a Dios de lado, a su familia, su salud y lo más absurdo es que no vemos que todos estos afanes lo que propician antes de acercarnos a la meta es alejarnos de ella.

Así que no importa si el paso que Dios estableció para usted es un tanto lento bajo la consideración suya o la de los demás, no se afana al ver que otros desaforadamente corren pasando por su lado, no deje que esto divida su mente entre lo que usted quiere obtener ya, porque ve a los demás y lo que Dios ha determinado para que este en su vida en un tiempo determinado.

1 Samuel 8:5 y le dijeron: He aquí tú has envejecido, y tus hijos no andan en tus caminos; por tanto, constitúyenos ahora un rey que nos juzgue, como tienen todas las naciones. Israel se adelantaría a algo que Dios ya había determinado que en su tiempo se daría, ellos pidieron un rey y el Señor termina dándoselos, el asunto es que no fue en su tiempo, ni como él deseaba y por ello terminaron viviendo el consecuente.

Apocalipsis 3:7 Escribe al ángel de la iglesia en Filadelfia: Esto dice el Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre: Hay que aprender a vivir con la convicción que Dios nos cuida y que sus planes son lo mejor para nosotros.

Un resultado por alcanzar.

Añadir a su estatura un codo.

La biblia en su sentido más literal define la añadidura como: colocar un anexo o algo adicional.

Jesús les está comunicando a sus discípulos que algo como la comida y el vestido que al hombre le son indispensables para su subsistencia en este mundo no eran más que meras añadiduras, dejándoles claro que el tenerlo a Él era la medida plena que todo hombre debía alcázar. (Mateo 6: 33)

Científicamente se considera que los hombres dejamos de crecer a los 21 años y las mujeres en promedio a los 18, así que cuando se llega a esa edad habremos alcanzado nuestra máxima aspiración. Cuando Jesús está tomando la estatura como ilustración en lo que deseaba enfatizar era en que después de nacer de nuevo a través de un encuentro personal con Él habríamos alcanzado nuestra máxima estatura y que del resto no debíamos afanarnos o angustiarnos porque todo ello estaba contemplado a través de su sacrificio en la cruz del calvario. Romanos 8:32 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?

Efesios 3:20 Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros, los buenos resultados en nuestras vidas jamás serán producto de nuestro esfuerzo, sino de seguir puntualmente un plan escrito por Dios en donde todas las variables están contempladas de tal manera que nuestro resultado final será el obtenido por Él a través de su sacrificio.

El hecho de que en su plan nos encontrarnos con ciertas dificultades no quiere que decir que este no provenga de Él, lo más importante es que vivamos con la disposición de sobrepasar el afán que nos presente cada día sabiendo que el incluyo ya la solución y si llegamos a equivocamos podremos reconvenir la ruta pero solo si estamos completamente seguros de que fue Dios el que dispuso que así fuera.

No dejemos nada al azar, usted tiene un Dios suficiente que habla y que si hay algo que desea es que usted pueda conocer plenamente sus planes, escúchelo y suscríbase a ellos no importando lo que las circunstancias griten, lo que los demás digan o su enemigo opine.

Dios desea que obtengamos los mejores resultados, pero sin derribar el edificio de nuestra vida y permaneciendo en su equilibrio perfecto y esto solo se logra buscando primera mente lo primero y ese es a Dios y su perfecta voluntad.

Mateo 10:29 ¿No se venden dos pajarillos por un cuarto? Con todo, ni uno de ellos cae a tierra sin vuestro Padre. 10:30 Pues aun vuestros cabellos están todos contados. 10:31 Así que, no temáis; más valéis vosotros que muchos pajarillos.

Así que hay que abandonar nuestros temores y descansar plena y totalmente en nuestro Dios.

Pastor: David Bayuelo
Octubre 12 de 2014 

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.