¿De dónde proviene tu brillo?

¿De dónde proviene tu brillo? - Ezequiel 28:17Escuchar audio de esta predica Ezequiel 28:17 Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; yo te arrojaré por tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti.

"Lucifer habría podido seguir gozando del favor de Dios, amado y honrado por toda la hueste angélica, empleando sus nobles facultades para beneficiar a los demás y para glorificar a su Hacedor. Pero el profeta dice: "Se te ha engreído el corazón a causa de tu hermosura; has corrompido tu sabiduría con motivo de tu esplendor". Poco a poco, Lucifer se abandonó al deseo de la propia exaltación. "Has puesto tu corazón como corazón de Dios". "Tú... que dijiste:... ¡Al cielo subiré; sobre las estrellas de Dios ensalzaré mi trono, me sentaré en el Monte de Asamblea; me remontaré sobre las alturas de las nubes; seré semejante al Altísimo!" (Ezequiel 28:6, Isaías 14:13-14)

En lugar de procurar que Dios fuese objeto principal de los afectos y de la obediencia de sus criaturas, Lucifer se esforzó por ganarse el servicio y el homenaje de ellas. Y, codiciando los honores que el Padre Infinito había concedido a su Hijo, este príncipe de los ángeles aspiraba a un poder que sólo Cristo tenía derecho a ejercer".

"Lucifer había dicho: 'Seré semejante al Altísimo'; Si hubiese deseado realmente ser como el Altísimo, no habría abandonado el puesto que le había sido señalado en el cielo; porque el espíritu del Altísimo se manifiesta sirviendo abnegadamente. Lucifer siempre deseo el poder de Dios, pero no su carácter".

Satanás cayó por tener la ambición de ser igual a Dios. Deseó entrar en los consejos y propósitos divinos, de los cuales había sido excluido porque como ser creado era incapaz de comprender la sabiduría del Ser infinito. Fue este ambicioso orgullo lo que le indujo a rebelarse, y por el mismo medio trata de causar la ruina del hombre. Génesis 3:5 sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.

"Aunque toda su gloria procedía de Dios, este poderoso ángel llegó a considerarla como perteneciente a sí mismo. Descontento con el puesto que ocupaba, a pesar de ser el ángel que recibía más honores entre las huestes celestiales, se aventuró a codiciar el homenaje que sólo debe darse al Creador. En vez de procurar el ensalzamiento de Dios como supremo en el afecto y la lealtad de todos los seres creados, trató de obtener para sí mismo el servicio y la lealtad de ellos. Y codiciando la gloria con que el Padre infinito había investido a su Hijo, este príncipe de los ángeles aspiraba al poder que sólo pertenecía a Cristo".

El enfocarnos en nosotros mismos es el principio para perder la perspectiva.

Ezequiel 28:17 Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; A Lucifer se le olvidaría de donde provenía su brillo y belleza, el llego a creer que él era la misma fuente de está, perdiendo toda perspectiva y estableciendo con ello su estrepitosa caída.

Proverbios 16:18 nos dice: Antes del quebrantamiento es la soberbia, Y antes de la caída la altivez de espíritu.

1 Crónicas 21:1 Pero Satanás se levantó contra Israel, e incitó a David a que hiciese censo de Israel. 21:2 Y dijo David a Joab y a los príncipes del pueblo: Id, haced censo de Israel desde Beerseba hasta Dan, e informadme sobre el número de ellos para que yo lo sepa. 21:3 Y dijo Joab: Añada Jehová a su pueblo cien veces más, rey señor mío; ¿no son todos éstos siervos de mi señor? ¿Para qué procura mi señor esto, que será para pecado a Israel? El muchacho que había retado a un gigante bajo el reconocimiento que en el nombre de Jehová estaba la fuerza y el poder para vencerlo, ahora con el pasar de los años había olvidado que el brillo que ostentaba no le pertenecía, trasgrediendo el principio de no recocer cual era la fuente que le otorgaba el poder para llegar a donde había llegado.

El punto en el que debemos reflexionar es: ¿cuánto he podido llegar a creer que donde hoy estoy es por mí propia fuerza?, me he observado y he entrado en una profunda admiración de mí mismo por las habilidades que hallo en mí. David quiso establecer su capacidad de alcance a través de los hombres que le acompañaban, lo que se le había olvidado es que esta jamás fue la fuente de sus victorias sino la mano invisible de un Dios que con todo su poder sobrenatural lo había exaltado.

Jamás se nos debe olvidar de donde nos sacó el Señor, como el cambio nuestra condición de engañadores con una naturaleza absolutamente animal y nos llevó a ser cambiados en quienes ostentarían el título de ser sus hijos.

El enfocarnos en nuestras fuerzas nos conducirá a la desobediencia.

1 Samuel 15:19 ¿Por qué, pues, no has oído la voz de Jehová, sino que vuelto al botín has hecho lo malo ante los ojos de Jehová?

El profeta Samuel comienza esta llamado de atención al rey de Israel con una frase contundente: Aunque eras pequeño en tus propios ojos, ¿no has sido hecho jefe de las tribus de Israel, y Jehová te ha ungido por rey sobre Israel? En otras palabras lo que le está diciendo es: "aunque tú tenías una consideración tan pobre de ti mismo, como llegaste a creer que podías ser más sabio en tu propia prudencia, como consideraste que tus pensamientos podían ser más altos que los de tu Dios".

1 Samuel 15:1 Después Samuel dijo a Saúl: Jehová me envió a que te ungiese por rey sobre su pueblo Israel; ahora, pues, está atento a las palabras de Jehová.

El profeta Samuel antes de establecer cualquier indicación le recuerda quien fue el que llevo al rey Saúl a ocupar el lugar de honor que poseía y algo que le permitiría mantenerse con los pies en la tierra sería su siguiente indicación "ahora, pues, está atento a las palabras de Jehová"

Está claro que una manera de no caer en la auto exaltación es el permanecer atentos a lo que Dios nos dice. Cuando revisamos desde el Génesis este ha sido el principio de toda caída, Adán y Eva tomarían en poco la advertencia hecha por Dios y esto finalmente los llevaría al estado de postración en el que termino su vida.

Una muestra clara de auto exaltación es creer que en nuestra prudencia hallaremos un concejo más alto que el de Dios. El Señor nos está dando su concejo y nosotros estamos pensando que existe una manera más sabia de efectuar las cosas.

1 Samuel 15:21 Respondió Saúl: Mas el pueblo tomó del botín ovejas y vacas, las primicias del anatema, para ofrecer sacrificios a Jehová tu Dios en Gilgal. 15:22 Y Samuel dijo: ¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y víctimas, como en que se obedezca a las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros.

Cuando en nuestra vida no hay autosuficiencia no tendremos problemas con la autoridad. Haremos las cosas de acuerdo a lo establecido y constituido por Dios así hallemos a algún reparo.
Hay a quienes se nos hace más fácil responder a la autoridad terrenal que a la divina.

El enfocarnos en nuestras fuerzas nos conducirá a ser desagradecidos.

1 Samuel 25:9 Cuando llegaron los jóvenes enviados por David, dijeron a Nabal todas estas palabras en nombre de David, y callaron. 25:10 Y Nabal respondió a los jóvenes enviados por David, y dijo: ¿Quién es David, y quién es el hijo de Isaí? Muchos siervos hay hoy que huyen de sus señores. 25:11 ¿He de tomar yo ahora mi pan, mi agua, y la carne que he preparado para mis esquiladores, y darla a hombres que no sé de dónde son? 25:12 Y los jóvenes que había enviado David se volvieron por su camino, y vinieron y dijeron a David todas estas palabras.

David había procurado el bien por mucho tiempo a este hombre llamado Nabal, él y sus hombres habían cuidado de sus posesiones sin exigir absolutamente nada a cambio, sin embargo cuando creyó humildemente el poder apelar a él por ayuda, se encontró con una absoluta muestra de arrogancia y un nulo reconocimiento de lo hecho por él y sus hombres.

El que no le sirve a Dios con su tiempo, tesoros y talentos es porque no tiene la capacidad de reconocer la obra hecha por Él en nuestras vidas. Nuestra boca o las expresiones que salen de ella, no necesariamente son las que denotan lo que decimos sentir por Dios. Hay que tener cuidado porque nuestras acciones muchas veces gritan más fuerte de la arrogancia que hay en nuestro corazón.

Génesis 4:1 Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y dijo: Por voluntad de Jehová he adquirido varón. 4:2 Después dio a luz a su hermano Abel. Y Abel fue pastor de ovejas, y Caín fue labrador de la tierra. 4:3 Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová. 4:4 Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda; 4:5 pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya. Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó su semblante. 4:6 Entonces Jehová dijo a Caín: ¿Por qué te has ensañado, y por qué ha decaído tu semblante?

4:7 Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él.

La biblia describe cualidades que poseían cada uno de los hijos de Adán, uno de ellos ostentaba la misma profesión que su Padre labrador de la tierra, mientras el otro era pastor de ovejas. Pero hallamos que Génesis nos deja ver a Dios hace distinción entre el uno y el otro al punto que a uno de ellos registraba ser de su agrado mientras el otro no. La actitud de Caín al presentar su ofrenda determinaría esto, uno no ve con claridad lo sustancial dentro de este relato para ser señalado de esta manera, pero lo que está implícito es lo determinante, a este hombre se le había olvidado quien le había dado lo necesario para ser sustentado.

En Caín también hallamos que el ser desagradecido nos hace presa fácil de satanás. Génesis 4:7 Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él.

Cuando dependemos de Dios sabremos ser agradecidos esta es una forma de reconocer de quien proviene todo cuanto poseemos.

2 Samuel 6:12 Fue dado aviso al rey David, diciendo: Jehová ha bendecido la casa de Obed-edom y todo lo que tiene, a causa del arca de Dios. Entonces David fue, y llevó con alegría el arca de Dios de casa de Obed-edom a la ciudad de David. 6:13 Y cuando los que llevaban el arca de Dios habían andado seis pasos, él sacrificó un buey y un carnero engordado.

6:14 Y David danzaba con toda su fuerza delante de Jehová; y estaba David vestido con un efod de lino. 6:15 Así David y toda la casa de Israel conducían el arca de Jehová con júbilo y sonido de trompeta.

La biblia nos muestra un gran paralelo entre la vida de dos hombres con las mismas oportunidades pero con perspectivas diferentes en cuanto al reconocimiento de la fuente de la cual procedía todo cuanto poseían. David hace un hermoso reconocimiento al buscar por todos los medios el tratar de traer el arca que representaba la presencia de Dios, contrario a esto durante el reinado de su antecesor esta jamás se tomó en cuenta. Si recordamos los pasajes con que comienza el libro de primera de Samuel por la transgresión de los hijos del profeta Eli esta había sido tomada por los Filisteos y después de sufrir por su presencia en su tierra ellos la devuelven a Israel, pero al ser coronado Saúl jamás se albergó la opción de traerla cerca de él, ya que claramente sus acciones mostraron su desprecio e independencia de la fuente que lo llevo a ser rey.

1 Samuel 2:8 El levanta del polvo al pobre, Y del muladar exalta al menesteroso, Para hacerle sentarse con príncipes y heredar un sitio de honor. Porque de Jehová son las columnas de la tierra, Y él afirmó sobre ellas el mundo.

Deuteronomio 7:7 No por ser vosotros más que todos los pueblos os ha querido Jehová y os ha escogido, pues vosotros erais el más insignificante de todos los pueblos;
Nunca Jamás se te olvide de donde te saco Dios.

1 Corintios 1:28 y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, 1:29 a fin de que nadie se jacte en su presencia.

Pastor: David Bayuelo
Octubre 26 de 2014  

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.