Una imagen incorrecta

Una imagen incorrecta. (El matrimonio bajo ataque) - Mateo 19:8Escuchar audio de esta predica Mateo 19:8 Él les dijo: Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres; mas al principio no fue así.

En un ejercicio simple de meditación en el pasaje objeto de nuestro estudio, el sentido común debe guiarnos de inmediato a una pregunta esencial para digerir las palabras de Jesús: ¿Si Jesús dijo que al principio no fue así, entonces, cómo fue al principio?

Esta respuesta la hallamos en Marcos 10:6 cuando el Señor dijo: pero al principio de la creación, varón y hembra los hizo Dios. 10:7 Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, 10:8 y los dos serán una sola carne; así que no son ya más dos, sino uno. 10:9 Por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre. 10:10 En casa volvieron los discípulos a preguntarle de lo mismo, 10:11 y les dijo: Cualquiera que repudia a su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra ella; 10:12 y si la mujer repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio.

Hay cosas que claramente nuestro enemigo desfiguro trayendo la tentación y consigo al pecado al huerto del Edén.

¿Está obsoleto el matrimonio? ¿Conserva siquiera alguna importancia en nuestros tiempos modernos? ¿Por qué se sigue uniendo la gente con el vínculo matrimonial pese a tantos ataques contra esta institución, que alguna vez se tuvo en tanta estima? La Biblia ofrece importantes elementos que profundizan nuestro respeto por la institución del matrimonio.

El matrimonio, ¿para qué? ¿Qué propósito tiene? La pregunta quizá suene extraña, pero reflexionemos un momento. El matrimonio como institución es un misterio para muchos. Desde luego que muchísimas personas siguen casándose todos los años... y también muchísimas se divorcian.

¿Por qué se casan? Tal parece que muchas parejas en realidad no saben por qué se casaron. Quizá es por eso que tantas uniones fracasan. Quizá la pareja tuvo la sensación general de estar enamorada, o intuía que casarse era "lo correcto" en ese momento. Pero ¿acaso profundizan más que esto? Quizá una razón por la cual tantos deciden vivir sin los votos matrimoniales es que en su mente no hay claridad acerca del propósito de este acto.

El número de parejas solteras que conviven como esposos ha aumentado considerablemente en los últimos 40 años. Hoy día, muchos de los niños nacidos son extramatrimoniales. Y es una tendencia que aumenta en todo el mundo. El matrimonio muestra un declive en muchas de las naciones occidentales.

Aun los que se consideran cristianos muestran confusión en cuanto al verdadero fundamento del matrimonio. Aun en el mundo religioso, el nexo entre el matrimonio y la Biblia es demasiado vago.

Ante esta situación, cabe preguntarnos cuál es el propósito del matrimonio. ¿Hay respuestas en la Biblia? La respuesta, tan contundente como animadora, ¡es que sí!

En el principio era el matrimonio.

Génesis 2:21 Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar. 2:22 Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre.

Al contrario de lo que tontamente suponen algunos, el matrimonio como institución no se desarrolló a lo largo de millones de años por selección natural, sino que se creó en un momento dado de la historia, cuando existían solamente dos seres humanos: un varón y una mujer. No hubo baile, trajes formales ni vestido largo de novia, pero sí hubo la primera boda. Adán y Eva se unieron para ser marido y mujer. ¿Con qué objeto?

Dios les dijo a Adán y Eva que fueran "una sola carne". "Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne" (Génesis 2:24). Entre ellos debía haber una intimidad sexual exclusiva, que no se compartiría con nadie más. Este es el matrimonio de fidelidad, el matrimonio hasta que la muerte nos separe que Dios instituyó y bendijo (Hebreos 13:4 Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios.)

Este origen del matrimonio ¿será un mito, como creen tantos hoy? Según Jesucristo, no lo es, porque Él habló de aquello como un hecho cuando enseñó sobre el matrimonio: El, respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo, y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne?

Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre. Mateo 19:4 – 6 ¿Qué significa ser "una sola carne"? ¿Acaso esto se refiere únicamente a la unión sexual entre los esposos?

¿Por qué "una sola"? Jesucristo explicó que el mandato de ser "una sola carne" va mucho más allá del acto sexual. Se refiere al marido y la mujer esforzándose juntos para alcanzar una meta enriquecedora, un propósito que llena de significado la vida que Dios les ha dado. Significa ser "uno" en una sociedad mutua forjada para resistir las tormentas de la vida.

La visión que tenía Cristo del matrimonio era la de un esposo y una esposa que recorren la vida juntos en armonía, compartiendo las cargas y viviendo las alegrías de la vida en común.

Algo más asombroso es que la unidad entre marido y mujer tiene la intención de reflejar la unidad entre Dios y Cristo así como la unidad que los santos experimentamos después del nuevo nacimiento. Justo antes de su crucifixión, Jesús oró estas palabras: "Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, 17:21 para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste. " (Juan 17:20–21). Los esposos han de vivir conforme el amor y la unidad que tienen Cristo y el Padre en su armoniosa relación divina. Han de vivir realmente libres de todo egoísmo en su trato. Cada uno ha de aprender a amar al otro ósea a su prójimo más cercano como a sí mismo (Mateo 22:39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo). Dios desea ver esta "unidad" en la pareja de casados, tanto para bien y provecho de la misma pareja como para que puedan criar hijos como Dios manda.

El matrimonio: bueno para los esposos.

Efesios 5:31 Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne. 5:32 Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia.

El apóstol Pablo escribió varios pasajes que arrojan luz sobre el matrimonio. ¿Para qué instituyó Dios el matrimonio? Pablo lo explica en este texto de Efesios. El apóstol enseñó que el papel del hombre y de la mujer en el matrimonio es un recuerdo diario de la relación que tendrá Jesucristo con su Iglesia por toda la eternidad.

¿Por qué será, entonces, que algunos ven en el matrimonio un instrumento de represión? La vida matrimonial como Dios la dispuso no sería jamás semejante cosa. Los investigadores modernos, además, están descubriendo algo que muchos matrimonios felices han sabido intuitivamente por mucho tiempo: "La supuesta 'esclavitud' de esta institución tan histórica como honorable es menos perjudicial para todos los actores que la 'libertad' de nuestro espíritu actual". Las investigaciones coinciden en mostrar que el efecto del vínculo matrimonial sobre el bienestar de marido y la mujer es por lo general positivo. "Los casados no solo reciben ingresos más altos y disfrutan mayor apoyo emocional, sino que suelen ser más saludables", señalan las investigaciones.

Para disfrutar de los beneficios de un buen matrimonio cristiano, hay que aplicar dedicación y esfuerzo. Ambos esposos tienen que aceptar sus responsabilidades y cumplir los papeles que Dios dispuso para el éxito matrimonial. El apóstol Pablo dijo muy claramente cuál era el deber del esposo en el matrimonio: "Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo" (Efesios 5:33).

¿Qué significa deberá tener para nosotros como esposos "amar a nuestra mujer"? Las Sagradas Escrituras le dicen al hombre que valore y atienda a su mujer: que la proteja, la mantenga y le provea lo necesaria, que no la subestime ni la menosprecie. Esto es fácil cuando la mujer se muestra bondadosa, cariñosa y colaboradora, y cuando se ve hermosa, ¿no es así? Pero ¿y cuando el día ha sido especialmente duro para ella y su humor no es el mejor? Pablo no le puso restricciones a este mandato, sino que sus instrucciones son amar y atender a la esposa así en los malos momentos como en los buenos. El hombre tiene que esforzarse por amar a su esposa aun cuando ella no se lo facilite. Esto es lo que se requiere para alcanzar la armonía y la "unidad" que Dios desea. Amarla aun cuando ella se muestre brusca; aun cuando ella esté de malhumor. Al fin y al cabo, "Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros" como lo dice en Romanos 5:8, ósea que su amor es incondicional, y en el matrimonio el hombre ha de reflejar esa misma naturaleza de Cristo, mostrándose dispuesto a darse a sí mismo.

Esposas, ¿cuál es el papel y cuáles las responsabilidades suyas? El apóstol Pablo explica: "y la mujer respete a su marido" (Efesios 5:33). El mandato puede sonar anticuado e ingenuo, pero Pablo insiste en él. ¿Qué es "respetar al marido"? Es seguir la guía de él cuando ésta se conforma a Dios. Es mostrarle honor no solamente cuando sea fácil respetarlo y admirarlo sino también cuando él esté irritable o enojado, cansado o centrado en sí mismo. No significa ser una "alfombra" que él pueda pisar ni maltratar. Pero sí significa aprender a aceptar las decisiones de él aunque no estén de acuerdo con las de usted, en vez de desautorizarlo, ridiculizarlo u ofenderlo. Notemos que, al igual que para el esposo, Pablo no pone restricciones a su mandato para la esposa, sino que le dice que respete al esposo en sus momentos débiles así como en sus mejores momentos. ¡No siempre es fácil! Sin embargo, la esposa sabia y prudente hará todo lo que pueda por respaldar a su marido y ayudar a levantarlo en vez de rebajarlo (Proverbios 14:1 La mujer sabia edifica su casa; Mas la necia con sus manos la derriba.) Tendrá como meta en la vida ayudarlo a salir adelante, y su relación con el esposo será una de bondad, compasión y misericordia (Proverbios 31:26 Abre su boca con sabiduría, Y la ley de clemencia está en su lengua.)

Esposa, ¿es perfecto su marido? ¡Claro que no! Pero aprendiendo a someterse a un esposo imperfecto ahora, lo ayudará a convertirse en el esposo atento y solidario que usted desea y necesita. Y lo que es más importante, usted le estará mostrando a su Salvador, quien sí es perfecto, que también está dispuesta a seguir la guía de Jesucristo como la "esposa del Cordero" por toda la eternidad (Apocalipsis 21:9 Vino entonces a mí uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las siete plagas postreras, y habló conmigo, diciendo: Ven acá, yo te mostraré la desposada, la esposa del Cordero.)

El matrimonio es bueno para los hijos.

Malaquías 2:14 Mas diréis: ¿Por qué? Porque Jehová ha atestiguado entre ti y la mujer de tu juventud, contra la cual has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto. 2:15 ¿No hizo él uno, habiendo en él abundancia de espíritu? ¿Y por qué uno? Porque buscaba una descendencia para Dios. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales para con la mujer de vuestra juventud.

La unidad en un matrimonio como Dios manda también va en beneficio de los hijos. El esposo y la esposa que comparten una relación de amor y dedicación mutua pueden brindar un medio estable y positivo para la siguiente generación. Cuando Dios unió a la primera pareja con el vínculo matrimonial, les dio este mandato: "Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla" (Génesis 1:28). Deseaba que los humanos tuvieran hijos, que crecieran hasta formar clanes, tribus y naciones.

Dios ya sabía hace miles de años lo que hoy están confirmando nuestros expertos en ciencias sociales: que la institución matrimonial es el mejor entorno para criar hijos. "Corren menos posibilidad de caer en drogadicción, menos posibilidad de reprobar el año, menos posibilidad de abandonar los estudios, menos posibilidad de suicidarse, menos posibilidad de caer en la pobreza, menos posibilidad de convertirse en delincuentes juveniles, y para las niñas, menos posibilidad de quedar embarazadas antes de tiempo. Tanto en lo espiritual, emocional como en lo físico son más saludables.

Aunque algunos pretendan negarlo, hay indicios muy fuertes de que los hijos se benefician inmensamente al criarse en un hogar con presencia de un padre y una madre. El investigador Karl Zinsmeister del American Enterprise Institute, informó: "Hay una montaña de evidencia científica la cual indica que cuando se desintegran las familias, los hijos frecuentemente terminan con cicatrices espirituales, emocionales y físicas que persisten toda la vida... Hablamos de la crisis de las drogas, la crisis en la educación y el problema del embarazo y la criminalidad juveniles. Todos estos males se remontan primordialmente a un origen: familias descompuestas". Claro está para nosotros los cristianos con la disposición correcta no hay nada que Dios no pueda remediar.

Lo cierto es que muchos niños demuestran una extraordinaria fortaleza y son capaces de vencer muchas dificultades que la vida les lanza. Muchos padres que se hallan en circunstancias menos que ideales están haciendo lo mejor en el Señor por brindar un hogar seguro y positivo para los hijos. Pero esto no le resta verdad al hecho de que no hay evidencias correctas en la palabra para apoyar la idea de quienes desean presentar alternativas a la familia tradicional como si fueran iguales o superiores a ésta.

El objetivo final de Dios es: ¡una familia espiritual!

Efesios 3:14 Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, 3:15 de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra. El apóstol Pablo explicó algo más sobre esta relación familiar al decir que "toda familia en los cielos y en la tierra" lleva el nombre del Padre.

Sin duda alguna, Dios quiere que los esposos lleven una vida llena de realizaciones y que críen a sus hijos dentro de una familia sana y con presencia de ambos. Por encima de esto, la Biblia revela un fin aún más importante para el matrimonio. Los padres no solamente están formando una familia física, sino que están reflejando el plan divino ¡que es formar una familia espiritual!

Dios se llama nuestro "Padre" en los cielos (Mateo 6:9). Como Padre, Él ofrece a los humanos la posibilidad de ser hijos suyos: "...Seré para vosotros por Padre, y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso" (2 Corintios 6:18).¿Quién es apto para formar parte de la Familia Dios? Los animales no, tampoco los ángeles. "Porque ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Mi Hijo eres tú, yo te he engendrado hoy, y otra vez: Yo seré a él Padre, y él me será a mí hijo?" (Hebreos 1:5–6). Parece increíble, pero de toda la creación de Dios, ¡únicamente los humanos tienen la extraordinaria posibilidad de convertirse en hijos e hijas espirituales de Dios! Así como un padre humano engendra hijos físicos por su "semilla" física, también nuestro Padre celestial está engendrando hijos espirituales por su Espíritu. "Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios" (Romanos 8:14). Y también: "El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios" (v. 16).

Los cristianos, engendrados en el momento de recibir el Espíritu nos hicimos miembros de la Familia de Dios a través del nuevo nacimiento, tal como se lo explicó Cristo a Nicodemo (Juan 3:3–8).

Coherederos con Cristo

¿Por qué, pues, está creando Dios hijos e hijas espirituales que nazcan dentro de su familia espiritual? ¡Porque Él desea compartir su creación! Pablo explica que como hijos suyos, nosotros somos "herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados" (Romanos 8:17).

¿Qué han heredado los que somos hijos de Dios? La oportunidad de ser espirituales, dotados de vida eterna. La vida eterna no es algo inherente en nosotros, sino que es un don, o regalo, de Dios. "Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro" (Romanos 6:23). Los hijos de Dios también heredamos la "propiedad" de nuestro padre, ¡que es todo el universo! Así lo dice Pablo: "Todo lo sujetaste bajo sus pies. Porque en cuanto le sujetó todas las cosas, nada dejó que no sea sujeto a él; pero todavía no vemos que todas las cosas le sean sujetas" (Hebreos 2:8).

Las implicaciones de este versículo son impresionantes. Dios está llevando "muchos hijos a la gloria " (v. 10) ¡para compartir con ellos la totalidad de su obra creada y para que, junto con Él, rijan todo el universo!

¿No hay retroceso?

Hay quienes piensan que el matrimonio ha sufrido un golpe mortal del cual nunca podrá recuperarse. Lo que ellos no saben es que lo que el Señor constituyo como la verdadera institución del matrimonio es indestructible Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro. (Romanos 8: 38 – 39)

Pastor: David Bayuelo
Noviembre 9 de 2014  

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.