Pacto de Sangre

Pacto de Sangre - Mateo 26:26-29Escuchar audio de esta predica Pasos en el Pacto de Sangre; que JESUS cumplió = nuevo pacto:

1. JESUS intercambió vestiduras

Isaías 64:6 Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento.

Romanos 3:23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, JESUS tomó nuestras vestiduras sucias de injusticia y nos dio sus vestiduras nuevas de justificación.

2 Corintios 5:21. Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.

Nuestras vestiduras sucias están ahora limpias y puras = No hay conciencia de pecado, Hay conciencia de Justicia.

Efesios 4:22-24. 22. En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, 23. y renovaos en el espíritu de vuestra mente, 24. y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.

La justicia no se gana – es un regalo.

Romanos 5:17. Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia.

Recibimos por fe = para que el pacto funcione tiene que haber fe.

Romanos 14:23 Pero el que duda sobre lo que come, es condenado, porque no lo hace con fe; y todo lo que no proviene de fe, es pecado.

2. Jesús intercambió armas:

Hemos recibido las armas de DIOS.

Efesios 6:13-18. 13. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.14. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad (Jesus y la Palabra lo prometo en mi vida), y vestidos con la coraza de justicia (lo que soy en Cristo), 15. y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. (anunciar la Buenas Noticias = la verdadera guerra espiritual = Hec. 17:16-18; Hec. 19:23-26, 10; Mt. 4:23; Mr. 16:15; Hec. 8:4; Rm. 10:13-15; Jn. 8:31-32) 16. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, (la revelación de la P. de D.) con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. 17. Y tomad el yelmo de la salvación, (la renovación de mi mente, salvar mi mente) y la espada del Espíritu,(la confesión de la P. de D.) que es la palabra de Dios; 18. orando en todo tiempo con toda oración (clases de oración) y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos; Tenemos la armadura de DIOS como uno de los privilegios del pacto.

Joel 3:10 Forjad espadas de vuestros azadones, lanzas de vuestras hoces; diga el débil: Fuerte soy.

3. JESUS derramó su sangre para:

Ratificar (aprobar formalmente, validar) el pacto = hacer fluir la sangre

Hebreos 9:18. De donde ni aun el primer pacto fue instituido sin sangre.

Lucas 22:20. De igual manera, después que hubo cenado, tomó la copa, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama.

El derramamiento de sangre es siempre necesario en un pacto de sangre.

El velo del templo se rompió cuando JESUS murió, lo cual significa que ya no hay separación entre el hombre y DIOS. (Mateo 27:51)

La sangre de JESUS trajo de regreso nuestra comunión con DIOS

Hebreos 10:18-22. 18. Pues donde hay remisión de éstos, no hay más ofrenda por el pecado. 19. Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, 20. por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne, 21. y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios, 22. acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.

4. Bendiciones y Maldiciones

JESUS se hizo maldición por nosotros para que viniera la bendición a nosotros.

Gálatas 3:13 Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero), JESUS sufrió toda enfermedad, dolencias y tormentos de este mundo para que nosotros no tuviéramos que sufrirlos (Isa 53).

Él fue separado de DIOS para que nosotros podamos tener comunión con DIOS nuevamente.

Él fue al infierno para que nosotros vayamos al cielo.

La maldición sobre el hombre fue quitada de una vez y para siempre.

La maldición venía por no guardar la ley

En el Nuevo Pacto el único mandamiento que necesitamos cumplir es la ley del amor.

Romanos 13:10 El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor.

Cuando cumplo la ley del amor (caminar en amor) puedo hacer dos cosas:
1º. Reclamar las bendiciones de Dt. 28
2º. Resistir las maldiciones de Dt.28 =

Deuteronomio 28:7. Jehová derrotará a tus enemigos (enfermedad, pobreza, derrota, temor) que se levantaren contra ti; por un camino saldrán contra ti, y por siete caminos huirán de delante de ti.

En el nuevo pacto el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones .

Romamos 5:5. y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.

5. Intercambio de nombres

En un pacto de sangre, las partes tienen el derecho de usar el nombre del otro. El nombre de JESUS es nuestro nombre de pacto.

El Nombre de Jesús es nuestro Nombre del Pacto.

Efesios 3:14-15. Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra"

En el Nuevo pacto Dios nos dio el Nombre de JesúCristo

Somos llamados Cristianos. Hec. 11:26. (en Antioquia) Las personas en un Pacto tiene el derecho de usar el nombre de su socio – compañero de pacto.

Tenemos derecho de usar el Nombre de Jesús.

Filipenses 2:9-10 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra.

Un Nombre sobre el nombre cáncer. Un Nombre sobre el nombre pobreza. Enfermedad, opresión, Satanás, depresión, Un Nombre sobre todo nombre.

Todo se doblega ante el Nombre de Jesús y se va.

La confesión del Nombre de Jesús hecha bajo el pacto es válida: tiene autoridad.

Cuando oramos en Su Nombre es como si Él orara. Juan 16:23-24

Cuando usamos Su Nombre es como si Él estuviera ahí personalmente.

El Nombre de Jesús funciona por la fe en Su Nombre. Hay salvación en el Nombre de Jesús Hechos 2:21

Hay sanidad en el Nombre de Jesús. Hec. 4:29-30

Somos más que vencedores por el Nombre de Jesús. Rom. 8:37

Hay perdón de pecados por el Nombre de Jesús. Hechos 10:37

En el Nombre de Jesús salen espíritus inmundos. Hechos 16:18

Podemos dar el Nombre de Jesús a otros.

6. Estableciendo un memorial

JESUS nos dio la Cena de Señor, como un memorial de él.

La cena fue instituida por Cristo mismo:

Mateo 26:26-29. Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo. Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados. Y os digo que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo con vosotros en el reino de mi Padre. (S. Mateo 26:26-29 RVR1960)

1 Corintios 11:23-24. Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí.
La cena del Señor es la expresión simbólica de conectarnos con la clase de fe de Dios, porque fue en la cena del Señor donde Jesús dijo: "Tomad y comed, tomad y bebed", = ¿de qué? = de Él.

Es un símbolo, ahí no está Jesús. El pan es pan; el jugo de uvas es jugo de uvas... no hay nada extraordinario en eso, ahí no hay ninguna transfiguración.

Solamente que a partir de la cena recordamos y expresamos simbólicamente lo que Jesús hizo una vez y para siempre.

Esto representa a Jesús como alimento: usted come de Él, se llena de la fe de Jesús y se sacia, pero el beber y comer de la Palabra va a su espíritu.
Cuando usted toma el jugo de uvas no pasa nada, porque eso no es mágico; pero cuando usted entiende que Él derramó Su sangre, se partió y fue molido, entonces puede conectarse con lo que Cristo hizo en su vida. Ese pan solo simboliza lo que Él hizo por usted en la cruz: tomó su lugar, fue triturado por sus pecados y maldito para que no viviera en maldición.

El Pan de vida se dio por usted, entregó Su cuerpo para que por Su herida fuera sano.

Isaías 53:5. Más Él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados. El castigo que teníamos que vivir lo vivió Él, el castigo de nuestra paz, de nuestra prosperidad, de nuestro bienestar, fue sustituido por quien es nuestro Shalom.

Ahora, la sanidad fue recuperada, y por decreto le pertenece, no deje que nadie le recuerde su pasado ni siquiera le dé un vistazo. Porque por Él, por su llaga, literalmente por su pacto, usted fue curado, prosperado, y sanado.

¡Qué amor tan grande! Participar de la cena del Señor no es un acto religioso, no es un ritual, es el reconocimiento real de que Cristo una vez y para siempre tomó la enfermedad, el dolor y la miseria.

Él siendo santo se hizo pecado para que usted como hijo justificado viviera en libertad.

Cada vez que participamos de la comunión recordamos Su muerte y resurrección:

1 Corintios 11:25-26. Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí. Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.

"Cuantas veces la bebiereis" usted muestra su fe en su Pacto hasta que Él venga. La mesa del Señor es una confesión de nuestra fe y nuestra lealtad al amor: En primer lugar, es nuestra lealtad y amor a Jesús. En segundo lugar, es nuestra lealtad y el amor por su Cuerpo, la Iglesia.

LA CENA DEL SEÑOR es: Es un acto de celebración donde los creyentes se apropian por fe de los beneficios adquiridos por Jesús en su muerte y resurrección.

La Cena del Señor es algo más que una conmemoración de su muerte, no es el acto de recordar su muerte sino el triunfo que obtuvo sobre la muerte y los beneficios adquiridos por dicho triunfo.

La Cena del Señor es una fiesta solemne de gozo donde se celebra nuestra redención en la dispensación de la gracia.

7. Comida del pacto

La Ultima Cena es la comida del pacto.

Consistía en pan y vino (Comida tradicional del pacto) Lucas 22:18. Porque os digo que no beberé más del fruto de la vid, hasta que el reino de Dios venga.

Pastor: Hector Alfaro
Noviembre 30 de 2014 

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.