Para todos hay y en abundancia.

Para todos hay y en abundancia - Juan 6:1-14Escuchar audio de esta predica San Juan 6:1-14 Después de esto, Jesús fue al otro lado del mar de Galilea, el de Tiberias. 6:2 Y le seguía gran multitud, porque veían las señales que hacía en los enfermos. 6:3 Entonces subió Jesús a un monte, y se sentó allí con sus discípulos. 6:4 Y estaba cerca la pascua, la fiesta de los judíos. 6:5 Cuando alzó Jesús los ojos, y vio que había venido a él gran multitud, dijo a Felipe: ¿De dónde compraremos pan para que coman éstos? 6:6 Pero esto decía para probarle; porque él sabía lo que había de hacer. 6:7 Felipe le respondió: Doscientos denarios de pan no bastarían para que cada uno de ellos tomase un poco. 6:8 Uno de sus discípulos, Andrés, hermano de Simón Pedro, le dijo: 6:9 Aquí está un muchacho, que tiene cinco panes de cebada y dos pececillos; mas ¿qué es esto para tantos? 6:10 Entonces Jesús dijo: Haced recostar la gente. Y había mucha hierba en aquel lugar; y se recostaron como en número de cinco mil varones.

6:11 Y tomó Jesús aquellos panes, y habiendo dado gracias, los repartió entre los discípulos, y los discípulos entre los que estaban recostados; asimismo de los peces, cuanto querían. 6:12 Y cuando se hubieron saciado, dijo a sus discípulos: Recoged los pedazos que sobraron, para que no se pierda nada. 6:13 Recogieron, pues, y llenaron doce cestas de pedazos, que de los cinco panes de cebada sobraron a los que habían comido. 6:14 Aquellos hombres entonces, viendo la señal que Jesús había hecho, dijeron: Este verdaderamente es el profeta que había de venir al mundo.

Cuando pensamos en finanzas hay cosas descritas en la biblia que no responden a ninguna tipo de lógica, pero el hecho de que algo no funcione bajo el orden de la razón o la lógica humana no quiere decir que no funcione, de hecho el apóstol Pablo dijo que el hombre natural no comprende o percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura y no las puede entender, porque ellas se han de discernir espiritualmente. Ahora: ¿quién es ese hombre natural?: es aquel que no ha sido regenerado o nacido de nuevo a través de un encuentro personal con Cristo.

Pero una historia muy similar acontece con el hombre carnal, este es aquel que ha sido regenerado, pero vive de manera muy parecida al que no lo ha sido, son creyentes inmaduros que aun transitan en este mundo por sus sentidos y no por la fe que les dejara ver todas las cosas desde la perspectiva de Dios, estas son personas que se preocupan más por tomar decisiones bajo la sabiduría humana que por el pensamiento de Cristo y por ende el resultado que muchas veces esperan no termina siendo el que les acontece.

Por último tenemos a los hombres espirituales; este es regenerado y en posesión de madurez espiritual, tiene una naturaleza que responde a la verdad, actúa en concordancia con la sabiduría de Dios y los incrédulos encuentran imposible comprender sus acciones. Este tiene la capacidad de comprobar finalmente que sin responder a ningún tipo de lógica lo que dice Dios produce un resultado inimaginable, no solo en las finanzas, sino en todo aquello que la Palabra demanda para ser obedecido.

Todo esto es importante para que cataloguemos el grupo que mejor nos describe, ya que para el tema que tocaremos en esta mañana se requiere que coloquemos a funcionar la mente que caracteriza a todo hombre espiritual y de esta manera absorber la enseñanza que nos brindara la oportunidad de gozar de libertad financiera en nuestras familias.

Dios está interesado en todo aquello material que procura el sostener la vida de nuestra familia.

Juan 1:5 Cuando alzó Jesús los ojos, y vio que había venido a él gran multitud, dijo a Felipe: ¿De dónde compraremos pan para que coman estos? 1: 6 Pero esto decía para probarle; porque él sabía lo que había de hacer.

Este relato nos describe que más de 5000 varones sin contar mujeres y niños se hallaban en este lugar alejado de sus casas, de hecho algunos teólogos se atreven a asegurar que el número de personas debía exceder las 12000, pero a pesar de las imposibilidades humanas el Señor Jesús no se detendría para poder saciar de manera abundante la necesidad que les apremiaba. Una de las cosas más maravillosas que nos deja ver este pasaje es que Jesús sabía lo que iba a hacer antes de plantearle a Felipe el problema. Su discípulo buscaría una manera lógica de resolver el asunto, pero se toparía igual con aquello que no se hallaba a su alcance. (Para vivir una vida financiera plana debemos comprender que esta no se encuentra a nuestro alcance, sino en el reposar y descansar en Dios)

Mateo 6:8 No os hagáis semejantes a los gentiles: Porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis. Un gentil es alguien que actúa en sus fuerzas, bajo su propia prudencia ya que expresa absoluta incredulidad en lo dicho por Dios.

La biblia nos dice que el que no provee para su casa es peor que un incrédulo ya que ha negado la fe (1 Timoteo 5: 8). Ninguno de nosotros sin ninguna duda es mejor que Dios y si nosotros estamos conscientes de todo aquello que pueda necesitar nuestras familias, cuanto más el Señor con toda certeza lo está.

Hay quienes vivimos creyendo que a Dios le importara poco lo material en nuestras vidas y la biblia describe que Él es el más interesado en que no nos falte nada y que todo lo poseamos en abundancia. Si miramos con detenimiento en el Génesis el Señor coloco todo lo que el hombre pudiera necesitar en el huerto antes de que este fuera creado. Hoy hemos sido recreados por Dios y el en Cristo Jesús nos entregó todo cuanto pudiéramos necesitar, sabiendo claramente lo que iba a hacer antes de que llegara o se presentara la necesidad en nuestras vidas.

Debemos abandonar la lógica del hombre carnal, Felipe no vio que todo estaba al alcance de su mano porque al que tenía a su lado era el mismo dador de la vida, tú y yo hoy tenemos al que es el mismo ayer, hoy y por los siglos.

Dios está interesado en que comprobemos cuan cerca está un milagro financiero para nuestras familias.

Juan 6: 8 Uno de los discípulos, Andrés hermano de Simón Pedro, le dijo; 6: 9 aquí está un muchacho, que tiene cinco panes de cebada y dos pececillos; más ¿Qué es esto para tantos?

Andrés se acercaría un poco más a lo pensado por Jesús, ya que contrarío al primer discípulo no hallaría su respuesta en el dinero que poseía, pero de igual manera se quedaría corto, ya que limito al Señor al creer que en él no estaba el poder para hacer mucho con poco. (Una vez más se dejaba ver la carnalidad entre sus discípulos) Puede que lo que poseía este muchacho pareciera poco ante los ojos de los hombres, pero para Jesús sobre todo estando en sus manos era suficiente.

1 Reyes 17: 12 – 14

Dios pudo darle a esta mujer abundantemente de forma visible antes de que Elías llegara para que pudiera ser sostenido, de hecho si leemos con cuidado tanto el hombre de Dios como la mujer serian ejercitados en su fe, ya que Dios le dice a Elías en el verso 8 que le ha dado la orden a esta mujer que lo sustente y la pregunta es: ¿Con qué? Y en el caso de la mujer se atrevió a colocar lo que poseía por poco que fuera y que incluso representara su subsistencia en las manos de Dios. Nunca se nos debe olvidar que Dios es el que sostiene nuestras vidas y las de nuestras familias.

Quiero que note que quien sostuvo a los dos fue Dios, tanto a la viuda como a Elías. No importa el medio por el que provenga o la mano que te sustente lo importante es reconocer que todo proviene de nuestro Padre.

a. Todo comienza con algo. Nunca pienses que es poco o que esperaras tener más para darle al Señor, porque si no eres fiel en lo poco mucho menos lo serás en lo mucho. Tú y yo podremos justificarnos detrás de toda la lógica existente para no darle a Dios, pero lo cierto es que finalmente lo que expresamos es nuestra absoluta incredulidad.
b. Dios no le importa la cantidad sino que lo que posees no exprese tu subsistencia. Marcos 12: 41 – 44 Dios ve nuestra ofrenda, no por la cantidad sino por lo que representa.
c. Siempre habrá algo que dar. Éxodo 34: 20 (Las personas en Cuba solo esperaban que les dieran)

Hay quienes nos estamos perdiendo de un gran milagro financiero que alivie la angustia que poseemos en nuestras casas, que por fin pase lo que tanto hemos anhelado, y lo que lo impide es la visión natural que tenemos de lo que hoy poseemos.

Hay personas a las que uno le pregunta y ¿porque has dejado de venir a la iglesia? y la respuesta es porque estoy ahorrándome el trasporte, usted no se imagina el gran milagro que se está perdiendo por pensar como un hombre carnal. El muchacho del relato ni pensó en dar su ofrenda a Jesús, él solo la coloco en sus manos y esto le dio la oportunidad de apreciar uno de los más grandes milagros registrados en la escritura.

Dios está interesado en que sepamos que cuando hay una ofrenda de por medio debemos tener la expectativa de lo que llegara a la vida de nuestra familia.

Juan 6:10–13 Después de una gran siembra vino una gran cosecha. Lo primero que el Señor haría sería el reconocimiento de donde procedía todo lo que ahora se hallaba en sus manos al levantarlo hacia el cielo y agradecerle a su Padre. (Cuando traemos a Dios con nuestras familias de lo primero y lo mejor de todo cuanto obtenemos esta es nuestra acción de gracias) Después de esto el partiría el pan pasándolo inicialmente por las manos de sus discípulos y de allí a las manos de la multitud, algunos tuvieron que recibir primero la provisión para su necesidad, pero la escritura nos narra que todos comieron hasta saciarse.

Hay un detalle importantísimo aquí y es que todos comieron hasta estar saciados pero solo una persona ofrendo y la razón es porque debemos comprender que todo cuanto recibamos la fuente no es por nuestra acción sino por lo hecho por Jesús al ofrendarse al Padre en la cruz del calvario y que cuando nosotros le damos a Dios es porque somos crédulos ósea que creemos en lo hecho por el Señor. Gálatas 2: 8 – 9

2 Corintios 9:6–7 Pero esto os digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segara, Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.

Gálatas 6: 7 No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.

Estos pasajes nos muestran que existen dos clases de expectativas en la ley de la siembra y la cosecha y no se relacionan con la cantidad, sino con la riqueza de la actitud de nuestro corazón (no con tristeza, ni por necesidad), ya que no podemos esperar nada diferente a lo que nosotros hemos sembrado. Debemos tener cuidado con nuestra actitudes, porque una cosa es la que se ve frente a los ojos de los hombres y otra la que se ve frente a los ojos de Dios.

El apóstol Juan nos dice que todos recibieron y todos fueron saciados y lo que quiero que vea aquí es que debemos tener expectativa de recibir, de ninguna manera deje que esta se pierda, es cierto que algunos les llego el pan a sus manos primero que a otros, pero nadie se quedó sin comer. Dios es suficiente así que no se desespere, que si usted ha sido constante en su siembra la cosecha le llegara.

Juan 6: 35 Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.

Dios siempre nos ha hablado de que esta será una congregación muy bendecida, esto ya está cumplido en Él. Lo que debemos comprender es que esto no pasara bajo nuestra lógica o razón sino en el orden de hacer conforme a su sabiduría. Hoy la pelota está en nuestras manos.

Pastor: David Bayuelo E.
Diciembre 7 de 2014  

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.