Incrementándome en su palabra

Incrementándome en su palabraEscuchar audio de esta predica Is.54:2 Ensancha el sitio de tu tienda, y las cortinas de tus habitaciones sean extendidas; no seas escasa; alarga tus cuerdas, y refuerza tus estacas.

Si hay algo que nosotros podemos descubrir al leer y meditar en la Palabra de Dios es que Él nos revela sus planes y propósitos. Ro.8:14 "porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios" y su Espíritu no es un espíritu de temor o de esclavitud sino que su Espíritu nos da la seguridad de que somos sus hijos.

Ser guiados viene del griego ago y su definición dice lo siguiente: Alguien que nos toma de la mano y nos guía hacia nuestro destino.

Así que estamos en el año del incremento, más en palabra, más en poder más gloria más fruto.

La senda de los justos se asemeja a los primeros albores de la aurora: su esplendor va en aumento hasta que el día alcanza su plenitud. Prov.4:18 (NBD)

Para incrementarme en La palabra Dios nos demanda tres acciones o decisiones que podemos realizar, porque su Espíritu Santo está dentro de nosotros.

Acción de Ensanchar: ensancha el sitio de tu tienda v.2

Cada vez que uno sienta como si Dios le estuviera pidiendo algo más allá de sus capacidades y de sus fuerzas, está siendo ensanchado.

Esta palabra significa aumentar, hacer más ancha una cosa, dilatar: hacer que ocupe más lugar o tiempo.

Con cada promesa que Dios nos da, Él demanda que hagamos nuestra parte para que se logre el cumplimiento de la promesa. Dios nos ordena: que ensanchemos nuestra tienda. Pero no se refiere solamente al lugar físico; se refiere más bien a nuestros pensamientos. Son nuestros pensamientos los que ponen límites a nuestras metas y sueños. Dios nos ve victoriosos, pero nuestra mente nos ve como derrotados; Dios nos ve sanos, pero nuestra mente nos ve enfermos. Dios nos ve gozosos, pero nuestra mente nos ve tristes y deprimidos. Tenemos que aprender a romper los límites de los pensamientos y subir al nivel de Dios para vernos como Dios te ve: "Linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios."

Esto solo es posible cuando renovamos nuestra mente por medio de su Palabra; El no conformarse a este siglo es tener paradigmas que nos limitan, nos hace escaso, no hace estéril, y va en contraposición a lo que la Biblia establece (Ro.12:2). Eso es precisamente lo que Dios le dice a Israel quien la compara con una mujer estéril, menospreciada que estaba sumergida en el rechazo y la soledad que el tiempo de expansión y multiplicación venía sobre ella. Como una queja de que Israel le dice en el capítulo 49:14 Pero Sion dijo: Me dejó Jehová, el Señor se olvidó de mí, a lo que el Señor le contesta: vr.14-16-26 y continua capítulo 50 (1-3), 51 (3, 11, 12), 52 (6-9) y la cúspide es el capítulo 53 el Siervo (Cristo) quien sufrió y murió en pago por todos los pecados de los demás y empieza el cap.54 con una exclamación ¡Regocíjate! por tú serás prosperada.

Te dije al principio que cuando Dios te está pidiendo algo más allá de tus capacidades y de tus fuerzas te está ensanchando. Vemos el caso en la vida Jeremías Dios le ha llamado y además le ha separado para un ministerio especifico al igual que con Isaías era el de profeta. Vr.5: Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones. (Propósito y destino) a lo que el profeta responde Vr.6:!!Ah! !!ah, Señor Jehová! He aquí, no sé hablar, porque soy niño. Y me dijo Jehová: No digas: Soy un niño; porque a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande. No temas delante de ellos, porque contigo estoy para librarte, dice Jehová. Y extendió Jehová su mano y tocó mi boca, y me dijo Jehová: He aquí he puesto mis palabras en tu boca.

Cuando Él rechace todas sus excusas y finalmente demos un paso de obediencia, descubriremos a un Dios que es más grande que todas nuestras limitaciones. Con el tiempo nos daremos cuenta de que Dios nos ha ensanchado para que encajemos justamente dentro de la voluntad que Él tiene para tu vida y comprobaremos diariamente que ella es agradable y perfecta.

Acción de Alargar: alarga tus cuerdas

Esta palabra en hebreo es ARAK, que se refiere a prolongarse, estirarse, y permanecer como las ramas de un árbol. Las cuerdas hablan de dependencia, de unir las pieles o telas al ensanchar mi vida y tensarlas en las estacas.

Deut.6:6-9: Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.

Así como al salir de compras hacemos una lista de las cosas que vamos a comprar, dentro de este contexto es tener siempre presente en nuestro diario vivir la Palabra.

Todos tenemos muy poca experiencia en la vida como para vivirla sin guía, es por eso que hoy Dios decreta Incrementa mi Palabra en tu vida Col.3:16 La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.
Jn.14:23 Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él.

Refuerza tus Estacas

REFUERZA: JAZAK, se refiere a reparar, fortalecer, fortificar, enmendar, restaurar.

La estaca era el clavo que daba establecimiento a las tiendas las cuales eran levantadas por cuerdas. Toda la tensión de la cuerda, estaba soportada por las estacas.

Dios también demanda que una vez hayas ensanchado tus pensamientos, refuerces tus estacas, reafirmes tus nuevos pensamientos para evitar que vuelvas a pensar como pensabas antes de ensanchar tu corazón. El pueblo de Israel salió de Egipto, pero ellos seguían pensando en las cebollas y los ajos que comían allí y anhelaban volver a Egipto. Nosotros queremos las promesas pero con la mente antigua. El Señor Jesús dice: "Nadie echa vino nuevo en odres viejos; de otra manera, el vino nuevo romperá los odres y se derramará, y los odres se perderán; mas el vino nuevo en odres nuevos se ha de echar". (Lc.5:37-38)

El reforzar las estacas es fortalecernos en la Palabra de Dios. Cuando en nuestras mentes aparezcan pensamientos de pecado, o de derrota, sujétemelos al conocimiento de Dios, acordándonos de las promesas que Dios tiene para ti las cuales están escritas en sus testamentos. "Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne." (2 Corintios 10:4), por lo tanto Renovemos nuestro entendimiento y no claudiquemos ni cedamos nada en nuestras mentes, sujetando nuestros pensamientos a los pies de Jesucristo nuestro Salvador. Y no desmayemos porque: "antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día." (2 Corintios 4:16)

Mateo.4:2 El Señor Jesús después de haber ayunado, tuvo hambre vino el tentador y le dice: Si eres Hijo de Dios di que estas piedras se conviertan en pan y el respondiendo dijo: Escrito está, no solo de pan vivirá sino de toda Palabra que sale de la boca de Dios. El Señor la palabra para alcanzar la victoria sobre esa circunstancia.

Lo primero que debemos entender, es que David no peleó desarmado. Al igual que Cristo, Él vino ungido al encuentro. Y nosotros, también (1 Jn 2.27). Esta es la razón por la que no tenemos que librar solos las batallas de la mente, utilizando las armas del mundo. Podemos dejar que el Señor salga a luchar por nosotros cuando entendemos quién es Él, y quiénes somos nosotros en Él (Col 2.9,10).

Esta misma percepción preparó a David para el enfrentamiento. Goliat había ridiculizado a los israelitas, pero el futuro rey reprendió a esas trampas mentales. Él preguntó: "¿Quién es este filisteo pagano, que se le permite que desafíe a los ejércitos del Dios vivo?" (1 S 17.26 LBAD) De esta manera, David manifestó claramente que cualquier gigante escarnecedor —cualquier trampa mental o problema emocional— deshonra a Dios. En vez de doblegarse ante ese pensamiento, tenemos que tildarlo de lo que es: No cierto. No santo. No sabio. No útil.

Detenerse a reflexionar para examinar a los "gigantes" que hay en nuestros pensamientos, reduce su importancia. Por ejemplo, podemos estar lidiando con un viejo enemigo como la envidia, pero, en vez de ceder, podemos reemplazar ese pensamiento con su triunfante verdad, y decir: "Soy un hijo ungido de Dios. No tengo ninguna razón ni tiempo para estar envidioso". Después, al igual que David, entreguemos ese enemigo a Cristo: "Porque de Jehová es la batalla, y él [os] entregará en nuestras manos" (v. 47).

La historia de David nos enseña que no debemos jugar con los pensamientos que nos atacan. Por el contrario, debemos enfrentarlos con valentía, alabando a Dios.

Meditar Jo.1:8, Revelación Mt.4:4, Aplicación Is.53.4

Heb 10:23, 35-36 Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió... No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón; porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa.

Conclusión:

Esta es mi Biblia
Yo soy lo que dice que soy.
Yo tengo lo que dice que tengo.
Yo puedo hacer lo que dice que puedo hacer.
Hoy, se me enseñará la Palabra de Dios.
Con confianza confieso
Que mi mente está alerta
Mi corazón es receptivo,

Estoy a punto de recibir
La incorruptible, indestructible,
Para siempre viva semilla de la Palabra de Dios.

Nunca seré la/el misma/o,
Nunca, nunca, nunca
Nunca seré la/el misma/o.
En el Nombre de Jesús. Amén

Pastora: Myriam Vargas
Febrero 15 de 2015  

 

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.