La necesidad de Crecer

La necesidad de Crecer - 1 Corintios 13:11Escuchar audio de esta predica 1 Corintios 13:11 Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño, más cuando ya fui hombre, deje lo que era de niño.

Incremento

El apóstol Pablo nos describe la transición que con toda seguridad debe gestarse en la vida espiritual de todo cristiano. Está claro que hay una etapa en que tendremos una visión completamente corta e infantil, pero el crecer es algo que debe llegar a nuestras vidas ampliándola y con ello, el hablar, pensar y juzgar de forma madura.

Es de esta manera como Pablo procura resolver algunos conflictos que solo develan la carnalidad o inmadurez de la iglesia de Corinto y que a pesar de todo aquello que él les había enseñado la falta de un don mayor como el amor les ha permitido contaminarse con conductas que ni aun entre las expresiones más altas de paganismo dentro del pueblo se habían visto.

La palabra de Dios que marca nuestra dirección para este año es: "incremento" y sé que esto nos enlaza con un sin número de bendiciones o promesas cumplidas en Cristo que esperamos recibir, pero lo que no podemos perder de vista es el condicionante que nos obliga a que el Reino de los cielos se extienda en nuestro interior para poder convertirnos en vasijas que se encuentren listas para albergar este noble propósito gestado en el corazón de nuestro Señor.

Es así que cuando el profeta Isaías nos dice que debemos ensanchar el sitio de nuestra tienda, el mensaje provisto por Dios a través de su boca procura el que meditemos en la necesidad de salir del estancamiento en el que nos hallábamos en nuestro hombre interior, ese donde se alberga el Espíritu Santo y que a pesar de los años nos descubre en la misma niñez que

habla, piensa y juzga de manera incorrecta.

El crecer o incrementarse en nuestro hombre interior no es una opción es una obligación.

1 Corintios 13: 11 Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño, más cuando ya fui hombre, deje lo que era de niño.

El apóstol nos dice: "Pero cuando ya fui hombre, deje lo que era de niño". La iglesia de Corintio había sido bien alimentada en la doctrina de Jesucristo, sin embargo ellos se resistían a dejar que la voluntad de Dios los llevara a un estado mayor de crecimiento. Había trascurrido el tiempo y el ver algunos dones manifestándose entre ellos les propicio el auto engañarse en la medida que poseían de sí mismos, pero lo realmente trascendente seguía manteniendo en una estatura equivocado dentro de su edad espiritual.

2 pedro 3: 18 Antes bien creced en la gracia y conocimiento de nuestro Señor y salvador Jesucristo.

Levítico 21:20 o jorobado, o enano, o que tenga nube en el ojo, o que tenga sarna, o empeine, o testículo magullado. 21:21 Ningún varón de la descendencia del sacerdote Aarón, en el cual haya defecto, se acercará para ofrecer las ofrendas encendidas para Jehová. Hay defecto en él; no se acercará a ofrecer el pan de su Dios. Enanos espirituales.

Hay quienes hemos entrado en un estado de conformismo y aun a pesar de que la palabra nos ha desnudado una y otra vez el que somos enanos espirituales seguimos resistiéndonos a abandonar nuestras actitudes carnales o infantiles, no debemos olvidarnos que el reino de los cielos no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo. Romanos 14: 17.

El crecer o incrementar en nuestro hombre interior es lo único que nos garantiza el poder acceder a nuestra herencia.

Gálatas 4: 1Pero también digo: entre tanto que el heredero es niño, en nada se diferencia del esclavo, aunque es Señor de todo; sino que está bajo tutores y curadores, hasta el tiempo señalado por el Padre.

Pablo nos brinda la clave del porque efectuar esta comparación entre los versos 8 al 11, ya que el poseía un sentimiento de haber trabajado en vano al ver como los gálatas volvían a rudimentos que solo expresaban infantilismo o carnalidad y con ello el perderse el administrar la grandiosa herencia dispuesta para sus vidas a través de la persona de Jesucristo.

Los discípulos y su inmadurez. El Señor Jesús una y otra vez los exhorto a salir de su estado de inmadurez.

Hay quienes aun a pesar de los años estamos restringidos, no hemos podido ni siquiera llegar a reconocer la herencia de la cual somos herederos por nuestra elección de mantenernos aferrados a un estado infantil.

El apóstol pablo ora porque este conocimiento llegue a nuestras vidas en Efesios 1:16 no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones, 1:17 para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, 1:18 alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos.

El crecer o madurar en nuestro hombre interior está determinado en la forma como hablamos, pensamos, o juzgamos.

El apóstol nos da tres cosas que nos permiten discernir con claridad el tamaño de nuestra vida espiritual o la de alguien más y estas son: la manera como hablamos, pensamos y juzgamos.

Marcos 8:14 Habían olvidado de traer pan, y no tenían sino un pan consigo en la barca. 8:15 Y él les mandó, diciendo: Mirad, guardaos de la levadura de los fariseos, y de la levadura de Herodes. 8:16 Y discutían entre sí, diciendo: Es porque no trajimos pan. 8:17 Y entendiéndolo Jesús, les dijo: ¿Qué discutís, porque no tenéis pan? ¿No entendéis ni comprendéis? ¿Aún tenéis endurecido vuestro corazón? 8:18 ¿Teniendo ojos no veis, y teniendo oídos no oís? ¿Y no recordáis? 8:19 Cuando partí los cinco panes entre cinco mil, ¿cuántas cestas llenas de los pedazos recogisteis? Y ellos dijeron: Doce. 8:20 Y cuando los siete panes entre cuatro mil, ¿cuántas canastas llenas de los pedazos recogisteis? Y ellos dijeron: Siete. 8:21 Y les dijo: ¿Cómo aún no entendéis?. Los discípulos hablaban, pensaban y juzgaban como niños.

Señales de inmadurez. Discutían; pensaban que era porque habían olvidado el pan y juzgaban por sus ojos naturales ya que no poseían una visión espiritual.

Juan 4: 22 4:22 Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salvación viene de los judíos.

Romanos 12: 3 Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.

¿Cuál es nuestra meta?

Efesios 4: 1 Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe, y del conocimiento del hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo, para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de cualquier viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar usan con astucia las artimañas del error, sino que siguiendo la verdad en amor crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, este es, Cristo.

Pastor: David Bayuelo E.
Febrero 22 de 2015  

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.