Incrementándonos a través de la palabra

Incrementándonos a través de la palabra.Escuchar audio de esta predica Hechos 6:7 Y crecía la palabra del Señor, y el número de los discípulos se multiplicaba grandemente en Jerusalén; también muchos de los sacerdotes obedecían a la fe.

NTV Hechos 6: 7 Así que el mensaje de Dios siguió extendiéndose. El número de creyentes aumentó en gran manera en Jerusalén, y muchos de los sacerdotes judíos también se convirtieron.

En el capítulo seis del libro de Hechos se encuentra descrito aquello para lo cual los apóstoles tuvieron que apartarse de las labores que efectuaban de manera cotidiana como el servir las mesas; La palabra y la oración eran dos cosas de tal nivel de importancia que si se descuidaban se frenaría el propósito de Dios que los hombres en el mundo entero pudieran recibir su salvación.

Hechos 6:2 al 4 nos dice: Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las mesas. Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo. Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra. El término "persistir" al cual se refiere el escritor de Hechos en este texto es "proskarteréo", que quiere decir desde el griego: Constantemente diligente, asistir asiduamente a todos los ejercicios, perseverar, persistir, listo, asistir, atender, constante. Esto nos permite tener una referencia más amplia de la importancia que la oración y la palabra debían guardar para la iglesia que apenas comenzaba y la constancia y perseverancia que se debía procurar por ellas.

Ahora hay que comprender que este no era un ejercicio exclusivo de los apóstoles ya que en distintas referencias de este libro nos hallamos que la palabra era difundida haciendo crecer en número al pueblo de Dios. Hay que anotar que esta en todos los pasajes del libro de Hechos siempre guarda una estrecha relación con el crecimiento de la iglesia.

Si hay algo de lo que no debe quedar duda es del poder que esta guarda, al punto que a pesar del transcurrir del tiempo sigue presente sin que se haya disminuido en nada y cumpliendo el propósito por la cual es enviada. Isaías 55: 11.

Es en la palabra donde se haya poder para dar vida.

Hechos 6:7 Y crecía la palabra del Señor, y el número de los discípulos se multiplicaba grandemente en Jerusalén; también muchos de los sacerdotes obedecían a la fe. RV 1960

Hechos 6:7 Y la palabra de Dios se difundía: el número de los discípulos aumentaba considerablemente en Jerusalén, e incluso muchos de los sacerdotes obedecían a la fe. NTV

El contexto de este pasaje habla de que había murmuración por la ineficacia en la distribución diaria de los alimentos. Ahora, la raíz de ese problema es que todo el trabajo y atención de la iglesia recaía sobre los apóstoles. Para

resolver esta situación escogieron a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, los cuales se hicieron cargo del ministerio de ayudas. De esta manera, los apóstoles tuvieron tiempo y espacio para dedicarse al ministerio de la predicación de la Palabra y a la oración. La solución traería pronto sus frutos viendo un incremento notable en todos aquellos que se convertían en discípulos.

La eficacia de la primera iglesia no estaba en los muchos programas, sino en la capacidad que está tubo para hacer crecer o difundir la palabra. Ellos establecieron el que esta corriera y se reprodujera como algo viral.

La primera iglesia vio como la palabra tenía el poder para traer a los hombres de muerte a vida. Hechos 4:20 porque no podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído.

1 Pedro 1:23 nos dice: Siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre. Esta expresión renacidos corresponde al griego "anagennáo" que significa engendrar o procrear de nuevo, así que nosotros fuimos procreados por Dios a través de su Palabra, ella fue la que coloco el soplo de vida en nosotros para que escapáramos de muerte espiritual en la que nos hallábamos. Así que cuando esta se detiene con ello también el crecimiento de la iglesia, porque solo en ella es donde se halla el poder para dar vida y de esta manera sumar más discípulos a Cristo.

2 Timoteo 2:15 Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad. 2:16 Más evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad.

Aquí se halla la importancia de guardar la pureza de la palabra de verdad, cuando esta pierdes sus propiedades pierde el sentido por lo cual fue enviada. Mateo 5:13 Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.

Marcos 7:13 invalidando la palabra de Dios con vuestra tradición que habéis transmitido. Y muchas cosas hacéis semejantes a estas. Hay que tener mucho cuidado con la tradición, hay cosas que nosotros tenemos por sentadas que no se hallan en las escrituras, hay quienes estamos viviendo de pretextos y no del verdadero contexto.

Hoy hay sectas que tienen a muchas personas atrapadas en la entretención de la religión y el objeto de nuestro enemigo es mantenerlos adormecidos hasta que se hallen en el infierno por la eternidad. Esto nos habla de la gran responsabilidad que tenemos delante de Dios como iglesia, así que no podemos minimizar la injerencia que la palabra busca tener en la vida de los hombres.

Es en la palabra donde se halla el poder suficiente para que nada nos detenga en nuestra misión. (la palabra se abre paso)

Hechos 12: 23 Al instante, un ángel del Señor hirió a Herodes con una enfermedad, porque él aceptó la adoración de la gente en lugar de darle la gloria a Dios. Así que murió carcomido por gusanos. 24 Mientras tanto, la palabra de Dios seguía extendiéndose, y hubo muchos nuevos creyentes.

El contexto de este pasaje es que Herodes Agripa I, que gobernó toda la palestina del 41 al 44 d. C. y a quien el emperador romano dio el título de rey, había mandado matar a Jacobo, uno de los apóstoles, hijo de Zebedeo y hermano de Juan. Además, había encarcelado a Pedro, a quien pensaba matar posteriormente para congraciarse con los judíos a quienes les había agradado su primera acción, al sentirse amenazados con el avance que estaba teniendo la palabra entre el pueblo. Pero luego la escritura nos muestra como acabaría muerto de manera sobre natural al intentar robarle la gloria a Dios.

Cuando la palabra crece nada podrá detenerla, al igual que la primera iglesia enfrentaremos detractores pero absolutamente nada podrá cortar su avance ya que nuestro poder se concentra en la palabra de Dios.

Hechos 4:1 Hablando ellos al pueblo, vinieron sobre ellos los sacerdotes con el jefe de la guardia del templo, y los saduceos, 4:2 resentidos de que enseñasen al pueblo, y anunciasen en Jesús la resurrección de entre los muertos. 4:3 Y les echaron mano, y los pusieron en la cárcel hasta el día siguiente, porque era ya tarde. 4:4 Pero muchos de los que habían oído la palabra, creyeron; y el número de los varones era como cinco mil. 4:18 Y llamándolos, les intimaron que en ninguna manera hablasen ni enseñasen en el nombre de Jesús. 4:19 Mas Pedro y Juan respondieron diciéndoles: Juzgad si es justo delante de Dios obedecer a vosotros antes que a Dios; 4:20 porque no podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído. 4:21 Ellos entonces les amenazaron y les soltaron, no hallando ningún modo de castigarles, por causa del pueblo; porque todos glorificaban a Dios por lo que se había hecho.

Nuestro discurso debe mantenerse independientemente de la persecución porque en él es donde se halla el poder para seguir incrementándonos.

Hechos 7:54 Oyendo estas cosas, se enfurecían en sus corazones, y crujían los dientes contra él. 7:55 Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios, 7:56 y dijo: He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios. 7:57 Entonces ellos, dando grandes voces, se taparon los oídos, y arremetieron a una contra él. La palabra siempre va a crear escozor.

Es en la palabra donde se halla el poder para transformar a los hombres de forma radical.

Hechos 19: 18 Muchos de los que llegaron a ser creyentes confesaron sus prácticas pecaminosas. 19 Varios de ellos, que practicaban la hechicería, trajeron sus libros de conjuros y los quemaron en una hoguera pública. El valor total de los libros fue de cincuenta mil monedas de plata. 20 Y el mensaje acerca del Señor se extendió por muchas partes y tuvo un poderoso efecto. Este pasaje describe claramente a personas que se hallaban cautivas en sus

prácticas satánicas pero la palabra produciría un cambio radical en ellos, no importando el costo que tuvieran que pagar.

Juan 15:3 Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado.

La palabra es la única que tiene el poder para cambiar la condición humana de forma radical, ella borrara toda simiente de pecado, para darnos la oportunidad de vivir de manera santa.

Hay que tener mucho cuidado con lo que hoy se escucha o se predica porque bien lo advirtió Pablo a Timoteo: Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, 4:4 y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas. 2 Timoteo 4: 3

Cuando la palabra crecía en la primer iglesia la idea no era generar comodidad en las personas sino por el contrario pararlas frente a al espejo que es el mismo Cristo y que pudieran ver toda la inmundicia que se halla en ellos, conduciéndolos al arrepentimiento.

Lucas 3:7 Y decía a las multitudes que salían para ser bautizadas por él: ¡Oh generación de víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira venidera? 3:8 Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento, y no comencéis a decir dentro de vosotros mismos: Tenemos a Abraham por padre; porque os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham aun de estas piedras. 3:9 Y ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto se corta y se echa en el fuego. 3:10 Y la gente le preguntaba, diciendo: Entonces, ¿qué haremos?

Efesios 4:28 El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad. 4:29 Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. 4:30 Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención. 4:31 Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. 4:32 Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.

Hoy se enseña un evangelio como si Cristo estuviera necesitado de que lo acepten con desesperación y no se muestra la como la única salida para no caer por la eternidad en el infierno. No podemos ver a Cristo como quien nos complementa sino como la esencia misma de nuestras vidas, sin Él estamos muertos.

Es en la palabra donde se halla el poder para hacernos crecer en nuestro hombre interior.

Mateo 13:23 Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno.

Salmo 1 Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado; 1:2 Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche. 1:3 Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará.

Josué 1:8 Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.

Pastor: David Bayuelo E.
Marzo 22 de 2015 

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.