El dar; un asunto de adoración

El dar; un asunto de adoración - 2 Corintios 9:7Escuchar audio de esta predica 2 corintios 9:7 Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.

En un oasis escondido entre los más lejanos paisajes del desierto, se encontraba el viejo Eliahu de rodillas, a un costado de algunas palmeras datileras.
– ¿Qué tal anciano? La paz sea contigo.
– Contigo, contestó Eliahu sin dejar su tarea.
– ¿Qué haces aquí, con esta temperatura, y esa pala en las manos?
– Siembro, contestó el viejo.
– ¿Qué siembras aquí, Eliahu?

– Dátiles, respondió Eliahu mientras señalaba a su alrededor el palmar.
– ¡Dátiles!, repitió el recién llegado muy sorprendido.
– El calor te ha dañado el cerebro, querido amigo.
– Ven, deja esa tarea y vamos a la tienda a beber una copa de licor.
– No, debo terminar la siembra. Luego si quieres, beberemos.
– Dime, amigo: ¿cuántos años tienes?
– Setenta.
– Mira, amigo, los datileros tardan más de cincuenta años en crecer.
– Recién después de ser palmeras adultas están en condiciones de dar frutos.
– Yo no estoy deseándote el mal y lo sabes, ojalá vivas hasta los ciento un años.
– Pero tú sabes que difícilmente puedas llegar a cosechar algo de lo que hoy siembras.
– Deja eso y ven conmigo.
– Mira, Hakim, yo comí los dátiles que otro sembró.
– Otro que tampoco soñó con probar esos dátiles.
– Yo siembro hoy, para que otros puedan comer mañana los dátiles que hoy planto.
– Aunque solo fuera en honor de aquel desconocido, vale la pena terminar mi tarea.
– Me has dado una gran lección, Eliahu.
– Déjame que te pague con una bolsa de monedas esta enseñanza que hoy me diste.
– Diciendo esto, Hakim le puso en la mano al viejo una bolsa de cuero.
– Te agradezco tus monedas, amigo.
– Ya ves, a veces pasa esto ...
– Tú me pronosticabas que no llegaría a cosechar lo que sembrara.
– Parecía cierto y sin embargo, mira ya coseché una bolsa de monedas.
– Y además la gratitud de un amigo.

De esto se trata el dar a Dios, Todos los días debemos de sembrar algo, sin importar si vemos los frutos o no.

Dios quiere que su iglesia se caracterice por su generosidad, ya que esta es la mejor muestra su madurez.

2 corintios 9:7 Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.

El escritor de corintios los que nos quiere llevara a entender es que cuando podemos proponer en nuestro corazón dar, ni con tristeza, ni por necesidad es porque hemos alcanzado la madurez que se requiere en la vida cristiana.

Los que hemos tenido hijos pequeños debemos recordar como ellos empuñaban con firmeza lo que consideraban que era de ellos y si otro pequeño venía a pedir que lo compartiera sus manos empuñaban su posesión con más firmeza. Si usted vio esto con toda seguridad pensó en la inmadurez que le caracterizaba, bueno recordemos en cómo nos comportamos nosotros cuando se trata de dar y así podremos reconocer nuestra verdadera estatura espiritual.

Lo que nos caracteriza viene como producto de lo que enfatizamos y modelamos y celebramos y recompensamos y disciplinamos, es por esto que cuando la palabra hace aquello por lo cual es enviada debe llevarnos a ser cristianos maduros, fuertes en Cristo, que se caracterizan por ser personas generosas, y no hay una excepción a esta regla.

Cuando captamos todas las ideas que la palabra establece sobre mayordomía cambiara nuestras vidas. Hoy estamos frente a un mundo egoísta ligado al egocentrismo, primero yo, segundo yo y tercero yo. Piense por un momento; alguien tuvo que ser generoso para que la palabra me llegara y así de esta manera mi vida fuera rescatada del infierno. Porque hoy cuando vemos a tantas personas perecer, con su vida en el infierno ¿porque yo me hago el de la vista gorda?

Juan 6:11 Y tomó Jesús aquellos panes, y habiendo dado gracias, los repartió entre los discípulos, y los discípulos entre los que estaban recostados; asimismo de los peces, cuanto querían. 6:12 Y cuando se hubieron saciado, dijo a sus discípulos: Recoged los pedazos que sobraron, para que no se pierda nada. Si los apóstoles se hubieran quedado con el pan de vida en sus manos la salvación solo hubiese sido para ellos, nunca nos hubiera llegado a nosotros. Lo que usted y yo poseemos hoy no es por nosotros es porque alguien más, en este caso Jesús se partió para que lo tuviéramos, el que no entiende esto siempre creerá que las cosas que posee son por él y no por la gracia derramada por el Padre.

Podemos crecer en esta área, puede que sentimos que vamos bien pero siempre se puede mejorar. Es bueno incrementarnos.

Dios quiere que su iglesia se caracterice por su generosidad, ya que esta es la mejor muestra de que somos sus hijos.

Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Romanos 8:32 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?

Dios ama a aquellos que se caracterizan por ser imitadores de Él en el dar, ya que nosotros tenemos un Dios dador que no se restringió en nada por amor a nosotros.

Todos nacimos egoístas en nuestra carne, pero si hay algo maravilloso que aconteció en nuestro espíritu al aceptar a Cristo, es que Dios nos hizo nacer generosos, dado que nuestro ADN espiritual sería el mismo de Él ya que Dios es sumamente generoso. Pero esto hay que actuar para que esto se desate desde nuestro interior. (Desde la creación vemos la generosidad de nuestro Dios, él no fue el Padre tacaño que proveyó con mezquindad para los suyos)

Hay quienes diezmamos y creemos que estamos haciendo mayor cosa, esto no nos muestra como hijos de Dios, ya que un cristiano tacaño y egoísta, caminando en la carne es amargado, porque va contra su naturaleza. Así que es necesario aprender como desatarlo. Hay 550 versos sobre oración en la escritura pero hay más de 2000 acerca de Mayordomía 4 veces más, esto nos dice que la oración es muy importante pero de igual manera nuestra mayordomía lo es de igual forma.

Si desatamos la generosidad en lo financiero muchas cosas van a cambiar, ya que esta es una forma de castigar nuestra carne, el egocentrismo que hay en ella. Esto desata el corazón en todas las áreas, porque esta es la área más complicada para nosotros, será más fácil caminar en las en todas las áreas.

Juan 12:4 Y dijo uno de sus discípulos, Judas Iscariote hijo de Simón, el que le había de entregar: 12:5 ¿Por qué no fue este perfume vendido por trescientos denarios, y dado a los pobres? 12:6 Pero dijo esto, no porque se cuidara de los pobres, sino porque era ladrón, y teniendo la bolsa, sustraía de lo que se echaba en ella.

Judas no quiso pasar el pan, solo pensaba en sí mismo y esta es una muestra clara de que le sería imposible ser hijo de Dios.

Dios quiere que su iglesia se caracterice por su generosidad, ya que esto los llevara a rechazar el paradigma de dar para recibir.

2 Corintios 9:5 Así que pensé que debería enviarles a estos hermanos primero, a fin de estar seguro de que tienen lista la ofrenda que prometieron; pero quiero que sea una ofrenda voluntaria, no una ofrenda dada de mala gana. 6 Recuerden lo siguiente: un agricultor que siembra solo unas cuantas semillas obtendrá una cosecha pequeña. Pero el que siembra abundantemente obtendrá una cosecha abundante.

Lo que el apóstol Pablo nos dice es cierto; "el que siembra abundantemente obtendrá una cosecha abundante", pero el enfatiza en medio de su exhortación en la motivación por la cual damos, ya que cuando hacemos esto no es para recibir, porque Dios no funciona por egoísmo. Damos por que amamos primero a Dios y segundo a nuestro prójimo. Hay que derribar esta idea que es muy promovida en este tiempo ya que esta no es la razón por la cual tenemos acciones generosas.

La mejor ilustración que podemos tener para esto es la historia del hombre que leímos en la introducción de este mensaje, él no pensó en sí mismo a la hora de dar, él estaba concibiendo en su mente aquellos que vendrían después de él y que con seguridad ni siquiera los conocería o recibiría recompensa de ellos, pero su acción lo que nos descubre es la misma motivación que nos debe caracterizar a los hijos de Dios y que finalmente se traducirá en una muy buena recompensa.

Juan 12:6 Pero dijo esto, no porque se cuidara de los pobres, sino porque era ladrón, y teniendo la bolsa, sustraía de lo que se echaba en ella. Hay que tener mucho cuidado con nuestra motivación. Tenemos fe cuando damos, por lo tanto debemos creer que seremos bendecidos por hacerlo, pero hay que ajustar esto en nuestro corazón.

Olvídese por completo de la semilla que da al diezmar y ofrendar, no le siga una cadena de custodia. Si su motivación es correcta sus ojos no deben estar allí esclavizados cuidando algo que Dios sabe cuidar muy bien. Este punto me ayudara a poder explicar para que el Señor destino los recursos que se siembran en su obra.

En 1 Corintios 9: 9-12 Porque en la ley de Moisés está escrito: No pondrás bozal al buey que trilla. ¿Tiene Dios cuidado de los bueyes, o lo dice enteramente por nosotros? Pues por nosotros se escribió; porque con esperanza debe arar el que ara, y el que trilla, con esperanza de recibir del fruto. Si nosotros sembramos entre vosotros lo espiritual, ¿es gran cosa si segáremos de vosotros lo material? Si otros participan de este derecho sobre vosotros, ¿cuánto más nosotros? Pero no hemos usado de este derecho, sino que lo soportamos todo, por no poner ningún obstáculo al evangelio de Cristo. Los diezmos y las ofrendas son para el sostenimiento de los ministros de Dios y el cumplimiento del propósito que se les encomendó, es por esto que la semana anterior escuchamos que los recursos que se recogen en una iglesia son para los ministros, aclarando que el ministerio no se trata de cuatro paredes con lo que hay dentro de ellas, sino de personas. En otras palabras nosotros no somos por causa de lo material que hay aquí, sino lo que hay aquí es por causa de nosotros.

Queremos que sepa que le será muy difícil si no conoce las promesas establecidas por Dios en su palabra el ser generoso, ya que todo el tiempo vivirá con temor. "No alcanzo, no puedo", pero si entendemos las promesas, si creemos en ellas, se nos quitara todo temor, ya que por fe cumplimos este acto de adoración, de amor y gozo. La generosidad siempre será lo que nos hace más parecidos a Dios.

Nos encantaría poder decirles que ahora a través de una oración usted va a ser incrementado en lo financiero, pero esto sería mentirle, porque solo acciones generosas harán que lo que Cristo hizo en nuestro interior salga a flote llevándonos a través del ejercicio de nuestra genética a ver más de lo que nunca pensamos o pudimos imaginar. Quiero que sepa que hay quienes recibamos lo que recibamos siempre vamos a ser y nos sentirnos miserables, porque el verdadero gozo no se halla en el recibir, como si en el dar. Recuerde: nunca Jamás alguien que exprese tacañería con Dios y su hermano podrá ser feliz.

Pastora: Myriam Vargas
Abril 19 de 2015
 

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.