El plan maestro de Dios para las finanzas

El plan maestro de Dios para las finanzas - Malaquias 3:10Escuchar audio de esta predica Malaquías 3:10 Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa.

A veces nos encontramos luchando entre los que nos dice nuestra espíritu y lo que nos dicen nuestros sentimientos y lo más perturbador es que la espíritu dice: Dios dice esto, pero nuestros sentimientos nos quieren apartar de eso, porque no es lo que sentimos en ese momento, nuestra espíritu dice: esto es lo correcto, nuestras emociones dicen debes hacer esto, esto es lo placentero y te dará mayor placer. Es así como las personas cometemos errores, sabemos cuál es la verdad, incluso lo admitimos pero luego decimos: "pero para mí" o "sé lo que Dios dice, pero ahora yo" ósea es como decir se lo que Dios me dice; pero yo sé más que Él.

Lo más importante del mensaje que veremos hoy es: ¿qué tan sabio es hacer lo que Dios dice? ¿Cuán provechoso es para nuestra vida y como hacer lo que Él nos dice? Al final las emociones se pondrán al nivel del espíritu y siempre será lo mejor ir en esa dirección.

Hay muchos planes por allí y mucha gente dando concejos sobre el tema financiero, algunos concejos son buenos, otros no tanto, pero lo que quiero que veamos es cuál es el plan de Dios para nuestras finanzas que está muy claro en su palabra, a Dios le importan nuestras finanzas, porque a Él le importan todos los aspectos de nuestras vidas.

Lo primero que quiero que observemos es lo siguiente; hay dos planes distintos; hay un plan del mundo y un plan de Dios, el mundo tiene su enfoque y Dios tiene el suyo, si pudiera ponerlo en términos de algo visible, uno de ellos sería como una represa y ese es el plan del mundo porque el énfasis que tiene es la acumulación, acumular para mis placeres, mis deseos, mi seguridad, es decir solo se trata de mí, el problema de eso es que llegara la hora de la muerte, y al morir, todo eso se desvanecerá, usualmente se va en la dirección equivocada , con el propósito equivocado y a menudo es la ruina de la familia, finanzas desperdiciadas y todo tipo de dolores, el plan del mundo se trata de mi lo que yo acumulare.

Piense en esto un estanque que no tiene salida después de un tiempo se pone verde por que todo lo lanza hacia su mismo, se hace resbaladiza y babosa y nadie va una represa en esas condiciones por que claramente es repugnante, así que está claro que no hay nada refrescante allí.

Entonces hay algo malo con este enfoque, algo está mal con el enfoque del estanque para las finanzas de alguien, a menudo la persona que le da concejos financieros dice puede hacer esto para usted, para usted, para usted y a esto solo le podemos llamar acumulación.

Ahora está el punto de vista de Dios, su plan y este no es un estanque, sino por el contrario un canal, hay algo que va a través de él y hay algo que sale de él, siempre hay algo entrando y hay algo saliendo.

1. El plan de Dios no consiste en acumular sino en recibir para dar.

En el plan de Dios no hay que acumular, sino que hay que recibir para dar, dar para las necesidades, para la obra del Señor, para la iglesia, las misiones del mundo, dar a la gente que lo necesita, siempre las bendiciones están fluyendo, siempre que este entrando y saliendo habrá frescura, habrá energía en ello.

Cuando las finanzas de alguien son como un canal esta persona será bendecida. Usted y yo decidimos que clase de cristiano o qué clase de creyente seremos; si un estanque o un canal por donde las bendiciones de Dios fluyen.

Tiene que decidir con cuál de estas dos opciones le va mejor, porque hay personas que viven para guardar y otras reciben para dar y acumular es recibir para guardar y el dar es recibir para dar.

La gente que da es con toda seguridad más feliz, más pacífica, satisfecha y más segura, de lo contrario no actuarían así, cuando conozca alguien que da, esto será evidente por sus actitudes y sus acciones, porque así son.

2. El plan maestro de Dios se basa en un principio seguro e infalible que es el de dar y recibir.

Lucas 6:38 Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.

Si obedecemos su plan financiero Él cuidara nuestras finanzas y siempre procurara que nos valla bien. Note que dice: se os dará; medida buena. ¿Quién os dará? Usted no sabe quién le dará por que Dios es el que trae gente a nuestro camino y a nuestra vida, quien nos ayuda y bendice, quien nos ayuda a prosperar de muchas maneras y si nos dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando, esto nos habla de que no tenemos un Dios tacaño, Dios desea bendecir a sus hijos con lo mejor de Él.

3. El plan financiero de Dios consiste de varios elementos.

Malaquías 3:8 ¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. 3:9 Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado. 3:10 Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. 3:11 Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos. 3:12 Y todas las naciones os dirán bienaventurados; porque seréis tierra deseable, dice Jehová de los ejércitos.

Ahora quiero que vean cual es el patrón aquí y cuan claro lo pone Dios, dijimos que hay dos enfoques el de acumulación y el del canal, si quiere que las bendiciones de Dios sigan fluyendo todo el tiempo debo tener un canal de salida, tiene que dar constantemente, si quiere seguir recibiendo.

Así que su mensaje aquí para la nación de Israel es muy importante, Él es muy claro con ellos y con nosotros. Pero alguien dice: ese es el antiguo testamento, que tiene que ver con el nuevo testamento. Todo de hecho; Jesús dijo yo no he venido a abolir la ley sino a cumplirla.

Él Señor dice: "Traed todos los diezmos al alfolí". Ahora un diezmo es el 10% muy simple, se calcula con mucha facilidad. Sáquele el 10% a todo cuanto recibe de la mano de Dios. El plan de Dios para nuestras finanzas no es un plan; es el plan, ya que en el hallamos el amor de Dios y su sabiduría con la guía divina y claridad.

Dios es el administrador de las finanzas de sus hijos cuando le obedecen, él nos mostrara como ir más lejos con solo nueve de lo que iríamos en nuestra sabiduría con 10, así es la sabiduría de Dios.

Así que todo es un asunto de confianza, Él dice traed los diezmos; y puede que alguien diga bueno primero saco todo mis gastos y de lo que me quede traeré el diezmo y lo seguro es que no le va a quedar nada veamos Proverbios 3:7 No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal; 3:8 Porque será medicina a tu cuerpo, Y refrigerio para tus huesos.

Es mucho más lo que recibimos si obedecemos a Dios con nuestras finanzas, porque yo sí creo que una persona que es obediente a Dios, la mayoría de las veces será más sano, por que estará más feliz, menos nervioso, sin angustias por qué ha aprendido a confiar en Dios, diezmar y ofrendar, son las mejores formas de aprender confianza en Dios. No tiene que titubear, si sabe contar aprenderá confiar en Dios así de simple.

Dios nos dice en Malaquías 3:10 Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa. Está hablando sobre el lugar y el lugar es su casa, él es muy claro en cuanto el tiempo, él es muy claro en cuanto al lugar y en cuanto al propósito, él dice: "haya alimento en mi casa" Eso quiere decir suplir las necesidades del ministerio. Él dijo: "En mi casa hay que cuidar todas estas cosas y allí es donde hay que traer mi diezmo.

Ahora esto no solo era su propósito, sino también probar la fidelidad, esta es una de las razones por las cuales Dios preparo su plan de finanzas, ¿por qué quiere Dios? Que confiemos en Él, si estamos preocupados en muchas cosas no estamos confiando realmente, cuando el ya determino el prosperarnos.

También nos dice: 3:11 Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos.

Ahora no solo desea prosperarnos, sino protegernos y dentro de esta dispensación darnos la autoridad para que el diablo no tome posesión de nada de lo nuestro.

Satanás sigue jugando hoy en día el mismo juego del huerto del Edén y lo tenaz es que los hijos de Dios siguen cayendo, Dios dejo todas las cosas bajo el señorío del hombre y lo único que se hallaba separado para Dios era el árbol de la ciencia del bien y el mal y satanás utilizaría la avaricia, ¿Por qué Adán y Eva no podían tener contentamiento con el 90% sino que desearon todo para ellos? Piense si usted es alguien que ha caído en el juego del diablo cuánto dinero ha perdido en la vida, le aseguro que esto al igual que Adán será mucho más de lo que tenía que mantener separado para Dios. (Enfermedad, malos negocios, robos, estafas)

Nuestro testimonio en el ministerio, se ve la gloria pero no la historia. Un día sembramos y hoy recogemos.

Deje de razonar, si usted sigue razonando tendrá necesidad, pero si confía en él y déjeme decirle esto aunque ya lo sabe; no estoy predicando este mensaje para conseguir dinero, no predicaría este mensaje por que la iglesia necesitaría dinero, no, Dios suple el dispone los corazones para que su gente de, el asunto es me gustaría ver personalmente como su pastor ver como Dios hace algo poderoso en su vida, ver como lo incrementa. Es muy triste pensar que usted viva su vida sin lo que podría tener, lo que podría ser y lo que podría hacer, lo que podría lograr o conseguir, la persona que usted pudiera llegar a ser si fuera obediente a Dios y sé que el dinero es la herramienta física tangible, que el usa para que su pueblo confié en Él y le horre, que reconozca que el es Dios y que sus leyes son divinas, que si funcionan y que no fallan, así que Él dice: Habrá prosperidad, habrá plenitud y habar protección divina.

El propósito del diezmo y la ofrenda: nuestro testimonio personal:

Malaquías 3:12 Y todas las naciones os dirán bienaventurados; porque seréis tierra deseable, dice Jehová de los ejércitos.

Cuando da el diezmo de sus ingresos Dios empieza a bendecirlo y primero que todo no tiene por qué decirlo nadie, usted tendrá un gozo adicional que no tenía antes, incluso algunas cosas que no tenía antes; hay quienes le dirán hay algo diferente en ti, o notaran que se viste un poco mejor, y habla de ir a la iglesia y cantar y lo feliz que se siente, finalmente le dirán: ¿Qué has hecho? Y usted simplemente responderá he empezado a obedecer a Dios con el dinero. Lo que le quiero decir: Usted no podrá guardarlo en silencio cuando Dios comience a bendecirlo que es lo que Él desea, Él espera que le abramos la puerta de fe.

Por eso dijo a la nación de Israel que como nación seria bendecida, porque Él es claro acerca de nuestra actitud.

Vallamos a 2 Corintios 9: 9:6 Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará. 9:7 Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. ¿Cree usted esto? Diga amen.

Miremos lo que dice después para ver si estamos también dispuestos a decir amén 2 Corintios 9:8 Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra; Amen... Esa es la promesa de Dios, no hay nadie que pueda mejorar el plan de Dios. Así que cual es la actitud; cuando damos a Dios no lo damos de mala gana. "Bueno tengo que decidir si diezmare y ofrendare el fin de semana" Y el alfolí de la ofrenda le llega y dice: "Sé que tengo que darlo hoy" No, no, no, Escuche lo que Pablo dice: Dios nos ama y porque Él nos ama, Él esta esperando que le demos el privilegio de bendecirnos, algunos decimos ¿Por qué no me bendices sin necesidad de hacer eso? O alguien puede decir ¡Pues ya yo tengo en abundancia, puedo decirle con toda seguridad que lo perderá, lo va a perder, mucha atención tal vez no sea siempre dinero lo que pierda , pero no puede violar la ley de Dios y salir ganando y que Él es muy claro en cuanto a nuestra actitud.

También es muy claro en cuanto a la penalidad cuando lo desobedecemos.

Malaquías 3:8 ¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. 3:9 Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado.

Alguien puede decir ¿Esto quiere decir que sino diezmo le estoy robando a Dios? No quiero decir eso pero es lo que Dios dice, esto es lo que tiene que recordar; esta no es una ley de hombres, es la ley de Dios, por ejemplo dios dijo: no cometerás adulterio. ¿Es esa la ley de Dios? Él dice: "No mataras", Él dice: "no hablaras contra tu prójimo falso testimonio" Él dice: "No hurtaras" ¿Qué dice eso? "¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. " Solo le voy a decir lo que Él dice: sino diezmo no le estoy dando Él lo que él ha designado como suyo, debemos hacernos consientes que esta parte no es mía, el cheque puede tener mi nombre escrito pero de antemano el 10% de eso Dios lo ha designado como suyo. Es por eso que el nos da la fuerza , la energía y la inteligencia, es por eso que nos da el privilegio de trabajar, así que lo que él quiere que comprendamos es que solo quiere que le reconozcamos, que confiemos en Él y por tanto le demos el 10%.

Es insensato no seguir este plan, porque con el no se puede perder, no hay nada en ninguno de estos versículos que indique que con esto perderemos algo, entonces por ejemplo hagamos esta pregunta: ¿Qué comunica el no diezmar?

No seguir su plan es revelarme contra Dios, contra su propósito, estoy guardando para mí mismo, lo que Él ha dicho que le pertenece.

No seguir su plan es falta se fe en las promesas de Dios, se lo que Él dice pero no tengo fe que sucederá.

No seguir su plan es una expresión de codicia, de avaricia es robarle a Dios.

La gente discutirá y discutirá de esto, mientas ellos discuten siga diezmando y deje que Dios lo bendiga, deje que discutan entre ellos, pero recuerde esto; esta es la promesa del dios todo poderoso; prosperidad, plenitud, que tendrá lo suficiente para lo que necesite, tendrá protección y un testimonio personal.

Quiero hacerle una última pregunta: ¿Si este no es su plan de finanzas? ¿Cuál es su plan? ¿Tiene usted un mejor plan, que el plan de Dios? Creo que no, tal vez aparente ser mejor, alguien puede prometerle que es mejor, sus asesores financieros pueden decirle no tiene que dar. Pero la verdad es que no podemos mejorar su plan. ¿Es usted lo suficiente mente sabio y valiente para constatar que asa cuando le obedece? No se le puede ganar al plan de Dios y debe decidir qué clase de finanzas quiero el tipo estanque o quiero el plan de Dios como un canal que Dios pueda fluir a través de mi bendición, tras bendición, tras bendición.

Creo que yo prefiero el plan de Dios.

Pastor: David Bayuelo E.
Abril 26 de 2015
 

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.