Conociendo y experimentando su poder

Conociendo y experimentando su poder - Salmos 62:11Escuchar audio de esta predica Sal 62:11 Una vez habló Dios; Dos veces he oído esto: Que de Dios es el poder.

A lo largo de la historia del mundo, no hay una generación como la nuestra que haya vivido momentos tan confusos en todas las áreas religiosa, política, social, económicas como esta. El hombre se encuentra absorto de todo aquello que pueda causarle preocupación, salvo aquello que considera imprescindible como el caso de pagar los impuestos donde muchos andan buscando un contador que le ayude a diligenciar el formulario del estado; pero aunque pareciere que las cosas estén fuera de control, detrás del escenario está Dios que no ha renunciado a su poder y autoridad.

Por el momento puede parecer que ha abandonado este lugar llamado tierra, algo cierto es que Él sigue en control, su soberanía nunca se ha visto amenazada ni nadie ha podido oponerse a su voluntad. Dios sigue y seguirá siendo la autoridad suprema. Heb.1:10-12: Y: Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra, Y los cielos son obra de tus manos. Ellos perecerán, mas tú permaneces; Y todos ellos se envejecerán como una vestidura, Y como un vestido los envolverás, y serán mudados; Pero tú eres el mismo, Y tus años no acabarán.

La Biblia nos enseña que Dios es la fuente de todo poder.

DIOS-PADRE FUENTE DE TODO PODER

Ro.1:20 Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.

Este versículo indica que al observar el mundo creado, toda persona puede encontrar abundante evidencia de su poder y deidad o existencia eterna de Dios.

Su eterno poder u Omnipotencia es: es la facultad y la virtud por la cual puede hacer que se cumpla todo aquello que quiere, todo lo que le dicta su sabiduría infinita, todo lo que la pureza infinita de su voluntad determina. Así como la santidad es la hermosura de todos los atributos de Dios, su poder es el que da vida y acción a todas las perfecciones de la naturaleza divina.

Uno de los nombres dados a Dios por sus atributos es:

Elohim:(Deidad) es el primer nombre de Dios encontrado en el Antiguo testamento. Está en Génesis 1:1 y es la tercera palabra de las escrituras hebreas: En el principio "Elohim" - "Dios." Elohim proviene de una raíz que significa "fuerza, capacidad, poder". Se usa más de 2,300 veces en la escrituras para referirse al Dios de Israel.

Dios: es la plenitud, la grandeza, o totalidad de la deidad. En él residen todos los poderes y manifestaciones consagrados en la palabra "Dios". Para llamarlo Dios enfatiza su estatura suprema deidad. También es supremo Señor sobre toda la creación humana. Pero su soberanía también se experimenta personalmente por un fiel hijo suyo, que le puede llamar "Mi Señor".

El argumento que afirma que el carácter del Creador se demuestra en la creación es tan antiguo como los Salmos, Job e Isaías.

Is.45:8 Porque así dijo Jehová, que creó los cielos; él es Dios, el que formó la tierra, el que la hizo y la compuso; no la creó en vano, para que fuese habitada la creó: Yo soy Jehová, y no hay otro.

Es el argumento que declara que la existencia del reloj presupone la existencia del relojero y dice algo con respecto a su persona.

El shaddai: El: significa fuerte o poderoso. Shaddai: Hebreo, proviene de la raíz shadu, que significa monte o montaña, por tanto el nombre El Shaddai lleva en sí la idea del fuerte o poderoso que manifiesta su gran poder mediante fenómenos que tienen que ver con montañas, como la erupción de un volcán o la formación misma de las montañas. En todo caso, la idea es la de un Dios con poderes ilimitados.

Por lo tanto Él es la fuente de nuestra vida. Él nutre y da poder. Así como un niño que no pueda alimentarse de su madre, Lo más seguro morirá en poco tiempo. Igual es con nosotros. El Shaddai es nuestra fuente de la vida. Dios nos nutre por su Espíritu Santo que habita en su Iglesia y nos da poder. Separados de él estamos condenados a la muerte. Nada podemos hacer. Juan 15:5: "Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto, porque separados de mí nada podéis hacer."

En Génesis 17:1 se cuenta que: "Era Abram de edad de noventa y nueve años, cuando le apareció Jehová y le dijo: Yo soy el Dios Todopoderoso; anda delante de mí y sé perfecto". Dios había prometido a Abram una descendencia numerosa, pero Abram tenía ya 99 años y su esposa Sarai tenía 89 años, y el hijo no había venido todavía. En cierto sentido, ellos no podían generar vida por su edad avanzada. A pesar de esto en el capítulo 17 de Génesis, encontramos que Dios está confirmando su promesa a Abram y Sarai en el sentido que tendrán un hijo y lo llamarán Isaac. El tiempo transcurrió y cuando Abram tenía 100 años y Sarai 90, nació su hijo Isaac. Fuera de toda duda, esto fue un milagro porque quien hizo la promesa la llevó a su feliz término. El Shaddai, aquel que da vida, que nutre y da poder, produjo vida aun de dos viejos de 100 y 90 años. El Shaddai es Dios todo Poderoso, por eso estar en Cristo, es estar en un lugar de máxima seguridad para el ser humano. Ud. y yo podemos encontrarnos totalmente seguros en El Shaddai, porque Él es Todo Poderoso.

Salmos 91:1-2 dice: "El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: esperanza mía, y castillo mío; mi Dios, en quien confiaré." En estas dos citas tenemos cuatro nombres de Dios: El Elyon, o el Altísimo, El Shaddai, o el Todo suficiente, Jehová o el Yo Soy y Dios o el Fuerte. Habitar al abrigo del Altísimo es morar bajo la sombra del Todo suficiente. El lugar de máxima seguridad para cualquier persona.

Podemos concluir que su omnipotencia:

  1. no significa que Dios puede hacer cualquier cosa. Dios no puede actuar en contra de su naturaleza.
  2. se refiere al poder, la autoridad y el control soberano que Dios ejerce sobre el orden creado.
  3. es una amenaza para los malvados, y es una fuente de consuelo para los creyentes.
  4. El mismo poder que Dios exhibió en la creación lo demostró en nuestra redención.
  5. No existe nada en el universo que pueda desbaratar los planes de Dios.

DIOS-HIJO LA MANIFESTACION VISIBLE DE SU PODER

1 Co1:24 mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios.

Es indiscutible que Dios, el Dios de la Biblia, tiene trazado desde el comienzo de su creación, y que se encuentra delineado en cada página de la Biblia, un plan maestro para este planeta. Una muestra de este plan se halla en las palabras de San Juan en Apocalipsis 13:8 que dicen: "Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del cordero que fue inmolado desde el principio del mundo." Todos sabemos que el Cordero de Dios es Jesucristo y que fue inmolado hace casi dos mil años, y aun mucho antes de la caída de los primeros padres. Así, en los planes de Dios, el Cordero había de ser sacrificado, y todo lo preconoció de antemano Dios, planeándolo cuidadosamente ¡Y desde la misma creación del mundo!

Nada escapa al conocimiento de Dios (Omnisapiencia), por lo que el futuro no le es desconocido para Él. Él supo que el hombre caería en pecado, pero simultáneamente Dios planeó la redención del hombre con muchísima anticipación. Cristo, su Hijo Unigénito, sería quien cumpliría con este propósito y por eso permitió que naciera como hombre para enseñarnos, en suma, el camino para la salvación (Hebreos 5:8,9; 2:10).

Por lo tanto quitar a Jesucristo quien es el fundamento de nuestra fe es como lo diría Pablo Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe. 1Co.15:14.

v.19: Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres.

Todo nuestro creer se basa en el nacimiento, pasión, muerte, resurrección, ascensión y segunda venida de nuestro Señor. Por lo tanto al aceptarlo como nuestro Salvador, nos hacemos aceptos en el amado y nuestra identidad cristiana asume la posición de hijos en tres aspectos:

Ef 2:5,6: aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús,

1 en su resurrección
2 en su ascensión
3 en su papel actual a la diestra de Dios. Desde ese lugar de compañerismo Él nos concede que participemos en las obras del poder de Dios-Padre.

La vida nos va proponiendo situaciones que tenemos que resolver a partir de la plenitud del poder y gracia de Dios. Un claro ejemplo lo vemos en María. Ella nos enseñó que la presencia y el poder de Dios la encontramos a través del aceptar su plan perfecto en medio de todas las cosas negativas de la vida. Cuando el Ángel vino y le declara lo que ha de acontecer, ella entrego todo su ser, tanto interior (espiritual) como carnal (su ser racional).

Aun viendo la posibilidad de ser muerta a pedradas por su marido, ella confió plenamente en lo íntimo de todo sus ser en que Dios de una forma solventaría aquella aflicción. No lo hizo por sus fuerzas, sino más bien con un corazón contrito y abierto para dejar que sea Dios con su poder quien se encargare de esa situación y contra todo pronóstico nació el Hijo de Dios Lc.1:35.

Un milagro se gesta en el paso de creer.

Hoy tu estas frente a una situación que debes resolver y sabes que no tienes control alguno sobre ella, recuerda la posición que Dios te otorgado por medio del sacrificio de cristo es estar sentado en Él y deja que su poder actué y veras lo sobrenatural acontecer en tu vida.

DIOS-ESPIRITU SANTO QUIEN NOS INCREMENTA EN SU PODER

Ef 3:16 para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu;

Es decir, permitir que el Espíritu Santo obre, te capacite, te haga fuerte, porque Él mora en ti. La vida cristiana se trata de vivirla bajo el poder sobrenatural de Dios por medio de su Espíritu para hacer frente a cualquier situación que sea contraria a la voluntad de Dios.

En el capítulo 16 del evangelio de Juan El Señor Jesús dijo que era necesario que Él se fuera porque Él nos enviaría otro Consolador v.7 Porque Él nos guía a toda verdad, trabaja en nosotros y a través de nosotros. Como pueblo que ha nacido de Su Espíritu y se ha situado en Su Hijo, lleva Su nombre, habla de llevar Su naturaleza, Su carácter, Su vida, identidad y persona.

Nosotros, los que nacimos de Su Semilla, hemos llegado a compartir Su nombre. (operar, funcionar, influenciar, transformar) en el alma FORTALECER CON PODER es recibir la Capacidad, el dominio, el Vigor, la Fuerza, el ser Reforzado, nutrido, Afianzado, Consolidado, Hacer intensa una relación entre dos; y ese PODER no lo recibimos del mundo exterior, sino en la COMUNION con el Santo Espíritu de Dios, es permitir la entrada del Espíritu Santo en nuestro Interior, para que El obre en la vida del creyente, no es una opción, sino un requerimiento indispensable, pues Él sabe que estamos librando una batalla espiritual, y que si no nos FORTALECEMOS, podemos perder la batalla, y la FUENTE es la ORACION, para EDIFICAR la Iglesia, que es el cuerpo de Cristo, por lo tanto es un mandato no contristarlo, no apagarlo y abrirle la puerta para que nos dé estabilidad, capacidad de comprenderlo, llenarnos de El para recibir esa plenitud y glorificar a Dios por todo esto.

EXODO: Propósito de Dios desde el principio.

Exodo 9:16 Y a la verdad yo te he puesto para mostrar en ti mi PODER, y para que mi nombre sea anunciado en toda la tierra.

Esta palabra se la da el Señor a faraón y sabemos la forma en la que la vida de faraón fue usada para que Dios mostrara su poder, sabemos que faraón era el obstáculo para que el pueblo de Israel saliera de Egipto y Dios estuviera mostrando su poder trayendo plaga tras plaga y maldición tras maldición sobre faraón, para que finalmente él decidiera dejar que el pueblo saliera de Egipto, sin embargo, aunque no de la misma forma, Dios nos da esta palabra a cada uno de nosotros, no a través de maldición pero si a través de bendiciones que tú y yo vamos a darle a Dios y a través de nuestra vida Dios va a mostrar su poder.

Dos promesas que Dios da y que debemos tomar para nosotros son:
1. Dios va a mostrar su poder en nosotros, va a mostrar su poder en tu vida, Dios va a usar tu vida para mostrar su poder.
2. Dios va a usar tu vida para que su nombre sea anunciado en toda la tierra.

Estas dos cosas se deben cumplir en cada uno de nosotros, Dios nos llama a que estas dos grandes promesas se cumplan y no son promesas si es que queremos tomarlas o no, sino que son parte fundamental de nuestra vida y si nosotros entregamos nuestra vida a Cristo, de verdad estas dos promesas se tienen que cumplir. Son dos situaciones que deben darse en cada uno de nosotros: que Dios muestra su poder en nuestras vidas y que su nombre es anunciado en toda la tierra por nosotros.

Sal 84:4-7: Bienaventurados los que habitan en tu casa; Perpetuamente te alabarán. Selah Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas, En cuyo corazón están tus caminos. Atravesando el valle de lágrimas lo cambian en fuente, cuando la lluvia llena los estanques. Irán de poder en poder verán a Dios en Sión. En otras palabras, así como la lluvia cae al comenzar el otoño y da nueva vida a las plantas y poder a los seres humanos.

Prv 4:18: Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora, Que va en aumento hasta que el día es perfecto.

Por muy duras que sean las circunstancias que estemos enfrentando Dios está con nosotros pero necesitamos fortalecer en nuestro hombre interior para que veamos el cumplimiento de sus promesas para nuestras vidas.

¿Por qué necesitamos ser fortalecidos en nuestro hombre interior?

Porque es el único modo en que Él vencer la carne con sus debilidades. Ef.1:3 dice que somos bendecidos con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo. Y ¿Como sabemos que Dios nos dará esa fuerza y ese poder? Por lo que dice el versículo 19 de Filp.4 Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús. Es la gracia gloriosa y la salvación de Dios reveladas en Cristo ¡Dios nos ama! Este es el motivo por el cual nos fortalecerá con poder por medio de su Espíritu. Ef.1:13 y 14 En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.

El evangelio de hoy nos habla del comienzo de la predicación de Jesús en Galilea y, sobre todo en su ciudad natal: Nazaret. Y a la vez nos revela el secreto de su fuerza y de su poder, cuando dice: Jesús volvió a Galilea, en la fuerza del Espíritu. Todo lo que hace lo hace en la fuerza del Espíritu Divino.

Ya en el Bautismo del Señor, el Espíritu Santo desciende del cielo en forma de paloma y permanece sobre Jesús. Así, el Bautismo de Jesús es la revelación y la manifestación de que el Espíritu Divino conduce y acompaña a Jesús durante toda su vida. En su fuerza comienza a predicar la Buena Nueva, sana a los enfermos predica y enseña a sus contemporáneos para el reino del Padre. Pero no sólo Cristo, sino también todos nosotros somos portadores del mismo Espíritu Santo. Es Él quien anima, ilumina y vivifica nuestra alma, quien nos forma y transforma interiormente. Es Él quien nos abre y dispone, para que Dios pueda hacer su obra salvadora en nosotros. Por eso, el Espíritu Santo es el Consolador nuestro y el de todos los hijos de Dios.

Pastora: Myriam Vargas
Septiembre 13 de 2015 

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.