Viviendo por Fe

Viviendo por Fe - Romanos 1:17Escuchar audio de esta predica Romanos 1:17 Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá.

Algunos de nosotros al leer la escritura nos es fácil alinearnos con la doctrina de la predestinación, sobre todo en todo aquello que está bajo la concepción que esta tiene del interés caprichoso de un dios que procuro salvar algunos, pero condenar a otros, bendecir algunos y maldecir a otros, darle herencia aun grupo de personas, pero dejar sin herencia a otros. Tal vez usted dirá: "de ninguna manera ese el pensamiento que yo tengo del Dios en el cual creo", pero si no es así, ¿porque que no tenemos la capacidad de discernir para luego hacer una clara separación entre las cosas que corresponden con la voluntad de Dios y las que no?

En otras ocasiones navegamos sobre el pensamiento de la soberanía absoluta de Dios, como dando a entender que si él quisiera pudiera evitar lo malo que nos ocurre y si no lo hace, es porque está operando en el orden de una soberanía suprema.

Todas estas cosas son una muestra clara de la falta de conocimiento que nos conduce a llevar una vida sin brújula y sin timón, como teniendo siempre una justificación para todo lo que nos pasa, como si nuestra vida solo fuera producto del azar de un Dios que lanza los dados a ver qué ocurre.

En alguna ocasión leí la historia de un hombre que oraba a Jesús pidiéndole que por favor reprendiera a Satanás, ya que estaba siendo fuertemente oprimido en su vida; a lo que el Señor respondió que no podía hacer eso; Este hombre frustrado por la respuesta que recibió se quedó pensando en el limitado poder que al parecer Dios tenia, pero sin embargo fue incisivo en querer tener una explicación más amplia por lo que pregunto y ¿Por qué no puedes hacerlo? Y el Señor le respondió: "Eso ya no me corresponde a mi sino a ti a través de la autoridad que te entregue al morir en la cruz del calvario". Creo que este relato nos puede dar pistas claves en cuanto a cuál es la verdadera razón del por qué pasan o no pasan cosas en mi vida y que claramente nos llevaran alejarnos de la doctrina insana de un Dios caprichoso.

El poder conocer su voluntad es imperativo para poder vivir por fe.

Romanos 10:17 Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

La palabra "oír" que hallamos dos veces en el v.17 es la misma palabra griega usada para "anuncio" del v.16. Para que una persona sea salva tiene que haber un anuncio y un mensaje que es oído y este anuncio o mensaje tiene que ser creído. ¿Cómo puedo obtener una fe que salva? ¿Cómo puedo tener las promesas que viene con esa salvación? Tengo que escuchar el mensaje de la Palabra de Dios y responder a él de una manera confiada. La Palabra de Dios es PODEROSA (Hebreo 4:12). La Palabra de Dios es EFICAZ (1 Tesalonicenses 2:13). La Palabra de Dios es VIVA (Juan 6:63, 68; Hebreos 4:12). La Palabra de Dios es PENETRANTE (Hebreos 4:12; Efesios 6:17). La Palabra de Dios puede hacer SABIA PARA LA SALVACIÓN a una persona (2 Timoteo 3:15). La fe del hombre debe radicarse sobre los hechos de Dios y los hechos de Dios se encuentran en su Palabra. Los creyentes no necesitan defender la escritura y tampoco necesitan probar que es verdad, necesitan simplemente USAR LA BIBLIA, confiando que su gran Dios honrará su Palabra y que hará Su obra en nosotros. La Palabra de Dios saldrá y cumplirá su propósito (Isaías 55:11 así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié). Nunca sustituyamos con nuestras propias ideas y opiniones y filosofías la verdad pura, no adulterada, de la Palabra de Dios.

Juan 9:1 Al pasar Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento. 9:2 Y le preguntaron sus discípulos, diciendo: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que haya nacido ciego? 9:3 Respondió Jesús: No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él. Los discípulos solo especulaban ya que vivían de acuerdo a sus tradiciones y no a lo que la Palabra de Dios enseñaba.

Es increíble la capacidad especulativa que ha alcanzado la iglesia de Dios, esta es la razón por lo cual muchos se amotinan como dice Pablo a escuchar fabulas que solo procuran complacer sus concupiscencias.

Algunos intentamos argumentar en nuestros raciocinios, como tratando de defender a Dios y está claro que Dios no necesita defensa, su Palabra habla por él y a lo que realmente hay que apuntar es a conocerla porque solo en ella se expresa su perfecta voluntad.

1 Corintios 15: 33 No os engañéis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.

La fe es claramente la que determina nuestro futuro.

Romanos 1:17 Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá.

El apóstol Pablo utiliza tres veces este texto como argumento en sus cartas para hablar de la gracia salvadora (Romanos, Gálatas y Hebreos), está claro que aquí hay una serie de implicaciones con un alto grado de trascendencia y una que no podemos pasar por alto es que un hombre que tiene fe en Dios; es justo y otra y no de menos importancia es que nuestra existencia como creyentes está totalmente sujeta a la fe y no solo hablando de la que nos brindó una vida eterna, sino la que nos permite caminar con en el trasegar a partir de ese momento hacia la eternidad.

Mateo 25:14 Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes. 25:15 A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos. 25:16 Y el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos 25:17 Asimismo el que había recibido dos, ganó también otros dos. 25:18 Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor. ¿Qué paso con el hombre de un solo talento? ¿Por qué se quedó sin herencia? La razón está clara y es que alguien justo no puede vivir sin fe, la única manera de que el haya recibido herencia es que teniendo una fe inicial, pero no siguió viviendo por ella. 25:24 Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; 25:25 por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo. 25:26 Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí. 25:27 Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses. 25:28 Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos.25:29 Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. Claramente el no conocía a su Señor y por ende deja ver la desconfianza que tenía en él.

Está claro que Jesús nos dejó una gran herencia antes de partir correspondiéndonos a cada uno de nosotros el administrarla, pero para que esta sea efectiva tenemos que operar en fe, no con desconocimiento y desconfianza en el Señor que nos la entregó.

La medida de nuestra fe determina el disfrute de nuestra herencia.

Mateo 9:27 Pasando Jesús de allí, le siguieron dos ciegos, dando voces y diciendo: ¡Ten misericordia de nosotros, Hijo de David! 9:28 Y llegado a la casa, vinieron a él los ciegos; y Jesús les dijo: ¿Creéis que puedo hacer esto? Ellos dijeron: Sí, Señor. 9:29 Entonces les tocó los ojos, diciendo: Conforme a vuestra fe os sea hecho. 9:30 Y los ojos de ellos fueron abiertos.

La escritura está llena de relatos que establecen una clara distinción en el operar de Dios de manera poderosa en la vida de los hombres y este pasaje no es la excepción. "Conforme a vuestra fe os sea hecho" Son las palabras del Señor Jesús a la petición de los dos ciegos, esto deja claro por qué los que vivimos bajo una justicia imputada solo la fe nos deja ver no lo que Cristo va a hacer sino lo que ya hizo a través de la cruz del calvario.

Mateo 25:14 Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes. 25:15 A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos.

La biblia no describe a ninguno de ellos como quien ostentaba una preferencia por parte de su señor teniendo así su suerte echada, claramente todo dependió de la fe que ellos mostraron. Otra cosa notoria es el incremento que tuvieron en sus vidas los dos siervos que vivían por fe. Mateo 25:28 Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos. 25:29 Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.

Llevando esto a nuestra vida practica hay dos cosas que debemos tener claras: La primera el que podamos ver respuesta en nuestra vida no es algo que dependa de Dios, porque Él hizo ya hizo lo necesario para que pudiéramos tener todas las cosas. (Romanos 8:32 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?) Así que a nosotros nos corresponde ejercer la fe y lo segundo conforme a la capacidad que nosotros tengamos se nos ira entregando nuestra herencia, pero este pasaje nos debe dejar claro que la fe va creciendo cuando la ejercitamos a través de lo que la palabra nos dice.

Hay quienes tiene vidas espirituales más enriquecidas, más llenas de unción, otros excelentes matrimonios (Cuidado con echarle la culpa a su conyugue), otros están viviendo en una prosperidad materia bíblica, otros tiene relaciones muy estables, otros gozan de una gran salud. Etc. Etc. Etc. Y que los diferencia de los que no, claramente la biblia los describe a través de la capacidad de su fe. Esto claramente no es para juicio, usted puede entender que todo se trata de creerle a Dios o resistirse y no gozar cada día de la abundante gracia derramada en Cristo Jesús.

Lucas 8:40 Cuando volvió Jesús, le recibió la multitud con gozo; porque todos le esperaban. 8:41 Entonces vino un varón llamado Jairo, que era principal de la sinagoga, y postrándose a los pies de Jesús, le rogaba que entrase en su casa; 8:42 porque tenía una hija única, como de doce años, que se estaba muriendo. Y mientras iba, la multitud le oprimía. 8:43 Pero una mujer que padecía de flujo de sangre desde hacía doce años, y que había gastado en médicos todo cuanto tenía, y por ninguno había podido ser curada, 8:44 se le acercó por detrás y tocó el borde de su manto; y al instante se detuvo el flujo de su sangre. 8:45 Entonces Jesús dijo: ¿Quién es el que me ha tocado? Y negando todos, dijo Pedro y los que con él estaban: Maestro, la multitud te aprieta y oprime, y dices: ¿Quién es el que me ha tocado? 8:46 Pero Jesús dijo: Alguien me ha tocado; porque yo he conocido que ha salido poder de mí. 8:47 Entonces, cuando la mujer vio que no había quedado oculta, vino temblando, y postrándose a sus pies, le declaró delante de todo el pueblo por qué causa le había tocado, y cómo al instante había sido sanada. 8:48 Y él le dijo: Hija, tu fe te ha salvado; ve en paz.

Pastor: David Bayuelo
Noviembre 13 de 2015

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.