Su poder transformador

Su poder transformador - 1 Samuel 10:6Escuchar audio de esta predica 1 Samuel 10:6 Entonces el Espíritu de Jehová vendrá sobre ti con poder, y profetizarás con ellos, y serás mudado en otro hombre.

Si hay algo que puede cautivar nuestra atención es todo aquello que tiene que ver con experiencias extraordinarias que de una manera u otra nos ayuden así sea por un momento, el salirnos de lo común y cotidiano que refleja nuestra vida, desde perseguir el éxito en nuestra profesión u oficio a las prioridades de entretenimiento que tenemos, e incluso a lo que esperamos de nuestra adoración congregacional.

En estudios realizados se dice que a partir del 2009 hubo un incremento del 70% en las películas que capturaron el corazón y atención del público tenían que ver con la temática de poderes extraordinarios y lo paranormal, basadas en personajes como los superhéroes, vampiros, jóvenes magos entre otros.

La verdad subyacente es que hay una realidad por encima del mundo material y que hay un gran poder obrando en el universo.

Por un momento piense en el privilegio que tenemos como iglesia y como creyente que más que una verdad simbólica de personajes míticos, como seguidores de Cristo nosotros podemos experimentar una presencia y un poder muy real que va más allá de nuestra capacidad humana y es el Poder del Espíritu Santo.

El propósito principal de recibir este poder es llevar a cabo la misión transformadora de Dios en nuestras vidas y que afecta a todas las personas que están a nuestro alrededor. Con los desafíos que enfrentamos como iglesia en la actualidad, intentar efectuar un cambio en las vidas de las personas por el mero hecho de usar nuestra ingenuidad, intelecto y esfuerzo humano, carece de todo sentido.

Dios no nos ha dejado a la merced de esos recursos infructuosos. Cuando nos asimos del poder del Espíritu, Él nos equipa plenamente y nos alienta a confrontar a nuestro mundo perdido con la esperanza del evangelio pero también el ser fortalecidos en nuestro hombre interior.

Por el Espíritu Santo somos nacidos de nuevo, hechos santos y capacitados para agradar a Dios en cada obra buena.

La pregunta a desarrollar es ¿Cómo actúa el Espíritu Santo en la vida del creyente?

SU PODER NOS CONDUCE AL VERDADERO ARREPENTIMIENTO

Is.58:1-14. El primer llamamiento al hombre no nacido de nuevo es "arrepentirse del pecado". El primer llamamiento al cristiano nacido de nuevo es "arrepentirse de las obras muertas".

Arrepentimiento: Se puede definir el arrepentimiento como un cambio de opinión y actitud que conduce a un cambio de acción.

Charles Finney dijo: "El arrepentimiento implica un abandono intelectual y de corazón de todo y cada aspecto de controversia con Dios. Implica una convicción de que Dios tiene toda la razón, y el pecador está totalmente equivocado, y un abandono completo y de corazón de toda excusa y disculpa del pecado".

El arrepentimiento es ver los fundamentos inestables en nuestra vida y entregarlos a favor de los fundamentos de Dios. Entregarlos no es una cosa negativa, sino un verdadero fundamento en sí mismo, necesario para recibir las bendiciones de Dios y para seguir hacia la madurez en Dios. En efecto, si las bendiciones de Dios son recibidas en vidas que no tienen este fundamento de arrepentimiento, puede dar como resultado un desvío de la verdad que se ha recibido.

El arrepentimiento es un fundamento para la salvación y el creyente.

El primer arrepentimiento es para salvación: En el evangelio según san Mateo Jesús nos dice lo siguiente: "Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento" (Mt.9:13). Este arrepentimiento es el que toma lugar cuando la persona oye el mensaje de salvación, lo confiesa con su boca y cree en su corazón que Jesús es el Señor será salvo, operando el Espíritu Santo en la persona, ya que es El quien nos convence de pecado, de justicia y de juicio Jn.16:8.

Cuando Pedro predicó su primer discurso a sus oyentes, estos, compungidos le preguntaron "Varones hermanos, ¿qué haremos? (Hch.2:37).

La respuesta de Pedro no se hizo esperar, él les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo (Hch.2:38).

Una vez hecho esto la persona nace a una nueva vida en Cristo Jesús. Esto le concede el perdón total de todos los pecados, dicho sea de paso, no existe pecado que la sangre preciosa de nuestro amado Cristo no pueda quitar. Todo queda completamente perdonado. Es por eso que la Biblia nos dice en 2 Cor.5:17: De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. La persona que recibe genuinamente a Cristo nace de nuevo y junto con ese nacer de nuevo es limpiado de todos sus pecados.

El segundo arrepentimiento es el de obras muertas: Hebreos 6:1: Por tanto, dejando ya los rudimentos de la doctrina de Cristo, vamos adelante a la perfección; no echando otra vez el fundamento del arrepentimiento de obras muertas, de la fe en Dios.

Esta epístola está dirigida en primera instancia a los "hebreos", judíos que habiendo conocido la verdad del evangelio, insistían en permanecer en los rudimentos del arrepentimiento de obras muertas, donde por disposición de la ley de Moisés, se apartaban de todas aquellas obras que conducen a la muerte como medio de alcanzar la gracia divina.

Lo primero que debemos observar es que estas palabras, son para personas que ya han sido salvadas.

Lo segundo que debemos observar, según hebreos 6 es que se está haciendo una invitación hacia la perfección. Es un llamado divino a no permanecer estancados en preceptos legalistas y de obras humanas para lograr la salvación. Plantea con mucha fuerza salir de ese concepto del Antiguo Pacto, para avanzar hacia la perfección: "vamos adelante a la perfección", es decir, para ser llevados a la salvación eterna por medio de la fe en el Señor Jesucristo.

La vida del cristiano es una vida en movimiento, siempre mirando a la perfección. No que lo haya alcanzado ya, nos dice Pablo (Fil.3:12), sino que vamos en ese camino.

Que son obras muertas:

Una obra muerta es toda cosa que hagamos que no sea iniciada por Dios. "Muerto" significa "vacío de vida". Una obra muerta es cualquier cosa que esté desprovista de la vida de Dios. Es cualquier cosa hecha en el momento equivocado, o con el motivo equivocado (el único motivo correcto es el de hacerlo todo para la gloria de Dios). Es cualquier cosa basada en una buena idea, o cualquier cosa con una motivación buena, no funciona.

El Espíritu Santo define todo ese esfuerzo de arrepentimiento por medio de las obras, como "obras muertas", porque la ley Dios la entregó al hombre para probar al ser humano su total incapacidad para alcanzar la salvación por méritos humanos. Y luego de evidenciar su absoluta incompetencia, les mostró el único camino, la fe en Cristo Jesús.
La ley fue nuestro ayo, nuestro instructor para llevarnos a Cristo. Gal 3:24 "De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe".

Algunos casos de obras muertas:

Todo lo que está vacío de la vida de Dios en nuestro servicio a El

Ejemplos en la Escritura incluyen:
- La iglesia en Sardis que tenía la reputación de ser viva pero realmente estaba muerta (Apocalipsis 3:1-2)
- David cuando decidió censar los hombres de Israel capaces de luchar, y murieron 70.000 porque puso su confianza en una idea equivocada (2 Samuel 24:10).
- Moisés al matar al egipcio, lo cual era celo falso (Éxodo 2:11-12).
- Todo lo que no hace en el amor es un "trabajo muerto" (1Cor.16:14:) Todas vuestras cosas sean hechas con amor. Cualquier trabajo hecho en el poder del hombre solo es un "trabajo muerto" –es religión- porque no tiene la vida de Dios en él. Las observancias corazón de la tradición religiosa que los hombres realizan son todas las "obras muertas". Incluso la oración, el sacrificio y la asistencia a la iglesia puede estar en la clase de obras muertas cuando el corazón se aparta de Dios y Su Palabra.
- Es darse cuenta de que las obras sin la fe, la vida y el amor de Dios carece de todo sentido ya que toda independencia de Dios nos produce esterilidad. Se trata de un cambio de actitud y un cambio de estilo de vida, desde el corazón hacia lo externo. Esto se hace poniendo fe total en Cristo que es y lo que Su Palabra nos dice.
El arrepentimiento sucede cuando nos sometemos a la convicción del Espíritu de Dios. Si tenemos el conocimiento del Espíritu de Dios que somos hijos de Dios (Romanos 8:16), entonces no debemos dudar de nuestra salvación cada vez que pecamos, o cada vez que se sospecha que puede haber pecado desconocido en nuestras vidas. En esta situación podemos estar seguros de la aceptación de Dios de nosotros – la aceptación de que fue adquirido por Jesús y no por nosotros.
- Por lo tanto, lo que está estableciendo Dios en Su Palabra en Heb.6:1-2 es que todo aquello son solamente "rudimentos", que no debemos utilizar como medios si realmente queremos avanzar y crecer en nuestra fe.

También es importante recordar que el mismo Señor Jesucristo advirtió a los suyos sobre esta necesidad de no quedarse estancados, sino que debían avanzar y crecer espiritualmente, que no debían quedarse eternamente en esas cosas rudimentarias como las obras para el arrepentimiento, la imposición de manos, etc.

El mismo autor de la epístola a los Hebreos insiste dentro de este contexto, sobre la necesidad que tienen incluso los creyentes de no continuar dependiendo de la leche espiritual, sino que debían alimentarse de comida sólida más contundente, para dejar de ser niños en Cristo y poder alcanzar una estatura espiritual que Dios espera en todos Sus hijos.

Heb.5:12 "Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido.

La voluntad de Dios es que dejemos los rudimentos de la doctrina de Cristo y vayamos adelante a la perfección. "Dejar" no está dicho aquí para abandonar lo básico, sino para que no nos estanquemos y vayamos adelante, porque tenemos mucho más que aprender y progresar en nuestra vida cristiana.

SU PODER NOS CAPACITA PARA VENCER Y DESTRUIR CUALQUIER FORTALEZA SEA MENTAL O FISICA

Efesios 3:16 para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecido con poder en el hombre interior por su Espíritu.

A veces puedes sentir que algo es demasiado insoportable para ti, como si fuera una fortaleza que te tiene anclado o sujeto que no puedes superar y aunque hayas luchado por dejar aquello persiste en tu vida. Te tengo una buena noticia hoy es el día en que puedes ser libre de aquello. No hay nada que pueda superar la presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas. Solo Él tiene el poder para hacer los cambios que necesitamos.

Debilidad es la ausencia de fortaleza física o anímica. De acuerdo al diccionario una fortaleza es un "recinto protegido con murallas o construcciones de defensa para resguardarse de los enemigos."

Todos cuando llegamos al Señor venimos con un chip cargado de pensamientos, costumbres, conceptos que por lo general no están acorde con el Pensamiento de Dios. Esta predeterminación de conceptos es lo que produce en nosotros un carácter que determina nuestra existencia bloqueando nuestra percepción espiritual, modificando nuestra conducta, deteniendo nuestro progreso, limitando el obrar de Dios en nuestras vidas, controlándonos y restringiéndonos de todo aquello que el Señor nos tiene preparado para andar en ellas. Sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque este determina el rumbo de tu vida.Prov.4:23

Renovemos continuamente nuestra mente por medio de su Palabra. Cuando la mente no es renovada, tendemos a repetir los mismos ciclos en nuestra vida. Si no somos continuamente renovados, en pocos meses, volveremos a donde empezamos.

La sujeción al Espíritu Santo

Efesios 5:24 Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo.

Si hay algo que nos debe quedar claro después de nuestro trasegar por este mundo es que fuimos rescatados de una vida que marchaba de fracaso en fracaso y que nos arrastraba con toda seguridad a un desastre seguro. Nuestra decisión de entregarnos a Cristo denota la necesidad no solo de un libertador, sino también de un Señor para que nos guiara a través de todo lo que representa su perfecta voluntad y así asegurarnos de no caer en un desastre igual o mayor al que estábamos condenados.

Pablo dentro de sus enseñanzas con respecto al matrimonio efectúa un símil que nos permite ser ilustrados en lo imperativo que es mantenernos sujetos como iglesia a Cristo en todo, esto nos habla de un abandono absoluto de nuestra prudencia y una negación continua de mi yo, para darle paso a agarrarme con firmeza al único Ser que me brinda una seguridad perfecta por la eternidad. Recordemos que la guía acertada del Espíritu Santo dependerá enteramente del hallarnos todo el tiempo sujetos sin ningún tipo de reparos a la prudencia Divina.

1 Pedro 3 5 Así es como lucían hermosas las santas mujeres de la antigüedad. Ellas ponían su confianza en Dios y aceptaban la autoridad de sus maridos. 6 Por ejemplo, Sara obedecía a su esposo, Abraham, y lo llamaba «señor». Ustedes son sus hijas cuando hacen lo correcto sin temor a lo que sus esposos pudieran hacer.

La necesidad de la guía del Espíritu Santo para un proceso purificador

Ro.8:14 Pues todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios.

Depender es estar condicionado por algo para existir o tener lugar, necesitar ayuda ajena.

Hay dos palabras claves en las cuales podemos observar quien es una persona la cual depende completamente de Dios, y estas son (guiados / hijos). La palabra guiados viene del griego (agontai) lo cual significa: controlar, manejar, proviene del termino griego (ago) lo cual es: dirigir personalmente a un sitio. Denota: cuando una persona toma a un caballo indomable y lo adiestra de tal manera que su manejo o control no es en sí mismo sino en quien lo monta. Y la palabra hijos viene del griego (uoí) la cual significa: madurez, prudencia, sensatez, buen juicio. Denota: cuando una persona tiene un entendimiento correcto de sus acciones y hacia quién estas van dirigidas, expresa un buen comportamiento.

Es decir que: todos los que son (Controlados por otra persona) el Espíritu de Dios, éstos son hijos (maduros, prudentes, expresan un buen comportamiento) de Dios.

Pastora: Myriam Vargas
Noviembre 22 de 2015

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.