Una aflicción leve y pasajera

Una aflicción leve y pasajera - 2 Corintios 4:16-18Escuchar audio de esta predica 2 Corintios 4:16-18. Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

Dios estableció su poder sobre aquellos que hemos sido calificados como vasos de barro y lo cierto es que Él quiere desplegar su Gloria sobre nuestras vidas y lo hace así para que la extraordinaria grandeza del poder sea de Dios y no de nosotros. Es esa debilidad que se halla en nosotros la que le permite al escritor de esta carta referirse a los que hemos creído como que estamos: Afligidos en todo, pero no agobiados; perplejos pero no desesperados; 4:9 perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos; (2 Corintios 4:8-9) Pablo además nos dice: que el caminaba esta carrera confiado por que el Poder que levanto a Cristo entre los muertos nos levantaría a nosotros para estar con Él y eso le daba a Pablo confianza en los propósitos de Dios.

Ahora hay que pensar que todo este proceso de redención y santificación que muchas veces nos conduce a sentirnos afligidos Dios lo hace por amor a nosotros, y tal vez usted se podría preguntar ¿Todo lo que me ha causado dolor ha sido incluso una experiencia del amor de Dios? Así no lo comprendamos la Palabra de Dios nos lleva a considerarlo como un rotundo sí. En el texto que acabamos de leer nosotros vamos a encontrar varias paradojas y que es una paradoja; esta es un evento que parece extraño a la luz de la observación humana, de hecho lo que aquí hallamos es que lo que nosotros vemos de una manera, Dios a la luz de la eternidad lo ve de otra forma.

En nuestro texto de estudio hallamos tres de estas paradojas.

1. El cuerpo del creyente mientras se va desgastando su interior se va renovando.

2 Corintios 4: 16 Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día.

Hay un deterioro externo hay una renovación progresiva en el interior. La frase con que el escritor comienza es: un "por tanto" y eso lo que denota es que Pablo está arribando a una conclusión, o es una consecuencia de todo lo que él venía diciendo en el texto anterior. Esto tiene que ver con que a pesar de que somos vasos de barros y a pesar de que nuestra vida este de este lado de la eternidad experimentando momentos que pueden afligirnos, eventos que nos pueden dejar desconcertados, e incluso en algunos nos sentiremos abandonados y halla ocasiones en las que somos derribados, nosotros no desfallecemos, no nos cansamos, no nos rendimos, no nos agobiamos, no vacilamos. Ahora la pregunta es ¿Cómo Pablo llega a esta conclusión? ¿Cómo Pablo puede decir que a pesar de estas experiencias negativas, otros se cansan, otros se detienen, y dejan la carrera o abandonan la carrera, pero en cuanto a nosotros no nos cansamos no desfallecemos, no nos rendimos? Las razones por las cuales él puede expresarse de esta manera es porque; a través de su caminar en el Señor él ha visto como su cuerpo exterior se ha ido envejeciendo, desgastando y como su carne ha ido perdiendo la fortaleza física, pero al mismo tiempo se ha ido percatando que el hombre interior es más fuerte, de que el hombre interior está más purificado, de que el hombre interior piensa más como Cristo y no como la carne que se va desgastando. Experiencias que drenan, desgastan y cansan al hombre exterior, fortalecen, purifican, santifican al hombre interior. Esta paradoja de Dios resulta extraordinaria, en ese aspecto de la vida. Esto es como decir 2 Corintios 3:18 Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.

(NTV) 2 Corintios 4 16 Es por esto que nunca nos damos por vencidos. Aunque nuestro cuerpo está muriéndose, nuestro espíritu[e] va renovándose cada día. En otras palabras si las cosas que nosotros vivimos nos desgastan las fuerzas físicas, eso no es un problema en sí, el problema está en permitir que estas experiencias, empobrezcan, debiliten o consuman mi hombre interior. Si esta lo que usted vive hay que preguntarse cuan real fue mi encuentro con Cristo porque esta insatisfacción está suscrita de manera inevitable a los que no le han conocido.

El hombre que ha tenido un encuentro con Dios cada experiencia dolorosa de esta vida, le ayuda a recordar que lo que realmente tiene valor está relacionado con el próximo mundo y no con este y lo hace desear llegar cada vez más a ese lado de la gloria. Esto es justo porque lo hace anhelar esa esperanza que le aguarda. Satanás está detrás de que yo me desaliente a través de estas experiencias difíciles y Dios trata de usar las mismas experiencias descorazonadoras para fortalecer el hombre interior para prepararme para la vida eterna. Dios trabajando en una dirección y satanás tratando de contrarrestar el trabajo de Dios.

Así que nosotros necesitamos mantener la perspectiva de Pablo, que sin duda no es fácil de sostener día a día en medio de las luchas que nosotros libramos, porque son verdaderamente esas luchas las que estas formando el carácter de Cristo en nosotros.

La perspectiva correcta de los hechos produce en nosotros una interpretación paradójica de lo que nos acontece, en otras palabras si pudiéramos tener en cada evento la perspectiva que Dios tiene eso que parece algo horroroso, a los ojos de Dios es algo glorioso. Esa es la realidad no por el hecho en sí, sino por el fin que está detrás de las cosas que nos pasan.

Pablo hace un recuento de sus experiencias en: 2 Corintios 6:4 antes bien, nos recomendamos en todo como ministros de Dios, en mucha paciencia, en tribulaciones, en necesidades, en angustias; 6:5 en azotes, en cárceles, en tumultos, en trabajos, en desvelos, en ayunos; 6:6 en pureza, en ciencia, en longanimidad, en bondad, en el Espíritu Santo, en amor sincero, 6:7 en palabra de verdad, en poder de Dios, con armas de justicia a diestra y a siniestra; 6:8 por honra y por deshonra, por mala fama y por buena fama; como engañadores, pero veraces; 6:9 como desconocidos, pero bien conocidos; como moribundos, mas he aquí vivimos; como castigados, mas no muertos; 6:10 como entristecidos, mas siempre gozosos; como pobres, mas enriqueciendo a muchos; como no teniendo nada, mas poseyéndolo todo. Pablo cataloga todo esto como leve o pasajera y en el orinal lo que procura denotar es como si esto fuera algo insignificante o sin importancia. Esto nos lleva a nuestra segunda paradoja.

2. Las aflicciones de este mundo son leves y pasajeras y producen un eterno peso de gloria en nosotros.

2 Corintios 4:17 Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria;

Aquí lo que sucede es que Pablo ha tomado en su mente una balanza para pesar por así decirlo y en un lado colocó todos estos azotes, naufragios, los días de hambre, los días de desvelos, los días de sed, los días en alta mar, y del otro lado coloco la Gloria que ha de ser revelada e inmediatamente la balanza se fue del lado de la Gloria y entonces él pudo concluir realmente esto es leve, no es pesado. Eso es lo que él dice en la carta a los Romanos; 8:18 Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse. Claramente en este pasaje Pablo nos muestra porque considera sus experiencias como ligeras, Numero uno: Los sufrimientos son para este presente, pero la gloria que ha de ser revelada es por la eternidad. Numero dos: Los sufrimientos presentes desgastan al hombre exterior, pero al hombre interior lo purifican, lo mueven de gloria en gloria, por tanto los sufrimientos pasajeros de este mundo no pueden ni deben ser comparados con la gloria que Dios nos ha prometido.

Ahora yo no quiero minimizar tu experiencia porque con certeza yo no he pasado por allí, pero hoy pregúntate: ¿cuánto ha pesado la experiencia por la que tú has pasado? Pero si por un momento en medio de esta experiencia negativa pudieras mirar hacia arriba, si pudieras creer que el Dios que te ha amado queriendo darte lo mejor de Él, un día entrego a su propio hijo para tu salvación, es el mismo Dios que ha permitido la experiencia por la que has pasado o por la que estás pasando, si tu pudieras creer que es ese mismo Dios motivado por su mismo amor, con seguridad verías la experiencia de una manera distinta.

Deseo que pienses en esto: Quizás Dios en su sabiduría infinita y su gracia extraordinaria a considerado tu pasado, tu presente, y tu futuro y ha a previsto que dado lo que podía llegar a ti en el futuro en este mundo, que eso pudiera ser tan horrible que Él decidió interceptar tu vida en el presente, permitiendo una experiencia dolorosa que no solo va a cultivar en ti el carácter de Cristo, sino que seguramente este evitando un futuro más desgarrador. ¿Puedes considerar que tal vez esa es una razón?

El médico que considera la necesidad de cortar algún miembro. Cuando el paciente escucha esa noticia se demuda su rostro, pero el medico que conoce y que sabe que es lo mejor para él, porque lo que viene será mucho peor lo ve como la solución. Dios entiende mejor que nosotros la necesidad de la amputación, recuerda que Dios no solo conoce nuestro pasado el conoce todo lo que puedo haber pasado.

2 Corintios 5:17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. Esta es la más grande amputación hecha por el Señor en nuestras vida preveyendo el que no fuéramos al infierno, lo que venía era mucho peor.

Recuerde que Dios no solo conoce el presente sino todo lo que me pudo llegar a mí en este presente, (Una mala relación que no quería soltar por ejemplo) Dios no solo conoce mi futuro, sino lo que me puede llegar en ese futuro, por lo tanto Él está trabajando en mi evitándome lo que me puede llagar en ese futuro.

"Amados, el amor de Dios que permite las circunstancias difíciles en nosotros lo que procura es producir en sus hijos el mejor fruto posible en el futuro".

Ahora cuando nosotros sufrimos no solo sufrimos para nuestro bien, sino también para el bien de aquellos que hacen parte de nuestro propósito, hoy nosotros somos testigos de Cristo, por lo tanto la manera como nosotros enfrentamos el dolor y reaccionamos ante el dolor da testimonio de la gracia, de la gloria y del poder de Dios en nosotros. La manera como vasos frágiles en medio del sufrimiento pueden ser sostenidos sin ser aplastados, testifica del poder sostenedor de Dios en medio de las peores circunstancias. Un ejemplo de esto es Job a quien después de miles de años el sigue siendo un testimonio para las generaciones que lo han precedido en este mundo.

Cuando vemos el sufrimiento de Cristo él ni siquiera sufrió para su propio bien, sufrió única y exclusivamente para el bien de aquellos a quien su Padre había escogido.

Ahora Pablo revelara la manera en que podemos vivir en estas paradojas.

3. Nosotros deberíamos basar nuestra existencia no en el mundo en que vivimos sino en el mundo que no vemos.

2 Corintios 4:18 no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

Esto es lo que yo veo, lo que yo palpo, lo que yo puedo saborear, lo que nuestros sentidos perciben, esa es nuestra realidad y Pablo dice: ¡NO! Eso parece ser la realidad, pero tú necesitas ponerte otros lentes, de tal manera que podamos ver lo que realmente está ocurriendo, eso es como lo que paso con el siervo de Eliseo a quien mencionamos la semana anterior; cuando son rodeados. Él dice: "Eliseo pereceremos, estamos rodeados" y Eliseo mira y luego dice: "Son más los que están con nosotros que los que están contra nosotros" Este muchacho debió pensar que Eliseo estaba loco, como la gente a veces nos ve y luego ora diciendo: "Dios abre los ojos a mi siervo, para que él pueda ver lo que no está viendo" y de repente Dios abre los ojos de este hombre y el ve que las montañas están llenas de caballos y de ángeles montados. Ahora el siervo puede ver lo que es nuestra verdad y es lo que Pablo dice: esta es la manera cómo puedes vivir, esta es la única manera como puedes vivir con esperanza con gozo. Por eso yo he llegado a la convicción en mi propia vida que el mayor problema nuestro es la cosmovisión con la que vivimos, son los lentes con los que vemos la vida.

Cuando Dios quiere que veamos las cosas como su Palabra lo muestra y no como el mundo lo determina lo que quiere es cambiarnos la prescripción de los lentes con los que hemos estado viendo la vida: Pablo se lo dijo de esta manera a los Romanos 12:2 "No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta". Así que la Palabra de Dios es el lente a través del cual yo necesito interpretar la vida.

La manera como José vio lo que sus hermanos hicieron con él, muestra a alguien que se halla enfocado.

Es increíble como desde nuestros lentes magnificamos las falta de los demás y minimizamos las nuestras, todos nosotros sin exclusión.

(A veces lo que parece blanco y negro hay que echarle un poco de color) Mientras un hombre conducía su esposa le insistía que el necesitaba lentes, él por el contrario sostenía que esto no era así, un día en medio de su orgullo decidió ir a hacerse un examen para comprobarle a su esposa que él no los necesitaba y valla sorpresa cuando la optómetra le prescribió la necesidad de usarlos. Ahora cuando él se los coloca dice: "Wuau; las hojas de los árboles tiene bordes nítidos, yo creía que eran borrosas siempre" Cuando caminamos mucho tiempo de esta manera, creemos que lo borroso es la realidad, hasta que Dios nos permite en su misericordia darnos nuevos lentes, nueva visión, nueva claridad, para que paremos de interpretar nuestra vida erróneamente y que las cosas que no entendíamos pudieran ser entendibles. (Rhema)

Pablo pasa por experiencias terribles y las llama leves o pasajeras y solo existe una razón para esto y es que el posee los lentes de la eternidad.

Conclusión

Hay que poder ver que el verdadero problema está en la perspectiva que poseemos de las cosas, por ejemplo: Nosotros nos horrorizamos, nos dolemos cuando vemos a alguien que acaba de ser diagnosticado con un cáncer y mucho más si es un familiar nuestro, nos horrorizamos si nos hablan de que los niños en la guajira están muriendo de hambre, si vemos que alguna animal esta siendo maltrata, esto nos parece deshumano, pero preguntémonos cuál es nuestra actitud hacia el hombre que vemos postrado en la calle mientras vamos en el auto, o el niño que pide algo de comer en un semáforo, nos hacemos lo de la vista ciega y ni que decir de la gente que diariamente está cayendo en el infierno y nosotros teniendo el abundante pan de vida en nuestras manos no sabemos compartir lo que de gracia hemos recibido. Observamos ante nuestra mirada complaciente como alguien un día extendió su mano para bendecir la obra de Dios para que el evangelio se extendiera y me llegara, pero nosotros obramos con dureza hacia aquellos que necesitan que yo ahora extienda la mía. Hoy nos parece horrendo que 16.000 niños en el mundo cada día este muriendo de hambre pero no nos produce la misma reacción el ver cómo la gente padecerá en el infierno por la eternidad. El apóstol Pablo tenía la perspectiva correcta escuche bien lo que el escribe de sus hermanos los hebreos que no acababan de recibir el evangelio en Romanos 9:1 Verdad digo en Cristo, no miento, y mi conciencia me da testimonio en el Espíritu Santo, 9:2 que tengo gran tristeza y continuo dolor en mi corazón. 9:3 Porque deseara yo mismo ser anatema, separado de Cristo, por amor a mis hermanos, los que son mis parientes según la carne.

Pastor: David Bayuelo E.
Marzo 6 de 2016

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.