Una gracia que permanece

Una gracia que permanece - Juan 6:59-66Escuchar audio de esta predica Juan 6:59 Estas cosas dijo en la sinagoga, enseñando en Capernaum. 6:60 Al oírlas, muchos de sus discípulos dijeron: Dura es esta palabra; ¿quién la puede oír? 6:61 Sabiendo Jesús en sí mismo que sus discípulos murmuraban de esto, les dijo: ¿Esto os ofende? 6:62 ¿Pues qué, si viereis al Hijo del Hombre subir adonde estaba primero? 6:63 El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. 6:64 Pero hay algunos de vosotros que no creen. Porque Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían, y quién le había de entregar. 6:65 Y dijo: Por eso os he dicho que ninguno puede venir a mí, si no le fuere dado del Padre. 6:66 Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él.

Si hay algo de lo cual el Señor Jesús estaba consiente era de la práctica en la que solía caer la gente que le seguía de vivir un evangelio emocional, así que zarandear la espiga con la palabra era una manera de comprobar la autenticidad de la experiencia que los hombres creían haber tenido con el Mesías, si su fruto permanecía esto era un indicativo que les podía dar seguridad, pero si por el contrario este desaparecía con el fuerte movimiento debían descubrir la falsedad de su experiencia.

Juan 15:7 Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho. Una manera diferente de referirse a este texto seria: Si todo lo que pedimos nos es hecho es porque verdaderamente permanecemos en Él y sus Palabras permanecen en nosotros. Este verso hace parte del discursos que Jesús uso para hablar del pámpano que está unido a la vid, así que el dar un fruto que permanece y que cada vez aumenta nos debe poner a navegar en el mar de la tranquilidad en cuanto a la genuina experiencia que un ser humano puede alcanzar con Dios a través del sacrificio de Cristo en la cruz del Calvario.

Cuando la gracia de Dios nos es revelada esta sin duda permanecerá en nosotros, pero de ninguna manera se fijara en nuestras almas como algo emocional sino que se arraigara en nuestro espíritu para convertirnos en nuevas creaturas hechas conforme al corazón de Dios, un encuentro que se corroborara en lo continuidad de nuestra acciones siendo estas semejantes a las del Padre que nos engendró.

En la inmutabilidad de Dios el sigue actuando de la misma manera, siendo la confrontación con su Palabra la que nos permite comprobar donde se halla nuestra vida en este momento; si en un pozo profundo de tinieblas o si en la majestuosidad de un Reino del que nunca jamás seremos desarraigados.

1. Las experiencias emocionales jamás nos permitirán vivir en la gracia que permanece.

Juan 6:58 Este es el pan que descendió del cielo; no como vuestros padres comieron el maná, y murieron; el que come de este pan, vivirá eternamente.

Jesús les revela a los que aparentemente le siguen la verdadera naturaleza del mana que un día le había sido entregado al pueblo de Israel en el desierto, esta era una de las sombras que Dios utilizo para que ellos descubrieran cuan verdadera era su fe en el Cristo que un día vendría. El llegar a expresar su insatisfacción por el mana durante su éxodo los colocaba bajo la comprobación de una experiencia emocional y no verdaderamente espiritual, claramente Jesús no era suficiente para ellos queriendo tener algo más en sus vidas que saciara su hambre. Números 11:4 al 6 nos dice: Y la gente extranjera que se mezcló con ellos tuvo un vivo deseo, y los hijos de Israel también volvieron a llorar y dijeron: ¡Quién nos diera a comer carne! Nos acordamos del pescado que comíamos en Egipto de balde, de los pepinos, los melones, los puerros, las cebollas y los ajos; y ahora nuestra alma se seca; pues nada sino este maná ven nuestros ojos.

Ahora hallamos en el capítulo seis que Jesús los confronta dentro de una experiencia muy similar a la que el pueblo vivió durante su peregrinaje por el desierto, presentándose Él como la Gracia suficiente en la que debemos permanecer, siendo la única que nos otorga vida eterna.

Si usted se siente insatisfecho, si no ha alcanza paz en su alma, este va a ser un indicador clave para descubrir cuan genuina ha sido su experiencia con el Pan de vida, recuerde que el que ha comido este pan no tendrá hambre jamás.

No trate de encontrar a Dios en una experiencia teológica. Esta era una práctica Gnóstica.

2. Las experiencias emocionales no tiene el poder de mantenernos arraigados a la gracia que permanece.

Juan 1:14 Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.

Cuando Juan se refiere al verbo utiliza una expresión griega que es equivalente a decir: "que la Palabra revelada se hizo carne" y esto nos lleva a una deducción sencilla: Jesús claramente es la Palabra encarnada.

Mateo 13:18 Oíd, pues, vosotros la parábola del sembrador: 13:19 Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo, y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Este es el que fue sembrado junto al camino. 13:20 Y el que fue sembrado en pedregales, éste es el que oye la palabra, y al momento la recibe con gozo; 13:21 pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, pues al venir la aflicción o la persecución por causa de la palabra, luego tropieza. 13:22 El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa. 13:23 Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno.

Ninguno de los primeros tres primeros terrenos alcanzo una conexión genuina con la Palabra.

¿Hemos tenido una experiencia en la Palabra ósea con el Pan de vida o solo ha sido algo emocional?

3. Las experiencias emocionales no tienen la suficiencia de la gracia que permanece.

Juan 6:66 Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él. 6:67 Dijo entonces Jesús a los doce: ¿Queréis acaso iros también vosotros? 6:68 Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. 6:69 Y nosotros hemos creído y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.

Pedro está cerrando la puerta a cualquier otra experiencia, él sabe que ya ha encontrado lo que por tanto tiempo ha buscado.

Mateo 13:44 Además, el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo. 13:45 También el reino de los cielos es semejante a un mercader que busca buenas perlas, 13:46 que habiendo hallado una perla preciosa, fue y vendió todo lo que tenía, y la compró.

¿Cuál es nuestro lazo con la verdad? Hoy los que nos decimos "cristianos" estamos persiguiendo experiencias que complementen nuestra vida, comemos y nos sentimos insatisfechos y esto claramente es una contra afirmación a lo que sale muchas veces por nuestra boca.

Nuestro plan de consolidación, no persigue tener a nadie a través de un lazo emocional. Por esta razón una y otra vez Dios me llevara a zarandear su vida con la Palabra, uno para los que son no se duerman y los que no son se descubran.

Lucas 31 »Simón, Simón, Satanás ha pedido zarandear a cada uno de ustedes como si fueran trigo; 32 pero yo he rogado en oración por ti, Simón, para que tu fe no falle, de modo que cuando te arrepientas y vuelvas a mí fortalezcas a tus hermanos». 33 Pedro dijo: —Señor, estoy dispuesto a ir a prisión contigo y aun a morir contigo. 34 Jesús le respondió: —Pedro, déjame decirte algo. Mañana por la mañana, antes de que cante el gallo, negarás tres veces que me conoces.

Conclusión

Mateo 22:11 Y entró el rey para ver a los convidados, y vio allí a un hombre que no estaba vestido de boda. 22:12 Y le dijo: Amigo, ¿cómo entraste aquí, sin estar vestido de boda? Más él enmudeció. 22:13 Entonces el rey dijo a los que servían: Atadle de pies y manos, y echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes. 22:14 Porque muchos son llamados, y pocos escogidos.

La vida en Dios jamás podrá compararse con una experiencia religiosa, está siempre deberá ser el resultado de una gracia que permanece.

Pastor: David Bayuelo E.
Febrero 28 de 2016

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.