La gracia sostenedora

La gracia sostenedora - 2 Corintios 4:7-10Escuchar audio de esta predica 2 Corintios 4:7 Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros, 4:8 que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; 4:9 perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos; 4:10 llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos.

El texto que acabo de leer, inmediatamente empezamos a leerlo nos plantea una gran paradoja y yo no sé cuántos de nosotros estamos claros en lo que es una paradoja, pero en esencia esta es un hecho que parece contrario a la lógica humana y al sentido común, lo cierto es que la revelación de Dios está llena de estas, por ejemplo: una de ellas es que como hijos de Dios comprados para ser su posesión seamos los que precisamente terminamos pasando por las vicisitudes más complejas, peor aun cuando algunos de esos hijos han cultivado una vida de servicio, rectitud y abundantes frutos, como lo fue la vida del apóstol Pablo, sean ellos los que precisamente necesiten pasar por las peores circunstancias, eso parece contrario a toda lógica humana y de paradojas como esa está llena la Palabra.

El Señor Jesús no solo enseño parabólicamente sino también enseño paradójicamente. En una ocasión Él dijo que la manera como podíamos ganar nuestra vida era perdiéndola, eso es una paradoja como es que voy a perder algo para poder ganar. En otra ocasión nos enseñó si alguien nos maldice la manera como deberíamos responder es bendiciéndolo y eso es contrario al sentido común de nosotros los seres humanos, en otra ocasión nos enseñó que si yo quería ser exaltado, la manera como puedo lograrlo es comenzar por humillarme. De la misma manera cuando leemos esta segunda carta de parte de Pablo para los Corintios hallaremos múltiples afirmaciones que describen lo que hemos entendido como una paradoja y que tienen el propósito expreso de llamarnos la atención para que reflexionemos y no pasemos por alto las verdades que Dios quiere comunicarnos.

En esta porción vemos al apóstol Pablo como la persona escogida por Dios para ser su instrumento especial para esparcir el evangelio por una gran parte del imperio Romano como la persona más perseguida, más sufrida, más experimentada en dolores después de nuestro Señor Jesucristo. No podemos olvidar que Pablo fue ignorado en Atenas, él fue al areópago y se paró tratando de presentar el mensaje a los filósofos estoicos y los epicúreos, y se burlaron y le dijeron Pablo tú estás loco cuando tu recobres la cabeza nosotros volveremos a oírte. Pablo estuvo en Berea y allí tuvo que escapar escondido, cuando estuvo en Filipo fue azotado y callo en prisión, en Listra lo apedrearon tan gravemente que lo dieron por muerto y luego en Tesalónica fue perseguido y expulsado de la ciudad. Imagínate lo que fue vivir de esa manera. Lo increíble es que cada una de esas vicisitudes fueron por causa del evangelio, por estar predicando el mensaje que Dios le encomendó, en otras palabras por obedecer a Dios y con esa introducción yo deseo que nosotros podamos ver la primera paradoja en este pasaje que tenemos de frente y que esta expresada muy claramente en el versículo 7.

1. Somos vasos de barro sostenidos por su gracia.

2 Corintios 4: 7 Ahora tenemos esta luz que brilla en nuestro corazón, pero nosotros mismos somos como frágiles vasijas de barro que contienen este gran tesoro.[b] Esto deja bien claro que nuestro gran poder proviene de Dios, no de nosotros mismos.

El tesoro al que se refiere Pablo como algo que tiene un valor incalculable es el evangelio, que sin duda es el poder de Dios para la salvación de todo aquel que cree, para el judío primeramente y luego para el gentil, es ese poder de Dios extraordinario a través del cual Él nos quita la ceguera espiritual, ese poder a través del cual Dios nos llamo cuando estábamos espiritualmente muertos y nos levanta para resurrección, ese poder Dios a decidió colocarlo en personas como nosotros que somos llamados por Pablo vasos de barro, no vasos de mucha gloria, no vasos de mucha importancia, así que su obra en nuestra vida es algo claramente paradójico ya que Dios tomaría el mensaje más poderoso que se conozca en la historia humana y lo coloco en personas con una absoluta fragilidad, eso es lo que Pablo está tratando de explicar a los Corintios en su primera carta quienes lo tildaron de no ser un orador muy pulido o de no ser una persona que a primera vista impresiona y por esto les escribe en 1 Corintios 1: 26 Recuerden, amados hermanos, que pocos de ustedes eran sabios a los ojos del mundo o poderosos o ricos[g] cuando Dios los llamó. 27 En cambio, Dios eligió lo que el mundo considera ridículo para avergonzar a los que se creen sabios. Y escogió cosas que no tienen poder para avergonzar a los poderosos. 28 Dios escogió lo despreciado por el mundo[h] —lo que se considera como nada— y lo usó para convertir en nada lo que el mundo considera importante. 29 Como resultado, nadie puede jamás jactarse en presencia de Dios. 30 Dios los ha unido a ustedes con Cristo Jesús. Dios hizo que él fuera la sabiduría misma para nuestro beneficio. Cristo nos hizo justos ante Dios; nos hizo puros y santos y nos liberó del pecado. 31 Por lo tanto, como dicen las Escrituras: «Si alguien quiere jactarse, que se jacte solamente del SEÑOR.

Dios ha hecho a Cristo Sabiduría de Dios, justificación, santificación y redención de tal forma que el que quiera gloriarse tenga una sola cosa en la que se pueda gloriar y esto es en el Señor Jesús. Dios no miro hacia abajo y dijo: "Grecia tiene unos filósofos brillantes, yo necesito un Platón, un Aristóteles, un Sócrates" Así que allí va mi evangelio para que ellos lo presenten el mundo les oirá" "Dios no miro hacia abajo y dijo saben que el imperio Romano se han destacado por una gran oratoria, yo necesito algunos oradores Romanos de tal manera que yo pueda usar la belleza y la riqueza de su oratoria para predicar mi evangelio". Bueno pero se que algunos pudiéramos decir que Pablo era un erudito en el orden de su época, pero aun así él reconocía que todo en su vida era producto de la gracia Divina. Todos debemos llegar a esta conclusión, ya que no podemos olvidar que hombres usados por Dios de manera poderosa como el primer sacerdote tubo la osadía de construir un becerro de oro con sus propias manos y luego querer venderle la idea a su hermano Moisés que fue que el pueblo trajo todos los objetos que tenían de oro y luego él lo lanzo fuego y de eso salió un becerro. El más grande líder del antiguo testamento no entro a la tierra prometida, el profeta llamado a anunciar la llegada del experimento una fuerte crisis de fe mientras estaba en la cárcel, El hombre que confeso a Cristo en Cesárea de Filipo, "Pedro" es el mismo que estando en el patio y cuando lo confrontan con que él era uno de los que estaba con el Galileo, él dijo: "No yo no lo conozco" Nosotros somos vasos de Barro lo queramos admitir o no.

Hermanos el mejor de nosotros es una persona extremadamente frágil y si luchamos en nuestras propias fuerzas dejando de lado la gracia que nos sustenta seremos presas fáciles de satanás. El mejor representante de la raza humana: Adán en un solo momento, en una sola pregunta, en un solo evento, en una sola intervención, cayó en sus garras. Nosotros somos personas frágiles, la historia del hombre lo ha demostrado, nosotros somos personas a quienes las enfermedades aun los afectan, un día estamos bien vamos al médico y el revisa los exámenes y salimos con una sentencia de muerte que no estábamos esperando. Otras veces nuestras emociones nos afectan, tu terminas de predicar y alguien te aprueba y te sientes muy bien, pero si acto seguido alguien te condena tu empiezas a sentirte mal. Somos frágiles, nosotros somos susceptibles a los fracasos, nos sentimos incapaces, derrotados cuando fracasamos, las decepciones nos hieren tan profundamente que nos desmoralizan.

Pablo nos deja ver por qué Dios tomo el tesoro del evangelio y lo coloco en vasos de barro: para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros, (Para que quede claro donde reside el poder transformador) En versos anteriores Pablo llego a decir: Nosotros no nos predicamos a nosotros sino a Cristo y lo que estaba tratando de clarificar era lo que él era y sin embargo esto no lo eximio de que en algunas ocasiones lo acusaran de ser superior y esto lo lleva a ser en insistente en decir: "Por la gracia de Dios soy lo que soy" ¿A quién le dijo esto? Precisamente a los Corintios exactamente a aquellos que lo acusaron. 1 Corintios 15:8 y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí. 15:9 Porque yo soy el más pequeño de los apóstoles, que no soy digno de ser llamado apóstol, porque perseguí a la iglesia de Dios. 15:10 Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo, antes he trabajado más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo.

Usted puede decir con su boca: "Por la gracia de Dios soy lo que soy" Ahora; puede decirlo con su vida. Es tiempo de abandonar el orgullo y reconocer nuestros fracasos, claramente la escritura nos muestra que con toda certeza vamos a fallar como vasos de barros que somos, así que tenemos que pedir perdón a Dios por nuestra autosuficiencia y perdonarnos a nosotros mismo para no seguir tropezando con la misma piedra.

En Corinto donde Pablo está enviando esta carta es donde encuentra su mayor oposición, es por esto que esto me lleva a la conclusión que no existe un oficio más difícil de ejercer que el pastorado. Vasos de barro que Dios tiene una misión extraordinaria en ellos y por esto ha puesto su gracia con la intención expresa de demostrar que el poder no está en el barro sino en aquel que forma el barro, aquel que le da forma a ese vaso.

Ahora yo quiero que tú ahora notes la manera como Pablo describe la fragilidad humana anclada al poder sostenedor de Dios.

2. La victoria en medio de nuestra fragilidad está sujeta a su gracia.

2 Corintios 4:8 que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; 4:9 perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos;

Débiles pero no destruidos es lo que Pablo está diciendo. La expresión usada por Pablo; "en todo" es muy importante.

Es increíble lo débil que uno se puede sentir frente a una situación pero ante su resolución nuevamente adoptamos una posición que denota el creer que la fuerza de nuestro interior proviene de nosotros mismos como si fuéramos la fuente de la gracia que nos sostiene.

Pablo ha estado experimentando aflicción desde todos los ángulos o desde todas las experiencias humanas posibles y quizás podamos preguntarnos que revela Pablo en sus cartas acerca de sus aflicciones; las acusaciones que le han estado haciendo lo han estado afectando, Pablo se sintió triste por el pecado de los corintios, por las divisiones, la inmoralidad, él habla de la preocupación cotidiana por todas las iglesias, la carencia económica de alguna de ellas por eso recogió y llevo ofrendas para aquellos que se hallaban más necesitados. E incluso Pablo se sintió profundamente afligido cuando sus hermanos Hebreos rechazaron el evangelio hasta el punto que llego a decir: "si yo pudiera sacarme los ojos, si pudiera hacerme anatema, si Dios pudiera maldecirme a mí para bendecirlos a ellos, yo estaría dispuesto", hasta allí llego la profundidad de su aflicción.

a. Afligidos en todo pero no agobiados. Pablo le escribe a Timoteo y le dice: 2 Timoteo 1:8 Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios, 1:9 quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos. Timoteo participa con migo en las aflicciones típicas, características, propias, inherentes con la causa del evangelio. Afligidos en todo pero no agobiados, el texto allí en el original significa no aplastados. Es como si algo nos pusiera bajo presión y esta nos fuera doblando hacia abajo llegando a un momento en donde tiene que parar porque no me puede aplastar o tirarme al suelo y lo que debemos reconocer es que quien nos sostiene es precisamente la gracia de Dios cuando digo hasta aquí.

b. Perplejos pero no desesperados. Hubo circunstancias que dejaron a Pablo perplejo, atónito, que él haya llegado a un estado como este no era cosa fácil, él se encontró en circunstancias que lo llevaron a decir: ¡ohhh!, no lo puedo creer. La biblia amplificada dice: "Inseguro si podíamos salir de la situación", pero aun frente a esto el apóstol dice: "Yo no me desespere" y lo único que hace que el individuo no se desespere en circunstancia como estas es la gracia sostenedora de Dios. Pablo sabia que cualquiera fuera la circunstancia en la que él se encontrara era algo que Dios había permitido y sin ninguna duda también había dispuesto la salida por tanto esto no lo iba a desesperar. Podía estar perplejo, pero vivía con la seguridad que nada estaba fuera del control de la gracia del Dios en el que el había creído.

c. Perseguidos pero no abandonados. Si hubo una experiencia con la cual Pablo estaba familiarizado era con la persecución, si tan solo leemos el libro de los Hechos encontramos a Pablo perseguido en el capítulo 9: 29, en el capítulo 13: 50 en el capítulo 14:5, en el capítulo 14: 19, en el capítulo 16: 22, en el capítulo 18: 12 en el capítulo 21: 36, en el capítulo 22: 22, en el capítulo 23: 10, esto nos muestra que Pablo vivía más perseguido que tranquilo.

Pablo dice perseguido pero no abandonado, en otras palabras a Pablo no se le ocurrió lo que ha nosotros se nos ocurre en ocasiones: "Yo creo que Dios me abandono" Dios dice en su Palabra: "Yo nunca te abandonare o te dejare, Dios Dice en su Palabra: Aunque tu padre y tu madre te abandonaren yo nunca te dejare, pero en ocasiones nosotros en el momento de dificultad decimos: "Yo creo que Dios me abandono", "Yo creo que Él no esta con migo", "Yo creo que Dios no escucha mis oraciones". A Pablo no le paso eso, perseguido, pero seguro de que estaba siendo acompañado por el Señor Jesús. Si nosotros no cambiamos el chic de cómo pensamos y no terminamos creyendo lo que la Palabra dice continuamente vamos a estar sintiendo cosas que no deberíamos sentir.

d. Derribados pero no destruidos. Esto es como en el boxeo cuando un boxeador le da un golpe a su contrincante y este logra derribarlo, pero este finalmente se levanta. Lo que Pablo está diciendo es: "He tenido experiencias donde me he sentido derribado pero no destruido, yo he logrado levantarme otra ves por la gracia sostenedora de nuestro Dios, un ejemplo de esto es lo acontecido en Listra, ya que le dieron un golpe de ese tipo donde lo dejaron como muerto, pero volvió y se paro y volvió a predicar sin ningún reparo el evangelio otra vez.

Conclusión

Pablo reafirmaría su condición en 2 Corintios 12:7 – 9 él dijo: Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera; respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí. Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.

¿Cuál es tu aguijón?

Aquí debemos hacer una reflexión como parte de la iglesia de Cristo y como parte de la iglesia de nuestros días, Pablo claramente sufrió y fue sustentado por la gracia a causa del evangelio, así que una vida cristiana cómoda no es consistente con la cruz, si alguien murió por mi no es posible que yo no este dispuesto a sufrir para que otros escuchen y crean, el cristianismo cómodo dentro de templos simplemente no es compatible con la causa radical del evangelio de Cristo, ¡no lo es! El cristiano de hoy en día por lo regular lucha pensando si va a dar o no el 10 % de sus ingresos a la causa de Cristo y si vemos al cristiano de la primera iglesia no daba el 10% el daba su vida. Su propia vida y hasta la vida de los suyos si era necesario. La causa de Cristo solo es compatible con un cristianismo radical. Nosotros podemos vivir un cristianismo cómodo pero es incongruente, con la muerte y la causa de Cristo, ya que en su causa no hay nada mediocre todo es radical.

Pastor: David Bayuelo E.
Marzo 14 de 2016

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.