Recibiendo una vida saludable

Recibiendo una vida saludable - Mateo 8:2-3Escuchar audio de esta predica Ilustración de cómo el solo hecho de pensar en las enfermedades nos alborota algunos síntomas:

Hace poco tiempo murió un compañero de la misma entidad donde trabajo a causa de un accidente cardiovascular y compartiendo con alguien nos contó que esta persona había empezado a tener dolor de cabeza y que no se le quitaba, que fue al médico y no les pareció grave y al día siguiente se desmayo, paso a estado critico y murió. Ese día en el que me contaron la historia yo tenia un dolor de cabeza fuerte, y se me armo una gran lucha interior, lo peor es que al día siguiente también tenia dolor de cabeza; entonces me tocó ir de rodillas al Señor.

Hice esta introducción porque es claro que las enfermedades son una amenaza contra nuestra vida, por eso hoy traigo un mensaje que espero pueda ser de edificación para su vida.

Para nosotros los creyentes es claro que la máxima dádiva que hemos recibido de parte de Dios es una vida nueva, pero muchos de nosotros aunque hemos recibido una vida nueva vivimos como enfermos y no hemos sido consientes de que dentro de la obra redentora de Jesús, no solo hemos recibido una vida nueva sino que hemos sido sanados de nuestras enfermedades y esto no solo se limita a nuestras enfermedades físicas, sino con enfermedades que nos las podría sanar un médico en el orden natural, sino que tiene que ver con nuestra salud.

Por eso hoy vamos a hablar de cómo vivir una vida saludable y lo primero que hay que establecer es a qué se refiere la Palabra de Dios cuando nombra la enfermedad.

En la Biblia se describen en 3 palabras griegas:

  • Astheneo: Débil y sin fortaleza
  • Kamno: Agotamiento y fatiga
  • Suneco: Aflicción interna

Y esto esta íntimamente ligado a la palabra "Dolencia" que hace referencia a algo que daña

Teniendo claro esto, hay algo que es interesante y tiene que ver con que Cristo, según dice la Palabra sanó muchos enfermos y Juan en las ultimas líneas del evangelio estableció que si se escribiera todo lo que Cristo hizo "no cabrían en el mundo los libros que se habrían de escribir."

Esto nos muestra que Dios tuvo en su voluntad documentar algunas sanidades que hacen parte de su palabra revelada y tienen un propósito para nuestra vida. Entonces de los milagros de Jesús en la tierra vamos a revisar aquellas sanidades físicas, que trascienden a nuestra alma.

1 CUALES SON LAS ENFERMEDADES QUE NOS AGOBIAN?

1.1 LEPRA

Mateo 8:2-3: Y he aquí vino un leproso y se postró ante él, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme. Jesús extendió la mano y le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante su lepra desapareció.

La lepra era una enfermedad devastadora, de hecho la Biblia la denomina como plaga y la Palabra describe que a los que padecían esto eran tratados como inmundos.

Levítico 13:45-46: Y el leproso en quien hubiere llaga llevará vestidos rasgados y su cabeza descubierta, y embozado pregonará: !!Inmundo! !!Inmundo! Todo el tiempo que la llaga estuviere en él, será inmundo; estará impuro, y habitará solo; fuera del campamento será su morada.

Esta enfermedad describe claramente nuestra situación sin Cristo, éramos declarados inmundos y estábamos destinados a morar fuera del campamento solos.

  • Morar fuera: No podíamos ser parte del rebaño de Cristo

  • Solos: La experiencia de estar solo es una de las armas mas poderosas de Satanás para convencerlo de que Dios se olvidó de ud, que por lo tanto no hay esperanza en su vida. (Dios dijo que no era bueno que el hombre esté solo) – Apartar del rebaño o de la manada


Por esto Cristo evidencia que su deseo es que no haya nadie con lepra y por su obra redentora somos limpiados para volver de nuevo al campamento. (Cristo quiere que TODOS seamos limpiados de nuestros pecados)

1.2 FLUJO DE SANGRE

Lucas 8:43-44: Pero una mujer que padecía de flujo de sangre desde hacía doce años, y que había gastado en médicos todo cuanto tenía, y por ninguno había podido ser curada, se le acercó por detrás y tocó el borde de su manto; y al instante se detuvo el flujo de su sangre.

Al igual que la lepra, el flujo de sangre en una mujer era una impureza que catalogaba a las mujeres como inmundas mientras el flujo de sangre estuviera presente en su vida.

Levítico 15:25. Y la mujer, cuando siguiere el flujo de su sangre por muchos días fuera del tiempo de su costumbre, o cuando tuviere flujo de sangre más de su costumbre, todo el tiempo de su flujo será inmunda como en los días de su costumbre. 

Nuevamente, el hecho de estar en inmundicia sin Cristo, nos lleva a adoptar medios para sobrevivir, para tratar de limpiarnos en nuestras fuerzas de esa inmundicia que llevamos (la mujer llevaba mas de 12 años pagando médicos sin resultado) y de esa manera transcurre nuestra vida, gastando energía, tiempo, recursos para acercarnos quitarnos esa inmundicia de nosotros, pero el único suficiente para nuestra necesidad es Cristo.

1.3 ENCORVADURA

Lucas 13:11-13: y había allí una mujer que desde hacía dieciocho años tenía espíritu de enfermedad, y andaba encorvada, y en ninguna manera se podía enderezar. Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: Mujer, eres libre de tu enfermedad. Y puso las manos sobre ella; y ella se enderezó luego, y glorificaba a Dios.

Esto nos muestra nuevamente que en nuestras fuerzas nunca podremos enderezar nuestra vida.

La Palabra describe que durante 18 años esta mujer no se había podido enderezar y tal vez hemos tratado de cambiar algunas cosas que no nos gustan en nuestra manera de vivir, pero cuando Cristo no esta presente en este tipo de decisiones, nuestras buenas intenciones se convierten en religión trayendo como consecuencia cansancio y agotamiento (Griego Kamno)

1.4 PARÁLISIS

Lucas 5:24-25: Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo: Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. Al instante, levantándose en presencia de ellos, y tomando el lecho en que estaba acostado, se fue a su casa, glorificando a Dios.

Sin Cristo y sin el perdón de nuestros pecados estábamos postrados, paralizados en nuestra vida; alguien paralitico, es alguien dependiente de otros para poder moverse. Pero nuestros pecados han sido perdonados para que nosotros por voluntad propia podamos caminar en amor, así que, no podemos quedarnos quietos, no se puede concebir un cristianismo genuino y estático.

1.5 CEGUERA

Lucas 18:38-42: Entonces dio voces, diciendo: !!Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí! Y los que iban delante le reprendían para que callase; pero él clamaba mucho más: !!Hijo de David, ten misericordia de mí! Jesús entonces, deteniéndose, mandó traerle a su presencia; y cuando llegó, le preguntó, diciendo: ¿Qué quieres que te haga? Y él dijo: Señor, que reciba la vista. Jesús le dijo: Recíbela, tu fe te ha salvado.

Sin Cristo vivimos en tinieblas. En estas épocas hay muchísima gente que de manera genuina busca la forma de acercarse a Dios, pero aunque ven con sus ojos físicos, no ven la verdad espiritual. Se acercan a imágenes pero no se acercan a su Palabra.

Es por esto que su vida sin Cristo estaba llena de tropiezos, de malas decisiones y de malas consecuencias.

Ahora mire como a este ciego que clamaba misericordia le reprendían para que callase y eso es lo que Santanas quiere para su vida, que calle, para que la sanidad de Cristo no este sobre su vida (si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonarnos)

Isaías 29:18: En aquel tiempo los sordos oirán las palabras del libro, y los ojos de los ciegos verán en medio de la oscuridad y de las tinieblas.

1.6 LAS MANOS SECAS

Mateo 12:13: Entonces dijo a aquel hombre: Extiende tu mano. Y él la extendió, y le fue restaurada sana como la otra.

Tal vez nuestras manos son las herramientas que como humanos mas utilizamos en nuestra vida diaria, con nuestras manos trabajamos, nos expresamos, y esto lo podemos ver en que las manos son tal vez esa parte del cuerpo después de los pies que mas callosidades tienen. Pero viéndolo desde una óptica espiritual las manos vendrían a ser muy importantes para nosotros en el propósito de Dios.

Hebreos 6:1-2: Por tanto, dejando ya los rudimentos de la doctrina de Cristo, vamos adelante a la perfección; no echando otra vez el fundamento del arrepentimiento de obras muertas, de la fe en Dios, de la doctrina de bautismos, de la imposición de manos, de la resurrección de los muertos y del juicio eterno.

La imposición de las manos hace parte de los rudimentos de la doctrina de Cristo, ya que las manos serán herramientas de Dios para:

  • Impartir bendición
  • Impartir autoridad
  • Impartir sanidad
  • Recibir el Espíritu Santo (Heb 8:17 Entonces les imponían las manos, y recibían el Espíritu Santo.)

2 POR QUÉ CRISTO TRAJO SANIDAD A NUESTRAS ENFERMEDADES?

2.1 PORQUE LA GRACIA DE DIOS ES ABUNDANTE:

Romanos 5:17: Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia.

Si bien con la caída y el pecado del hombre entró la enfermedad a nuestras vidas, el sacrificio de Cristo en la cruz no solamente trajo misericordia (no seguir viviendo las consecuencias del pecado), es decir no morir espiritualmente; Dios no solo se quedó en la misericordia sino que trascendió a la gracia y esta trajo para nosotros sanidad de nuestras dolencias mas profundas no solo físicas y que debilitan nuestro cuerpo, sino para nuestras almas que debilitan nuestro interior.

2.2 PORQUE DIOS NO SE NIEGA A SÍ MISMO

1 Pedro 2:9: Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; Dios nos ha escogido a su pueblo como real sacerdocio y Él mismo estableció en la Palabra cuales eran los requisitos de los sacerdotes

Levítico 21:21-23. Ningún varón de la descendencia del sacerdote Aarón, en el cual haya defecto, se acercará para ofrecer las ofrendas encendidas para Jehová. Hay defecto en él; no se acercará a ofrecer el pan de su Dios. Del pan de su Dios, de lo muy santo y de las cosas santificadas, podrá comer. Pero no se acercará tras el velo, ni se acercará al altar, por cuanto hay defecto en él; para que no profane mi santuario, porque yo Jehová soy el que los santifico.

La gran noticia es que con la muerte de Cristo el velo se rompió y nosotros hemos sido sanados de nuestros defectos.

3 CUAL ES EL PROPÓSITO DE LA SANIDAD (PARA QUÉ)

3.1 TENER PAZ Y CONOCER LA VERDAD

Jeremías 33:6: He aquí que yo les traeré sanidad y medicina; y los curaré, y les revelaré abundancia de paz y de verdad.

3.2 PARA EL SERVICIO DE DIOS

Éxodo 23:25: Mas a Jehová vuestro Dios serviréis, y él bendecirá tu pan y tus aguas; y yo quitaré toda enfermedad de en medio de ti.

CONCLUSIÓN

La gracia de Dios para con nosotros ha sido sobre abundante, Él no solo nos ha dado vida nueva, sino que ha traído sanidad a nuestras almas, para que no nos falte nada en el cumplimiento de su propósito.

Por lo anterior, usted debe declarar la verdad, que usted es sano y no tiene que estar lamentándose de ninguna situación, porque Dios le ha dado vida, salud y victoria para que Él sea glorificado.

La verdad es que hoy tenemos la capacidad de:

  • Ser aceptados
  • Ser limpios
  • No desgastarnos en cosas infructuosas
  • Movernos
  • Bendecir a otros
  • Impartir autoridad

Así que no desperdicie lo que el Señor le ha entregado, sea buen administrador de las bendiciones que usted ha recibido.

Predicador: Oscar Rosas
Marzo 27 de 2016

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.