Una gracia que me constriñe

Una gracia que me constriñe - 2 Corintios 5:10-15Escuchar audio de esta predica 2 Corintios 5:10-15. Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo. Conociendo, pues, el temor del Señor, persuadimos a los hombres; pero a Dios le es manifiesto lo que somos; y espero que también lo sea a vuestras conciencias. Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron; y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos. Si hay alguien en la historia que realmente entendió en plenitud lo que Cristo hizo durante su vida, muerte y resurrección fue el autor de esta carta.

Es increíble la sobriedad con que Él toma el saber que un día comparecería ante el tribunal de Cristo para responder por aquellas buenas obras dispuestas por el Señor para que anduviese en ellas mientras estuviese en esta tierra. Luego que el habla de esa comparecencia continúa mostrando a través de una frase muy mencionada en el nuevo testamento: (El temor a Dios) el respeto que debemos guardar por la responsabilidad que se nos ha encomendado y que se demuestra a través de procurar el persuadir a los hombres con el mensaje que se nos ha entregado.

NTV 2 Corintios 5: 10 Pues todos tendremos que estar delante de Cristo para ser juzgados. Cada uno de nosotros recibirá lo que merezca por lo bueno o lo malo que haya hecho mientras estaba en este cuerpo terrenal. 11 Dado que entendemos nuestra temible responsabilidad ante el Señor, trabajamos con esmero para persuadir a otros. Dios sabe que somos sinceros, y espero que ustedes también lo sepan. 14 Sea de una forma u otra, el amor de Cristo nos controla.[c] Ya que creemos que Cristo murió por todos, también creemos que todos hemos muerto a nuestra vida antigua.[d] 15 Él murió por todos para que los que reciben la nueva vida de Cristo ya no vivan más para sí mismos. Más bien, vivirán para Cristo, quien murió y resucitó por ellos.

Pablo ha meditado de forma cautelosa en la obra de su Redentor, él ha pesado la justicia, la gracia, la misericordia, la bondad, la paciencia, la santidad de Dios y él dice frente a eso yo no me puedo quedar pasivo, yo necesito hacer algo, yo necesito ir y persuadir a los hombres de su condición y de su necesidad de perdón, esto implica que él había sido previamente persuadido por la gracia Divina, llevándolo al arrepentimiento. La gracia de Dios lo persuadió de tal forma que lo lleno de convicción y esa convicción lo condujo a persuadir a otros hombres.

Así que esto nos da una idea del porque nos cuesta muchas veces dar de gracia lo que de gracia hemos recibido, la falta de convicción en la justicia, la gracia, la misericordia, la bondad, la paciencia, la santidad de Dios no nos permite ver con claridad la necesidad de predicar el evangelio. El más grande apóstol de todos los tiempos dijo: "Conociendo el temor del Señor, yo hago algo al respecto y eso que hago es que voy y persuado a los hombres"

1. Para poder dar de gracia el evangelio que hemos recibido debemos poseer una total convicción de su poder.

Romanos 1:16 Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.

Pablo no solo fue un hombre persuadido porque un día se presentaría ante el tribunal de Cristo o por el temor al Señor, sino también por el poder del evangelio que tiene la capacidad de abrir los ojos de aquellos que se hallan ciegos, de hacer nacer de nuevo el espíritu de los individuos, de convencerlos de pecado, de librarlos de la cautividad de este mundo, e incluso de cambiar la manera de pensar y de vivir de aquellos que responden a la Palabra de Dios. Pablo poseía una confianza absoluta en que este mensaje tenía el poder para producir tal transformación y por tanto él iba y persuadía a los hombres.

Ese pasaje necesita un poco de meditación, porque quizás la razón por la que nosotros no tratamos de persuadir a nuestros amigos, a nuestros familiares, a nuestros compañeros de trabajo, es por qué nosotros no tenemos la convicción del poder que se halla en el evangelio y esa es la razón por la que en ocasiones cuando le preguntamos a alguien; ¿tú has hablado con tu amigo, o tu tío, o quien sea, acerca de su necesidad de salvación? la respuesta frecuentemente es: "No, porque ese hombre es muy duro" Cuando esto es lo que expresa nuestros labios estamos revelando que no tenemos la confianza, ni estamos persuadidos del poder del evangelio. Definitivamente Pablo era un hombre persuadido y por tanto iba y persuadía.

Hechos 26:28 Entonces Agripa dijo a Pablo: Por poco me persuades a ser cristiano. 26:29 Y Pablo dijo: ¡Quisiera Dios que por poco o por mucho, no solamente tú, sino también todos los que hoy me oyen, fueseis hechos tales cual yo soy, excepto estas cadenas!

Así es que quizás nosotros no hemos experimentado el poder del evangelio en nuestras vidas de tal manera que nos produzca una reacción de ir y predicar para persuadir a otros. O quizás nos sentimos tan cómodos ahora que estamos en Cristo que llegamos a la consideración que la salvación es importante para mí, pero ya la tengo, ya me siento seguro de estar al otro lado, así que no importa mucho que otros aun no la tengan. O tal vez se nos olvida que la fe viene por el oír y el oír por la Palabra de Dios y por tanto alguien tendrá que ir a predicar, porque si alguien no va a predicar ellos no van a escuchar, si ellos no escuchan ellos no tendrán una conversión. O tal vez estamos tan ocupados que no hemos considerado las implicaciones de vivir una vida en esta tierra y luego morir sin la persona de Cristo, ¿Se ha tomado unos minutos para meditar en el futuro eterno de esas almas? Pero Pablo también estaba convencido de los propósitos de Dios y entre los propósitos de Dios estaba que la conversión viene por la predicación de la Palabra. De manera que la segunda motivación para el apóstol Pablo es el temor reverente como lo explicamos hace un momento por la obra de Cristo en la cruz a favor nuestro, habiendo conocido eso yo voy y persuado a los hombres.

2. Para poder dar de gracia el evangelio que hemos recibido el amor de Dios debe controlarnos.

2 Corintios 5:14 Porque el amor de Cristo nos constriñe,

Este es un verso poderoso ya que en el original, el sentido de esa palabra constriñe es que el amor de Cristo nos controla, el amor de Cristo nos deja sin opción, el amor de Cristo es algo que nos ha maravillado de una forma tal, nos ha impresionado, me ha sobrecogido que no me deja con ninguna otra opción que no sea ir y persuadir a los hombres, que no sea ir y persuadir a los perdidos y quizás esa es una de las cosas que necesitamos pedirle a Dios: "Señor ayúdame a experimentar, a entender, de una manera mucho más íntima el amor de Cristo de tal manera que yo te pueda servir de una forma más apasionada. Que en mi vida se pueda dar lo que se dio en el caso del apóstol Pablo y es que el amor de Cristo me controle en términos de lo que hago y a donde voy, o lo que digo o a quien lo digo.

Juan 21:15 Cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Él le dijo: Apacienta mis corderos. 21:16 Volvió a decirle la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Le dijo: Pastorea mis ovejas. 21:17 Le dijo la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro se entristeció de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas? y le respondió: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo. Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas. Jesús tubo que conducir a Pedro a la revelación de lo que realmente había en su corazón por su Dios, para que así de esta manera pudiera asumir cabalmente la responsabilidad que había depositado en Él.

3. Para poder dar de gracia el evangelio que hemos recibido debo sentirme un deudor.

2 Corintios 5: 14 pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron; 5:15 y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.

Pablo llega a una conclusión y es la implicación de lo hecho por el Señor en la cruz del calvario y es que el inocente murió en lugar del culpable. Eso es lo que está haciendo crecer en Pablo el entendimiento del amor de Cristo y el control de lo que ese amor produjo en él. En otras palabras lo que Pablo nos da a entender: Es que: "yo llegue a la conclusión que el Rey de Gloria se despojó de ella para venir y morir por aquellos que estaban destituidos de la gloria de Dios, para que en un futuro ellos pudieran compartir mi gloria". Pablo piensa en eso y el efecto del amor de Cristo en su vida que se va acrecentando. "Yo vi como el santo murió por el malvado, yo he podido ver como el dador de vida dio la suya para que aquellos que estaban muertos volvieran a la vida, esto sin duda es algo extraordinario. De manera que la realidad de la cruz a favor de los hombres hizo que Pablo se sintiera profundamente motivado para alcanzar a otros. Es como si Pablo se pregunta ¿Cómo es que Dios puede clavar a su hijo para perdón de mis pecados y yo pueda permanecer pasivo ante la perdición de aquellos que están a mi alrededor, como es que el documento adverso que se clavó en esa cruz el día que Cristo fue crucificado y que me ha dejado a mi sin argumento que se levante contra mí, como es que yo no voy a ir a presentar un argumento a favor de la cruz de Cristo para que otros puedan también quedar sin argumento en contra de ellos para su condenación?

Romanos 1:14 A griegos y a no griegos, a sabios y a no sabios soy deudor. En otras palabras Pablo decía que tenía una obligación con todos. Note que el apóstol no dice: a los Romanos yo tengo un deseo de predicarles el evangelio, o a todos aquellos que lo quieren oír, él se siente en obligación, él se siente como un deudor no porque él tenga que pagar por su salvación, sino que él se siente como un deudor por aquello que ha recibido y cada vez que da y da y da él se siente que aún no ha devuelto lo suficiente, de hecho entre mas daba más se multiplica a través del poder el Pan de Vida llenándolo de más pasión por compartir de lo que a él se le había dado.

Hechos 17:23 porque pasando y mirando vuestros santuarios, hallé también un altar en el cual estaba esta inscripción: AL DIOS NO CONOCIDO. Al que vosotros adoráis, pues, sin conocerle, es a quien yo os anuncio.

4. Para poder dar de gracia el evangelio que hemos recibido se necesita una mejor apreciación de la cruz de Cristo.

2 Corintios 5:15 y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.

Aquí hay una pregunta que Pablo está considerando ¿Cómo Él puede morir por mí y yo no vivir para Él?

Pablo había entendido que ciertamente ya no podía vivir para si por que otro lo había comprado a precio de sangre y lo compro justamente para hacerlo esclavo por amor, esclavo de rectitud, reconociendo que el amo no era un dictador sino un amo misericordioso. Pablo está teniendo una respuesta lógica a la realidad que él ha entendido, él ha entendido cosas que quizás tu y yo no hemos entendido de la misma manera, pero que el apóstol nos ayuda a entender: que no es ni siquiera lógico el no ir después de haber conocido el temor del Señor, el amor de Cristo y conocer también que el compro mi vida para que ya yo no viva para mí, ya no puedo, ya yo tengo dueño, algo que el tubo que enfatizar a los Corintios una y otra vez.

Así que para salir a persuadir a otros se necesita una mejor apreciación de la cruz de Cristo. Esto muchos lo hemos trivializado al punto que nos lleva a menospreciar lo que el Señor hizo en la cruz. Si nosotros le damos el valor que tiene su sacrificio nosotros seriamos mucho mejor pastores, evangelistas, misioneros, creyentes, esposos, esposas.

Como es que Cristo pudo despejarse de su Gloria y yo no puedo despojarme de mi comodidad, de mi zona de confort, como es que Cristo puede usar sus clavos para traer a otros al arrepentimiento y yo no puedo usar mi profesión para persuadir a los hombres, o en algunos de los casos aun dejar mi profesión como lo hizo el apóstol Pablo quien miro hacia atrás y lo considero todo como basura por el privilegio de conocer y compartir a Cristo. Pablo no solo fue movido por el temor del Señor, no solo fue movido por el amor de Cristo que nos constriñe, sino por el sentido de gratitud por el amor mostrado en la cruz.

Conclusión

La gratitud es un gran incentivo para ir, ella es la que nos mueve de donde estamos a donde debemos ir y es lo que hace que dejemos de amar tanto la vida nuestra. Apocalipsis 12:11 Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte.

Una vida no vivida para la gloria de Dios es un desperdicio, porque cada uno de los frutos adquiridos de tal manera que no fueran para la gloria de Dios quedan de este lado de la eternidad son temporales y no llegan ni siquiera a la tumba porque no los puedes poner en el ataúd.

Pastor: David Bayuelo E.
Abril 24 de 2016

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.