La responsabilidad de su Nombre

La responsabilidad de su Nombre - Filipenses 2:9-11Escuchar audio de esta predica Filipenses 2:9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 2:10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 2:11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

Es imposible el que nosotros lleguemos a comprender todo lo que hay contenido en el nombre de Jesucristo, este conocimiento Dios no los dará de manera paulatina y sin duda satanás por nada del mundo va a querer que usemos ese Nombre, así que él va a generar toda la oposición posible para que esta revelación no se halle a nuestro alcance.

Nosotros los hijos de Dios hemos sido llamados a representar en la tierra la obra de su hijo Jesucristo, si hacemos lo que tenemos que hacer conforme a su voluntad caminaremos todo el tiempo en el poder de su nombre. No habrá quien nos descalifique.

Hay que tener en cuenta que el Nombre de Cristo Jesús operara siempre y cuando estemos viviendo en integridad, así que debemos sopesar la responsabilidad que nos atañe al habernos sido conferido este nombre con todo el poder que hay en él, para vivir como corresponde a quien le ha sido delegada esta basta autoridad.

En el nombre de Jesucristo se encuentra todo poder y autoridad en el cielo la tierra y por debajo de la tierra y es en esta dispensación a través de este nombre en que Dios se mueve. Por eso Jesús incidía y enseñaba una y otra vez que se usara su nombre.

1. Nosotros como hijos de Dios siempre representaremos su nombre.

1 Timoteo 3:7 También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo.

Hay quienes tenemos la consideración de que no es tan importante lo que los demás pueden ver de nosotros (nuestro testimonio), pero lo cierto es que cuando decidimos tener la representación de este nombre no solo adquirimos los derechos sino también las responsabilidades que en él se hallan contenidos. Hay muchos hombres que les apasiona las manifestaciones de poder que se desprenden del nombre de Jesús pero su representación frente a los hombres les tiene sin cuidado.

Mateo 26:73 Un poco después, acercándose los que por allí estaban, dijeron a Pedro: Verdaderamente también tú eres de ellos, porque aun tu manera de hablar te descubre. 26:74 Entonces él comenzó a maldecir, y a jurar: No conozco al hombre. Y en seguida cantó el gallo. 26:75 Entonces Pedro se acordó de las palabras de Jesús, que le había dicho: Antes que cante el gallo, me negarás tres veces. Y saliendo fuera, lloró amargamente.

Cuando Pedro decidió ser un discípulo de Cristo dejo de vivir por sí mismo y cómo podemos ver en este relato empezó a vivir para representar un nombre diferente al de él.

Gálatas 2:20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

Lucas 9:23 Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. Si decido seguir a Jesús habrá a partir de allí una negación absoluta de mi nombre y los derechos que se suponen que estos implicaban.

Hay personas que después de venir a Cristo seguimos sintiéndonos superiores a los demás por nuestro nombre y hay otros que no comprendemos que el reconocimiento que hoy podemos tener no es por nosotros es por el nombre que ahora representamos, no podemos robarnos una gloria que no nos pertenece.

2. Cuando entendemos lo hecho por Jesús para darnos su nombre le otorgaremos el verdadero valor que este tiene.

Filipenses nos dice: Filipenses 2:6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 2:7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres.

Aquí hay quienes mal entienden esto porque no es que Jesús se halla despojado de sus atributos, Él a pesar de ser cien por ciento Dios era cien por ciento hombre y aquí es donde está la virtud porque con todo ese poder Él eligió humillarse.

Colosenses 1:16 Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.

Amaremos más al Señor Jesús por lo obtenido a través de su sacrificio, porque no era para él, era para nosotros. Él ya tenía todo, Él era Dios y podía disponer de todo, tampoco el heredo cuando vino a la tierra. El mismo decidió despojarse dejando de lado todo honor y toda gloria.

Hay hijos que al no tener conciencia del sacrificio hecho por sus padres no valoran las cosas que les son dadas. Algunos se atreven afirmar con una actitud arrogante que ellos nunca pidieron ese sacrificio.

3. El usar el nombre de Jesús sin la integridad que este envuelve nos llevara a terminar en vergüenza.

Hechos 19:13 Pero algunos de los judíos, exorcistas ambulantes, intentaron invocar el nombre del Señor Jesús sobre los que tenían espíritus malos, diciendo: Os conjuro por Jesús, el que predica Pablo. 19:14 Había siete hijos de un tal Esceva, judío, jefe de los sacerdotes, que hacían esto. 19:15 Pero respondiendo el espíritu malo, dijo: A Jesús conozco, y sé quién es Pablo; pero vosotros, ¿quiénes sois? 19:16 Y el hombre en quien estaba el espíritu malo, saltando sobre ellos y dominándolos, pudo más que ellos, de tal manera que huyeron de aquella casa desnudos y heridos. 19:17 Y esto fue notorio a todos los que habitaban en Éfeso, así judíos como griegos; y tuvieron temor todos ellos, y era magnificado el nombre del Señor Jesús.

Debemos tener mucho cuidado porque antes de descubrirnos como representantes del nombre de Jesús debemos poseer la revelación de la responsabilidad que este tiene.

Efesios 4:27 ni deis lugar al diablo. 4:28 El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad. 4:29 Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. 4:30 Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención. 4:31 Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. 4:32 Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.

El diablo y el mundo tiene sus ojos puestos en nosotros y con seguridad ellos no perderán oportunidad para acusarnos y dejarnos en vergüenza.

1 Samuel 12:1 Dijo Samuel a todo Israel: He aquí, yo he oído vuestra voz en todo cuanto me habéis dicho, y os he puesto rey. 12:2 Ahora, pues, he aquí vuestro rey va delante de vosotros. Yo soy ya viejo y lleno de canas; pero mis hijos están con vosotros, y yo he andado delante de vosotros desde mi juventud hasta este día. 12:3 Aquí estoy; atestiguad contra mí delante de Jehová y delante de su ungido, si he tomado el buey de alguno, si he tomado el asno de alguno, si he calumniado a alguien, si he agraviado a alguno, o si de alguien he tomado cohecho para cegar mis ojos con él; y os lo restituiré. 12:4 Entonces dijeron: Nunca nos has calumniado ni agraviado, ni has tomado algo de mano de ningún hombre.

Tito 2:7 presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza mostrando integridad, seriedad, 2:8 palabra sana e irreprochable, de modo que el adversario se avergüence, y no tenga nada malo que decir de vosotros. Que nadie tenga que decir nada de nosotros.

Conclusión

Hay quienes nos preguntamos por qué nuestra vida es zarandeada si la palabra dice que las puertas del Hades no prevalecerán contra la iglesia y lo que hay que revisar es cuan dignos representantes hemos sido del nombre de Jesús. Porque si no le damos ocasión al diablo no hay manera en que él pueda tomarse ninguna atribución en nuestras vidas ya que estamos protegidos y cobijados bajo el nombre que es sobre todo nombre. Recuerden que el diablo no va a dejar de decir mentiras de nosotros, pero que frente a estas que nadie halle nada en que sustentarlas.

Pastor: David Bayuelo E.
Junio 5 de 2016

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.